TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2003 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Encabezar el Camino al Éxito

Por Will Conrad, Alumno, Universidad Rice, Houston, TX

Con prólogo de Ann Adkins, Consultora TSBVI Outreach y ex TVI de Will

Prólogo: a Will Conrad, alumno de segundo año de la Universidad Rice, se le pregunta frecuentemente sobre sus experiencias como alumno impedido visual. Will era uno de los diez alumnos de nuevo ingreso presentados en la edición de primavera 2002 de The Sallyport, la revista de los alumnos de Rice, y la publicación le dará seguimiento durante los cuatro años siguientes. Como ganador del Premio como ex Alumno del Año TAER y miembro del Comité LITE (Leadership in Transition with Excellence - Liderazgo en Transición con Excelencia) de la Texas Department of Assistive and Rehabilitative Services (formerly known as Texas Commision for the Blind) , las actividades extracurriculares de Will son tan amplias como lo fueron mientras era alumno en la Westlake High School en Austin (Clase del 2001). Ahora incluyen más actividades para ayudarlo a prepararse para la carrera de leyes. Durante dos veranos, ha servido como interno en la the State Office of Risk Management (SORM- Oficina Estatal de Manejo de Riesgos) de la General Council Division (División de Consejo General), y tiene planeado estudiar en Escocia el próximo otoño. Hemos incluido también algunos fragmentos de una carta personal que escribió para solicitar una beca que dice mucho acerca de este joven.

Aunque estos artículos muestran algunos de los logros de Will y su “lado académico,” no pueden expresar su personalidad ni su sentido del humor. Por ejemplo, cuando resbaló del escenario sobre el área destinada a la orquesta después de haber sido aceptado en la National Junior Honor Society (Sociedad Nacional de Honor Junior), Will, alumno de séptimo grado, respondió a las exclamaciones de la audiencia: “Creo que debí haber usado un bastón, ¿eh?.” Se refiere a su caída fuera del escenario como su “clavado de cisne.” Como su TVI durante cinco años, disfruto compartir las “historias de Will” con mis colegas, con otros alumnos y padres de familia. Un año, en viaje de misionero a México, le ayudó al grupo juvenil de su iglesia a construir una cerca. Desafortunadamente, le dio un martillazo en el brazo a una chica que estaba junto a él en lugar de darle a la cerca. Cuando me enteré que llevaría a una chica de su iglesia a su fiesta de graduación, no pude resistir la tentación de preguntarle si utilizaría un martillo para convencerla de que saliera con él. No era la misma chica, pero Will estaba preparado para mis preguntas, igual a como continúa preparándose para sus estudios en Rice y para su vida como joven adulto impedido visual. Sus retos incluyen hacer la transición de letra impresa a Braille, utilizar un bastón, dominar tecnología compleja y aprender a ser su propio defensor-los mismos retos que enfrentan muchos alumnos impedidos visuales. Ser impedido visual es sólo uno de los aspectos de la vida de Will, sin embargo, y sólo un componente de su éxito. Avanza con sentido del humor, así como con habilidades excelentes, y verdaderamente “encabeza el camino al éxito.”

Fragmento del artículo de The Sallyport, “All Roads Lead to Texas”:

