Main content

Alert message

Por William “Bill” Daugherty, Superintendente, Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas

Resumen: el superintendente Daugherty describes su primer año de regreso en  Texas.

Palabras claves: Escuelas para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, TSBVI, Superintendente Bill Daugherty, ceguera, impedimento visual, Noticias y Opiniones, Texas Focus. 


He estado de regreso en Texas y en la TSBVI ya por más de un año después de una trabajo de 14 años en el Medio Oeste, y tal como Dorothy —o Ashley para los aficionados a la famosa producción hit del Mago de Oz de nuestra escuela— sé que ya no estoy en Kansas. Parecer ser que he experimentado más en los últimos meses que en todo el tiempo que pasé en la I-35 North. Gran parte de ello tiene que ver con mi adaptación a una nueva organización que viene experimentando muchos cambios, pero también a la naturaleza extremadamente dinámica y diversa de los muchos accionistas de los servicios de intervención oportuna, K-12, educación superior y servicios a los adultos de Blindness and Visual Impairment de nuestro estado. Dicho de otra forma, en Texas las cosas están sucediendo como en ningún otro lugar del país y tengo que ser riguroso para poder enfrentarlo.

La asistencia a la conferencia de Texas Focus del verano pasado de más de 300 padres y profesionales sería mayor que las de Oklahoma, Kansas, Nebraska, Iowa, Dakota del Sur y Dakota de Norte juntos. Corresponde a los pastos desde el Río Rojo hasta Manitoba, pero fue la calidad de las presentaciones tanto como el volumen lo que fue impresionante.  Hubo grandes oportunidades de escuchar a invitados de fuera del estado como Tanni Anthony y Barbara Miles —las dos que pude presenciar— y a nuestros líderes locales con tanto conocimiento para compartir que nos demostró cuán afortunados somos y cuán duro hemos trabajado para llevar a nuestro estado a esta condición de excelencia y promesa.  Ingresé al vestíbulo del hotel y defensores como Marty Murrell se encontraban organizando esfuerzos legislativos que nos benefician a todos.  Sí, el lugar rebosaba de movimiento.

Como retornado a Texas es claramente visible que existe una sólida y creciente red de familias, educadores, consumidores y proveedores de servicios que se vienen reuniendo con el objetivo de asegurar que los impedimentos visuales y la ceguera, y la discapacidad en general, no sean barreras para llevar una vida plena.  Destaco esta observación como un viajero especialista titulado en orientación y movilidad (COMS) y maestro de estudiantes con impedimentos visuales (TVI) de Texas en una oportunidad que trabajó en relativo aislamiento a fines de los años 70 y 80, y como una persona que ha tenido la oportunidad de visitar muchos otros estados, para recordar y alentar a los muchos de ustedes que han sido o serán útiles en el logro del inusual éxito que disfruta nuestro campo en casa.  El avance durante los últimos 30 años ha sido notable, y un niño con un impedimento visual que nazca hoy o un profesional que recién ingrese al campo, tendrán muchas oportunidades que surgieron de las ilusiones, análisis y esfuerzos de las décadas pasadas.

Una misión educativa y médica a Nigeria en marzo —mi primer viaje real fuera de los Estados Unidos— fue un conmovedor recordatorio de cuán bueno es lo que tenemos aquí y cuán importante es proteger y hacer crecer lo que se ha construido. Con todo lo que tenemos, aún existen personas con impedimentos visuales y ceguera que enfrentarán innecesariamente barreras institucionales y sociales, y muchos educadores y proveedores de servicios que no disfrutarán el desarrollo profesional y sentido de comunidad que se obtienen de oportunidades como las asambleas de la Asociación para la Educación y la Rehabilitación de los Ciegos e Impedidos Visuales de Texas (TAER) y las reuniones de Texas Focus.

Una de las claves principales para nuestro éxito común nos llega fuerte y con mayor claridad: las familias. Ningún individuo o grupo puede defender el logro de nuestros objetivos comunes tal como lo pueden hacer los padres. Haga que el superintendente de la TSBVI se presente ante el poder legislativo para promover esto o aquello con el fin de mejorar nuestra situación en el estado y habrá un moderado interés; haga que un padre cuente su historia y, de pronto, se dará el tipo de empatía y conexión que lleva a conseguir resultados. Aliento a todos nosotros a promover el poder de las asociaciones de padres como la mejor forma de unir fuerzas.

Para finalizar con una nota personal, es realmente grandioso estar en casa.  La comida, la música, la Región de las Colinas y simplemente el estilo del lugar tranquilizan una parte de mí que me causa una inconsciente inquietud que he tenido durante los últimos 14 años.  La gente ha sido tan amable y cálida, incluyendo a las legiones de personas que han hecho su misión personal el conseguirme algo de compañía a través de un perro. La TSBVI se encuentra reconstruyendo su plantel, desarrollando muchas y excelentes iniciativas nuevas, y mejorando lo que ya existe.  Nuestro sistema estatal como un todo está mejor de lo que nunca ha estado y no podría sentirme más complacido al trabajar con todos ustedes para avanzar en el programa.