Main content

Alert message

Spring 2019

Date Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por Sara Kitchen, Asesor Educativo de Enlace de la Escuela para los Ciegos e Impedidos Visuales de Texas para los estudiantes con impedimentos visuales.

Resumen: Este artículo describe la estructuración de interacciones positivas en torno a las preferencias y respuestas de niños y jóvenes. Se incluye una descripción de la estructura de una rutina interactiva para fomentar la comunicación.

Palabras claves: ceguera, impedimento visual, discapacidades múltiples, sordoceguera, comunicación, rutinas.

altLa interacción es a menudo difícil y temida por los jóvenes que presentan impedimentos múltiples que incluyen el impedimento visual. A menudo es impredecible, en cuanto los demás entran y salen sin aviso previo. Las interacciones positivas ayudan a crear un lazo, lograr confianza y fomentar la comunicación. Un adulto que es confiable tendrá más posibilidades de tener éxito en lograr la participación de un niño. Cuando se interactúa con un niño que tiene impedimentos visuales y múltiples, especialmente cuando se establece un lazo, es importante poner atención en las sutilezas de la personalidad del niño. Este tipo de conocimiento puede ayudar a desarrollar una interacción que el niño disfrutará y tratará de mantener.

CONSEJOS PARA AYUDAR A INCENTIVAR LA INTERACCIÓN

  •   Estar en silencio (inicialmente). Escuchar y observar qué tipo de interacción verbal le agrada al niño, por ejemplo:
    • Las voces bobas
    • Cantar/Seguir el ritmo
    • Balbuceos suaves para calmar al niño.
    • Sonidos de bufón/Homero Simpson
    • Imitación
  • Observar el comportamiento. Observar el tipo de experiencia sensorial que tiene el niño, por ejemplo:
    • Mecerse
    • Saltar
    • Dar una palmadita con las manos
    • Chocar la cabeza
    • Movimientos pequeños
    • Movimientos grandes
  • Observar el comportamiento. Observar el tipo de experiencia sensorial que tiene el niño, por ejemplo:
    • Mecerse
    • Saltar
    • Dar una palmadita con las manos
    • Chocar la cabeza
    • Movimientos pequeños
    • Movimientos grandes
  • Crear juegos que sean divertidos para el niño y no ofensivos para su sistema sensorial. Relacionar el comportamiento motor y auditivo para crear un juego interactivo simple que se pueda jugar, por ejemplo:
    • A un niño le gusta cantar y mecerse: remar el bote es un gran juego que involucra cantar y mecerse. Se puede jugar a diversas intensidades de acuerdo a las necesidades del niño.
    • A un niño le agradan las voces bobas y saltar: el niño sostiene la mano del adulto mientras saltan en un trampolín (o en el piso si no hay trampolín). El adulto dice saltar en voz alta y entonces el niño salta alto. El adulto dice saltar en voz baja y entonces el niño salta bajo.
    • A un niño le gusta chocar la cabeza y que lo imiten. A menudo a los niños que les agrada chocar la cabeza ansían más presión profunda. Esto puede darse en forma de abrazos. Cuando el niño hace un ruido, el adulto puede hacer ese ruido y apretar al niño simultáneamente.
  • Esperar que el niño señalice que quiere más. Esto le da un rol; de otra manera no es realmente una interacción. El niño puede señalizar que continúe de diversas maneras, por ejemplo:
    • Pueden mirar al adulto cuando él ha hecho una pausa.
    • Pueden mover su cuerpo después de que el adulto ha hecho una pausa.
    • Pueden hacer un sonido cuando el adulto ha hecho una pausa.
  • altUna vez que ha establecido una interacción divertida y positiva, hacerla una rutina. Hacerla a menudo y de la misma manera. Introducir el juego de la misma manera:
    • Señalizar al niño que el juego comenzará tocándolo de una manera en particular.
    • Introducir la interacción diciendo su nombre de la forma en que lo llama cuando se está preparando para una interacción divertida.
    • Llevar un objeto si hay alguno en el juego y dejar que el niño lo explore antes de comenzar.
  • Seguir las etapas del juego en el mismo orden. Usar los mismos materiales (si hay objetos incluidos). Finalizar el juego de la misma manera, por ejemplo:
    • Seguir el mismo número de turnos y luego decirlos (decir o finalizar) que está terminado.
    • Decir adiós al final
    • Poner un objeto que se usó lejos en un contenedor.

Las rutinas entregan una capacidad de predicción que disminuye la tensión. Las interacciones positivas establecen un lazo. Cuando un niño se siente seguro, la tensión disminuye y las oportunidades de aprendizaje aumentan ¡Se obtendrán resultados positivos y todos se divertirán en el proceso!