Main content

Alert message

Date Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Se necesita un Gran Hombre para Hacerse cargo de un Gran Estado

Por Barbara J. Madrigal, Comisionada Auxiliar, División de Servicios a los Ciegos

Resumen: La Comisionada Auxiliar Madrigal nos entrega una mirada retrospectiva de la carrera del Dr. Hatlen al servicio de niños ciegos y con impedimentos visuales.

Palabras Claves: Dr. Phil Hatlen, Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, ceguera, impedimento visual, División de Servicios a los Ciegos

Casi todos los que viven en Texas conocen al menos a una o dos personas que se han trasladado desde California a nuestro gran estado. No cabe duda al respecto, y dentro de éstos se encuentra un hombre que lo consideramos un muy buen amigo y un fuerte aliado.

Criado y educado en California, el Dr. Phil Hatlen se ha forjado una grata e indiscutible imagen en nuestro estado. Decidió convertirse en un Tejano en 1990 y ¡cuán agradecido nos sentimos que haya tomado esa decisión! Como Superintendente de la Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas (TSBVI) en Austin, el Dr. Hatlen ha demostrado ser un compañero tenaz y activo en nuestros esfuerzos para extender y mejorar la calidad de los servicios para los ciegos de Texas.

Con el apoyo entusiasta e innovador del Dr. Hatlen, la División de Servicios a los Ciegos (DBS) y la TSBVI lograron unirse para crear un programa asociado que presta servicios a los estudiantes que egresan de la enseñanza secundaria pero que aún necesitan un poco de ayuda para aprender a aplicar las aptitudes educacionales y sus habilidades diarias adquiridas tanto en la escuela como en la vida cotidiana en situaciones de la vida real. El Programa de Post- Educación Secundaria permite que estos adultos jóvenes vivan en sus propios departamentos mientras trabajan para mejorar las destrezas necesarias con el fin de convertirse en adultos completamente independientes. Además de las actividades de la vida cotidiana involucradas en la preparación de sus propios alimentos, el aseo del departamento, y la lavandería, cada uno de los participantes en este programa debe administrar su dinero, pagando la renta, comprando sus alimentos, y haciendo cuadrar un talonario de cheques, y, así mismo, administrar su tiempo, asistiendo a reuniones programadas con el consejero de Orientación Profesional completando actividades programadas o talleres de preparación para la Universidad y tomando decisiones sobre actividades recreativas y de esparcimiento.

El Dr. Hatlen siempre se ha dedicado a ayudar a los ciegos, y cuando el Cuerpo Legislativo se encuentra en la ciudad, se puede estar seguro que está activamente dando su respaldo para mejorar los programas educacionales y los servicios de rehabilitación. También ha sido fundamental para ayudar a proporcionar oportunidades de crecimiento tanto para la DBS y la TSBVI que han abierto nuevas vías de comunicación con grupos públicos y otras contribuciones dentro de la comunidad ciega. Con el pasar de los años, las reuniones y discusiones suscitadas han aportado al desarrollo de relaciones de apoyo mutuo e, indudablemente, han mejorado los servicios y han proporcionado grandes beneficios a la calidad de vida de muchos ciegos en Texas.

Al inicio de su distinguida carrera, el Dr. Hatlen se desempeñó como uno de los primeros docentes para estudiantes con impedimentos visuales que asistían a salas de clases normales. En Texas, ha trabajado con la misma dedicación para traer el mejor plan de estudio académico y las mejores oportunidades educacionales a los estudiantes de la TSBVI. Haciendo caso omiso del ambiente escolar en dónde un estudiante aprende, su meta principal siempre ha sido entregar una educación de calidad a cada estudiante. Para alcanzar dicha meta, ha contratado un grupo extenso y diverso de expertos excepcionales, incluyendo preparación, creatividad, innovación y determinación. La combinación de un interés impresionante por una educación de calidad con un gran deseo de aportar al éxito de los estudiantes pareciera ser algo innato en el Dr. Hatlen. Ha prestado servicio en el Consejo de Escuelas para Ciegos, ha participado activamente en la formulación de políticas que benefician a los ciegos y a los impedidos visuales, y ha publicado trabajos sobre la designación del plan de estudio y la educación para los estudiantes con impedimentos visuales que le han llevado a ser reconocido tanto por el estado como en el ámbito nacional.

El Dr. Hatlen es, de hecho, un hombre extraordinario. Tiene una habilidad natural para compartir sus sueños y su visión optimista con los demás, lo que lo convierte en un maestro perfecto para los estudiantes y profesionales. Él tiene una visión futurista y estimula a los demás a hacer lo mismo. También tiene una habilidad innata para reunir a personas con diversas opiniones para crear una sola voz que establezca los modelos y las formas para los cambios académicos, sociales y de rehabilitación para las personas ciegas.

Tuvo gran participación en la formación de la Asociación para la Educación y Rehabilitación de Ciegos e Impedidos visuales (AER) en el ámbito nacional y, después de llegado a Texas, de igual manera, trabajó arduamente para ayudar al estado en la fundación de la AER de Texas, o TAER. Actualmente, la TAER es una poderosa organización que beneficia a muchos profesionales en el campo de la ceguera en nuestro estado, incluyendo conferencias sobre el aporte a la educación y las aptitudes que mejoran los servicios a las personas ciegas o a los impedidos visuales de todas las edades de Texas.

Anualmente, la TAER también entrega premios en reconocimiento a las personas de Texas que hayan contribuido a mejorar los servicios para las personas ciegas. Dentro de estos prestigiosos premios, se ha establecido el premio Phil Hatlen para honrar a un administrador o un profesor universitario de Texas que haya demostrado excelencia en liderazgo y cambios innovadores en el campo de los impedimentos visuales. Tal como lo sostiene el formulario de nominación, la persona a la cual se le asigna el premio es un visionario de los cambios que ha servido de inspiración a un sin número de profesionales durante su carrera como profesor, profesor universitario en los programas de preparación para profesores, y en sus diversos roles de liderazgo en organizaciones del ámbito nacional y estatal, y comités.

El Dr. Hatlen ha dedicado su carrera a la educación de los estudiantes ciegos. En una entrevista con el Consejo para los Niños Deficientes, una vez, resumió su carrera, señalando que tal vez la forma más hermosa de ser creativo es enseñando a estudiantes ciegos. Sinceramente, nosotros compartimos sus sentimientos, y sabemos que la elección de las carreras por parte del Dr. Hatlen ha sido un gran recurso tanto para los profesores como los estudiantes.

Sin importar el lugar que él haya elegido para vivir o trabajar, el efecto causado por el Dr. Hatlen en el campo de la ceguera es impresionante, y su continuo entusiasmo y dedicación debe servir de inspiración para todos nosotros. ¡Nos sentimos muy orgullosos y agradecidos que haya elegido Texas como su segundo hogar!