TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2004Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Introducción del Editor de Sección: La Sección Familia de esta edición continúa presentando una serie de artículos, centrados en la familia, que abordan el tema del curriculum central expandido para estudiantes con impedimentos visuales, incluyendo a los con sordoceguera y discapacidades múltiples. La última edición se refirió a las habilidades de recreación y esparcimiento. Esta edición se concentra en la educación para una carrera. Solicitamos a Gene Brooks y a Brandy Wojcik que compartieran con nuestros lectores sus pensamientos sobre lo que es crítico para ayudar a un niño con impedimentos visuales o sordoceguera para tener éxito como adulto y encontrar su camino laboral. Agradecemos sus análisis y reflexiones. La educación para una carrera comienza cuando el niño nace y es necesaria para todos los niños, incluso para aquellos que pueden no seguir las rutas laborales tradicionales. Para algunos individuos, como Brandy y Gene, la educación para una carrera significa la preparación para el mundo laboral Para otros, como Corry, Melanie y para los hijos de Keith, la educación para una carrera expande su objetivo e incluye la preparación para un estilo de vida autodeterminado en la vida adulta.

Recompensas de la Preparación para el Trabajo de Niños con Discapacidades

Reimpreso con autorización de la edición de Verano 2001 de Pacesetter, una publicación de Pace Center, Inc., Minneapolis, Minnesota.

Resumen: Este artículo enumera once estrategias prácticas y efectivas que los padres pueden utilizar para ayudar a sus hijos a desarrollar las habilidades que necesitarán para tener éxito en el mundo del trabajo. Si bien este artículo fue escrito para niños con cierto rango de discapacidades, las estrategias enumeradas pueden ser usadas para cualquier niño.

Palabras Claves: ciego, sordociego, padres, sugerencias prácticas, educación para una carrera, curriculum central expandido.

Este artículo es un extracto de When I Grow Up, I Am Going to Work (“Cuando Crezca, Voy a Trabajar”), un libro para niños del Proyecto Youth del PACER Center; Diane Hovey, coordinador de proyecto y Caryn Pernu, editor. El libro puede ser adquirido en el PACER Center a $8 por copia ($6 por 10 copias o más). Para obtener más información, contáctese con el PACER Center en 8161 Normandale Blvd., Bloomington, MN 55437-1044; (952) 838-9000 voz; (952) 838-0190 TTY; (952) 838-0199 fax; www.PACER.org. Todos los derechos reservados.

Los padres de un niño con discapacidades pueden experimentar una mezcla de emociones respecto a su crecimiento e ingreso al mundo laboral. Pueden compartir la emoción del niño respecto a sus futuras posibilidades, pero también pueden preocuparse por la vulnerabilidad del niño a posibles fracasos en un trabajo. Ayudar a los niños a desarrollar habilidades para un trabajo es uno de los más grandes regalos que le pueden dar sus padres, ya que enriquece la imagen de sí mismo que tiene el niño y ayuda a construir su potencial para el futuro.

¿Cómo pueden ayudar los padres a que sus hijos pequeños estén preparados para el trabajo?. A continuación se entregan algunas ideas útiles.

1. Enseñar habilidades sociales

Más personas pierden sus empleos debido a conflictos de personalidad y a la incapacidad de trabajar con otras personas que por alguna otra razón. Es muy importante entregar al niño oportunidades de interacción social. Los grupos preescolares, los grupos religiosos, los grupos de scouts y los programas recreativos de la comunidad son ejemplos de lugares adecuados para adquirir habilidades sociales.

2. Dar al niño tareas específicas

Los padres pueden ayudar a sus hijos a elegir tareas que puedan realizar con poca ayuda. Incluso a los niños que tienen limitaciones físicas que requieren ayuda se les pueden asignar tareas. Por ejemplo, se puede usar la bandeja de la silla de ruedas para transportar platos a la mesa o para llevar la ropa lavada y doblada a la habitación correcta. Los terapistas ocupacionales pueden entregar ayuda si se necesitan adaptaciones para realizar la tarea. Los niños no sólo estarán orgullosos de su trabajo, sino que además contribuirán a las necesidades de la familia.

