Main content

Alert message

Primavera/ Verano 2008 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por Myrna Medina y Jackie Kenley, Servicios de California para la sordo-ceguera Especialistas en familia.

Reimpreso con la autorización de reSources, invierno de 2007, una publicación de Servicios de California para la sordo-ceguera. Para ver este artículo y otras publicaciones de reSources, visite la página .

Resumen: Las autoras comparten sugerencias para facilitar la comunicación entre la escuela y el hogar. Una de las autoras nos comparte su punto de vista personal sobre cómo su cuaderno de comunicación beneficia a su hija.

Palabras claves: Sabiduría familiar, colaboración entre los padres de familia y la escuela, educación especial, sugerencias eficaces de comunicación, IEP.


Un cuaderno de comunicación o un diario es una libreta que va y viene entre la casa y la escuela y es una idea que ya ha existido durante un largo tiempo. Parece que es algo que se ha usado comúnmente en educación especial.

Es importante para los padres saber lo que está pasando con sus hijos durante el día en la escuela—sin importar si sus hijos tienen discapacidades o no. La comunicación entre el hogar y la escuela es uno de los factores más importantes y necesarias en el desarrollo de las buenas relaciones entre los equipos del salón de clase y las familias. Debido a horarios de trabajo muy ocupados, la falta de tiempo y los problemas de transporte, las oportunidades para tener una junta en persona son limitadas.

A los profesores y a los equipos de la escuela les beneficia mucho cuando los padres comparten información sobre los asuntos médicos que pueden tener un efecto en el comportamiento del estudiante en la escuela. Puede ser de gran ayuda tanto para la familia como para el equipo de la escuela cuando todos comparten las ideas y los éxitos relacionados no solamente con las habilidades de comunicación, sino también con otras destrezas. Posiblemente valga la pena pensar en cómo podemos usar mejor este cuaderno con nuestros estudiantes sordo-ciegos.

Es posible que los educadores y los padres puedan imaginar a un profesor abrumado al final del día escolar con un montón de cuadernos donde tiene que escribir algo. Si el estudiante sordo-ciego tiene un ayudante personalizado o un interventor(a), esto puede ofrecer una posible solución para el equipo, ya que esta persona puede escribir en el cuaderno de comunicación. El interventor o ayudante personal probablemente habrá pasado la mayoría del día con el estudiante y va a saber más sobre lo que ha pasado en la escuela, también va a ser más consciente del tipo de comunicación o sistema que el estudiante está usando y los diferentes tipos de terapias en que participó durante ese día. Así el (la) profesor(a) podría tener la libertad de escribir sobre las cosas especiales que han ocurrido o sobre las preocupaciones que pueda tener sobre el estudiante. También, los terapeutas del estudiante, tales como la Terapeuta Ocupacional, Terapeuta Física, el Instructor de Orientación y Movilidad y las Terapeutas de la Visión posiblemente puedan encontrar momentos para escribir algo y enviar mensajes a la casa a través de la persona que esté escribiendo en el cuaderno.

 

El momento en que entra por la puerta 

Por Jackie Kenley, Servicios de California para la sordo-ceguera Especialista en familia

 

A través de los años, hemos desarrollado una rutina cuando mi hija llega de la escuela a la casa en el autobús. Parece que ella rinde mejor con las rutinas y las rutinas también cumplen con mis necesidades (por ejemplo, su necesidad básica de beber algo e ir al baño y mi necesidad básica de saber lo que pasó en la escuela durante el día). Debido a sus limitaciones de comunicación, el cuaderno casa-escuela es un recurso muy necesario para mí. Cada día saco el cuaderno de su mochila y trato de obtener una idea de lo que pasó. Por supuesto, a veces la vida interrumpe todas las rutinas, sin embargo para mí estos momentos son muy útiles y nos ayuda a hacer los planes del resto del día. También me ayuda a conocer sobre las cosas que debemos celebrar, las cosas que se deben comprender mejor y a veces las cosas que debemos de resolver.

