Main content

Alert message

Spring 2019

senseabilities masthead
Una publicación sobre impedimentos visuales y sordo-ceguera para familias y profesionales

Otoño 2014

Por David Wiley, Proyecto de sordo-ciegos de Texas, Austin, TX

Resumen: Hay algunos conceptos erróneos asociados con el uso de coadyuvantes para dar apoyo a los estudiantes con sordo-ceguera en los centros educativos. El autor intenta aclarar los mitos del coadyuvante con las realidades del modelo de coadyuvante.

Palabras clave: Prácticas Efectivas, sordo-ciegos, coadyuvante, conceptos erróneos, acceso


Durante la última década, los coadyuvantes entrenados se han convertido en un modelo más familiar usado en las escuelas y comunidades a través de Estados Unidos, para proporcionar apoyo individual a las personas con sordo-ceguera. Aunque muchas personas están ahora familiarizados con la palabra o puesto de trabajo, las prácticas que rodean el uso de un coadyuvante en el entorno escolar pueden continuar malentendidas. Algunos malentendidos son comprensibles, ya que el uso del modelo coadyuvante tiene algunas complejidades y hay muchas zonas grises en la práctica basada en la satisfacción de las necesidades individuales de los estudiantes sordo-ciegos, y las circunstancias de los entornos en los que aprenden. Además, a través de los años los esfuerzos por simplificar cuestiones complejas han dado lugar a una percepción de "reglas" sobre el uso de coadyuvantes que no captan plenamente la profundidad de los temas involucrados.

A los efectos de este artículo, vamos a llamar a estos malentendidos y sobre-simplificaciones "mitos del coadyuvante". Por mitos quiero decir, que hay cosas que he escuchado a la gente expresar sobre lo que los coadyuvantes pueden o deben hacer y que no cuentan toda la historia, o no tienen en cuenta las diferencias individuales. Aclarar algunos de estos temas podría disipar algunos de estos mitos.

¿Qué es un coadyuvante y cómo se utiliza en las escuelas?

Antes de llegar a los mitos, podría ser mejor comenzar con el actual acuerdo de las ideas lo que es un coadyuvante. Hay una iniciativa encabezada por el Centro Nacional sobre Sordo-ceguera (NCDB, por sus siglas en inglés) para recopilar información y llegar a un entendimiento común de los problemas del coadyuvante.

<http://www.nationaldb.org/initiatives/profile/intervener-services>

Una definición de coadyuvante desarrollada a través de esta iniciativa declara:

Los coadyuvantes, a través de la prestación de servicios de coadyuvante, proporcionan acceso a la información y la comunicación y facilitan el desarrollo de bienestar social y emocional de los niños que son sordo-ciegos. En los entornos educativos, los servicios de coadyuvante son proporcionados por una persona, por lo general un para-educador, que ha recibido formación especializada en sordo-ceguera y en el proceso de coadyuvar. Un coadyuvante ofrece soporte constante uno-a-uno a un estudiante que es sordo-ciego (de 3 años de edad hasta 21) a lo largo de la jornada escolar.

…las funciones principales de un coadyuvante son (Alsop, Blaha, y Kloos, 2000):

  • brindar acceso consistente a la instrucción e información medioambiental que por lo general los estudiantes típicos adquieren a través de la visión y el oído, pero que habitualmente los estudiantes típicos obtienen a través de la visión y el oído, pero que no está disponible o está incompleta para un individuo que es sordo-ciego;
  • proporcionar acceso a y/o ayudar en el desarrollo y uso de las habilidades comunicativas receptivas y expresivas;
  • facilitar el desarrollo y el mantenimiento de relaciones de confianza e interactivas que promueven el bienestar social y emocional; y,
  • proporcionar apoyo para ayudar a un estudiante a formar relaciones con los demás y aumentar las conexiones sociales y participación en las actividades.

<https://nationaldb.org/library/page/2266>

Una definición como esta ayuda mucho para ofrecer orientación a los equipos educativos y proveedores de servicios comunitarios que utilizan el modelo de coadyuvante de apoyo para personas con sordo-ceguera. Sin embargo, algunos conceptos erróneos o "mitos" aún no se han discutido.

Mitos del coadyuvante disipados

Mito # 1:

Un coadyuvante es un soporte 1-a-1 para dar más ayuda a la persona, o un "par de manos extra”.