3. Dar al niño oportunidades diarias para que haga elecciones.

Los padres pueden comenzar pidiendo a sus hijos que hagan elecciones simples y familiares como qué ropa ponerse o qué comer . Deben asegurarse de que los niños sean capaces de hacer estas elecciones y tener cuidado de evitar ofrecer opciones que no son posibles. Al principio, los padres pueden limitar las opciones ofreciendo a los niños que elijan entre dos cosas. Después, el número de opciones puede aumentar a medida que los niños desarrollan habilidades.

4. Enseñar habilidades de comunicación

Los niños necesitan adquirir habilidades de comunicación y también aprender a expresar sus sentimientos de una forma socialmente aceptable, aceptar las críticas sin mostrarse enojado o decepcionado, cooperar con los demás, pedir ayuda cuando lo necesiten y solicitar más trabajo una vez que hayan terminado las tareas iniciales. Las dramatizaciones pueden ser una herramienta efectiva para adquirir habilidades de comunicación.

5. Ayudar al niño a identificar sus intereses

Los padres pueden entregar a sus hijos la oportunidad de realizar diversas actividades de modo que puedan explorar diferentes intereses. Los pasatiempos son una manera entretenida de aprender habilidades y pueden llevar a oportunidades de trabajo. Por ejemplo, los niños a quienes les agradan los deportes con el tiempo pueden trabajar en una tienda deportiva o en un campamento de deportes.

6. Mantener un registro escrito

Los padres pueden mantener una lista de los intereses de sus hijos y de los lugares donde parecen estar más cómodos. También pueden registrar las habilidades y fortalezas de los niños y qué los motiva a mantenerse concentrados en sus tareas. De esta manera, los padres pueden aprender más sobre sus hijos y también apreciar mejor el progreso que logran.

7. Enseñar a los niños a ser puntuales

Los padres pueden enseñar a sus hijos a ajustar el reloj de alarma y despertar a la hora para ir a la escuela. Los niños pueden aprender a prepararse para el día siguiente dejando su ropa lista la noche anterior. Los padres pueden ayudar a sus hijos a llamar si no pueden asistir a una actividad.

8. Permitir que los niños experimenten consecuencias naturales

A menudo los padres quieren proteger a sus hijos de todo dolor o tristeza, pero esto es parte natural de la vida, también para los niños con discapacidades. Cuando los niños hacen una elección y resulta ser una mala decisión, los padres pueden dar a sus hijos la oportunidad de que aprendan sobre las consecuencias naturales. Todos aprendemos de los errores. Los padres pueden estar presentes para apoyar a sus hijos, pero dejarlos que cometan errores y que aprendan de ellos.

9. Conversar con los niños sobre los trabajos

Los padres pueden conversar con sus hijos sobre diferentes trabajos. Pueden destacar lo que las personas hacen en sus trabajos y pedir a los niños sus opiniones sobre las tareas. Los niños pueden visitar el lugar de trabajo de sus padres y ayudarlos.

10. Incentivar las actividades voluntarias

Las actividades voluntarias pueden enseñar a los niños mucho respecto a lo que se espera de ellos en el trabajo, sin presionarlos demasiado. Las experiencias voluntarias pueden entregar oportunidades para adquirir habilidades para un trabajo, conocer a nuevas personas, aprender a comunicarse con personas que no están acostumbradas a estar con personas discapacitadas y aprender a realizar una tarea en cierto período y hacerla bien. Es una gran oportunidad para explorar diferentes carreras.

11. Promover en los niños la capacidad de defenderse

Entregando elecciones y oportunidades y enseñando habilidades para tomar decisiones, los padres ayudan a sus hijos a construir la base para defenderse. Los padres pueden enseñar a sus hijos sobre sus discapacidades y cómo comunicar sus necesidades. Pueden entregarles oportunidades para que expresen sus pensamientos y opiniones y ejerzan un control sobre su ambiente. Más tarde en el lugar de trabajo, estas habilidades ayudarán a los adultos jóvenes a pedir lo que necesitan, particularmente equipos especiales o cambios en el lugar donde trabajan que los ayudarán a realizar sus tareas de mejor manera.

Comenzar temprano en la preparación de los niños para un trabajo asegurará que tengan mejores oportunidades para tener éxito en su empleo. Lo más importante: los padres pueden esperar que sus hijos crezcan para trabajar y pueden ayudar a sus hijos a construir sus sueños.


| Invierno 2004 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010