TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2005 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Las Tres Amigas

Por Alaine Hinds, Jennifer Vincent y Annette Oseguera, Miembros de la Asociación de Padres de Niños con Impedimentos Visuales de Texas (TAPVI), Área de Houston

Reimpreso con autorización del boletín TAPVI Times, Verano 2004

Resumen: Tres madres comparten sus pensamientos sobre su amistad, el lazo entre sus hijas y el apoyo que se entregan entre sí, a través de sus experiencias personales de tener hijas con impedimentos visuales.

Palabras Claves: familia, ciegos, sordociegos, amistad, apoyo.

Nota del Editor: el siguiente artículo apareció en el primer boletín producido por TAPVI. Alaine Hinds, Vicepresidente de TAPVI, comentó en su introducción que recurrió a sus mejores amigas, conocidas por muchos como “Las Tres Amigas” para que la ayudaran a escribir un artículo sobre su amistad y el lazo entre sus hijas. Aunque su intención era combinar todos sus pensamientos para crear una historia, los pensamientos de sus amigas fueron tan únicos e individuales como ellas mismas.

Para obtener más información sobre TAPVI, por favor visite su sitio web<www.tapvi.org>.Para ser miembro, deje un mensaje telefónico indicando que le gustaría recibir un folleto. Su número de teléfono gratuito es el 1-866-99TAPVI (1-866-998-2784). Por favor, considere que recientemente TAPVI ha experimentando dificultades con su número de teléfono y dirección de correo, así que si ha tratado de contactarse con ellos en los últimos seis meses y no ha recibido una respuesta, por favor contáctelos nuevamente. Se puede enviar correspondencia escrita a 12801 Midway Rd., Suite 212, PO Box 231, Dallas, TX 75244. También puede comunicarse con ellos por correo electrónico a info@tapvi.org.

LAS PALABRAS SILENCIOSAS DE LA AMISTAD POR JENNIFER VINCENT

Mi hija, Alexandra tiene dos amigas increíbles, Rebecca y Annette. Las niñas y sus madres hemos establecido un lazo durante los últimos tres años de sus vidas debido a sus discapacidades. Sus discapacidades les han entregado una grandiosa oportunidad y habilidad de establecer amistades en una etapa tan temprana de sus vidas. Las niñas asisten a numerosos eventos juntas que incluyen fiestas de cumpleaños, conferencias y actividades sociales. Las tres niñas comparten su amor por la música y asisten a clases de música una vez a la semana. Rebecca y Alexandra comparten la misma sala de clases en la escuela, mientras que nuestra querida amiga Annette recibe servicios en casa. Las niñas disfrutan con la hora de historias en la biblioteca pública, Mardi Gras para personas especiales en Galveston y el Strawberry Festival en Pasadena. Pienso que nuestras niñas tienen una mejor vida social que la mayoría de los adultos y esa es una gran bendición. Las llamamos “las tres amigas”. En este momento, se considera que las tres niñas no tienen comunicación verbal, pero se conocen, reconocen y aman entre sí.

Me gustaría incentivar a todas las familias con hijos que pueden tener una discapacidad a promover la socialización lo más temprano posible. Todos los niños necesitan la amistad y, lo más importante, merecen la amistad. La amistad es natural, pero a nuestros niños les ayuda si les entregamos la oportunidad de establecer amistades. Todos queremos que nuestros hijos sean lo más independientes y autosuficientes posible, pero por favor recuerden que no queremos que crezcan en soledad. Como madre y como adulta, sobrevivo gracias a mis amistades. Los amigos nos ayudan a superar momentos duros y a disfrutar los mejores momentos.

HACIENDO AMIGOS POR ANNETTE OSEGUERA

En el año 2002, varios meses después de que a mi pequeña Annette se le realizara una traqueotomía, ella gozaba de buena salud. Pensé que era momento de salir y conocer a otros padres y hacer conexiones.

El primer grupo de padres que conocí fue en Pasadena. Fue en esta reunión donde conocí a Alaine Hinds y a su hija Rebecca. Sí, recuerdo oír esa voz distintiva a través de la sala. Alaine estaba hablando sobre los problemas que tenía con el ECI. Puse atención al tema, ya que me encontraba en la misma situación que ella. Antes de la reunión, había comprado una agenda nueva con un calendario del 2003, que usaba para tomar notas de todo lo que escuchaba. Después de la reunión, salí y comencé a conversar con Alaine. Le pregunté sobre los recursos y servicios que recibía Rebecca. Ella dijo, deja darte mi número. Luego, comenzó a escribir su número telefónico en mi hermosa agenda nueva . No sólo eso, sino que lo escribió con tinta, sellando así nuestra amistad, haciéndola permanente.