La realidad:

Un coadyuvante es un servicio relacionado que proporciona a una persona con sordo-ceguera acceso a la información, interacción e instrucción que él o ella se perderían debido a problemas sensoriales.

Cualquier estudiante en cualquier escuela podría beneficiarse de diversas formas de un asistente personal. Un coadyuvante es más que un asistente personal. El coadyuvante es esencial para muchos estudiantes con sordo-ceguera para tener acceso básico y beneficiarse de la instrucción y la interacción. Explicar la necesidad de un coadyuvante entrenado debería centrarse claramente en las cuestiones relacionadas con la sordo-ceguera: el acceso a la información, apoyo a la comunicación y la promoción de relaciones de confianza.

Las preguntas de discusión que se encuentran al final de este artículo pueden ilustrar estas cuestiones.

Mito # 2:

Cada estudiante sordo-ciego necesita un coadyuvante durante el día escolar.

La realidad:

Cada estudiante sordo-ciego debe tener un acceso constante a la información, los entornos, la comunicación, la enseñanza, en todos los ambientes de instrucción durante el día escolar.

Un coadyuvante es una forma de lograr esto, pero no siempre es la única manera de lograr este objetivo. Hay varias maneras posibles para asegurar el acceso de un estudiante con sordo-ceguera:

  • Las adaptaciones ambientales tales como asientos preferenciales, iluminación mejorada o el control del ruido.
  • Tecnologías adaptativas.
  • Bajo personal : proporciones de estudiantes para asegurar atención individual.
  • Ambiente rico en comunicación.
  • Asignación de un coadyuvante con formación relacionada con la sordo-ceguera.
  • Combinación o todo lo anterior.

No se pretende que el coadyuvante sustituya a las demás formas en que un estudiante pueda tener acceso. Se necesita el modelo coadyuvante cuando otras soluciones no pueden asegurar el acceso a la información, resultan en problemas de comunicación, o crean estrés asociado con la falta de apoyo emocional. Las circunstancias que rodean a ciertas actividades o entornos durante el día pueden hacer que otras soluciones sean suficientes para acceso completo en algunas situaciones y a un coadyuvante necesario en otras,

Mito # 3:

Los coadyuvantes no deben trabajar con otros estudiantes, y no deberían tener que hacer el trabajo que no está directamente relacionado con su estudiante sordo-ciego, tales como un parque de juegos o vigilancia en la cafetería, porque eso no es su trabajo.

La realidad:

El acceso para el estudiante sordo-ciego es la prioridad número uno del coadyuvante. Al coadyuvante no se le deberá pedir hacer otra cosa si ésta interfiere con esta prioridad.

Para apoyar eficazmente a un estudiante con sordo-ceguera, estas responsabilidades del coadyuvante deben tener prioridad sobre otras funciones:

  • proporcionar acceso a la estudiante sordo-ciego ofreciendo la información, el apoyo a la comunicación y la promoción del bienestar emocional;
  • reunirse con los miembros del equipo para discutir temas y estrategias relacionadas con el estudiante;
  • reunirse con los maestros para familiarizarse con las lecciones siguientes, a fin de planificar las adaptaciones o modificaciones necesarias;
  • hacer o adaptar materiales de aprendizaje para que el alumno use durante las clases.

Sin embargo, si el estudiante está ausente, recibe coadyuvar de otra persona que está proporcionando información y acceso a la comunicación, o participando en trabajo independiente, el coadyuvante podrá ser de ayuda en otras áreas.

Mito # 4:

No más de una persona puede coadyuvar en el transcurso de un día.

La realidad:

Muchos estudiantes sordo-ciegos tienen dificultades para reconocer, confiar y/o apegarse a otros, y tienen la necesidad de mayor consistencia con el fin de entender lo que está sucediendo. Para los estudiantes que tienen estas preocupaciones, es importante que el coadyuvante sea alguien a quien conoce y en quien confía.

Cuando la confianza, apego y habilidades para desarrollo de relaciones son problemáticas para el estudiante, un menor número de personas que sirven como coadyuvante es útil o necesario. Pero estas cuestiones deberán sopesarse contra los problemas prácticos de personal, sobre todo cuando el estudiante tiene buenas habilidades de desarrollo de relaciones.

Estos temas se deben discutir al considerar las asignaciones de personal coadyuvante.

