Main content

Alert message

Spring 2019

Otoño 2008 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por Bobbi Siekierke, Madre, Copperas Cove, Texas

Resumen: Una madre comparte el compromiso de su hija de ayudar a otros mediante la donación de su cabello a Locks of Love.

Palabras claves: Sabiduría Familiar, sordoceguera, voluntariado, retribución, Locks of Love


¡Finalmente había llegado el momento!

Luego de dos años, el cabello de Katy nuevamente había crecido lo suficiente para cumplir con los requisitos mínimos necesarios para hacer otra donación a Locks of Love.

Locks of Love, con sede en Lake Wake, en Florida, recibe donaciones de colas de caballo y trenzas y las convierte en pelucas de cabello natural, también llamadas prótesis de cabellos.  Estas prótesis se entregan a jóvenes que necesitan peluquines para cubrir sus cueros cabelludos que quedaron sin éstos debido a enfermedad o tratamientos médicos, tales como la quimioterapia. La organización pública y sin fines de lucro entrega las piezas de cabello a niños  de bajos recursos, que tienen menos de 18, en los Estados Unidos y Canadá. Si necesita mayores detalles de la organización y cómo hacer una donación de cabello o dinero, visite <http://www. locksoflove. org>.

Katy Easler, ahora de 20 años, tuvo por primera vez la idea de donar su cabello hace aproximadamente seis años cuando su interventora en aquel tiempo, Kathy Hefner, donó alrededor de dos pies de cabello a la causa.

Por cerca de tres años después de que Kathy llegara a la escuela con su nuevo peinado, Katy sólo dejaba que le cortasen sus flequillos. Cada vez que se realizaba un recorte, Katy pedía que le midieran su cola de cabello. Para cuando el verano del 2005 llegó como siempre la melena de Katy había crecido lo suficiente para poder hacer una donación de 12 pulgadas  y dejarle suficiente cabellera para hacerse una linda melena.

La Srta. Debbie de Classy Cuts and Styles en Copperas Cove se dispone a cortar la cola de caballo de Katy Easler para que pueda donarla a Locks of Love. La organización usa el cabello donado para fabricar prótesis para los niños que sufren la pérdida de cabello por periodos extensos

No bien el sobre acolchado fue llevado a la oficina de correos, Katy comenzó a hablar acerca de dejarse crecer nuevamente el cabello para hacer otra donación. De modo que se sintió contenta cuando su cabello tuvo el largo suficiente este verano para hacer otra visita a la Sra. Debbie en Classy Cuts and Styles en Copperas Cove.

El salón es uno de las decenas que existen en Texas que han aceptado seguir los pasos necesarios para cortar el cabello en forma adecuada. En el sitio Web de Locks of Love se puede encontrar un listado de salones participantes de cada estado. Las colas de caballo o trenzas deben atarse con cintas y colocarse en una bolsa plástica. El cabello no debe tocar el piso. La señora Debbie no cobra a los clientes que donan su cabello a Locks of Love.

Cuando se le pregunta por qué desea cortarse el cabello y enviarlo a Florida, Katy señala, “Para ayudar a las niñas enfermas para que tengan sus pelucas”.

Fijadas sobre la pared de su habitación hay dos conjuntos de fotografías impresas del sitio Web de Locks of Love; uno de ellos muestra una galería de los receptores de las prótesis de cabello y la otra son fotografías de personas, como Katy, que han donado.

Este año escolar Katy, que es sordociega debido al síndrome C.H.A.R.G.E., luce su nuevo aspecto en el plantel de la Escuela para Ciegos de Texas en Austin. Ella asiste al Programa de Transición a medida que se prepara para la vida que le espera. Es seguro afirmar que la vida que tiene por delante considerará que se deje crecer nuevamente el cabello para ayudar a otras niñas y niños  que sufren la pérdida del cabello.

Katy Easler y su mamá, Bobbi Siekierke, muestran las colas de caballo que han donado este verano a Locks of Love.