Fue en la fiesta de Navidad de ECI cuando volví a ver a Alaine. Conversamos un rato y me contó sobre su amiga, Jennifer Vincent. Ella pensaba que realmente debía conocerla. Bien, pasaron días, incluso quizás semanas antes de que llamara nuevamente a Alaine. Íbamos a reunirnos en el Hope’s Mardi Gras Ball en Galveston. Jennifer estaría allí. Cuando me encontré con Alaine, mi hijo Amadeus y la pequeña Annette estaban listos para irse. Conversé brevemente con Jennifer pero sí conocí a la hermosa Alexandra y a sus hermanos Destiny y Bryant.

Poco sabía de que la oportunidad de reunirme con Alaine y de que ese breve encuentro con Jennifer daría como fruto el convertirnos en sólidas amigas y aliadas en el viaje en la montaña rusa de las necesidades especiales que estamos realizando. Ahora tengo a alguien que sabe lo que siento, que puede escuchar sin hacer juicios, que no muestra lástima sólo empatía por la situación de mi hija y que está verdaderamente feliz con los pequeños logros de mis hijos. Puedo descargarme y recargarme con mis dos amigas. La faceta más maravillosa de nuestra alianza es la amistad que han construido nuestros hijos. Cuando todos nuestros hijos se reúnen Alexandra, Amadeus, Annette, Bryant, Destiny, Luke, Rebecca y Sarah siempre tienen algo con que jugar. Ellos comparten las mismas características entre sí que Jennifer, Alaine y yo. La amistad de Annette, Alexandra y Rebecca refleja nuestra propia amistad. Ellas saben cuando la otra está cerca y han llegado a conocerse muy bien. Annette conoce a Alexandra, “la que tira el pelo” y a Rebecca, “la que patea”. Sus ojos se mantienen muy abiertos cuando escucha sus gritos o risas y gira frenéticamente su cabeza tratando de encontrarlas. Debido a sus alegres gritos, Annette ha comenzado ha emitir sonidos. Gracias a sus movimientos, Annette también ha comenzado a moverse. Primero sus ojos, luego su cabeza y ahora su cuerpo. Annette está más atenta y observadora cuando está rodeada por un grupo grande. Como su mamá, mi pequeño ángel sabe cuando sus amigas están cerca. Puedes sentir el calor y saber que no estás solo.

ORO Y PLATA POR ALAINE HINDS

Cuando supe por primera vez que mi hija tenía discapacidades múltiples, lamenté todo lo que no tendría. La amistad fue una de las cosas que temí estaría fuera de su alcance. Estaba equivocada. Mi hija de tres años tiene muchos amigos y amigas; dos de ellas son sus mejores amigas. Alexandra y Annette son especiales no sólo porque comparten sus discapacidades, sino también porque realmente disfrutan de su compañía. Mi hija ha pasado mucho tiempo en clases de música, grupos de juego y actividades de Lighthouse con estas dos niñas . De hecho, cuando ves a una de ellas, generalmente ves a las otras dos muy cerca. El lazo entre mi hija, Rebecca, y sus amigas es evidente para todos cuando las ven. Ahora, la mayoría de las personas se refiere a ellas como “las tres amigas”.

Mi hija me ha enseñado mucho sobre la amistad. Ella es la razón por la que he conocido a mis mejores amigas. También me ha mostrado que los amigos no tienen que hablar para comunicarse. No tienen que caminar para estar juntos. En realidad no tienen que hacer nada para darse cuenta del compañerismo de la otra persona. En realidad, la amistad no es tan complicada. Rebecca, Alexandra y Annette han creado un lazo realmente único durante los último años. Recibieron la bendición de tenerse entre sí y parecen saberlo.

Me he acercado mucho a las madres de estas maravillosas niñas. Hemos llegado a ser mejores amigas también. Dependemos entre nosotras para obtener apoyo, compañía y, bueno, yo dependo de ellas para todo. No hay nada que yo no haría por estas dos madres y tengo confianza de que este sentimiento es mutuo. Los hermanos de las niñas también se han conectado y asisten juntos a eventos como Sibshop (Taller para Hermanos). Juntos celebramos los cumpleaños y los acontecimientos importantes como una familia. Todo esto porque nuestras hijas comparten sus discapacidades.

Hay una canción de Girl Scout que aprendí cuando era joven que habla sobre la amistad como el oro y la plata. Mi hija y yo hemos encontrado nuestro oro y nuestra plata.


| Invierno 2005 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010