Main content

Alert message

senseabilities masthead

Una publicación sobre discapacidades visuales, y sordera y ceguera, para familias y profesionales.

 

Verano 2009 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por William “Bill” Daugherty, superintendente, Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas
 

Resumen: El superintendente Daugherty analiza el proyecto de remodelación de la TSBVI y la oportunidad que supone para mejorar y ampliar los servicios de ésta y el efecto en el campo.

Palabras claves: William Daugherty, Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, ciego, impedido visual, remodelación

 

La reconstrucción casi completa del plantel de la TSBVI, a ser finalizada en su mayor parte antes del 2012, está tomando forma. En cualquier momento se verterá el concreto de las fundaciones y luego el proyecto comenzará rápidamente a levantarse. Nos trasladaremos al nuevo edificio principal 600 a comienzos del año escolar 2010-2011, y muchos de los restantes proyectos seguirán prontamente. A lo que toda esta inversión y esfuerzo debe equivaler no es sólo a un simple traslado a nuevos espacios, también es momento de evaluar lo que nosotros, como escuela, hacemos mejor – hacer más que eso – y estar seguros de que venimos preguntando a las partes interesadas de todo el estado lo que desean y necesitan de nosotros.

Hemos escuchado repetidamente a los padres y otros que el aspecto de nuestro plantel e instalaciones guarda muy poca relación con la alta calidad de los servicios que entregamos. El nuevo plantel significará atractivos cambios en este frente siempre que nuestro personal pueda prestar más atención a la mantención de edificios y jardines que estén en buen estado, en vez de ocupar tanto tiempo y dinero en parchar lo viejo. Nuestra meta es capitalizar en todas estas mejoras físicas observando de arriba hasta abajo cómo servimos a nuestros estudiantes y al estado y cómo continuamos con el negocio de administrar el plantel.

Hay varias áreas claves de preocupación y oportunidad que vienen a la mente cuando miramos hacia delante:

  • ¿Cuál es la mejor forma de equipar y mantener este espléndido nuevo plantel para las futuras generaciones de estudiantes y educadores? Sí, los niños regresan a sus distritos de origen o se gradúan aquí y el personal jubila o se va en busca de otras oportunidades. Dentro de dos décadas, será raro para cualquiera que esté hoy aquí seguir trabajando en la TSBVI. Estamos construyendo este nuevo plantel tanto para los que vienen como para los que estamos aquí ahora.
  • ¿Cuál es la mejor manera de satisfacer las necesidades del estado en el que residimos y para el cual somos responsables por ser el recurso central principal de servicios y conocimientos? Tenemos que hacer muchas preguntas a nuestras partes interesadas y estar preparados para escuchar y responder. La mayor parte de lo que hacemos y cómo lo hacemos ahora continuará siendo muy respetado por las personas y sistemas a quienes servimos, pero si preguntamos y escuchamos, también captaremos nuevas oportunidades para mejorar y aumentar nuestro impacto en colaboración con nuestros socios del estado. Que nuestra escuela continúe siendo importante depende absolutamente de ello.
  • ¿Cómo nos aseguramos de que estemos logrando nuestra meta compartida de maximizar el aprendizaje, la independencia y el sentido de autoestima de cada estudiante? Necesitaremos promover contínuamente una cultura de accesibilidad a toda la información utilizada tanto por los estudiantes como por el personal. Sólo hay que observar nuestro plantel y se verá importante información escrita y gráfica que es en gran parte inaccesible a algunos de nuestros compañeros de trabajo y a muchos de nuestros estudiantes. Tendremos que fomentar incluso mayores niveles de independencia en nuestros estudiantes con una combinación de mayores expectativas y el tiempo para que ellos comprendan dónde están y qué están haciendo con menos indicaciones y ayudas del personal. Ello no significa menos supervisión – significa, entre otras cosas, más tiempo de espera y hablar menos durante las actividades. Muchos de ustedes son expertos en esto y es necesario que lo den a conocer al resto de nosotros.

Tan estimulante como ha sido este proyecto de construcción, las personas parecen genuinamente entusiasmadas por el futuro que anuncia. He estudiado minuciosamente cada diagrama y plano arquitectónico y aún encuentro muy difícil imaginar cómo realmente se verá y sentirá la TSBVI en el 2012. Es evidente que un padre o un maestro local de impedidos visuales que llegue en automóvil para conocer el plantel para un futuro estudiante se formará una impresión más cercana a lo que ocurre en los programas de enseñanza. No hay concentración de talento y creatividad en ninguna escuela para ciegos mayor que la que existe en la TSBVI y nunca ha habido un momento más importante para darle a todo eso un buen uso a medida que sigamos nuestra trayectoria.