Main content

Alert message

senseabilities masthead

Una publicación sobre discapacidades visuales, y sordera y ceguera, para familias y profesionales.

Primavera 2009 Tabula de Contenido
English Version of this article (Versión Inglesa)

Por Maurice Belote, Coordinador de proyecto de CDBS

Esta hoja informativa fue reimpresa con autorización de reSources, otoño 2004,

(Vol. 11, No. 4) Servicios para Sordociegos de California, s>

Resumen: El autor comparte estrategias para facilitar el éxito en la transición de un programa a otro.

Palabras clave: Prácticas Eficaces, transición, sordociego, colaboración.

Nota del editor: Servicios para Sordociegos de California cuenta con una serie de hojas informativas disponibles en varios idiomas en su sitio web 


Para los educadores, las transiciones de los estudiantes de un programa a otro ocurren con tanta frecuencia que podemos olvidar la importancia que tienen estos eventos para los niños y sus familias.  Para las familias, las transiciones pueden ser períodos de incertidumbre, temor y dudas sobre los nuevos programas. Esto es especialmente cierto en las transiciones de los programas de intervención temprana en el hogar a centros preescolares y de un centro preescolar a una escuela primaria.  Las siguientes, representan algunas estrategias que pueden ayudar a los estudiantes, a sus familias y a los equipos educativos durante las transiciones entre programas educacionales.

Escoger una fecha específica para la transición y mantenerla. Esto puede parecer un punto menor, pero considere el siguiente ejemplo. Se dispone que un estudiante se cambie a un programa nuevo en una fecha específica, pero dos semanas antes de la fecha, se abre una vacante en ese programa, por lo que inesperadamente se le cambia dos semanas antes.  Este repentino e inesperado cambio puede interferir con todas las actividades de transición planificadas tanto de parte del personal de la escuela como de la familia del estudiante. Además, el estudiante puede no tener la oportunidad de despedirse de sus maestros y amigos.  Debemos recordar que sin una transición bien planificada a un nuevo programa, como el caso en que el autobús correspondiente al estudiante simplemente lo deje una mañana en una nueva escuela, la falta de acceso a la información y la falta de control, con seguridad producirán un nivel de pasividad en el estudiante que le dificultará su éxito en el futuro.

Recolectar todo el material personal, que incluya los sistemas de comunicación, y asegurarse de que se vaya con el estudiante. Es posible que algunos de los equipos que usa el estudiante no se puedan cambiar al nuevo programa: puede haber problemas de propiedad.  Sin embargo, los materiales como un sistema de comunicación desarrollado específicamente para un estudiante deben cambiarse junto con él, si esperamos darle a este último todas las posibilidades de tener éxito en su nuevo ambiente. Es sorprendente la frecuencia con que las pertenencias de los estudiantes quedan olvidadas durante estos cambios, como por ejemplo, fotos, libros, rompecabezas, CD, etc.

Con seguridad el nuevo personal apreciará cualquier documentación que pueda ayudarles a satisfacer de mejor manera las necesidades del nuevo estudiante en su programa.  Esto puede incluir un diccionario de comunicación personal, un Pasaporte Personal (visite <http://callcentre.education. ed.ac.uk> para obtener más información), grabaciones en video del estudiante en diferentes ambientes, etc. Es probable que esta información sea mucho más útil que los informes escritos tomados de los expedientes escolares del estudiante.

Familiarizar al estudiante con el nuevo ambiente. Si es posible, permita que el estudiante tenga algunas oportunidades de visitar el nuevo programa antes de la transición. Estas oportunidades son fundamentales cuando un estudiante requiere apoyo y tiempo para orientarse en el nuevo ambiente, aprender nuevas rutas, etc., con frecuencia bajo la dirección de un especialista en orientación y movilidad.  Sin embargo, es probable que todos los estudiantes, se beneficien de estas visitas anticipadas; con seguridad, quitarán gran parte del misterio y del temor del cambio que se aproxima.