Razones por las qué es beneficioso tener un solo coadyuvante:

  • Las personas con sordo-ceguera tienen problemas para confiar y apegarse con personas que no reconocen o conocen, lo que los lleva al estrés o ansiedad.
  • La persona que es sordo-ciego puede aún no haber desarrollado la capacidad social para tratar con varias personas.
  • Los sordo-ciegos dependen de la coherencia y la rutina para ayudarles a reconocer lo que está pasando y saber qué esperar.
  • A menudo los sordo-ciegos tienen sistemas de comunicación y preferencias singulares que se deben utilizar de manera consistente.
  • La comunicación expresiva de las personas con sordo-ceguera que son comunicadores emergentes pueden ser sutiles y difíciles de reconocer o entender para las personas que no los conocen muy bien. Esto conduce a frustración y pérdida de oportunidades para interactuar.

Razones por las que más de un coadyuvante podría ser útil o necesario:

  • Si la persona o situación requiere largos períodos de lenguaje de señales continuo, especialmente señales táctiles, la fatiga crea un problema.
  • Si sólo una persona actúa como coadyuvante, puede haber problemas si el coadyuvante se enferma o está ausente.
  • Si la persona puede hacerlo bien con un coadyuvante adicional, puede prevenir los problemas asociados con el apego emocional.

Mito # 5:

Los coadyuvantes no hacen actividades de cuidado personal o el trabajo en el hogar de la persona sordo-ciega.

La realidad:

El papel del coadyuvante es apoyar a la persona sordo-ciega con el acceso a la información, la comunicación y el apoyo emocional. Los coadyuvantes también enseñan habilidades para ayudar a aumentar la independencia de la persona. Estos apoyos pueden ser necesarios y suministrados en cualquier lugar o durante cualquier actividad de la vida que resulte. Los coadyuvantes hacen con, no para, la persona con sordo-ceguera.

Mito # 6:

Los coadyuvantes trabajan con niños, sobre todo en la escuela. Los adultos con sordo-ceguera no necesitan coadyuvantes, y cuando es necesario cuentan con el apoyo de los Proveedores de Servicios de Apoyo (PSA).

La realidad:

Los PSA son apoyos utilizados por adultos con sordo-ceguera, que tienen fuertes habilidades relacionadas con la independencia y autodirección. Los coadyuvantes desempeñan un papel diferente al de los PSA. El servicio necesario está menos relacionado con la edad y el entorno, de lo que está con las necesidades, habilidades y la independencia individual de la persona que está recibiendo el apoyo.

Algunas diferencias en los roles de los PSA y coadyuvantes son:

PSACoadyuvantes
Los PSA trabajan en la dirección de la persona sordo-ciega. Si la persona sordo-ciega tiene dificultades para organizar, planificar e iniciar debido a la edad, la madurez, la falta de experiencia, o discapacidades adicionales, el coadyuvante podrá ayudar a proporcionar orientación y estímulo para que la persona tenga la oportunidad de realizar actividades útiles basadas en las preferencias personales.
Los PSA proporcionan la información necesaria para que la persona sordo-ciega puede tomar decisiones. Si la persona sordo-ciega tiene dificultades para tomar o comunicar decisiones debido a la edad, la madurez, la falta de experiencia, o discapacidades adicionales, el coadyuvante podrá ayudar a la persona a tomar buenas decisiones en función de la situación y las preferencias individuales de la persona.
Los PSA suministran información y facilitan la comunicación para que la persona sordo-ciega pueda utilizar sus habilidades de manera efectiva. Ayudar a una persona sordo-ciega a usar sus habilidades mediante el suministro de información y facilitar la comunicación, sino también enseñar a la persona nuevas habilidades y conocimientos, y nuevas maneras de utilizar sus habilidades y conocimientos.

Conclusión

Como los coadyuvantes son utilizados con mayor regularidad en el entorno escolar y de la comunidad, continuarán las preguntas sobre la práctica, y se refinará la comprensión sobre el rol. Se descubrirán soluciones individuales para proporcionar el apoyo más adecuado para las personas con sordo-ceguera. Aunque estas soluciones pueden variar, los principios de acceso, comunicación y apoyo deben guiar el proceso en lugar de ideas preconcebidas encontradas en los "mitos del coadyuvante”.

