Main content

Alert message

senseabilities masthead

Una publicación sobre discapacidades visuales, y sordera y ceguera, para familias y profesionales.

Por Christine Givens, Madre, The Woodlands, Texas

Resumen: Una madre comparte la experiencia de su hija al asistir a un baile de gala específicamente ideado para jóvenes con discapacidades.

Palabras Claves: Sabiduría Familiar, sordociego, servicios entregados por la comunidad, integración, recreación, social


El 12 de abril del 2008, nuestra iglesia, la Iglesia Metodista Unida de Woodlands (The Woodlands United Methodist Church, TWUMC), celebró un baile formal para adolescentes con Necesidades Especiales del área y sus invitados. Un total de 50 adolescentes llegaron a la iglesia para experimentar una “Tarde Real”.  Fueron reyes y reinas a quienes se les obsequió coronas y bandas personalizadas. A medida que llegaban los jóvenes, eran escoltados hasta la entrada sur donde los esperaba un carruaje para darles un paseo vespertino. El carruaje, que era tirado por dos caballos Clydesdale adornados, los llevaba hasta la entrada principal.  Nuevamente eran escoltados hasta un área de entrevistas donde el “Bufón de la Corte” aparecía trasmitiendo simultáneamente en las grandes pantallas en el área destinada al banquete. Conversó animadamente para el disfrute de todos los presentes y luego presentó a la “Realeza” que llegaba en ese momento. Se tomaron fotografías y se sirvió una comida adecuada a ella. Posteriormente los reyes y reinas fueron entretenidos por un DJ local y bailaron durante toda la tarde.

Usted tal vez se pregunte, “Bonito artículo – pero ¿qué está haciendo en Texas SenseAbilities?” Bien, esta historia se centra específicamente en dos jóvenes que asistieron al baile. Lo que es tan único con respecto a ellos es que tanto el Rey Travis Daft como la Reina Skye Givens son sordociegos y poseen discapacidades múltiples, pero qué pareja más espectacular fueron aquella fresca tarde de abril. Travis llegó vestido apuestamente con un esmoquin negro con faja y corbatín amarillos haciendo juego, y Skye apareció vistiendo un hermoso vestido amarillo con una mantilla al tono. Nuestro Comité de Ministros de Bendiciones Especiales de la TWUMC hizo algunos arreglos muy especiales para satisfacer sus necesidades únicas.

Retrocedamos hasta el día en que Skye recibió una invitación de su amigo Travis para que asistiera como su invitada. Skye sólo tiene 10 años y Travis 17. En primer lugar, convencimos a Papá de que su niñita, Skye, estaba creciendo y que las oportunidades de socializar le aparecerían por casualidad.  Estos fueron momentos muy emocionantes; Skye necesitaba algo que ponerse para la ocasión. Honestamente, al igual que la madre de Skye, yo estaba algo indecisa sobre el atuendo apropiado para un baile formal, e incluso de ¡¡cómo comenzar a buscar un traje!!! Mencioné la invitación a la terapeuta recreativa de Skye, Kristin Schultz, y sin dudar lo más mínimo, ella inmediatamente respondió “nos vamos de compra de trajes” y eso es exactamente lo que sucedió la misma semana siguiente. Skye iba en la retaguardia y Kristin iba delante, dispuesta a que nos probáramos tantos trajes como fuese necesario para encontrar el adecuado.  (Sólo le tomó 12 trajes a mamá para decidir que el número 2 era realmente el perfecto para Skye).

Naturalmente, mamá tuvo que hacer el último repaso para arreglar el cabello y los trajes sólo para asegurarse de que no tuviésemos ningún tropiezo en la “gran noche”. Los padres de Skye y varios de nuestros vecinos llegaron para dar a Skye un despedida tipo “paparazzi”, completa con cámaras que disparaban sus flashes y buenos deseos de parte de todos. Por supuesto que papá era el más orgulloso y compartió algunas sinceras palabras antes de que partiéramos. (Desearía haber pensado en pedir a alguien tomar una fotografía de su cara cuando la vio por primera vez toda vestida de fiesta.  Se veía hermosa).

Kristin y yo nos reunimos con Travis y sus padres, Teresa y Gary, en la iglesia.  Skye y Travis intercambiaron flores.  Travis y Gary habían elegido un corpiño amarillo para Skye, y ésta ayudó a diseñar la flor amarilla para el ojal de la solapa de Travis.  No se podría haber encontrado padres más orgullosos en aquel momento. Se habían hecho tantos planes y arreglos especiales y ahora la tarde estaba en plena marcha.

Nuestro Comité de Ministros de Bendiciones Especiales había pensado en cada último detalle para satisfacer sus necesidades. Travis y Skye llegaron justo a tiempo para ser los últimos pasajeros del carruaje por la tarde.  Los voluntarios estaban listos para ayudar a cada uno de nuestros miembros de la familia real a subir a su carruaje de Cenicienta, y listos en el otro extremo con sillas de ruedas a su disposición para poder cambiarlos de lugar. En todo momento se utilizaron cámaras y videos para ayudar a contar su historia.  Una vez que llegaron a su entrevista, el bufón de la corte les dio la bienvenida y anunció su llegada.

Posaron para algunas fotografías y fueron directamente a la pista de baile donde disfrutaron bailando los clásicos – The Chicken Dance, La Conga, The Cotton-Eyed Joe, The Train Dance e YMCA para nombrar sólo algunos. Naturalmente que los padres hicieron que el baile fuese perfecto y Kristin que manejó las sillas de ruedas en forma experta por la pista de baile y trató de seguir las diversas señales manuales y movimientos de brazos.  Antes de ello, Teresa y yo sentimos que si los chicos conseguían quedarse durante una o dos canciones, sería un éxito.  Bien, nuestros jóvenes fiesteros bailaron casi hasta el final.  ¡Lo pasaron muy bien!

Mientras escribo este artículo pienso en tantas personas a quienes agradecer por hacer que en esta tarde saliera todo tan bien para estos dos jóvenes amigos. Extendemos nuestros agradecimientos más sinceros a la TWUMC, al Comité de Ministros de Bendiciones Especiales, a los muchos voluntarios que ayudaron con los decorados, fotografías, etc., por supuesto a los padres y a Kristin, a la comunidad vecina y a todos los que escucharon su historia antes y después del baile. No importa que nuestros niños tengan problemas, aún deseamos que ellos tengan esos “grandiosos momentos” que ninguno de nosotros olvidará jamás.  La experiencia de Skye y Travis tocó tantas vidas durante estos momentos y estamos todos agradecidos de Dios por sus temples especiales.  Sus historias han abierto la puerta para hablarles a las personas que no están consientes de la sordoceguera y las discapacidades múltiples. Se han enviado innumerables fotografías a la familia y los amigos y a todo el que desee escuchar —generalmente llevo fotografías conmigo de modo que estoy siempre lista.  Lo que es incluso más asombroso es que su historia continúa tocando los corazones. Quien sabe – posiblemente el próximo año, en algún lugar de los Estados Unidos otra pareja sordociega asistirá a su baile de gala por primera vez.

Mientras que usted termina de leer este artículo, espero que éste lo aliente a considerar a aquellas personas sordociegas presentes en su propia vida y asegurarse de que sus historias y “grandiosos momentos” sean compartidas con los demás. En realidad, compártalas con tantos como sea posible.  Recuerde – Travis y Skye lograron el cambio.