Establecer instancias para que los equipos remitentes y receptores se conozcan. Siempre que sea posible, tiene sentido dar dos oportunidades para que los dos equipos se conozcan. La primera reunión debería ser antes de que se produzca el cambio, de modo que el programa remitente pueda entregar el máximo de información sobre el estudiante al equipo receptor, especialmente información que puede no estar en el expediente del estudiante, como por ejemplo, el diccionario de comunicación personal, comunicaciones casa-escuela etc. La segunda oportunidad para reunirse debería ser después de que el estudiante haya estado en el programa nuevo durante un breve período. En este momento es cuando surge la mayoría de las preguntas; una vez que el equipo del nuevo programa tiene la posibilidad de conocer al estudiante y su idiosincrasia.

Regularidad del equipo de DIS o asistente individualizado. Ya sea que un estudiante se cambie a una nueva escuela o simplemente se cambie a otro sala en la misma escuela, puede ser beneficioso si el equipo de Instrucción y Servicios Designados (DIS, por su sigla en inglés), como por ejemplo, el especialista de la visión, el fisioterapeuta, el especialista en orientación y movilidad, etc., pueden acompañar al niño a su nuevo programa. Esto reducirá la magnitud del cambio; por ejemplo, el lugar y el maestro de la sala pueden ser nuevos, pero al menos una persona del equipo conocido se mantiene constante, lo que puede contribuir a que  una transición sea más fácil. Queremos aprovechar las variables sobre las cuales tenemos algo de control, como la ayuda individualizada y los servicios itinerantes, puesto que tenemos mucho menos control sobre otras variables como los edificios y las tareas que asignan los maestros en la sala de clases.

Fijar expectativas altas y claras desde el principio. Resistámonos a la tentación de esperar algunos días para conocer a los nuevos estudiantes antes de que se identifiquen y se establezcan expectativas claras y altas.  Los días se transforman en semana y las semanas en meses, y repentinamente nos damos cuenta de que el tiempo realmente vuela.

El cambio es estresante. Un niño puede manifestar muchas reacciones frente a un cambio tan inmenso como la transición a un nuevo programa, especialmente si estuvo en el programa anterior durante mucho tiempo.  Algunos de los estudiantes pueden mostrar su mejor comportamiento y darle al equipo lo que se ha denominado un período de “luna de miel”, mientras que otros pueden mostrarse muy obstinados y muy malhumorados.  Ya sea que el niño tenga alguna de estas reacciones o parezca no tener ninguna ante el cambio, debemos recordar que el estrés del cambio se manifestará, con seguridad, de una u otra manera.

El cambio es bueno. El cambio, con lo estresante y negativo que puede ser, también puede constituir una fuerza positiva en muchas formas.  Se dice que cuando una puerta se cierra, se abre otra, que puede ser el camino a nuevas experiencias, relaciones y posibilidades. El estudiante que ha estado en una cómoda clase diurna especial en un centro preescolar durante tres años puede descubrir un mundo lleno de actividades y modelos de lenguaje nuevos en un kindergarten inclusivo.  El estudiante que ha estado en una cómoda clase en una escuela secundaria puede descubrir la emoción de la capacitación laboral y la recreación comunitaria que hay en un programa de transición.

Programar visitas al antiguo programa. Siempre que sea posible, es una excelente idea que el estudiante visite su programa anterior. Pensemos en la frecuencia con que los estudiantes de educación general regresan a visitar sus antiguos programas y profesores para disfrutar de su propio crecimiento y maduración y para revivir los recuerdos y los sentimientos agradables de los días pasados. Puede ser que los estudiantes sordociegos no sepan qué le sucede a sus antiguos maestros, miembros del personal y compañeros luego de su transición a un nuevo programa. A la mayoría de los niños sordociegos les puede parecer que estos amigos y maestros anteriores simplemente desaparecieron. Además, el estudiante sordociego probablemente ha desarrollado relaciones más cercanas con el equipo del programa que otros estudiantes, por lo cual, si puede visitarlos ocasionalmente y mantener estas relaciones especiales, le ayudará a sobrellevar sus sentimientos de pérdida.

Nota del editor: cuando fui al sitio web indicado en el artículo para buscar más información sobre Pasaportes Personales, decía que la mayor parte de la información se había cambiado al siguiente sitio: ports.org.uk/ Home>.