Algunos días recibo una nota breve con información básica sobre las actividades de ella, tal como lo que comió durante el día, algunos días puede ser algo especial porque ha hecho algo realmente emocionante y nuevo, o hasta algo cómico...como ¡tirar el bastón plegable en un basurero que tiene una tapa permanente! Es posible que el equipo de la escuela tenga preocupaciones sobre su salud o posiblemente alguien esté gritando en la escuela pidiendo auxilio, ya que las cosas han sido muy difíciles. Este grito de “auxilio” posiblemente sea solamente un reporte negativo, pero yo he aprendido que una llamada a la escuela para seguir este tipo de asunto es muy importante. Una nota más larga enviada a la escuela—a veces para programar una junta—también puede ser muy útil. A veces, avisarles solamente a los miembros del equipo de la escuela que yo les entiendo y que sé que están haciendo el mejor esfuerzo posible, parece ser muy importante para ellos. Cuando leo sobre un problema persistente, puedo pedir reunirme con el equipo y con frecuencia ofrecerles ideas que los apoyen y ayuden a cambiar las cosas en una situación con mi hija. El cuaderno casa-escuela puede hacer que estas reuniones tan útiles sean más cómodas y sin enfrentamientos. Esto es algo que deseo para el equipo de todos los niños.

Durante años, he tenido la oportunidad de hablar con profesores que están tomando clases universitarias, y siempre enfatizo la importancia de usar el cuaderno casa-escuela para comunicarse con las familias. También les sugiero que intenten escribir algo positivo sobre lo que ha ocurrido durante el día en la escuela. A veces, esto puede ser un poco difícil para el personal de la escuela, pero es una buena costumbre y realmente esto les ofrece mucho apoyo a las familias. ¿Cuántas situaciones problemáticas de la escuela podrían ser cambiadas por una buena comunicación? El cuaderno casa-escuela les permite a las familias y a los equipos trabajar juntos para hacer que el sistema y el programa funcionen más eficientemente para el estudiante.

 

Si el estudiante tiene un programa adicional en la casa, es una buena idea pedirles a las personas que trabajen con el estudiante escribir algo en el cuaderno de comunicación de vez en cuando.   Compartir las ideas y estrategias puede ayudarles a los equipos de la casa y a los que están en la escuela y, por supuesto también es importante enviar otras cosas—dinero, avisos, información sobre emergencias—y mucho más entre la casa y la escuela. Todo esto se puede hacer a través del cuaderno y es una tarea en la cual el ayudante personal puede ayudar.

Es posible que algún miembro del equipo quiera escribir narraciones largas, pero otros pueden opinar que esto requiere de tiempo excesivo. Sobre todo, lo más importante es que el cuaderno sea eficaz, que cumpla con las necesidades del niño(a), del equipo y de la familia, que se use con regularidad y que sea simple, honesto y positivo, además de ser comprensible para todos.

Cuando escribimos en un cuaderno de comunicación, hay algunas cosas que debemos de tomar en cuenta e indicar, las cuales son:

  • Algo que el estudiante hizo por primera vez en la casa o en la escuela o. algo que el estudiante está empezando a hacer con más regularidad, sin importar que lo veamos como algo positivo o negativo.
  • Algo que posiblemente provoque ansiedad en el estudiante.
  • Algo físico que le haya ocurrido—una enfermedad, defecar, la menstruación, etc.
  • Lo que está pasando en la casa—visitantes, actividades, horarios de trabajo, ayudantes en la casa, etc.
  • Que tanto ha dormido el estudiante.
  • Lo que el estudiante ha comido o bebido y como le ha afectado esto.
  • Las personas con las cuales el estudiante ha interactuado socialmente y cómo se ha sentido—las interacciones con los amigos, compañeros de clase y la familia.
  • ¿Quiénes son los amigos del estudiante? ¿Cuáles actividades comparten entre ellos?
  • Las personas con quienes el estudiante ha interactuado para trabajar y aprender y cómo se ha sentido el estudiante—el personal, la terapeuta.
  • Los patrones físicos y de comunicación durante el día o la semana que posiblemente indiquen como se sentía el estudiante.
  • Lo que pasa en el autobús.
  • Lo que ocurrió hoy y que no fue positivo.
  • Muy Importante: ¡¡¡Lo que ocurrió hoy y que fue positivo!!!