Preguntas de discusión

La discusión de estas preguntas acerca de las necesidades del estudiante relacionadas con el acceso a la información, la comunicación y el apoyo emocional pueden ayudar a aclarar el tipo de adaptación y coadyuvar necesario para los estudiantes en un ambiente escolar. (Adaptado de un proyecto inédito de "Determinación de la necesidad de un coadyuvante en los centros educativos", por el Proyecto de Sordo-ceguera de Texas.)

  1. ¿Necesita el estudiante asistencia para detectar, recopilar y/o priorizar con eficacia la información de las personas con las que se comunica y sus alrededores?
  2. ¿El estudiante se basa en el tacto o visión cercana para obtener información, de manera que él o ella es incapaz de obtener información de forma fiable que otros estudiantes obtienen a la distancia?
  3. En un entorno de instrucción en grupo, ¿es difícil para el estudiante recopilar información o seguir una discusión?
  4. ¿Utiliza el estudiante equipo o ayudas para adaptación, pero no de manera eficiente o con eficacia suficiente para mantenerse al día con el ritmo de la instrucción que se está dando?
  5. ¿Puede o no el estudiante orientarse a sí mismo(a) al medio ambiente o moverse a diferentes entornos/lugares de aprendizaje sin ayuda?
  6. ¿Se basa el estudiante en métodos de comunicación no utilizados o entendidos por muchos de sus compañeros de comunicación (profesores, personal, o pares en general)? Tenga en cuenta todos los diferentes ambientes que el estudiante accede a lo largo de todo el día escolar.
  7. ¿A menudo el estudiante necesita ayuda de un coadyuvante individual capacitado o bien informado con el fin de comunicarse de manera efectiva receptiva y/o expresiva?
  8. ¿Necesita el estudiante un alto grado de coherencia en las estrategias y los sistemas de comunicación, por lo que trabajar con muchas personas durante el día le provoca confusión y frustración?
  9. Debido al aislamiento sensorial, ¿tiene el estudiante dificultades para confiar, para apegarse, o relacionarse y responder a diversas personas?
  10. Debido a deficiencias sensoriales, el estudiante no está familiarizado con cierta información común, por lo que con el fin de comprender plenamente los conceptos o referencias comunes utilizados en la instrucción o la conversación, el estudiante con frecuencia necesita más explicación que la dada a otros estudiantes.
  11. ¿El estudiante no es capaz de acceder a la misma información que los compañeros de clase que no son sordo-ciegos?

Discutir estas preguntas sobre el equipo educativo puede ayudar a identificar las barreras para satisfacer las necesidades de los estudiantes relacionados con el acceso a la información, la comunicación y el apoyo emocional.

  1. ¿La necesidad de estrategias de coadyuvar y métodos de comunicación efectiva del estudiante sordo-ciego requieren educación adicional y capacitación específica para el personal?  Si un grupo numeroso del personal necesitará capacitación, ¿sería más eficiente concentrar la formación en un menor número de individuos especializados?
  2. ¿La programación educativa especializada recomendada a través de la evaluación y el IEP crea la necesidad de una persona capacitada de apoyo adicional?  Antes de responder a esta pregunta, los ejemplos a considerar incluyen, pero no se limitan a:
    • debido a otras demandas en el salón de clases, ¿le resulta difícil al instructor permanecer suficientemente cerca para que el alumno pueda mantener contacto visual, auditivo y táctil o el acceso a la enseñanza?;
    • debido a las necesidades de los demás estudiantes, ¿le resulta difícil al instructor ajustar el ritmo de la instrucción para que el estudiante sordo-ciego tenga suficiente tiempo para obtener información comprensible a través de comunicación modificada o exploración táctil /visión cercana?;
    • ¿tiene cualquiera de los instructores dificultades o no está familiarizado con los modos preferidos de comunicación del estudiante? (por ejemplo, signos táctiles, lenguaje de señales, o señales táctiles);
    • ¿le resulta difícil al personal existente programar tiempo para adaptar el material específico para sordo-ciegos y mantenimiento de equipos (por ejemplo., ayudas de comunicación, dispositivos para visión, audición, etc.)?
  3. ¿Es un reto limitar el número de personas que trabajan con el estudiante para que él o ella pueda formar relaciones de confianza?
  4. ¿Es un reto para el equipo ser coherente debido a la gran cantidad de personas que trabajan con el estudiante?
  5. ¿Es un reto para el equipo proporcionar los antecedentes necesarios e información complementaria para ayudar al estudiante a entender plenamente la instrucción y la conversación en todos los ámbitos?