Will Conrad está verdaderamente orgulloso de Texas. Cuando otro alumno de recién ingreso le preguntó por qué había decidido venir a Texas de la Costa Este para asistir a la universidad, Will respondió, “Porque todo el mundo viene a Texas. Es el estado más grande. No lo puedes negar —¡todos ustedes están aquí!” Y Texas no es lo único por lo que está fascinado Will. “Mi primer semestre ha sido sensacional, y realmente estoy emocionado acerca de mi especialidad, ciencia política.”
El entusiasmo, la confianza y la determinación de Will no lo colocan necesariamente aparte en Rice -la mayoría de los alumnos de Rice están muy comprometidos y apasionados con su educación y con su futuro. Pero Will, quien está legalmente ciego, tiene que trabajar un poco más duro en todo lo que hace, que es lo que consigue sus logros -y un celo genuino- tan extraordinario. Desde desplazarse por el campus de Rice hasta asegurarse de obtener sus libros en cinta de audio antes de que comience cada semestre, Will llena sus manos. Pero no es su impedimento visual el que le coloca un reto este semestre -ha estado lidiando con eso desde su nacimiento- en su lugar, son las 15 horas de créditos, los trabajos de 35 páginas, y un horario extracurricular muy ocupado.
Will está comprometido con el Rice College Republican, el Reform University Fellowship, el Baker Associate Committee, el Campus Crusade for Christ, y en el Intervarsity Christian Fellowship - actividades que reflejan la fuerte influencia que su fe tiene en su vida. Él le da el crédito a un viaje de misionero en preparatoria a Ciudad Juárez, México, el haberse convertido en la persona que ahora es. El viaje, que incluía abrir una escuela de Biblia de vacaciones, puso a su fe en acción y estableció una identidad que, dice, “ha llegado a mis grupos y amigos en Rice.”
Will también ha puesto interés en poner las leyes en acción al servir en la Corte Universitaria, explica, “me permite adquirir alguna experiencia con las leyes mientras aprendo el sistema judicial de Rice y colaboro con la universidad en su disciplina.” Suena perfecto para alguien cuyo entusiasmo por la justicia es tan grande como el estado de Texas.

Will escribió lo siguiente como respuesta a una pregunta en una solicitud de beca:

Al acabar de cumplir mi primer año en la Universidad de Rice, he experimentado y aprendido muchas cosas nuevas. Desplazarme por el campus no resultó ser un reto después de mi primera semana cuando me perdí una vez. Usando el conocimiento de que los carros viajan en un sólo circuito alreador del interior del campus, fui capaz de resolver la situación rápidamente y regresar a mi dormitorio. Después de esta experiencia tuve la confianza no sólo de moverme por mí mismo alrededor del campus, sino de proporcionar orientación a los visitantes.

La academia rigurosa en Rice me retó y estimuló para buscar nuevos conocimientos. He escogido estudiar el campo de la ciencia política como resultado de los cursos en la preparatoria, y mi pasión por la materia sólo ha aumentado. Esta emoción acerca de mis estudios resulta de los profesores y su disposición a invertir tiempo con todos los alumnos. Los profesores no sólo invitan a los alumnos a sus cubículos durante las horas de oficina; generalmente almuerzan en una universidad donde cualquier alumno puede acompañarlos. He almorzado con varios profesores y hemos discutido de todo, desde la universidad hasta de política. Esta relación con mis profesores promueve mi propia dedicación para lograr las adaptaciones necesarias.

Aunque he obtenido calificaciones de A en Rice, en realidad he aprendido más fuera del salón de clases por medio de la participación en actividades de servicio extracurriculares. La Corte Universitaria de Rice representa una actividad que he disfrutado en particular. La Corte-U de Rice valora los castigos por violaciones del código de conducta estudiantil, las normas sobre alcohol y la ley criminal. Usamos el servicio comunitario como formas de sentencias constructivas. Yo sirvo en la corte como el vicepresidente que investiga los diferentes casos. He trabajado con el presidente de la corte para comprar una computadora con características de digitalización para que yo pueda leer de manera independiente los informes de la policía.

También he servido a la comunidad de Rice mediante mi participación en los diversos ministerios del campus. Un jueves de cada mes acompaño a otros miembros de la Intervarsity Christian Fellowship a la Estación Palmer Way para servir desayunos a quienes no tienen hogar. Con la Reformed University Fellowship, tengo el plan de realizar un viaje de una semana a Praga en la República Checa. Mientras esté en el viaje, serviré no sólo a la comunidad de Rice, sino también a la comunidad internacional. He experimentado tres beneficios principales al ayudar a otros: me hace sentir bien, logra algo para las otras personas, y ayuda a que mi relación con Dios se fortalezca.

He tratado de probar a los profesores, a mis compañeros alumnos y particularmente a otras personas discapacitadas, que un alumno ciego puede ser un líder en la academia, en el trabajo de servicios escolares, y en otras actividades de servicio comunitario. Creo que he tenido éxito. (Nota del Editor: ¡Nosotros también así lo creemos, Will!)


| Invierno 2003 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010