TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Juntos, Vemos

Por Michael Beukenkamp, Alumno, Amarillo, Texas

Mi nombre es Michael Beukenkamp. Estoy en el onceavo grado en la Escuela Secundaria Amarillo (Amarillo High School). Tengo diecisiete años y tengo un perro guía. Su nombre es Sporty. Es una cruza de Cobrador dorado y Labrador negro. Tiene dos años, pesa setenta y cinco libras y mide veinticuatro pulgadas hasta el hombro. Sporty fue entrenado especialmente para conducirme alrededor de los obstáculos en medio de una banqueta, en un salón de clases o donde quiera que me encuentre caminando. Sporty nació en el campus Seeing Eye, y pasó ahí las primeras seis semanas de su vida. Después de eso, se fue a vivir con una familia 4-H. La familia 4-H le enseñó a hacer cosas básicas como sentarse y quedarse quieto. También lo enseñaron a comportarse bien. Mientras Sporty estuvo con la familia 4-H, asistió a diferentes eventos sociales para exponerse a la gente y a otros ruidos comunes con los que se enfrentaría en su trabajo. Permaneció con la familia durante un año y medio, más o menos.

Sporty Cuando Sporty tenía dieciséis o diecisiete meses de edad, regresó al campus Seeing Eye y vivió en el criadero. Regresó para aprender a ser un perro guía. Aprendió a detenerse en bordes y escaleras. También aprendió a fijarse en el tráfico. Otra cosa que se le enseñó fue a tener cuidado con obstáculos por encima de su cabeza. Pasó cuatro meses de riguroso entrenamiento para llegar al nivel en el que se encuentra ahora.

Durante el quinto mes de entrenamiento de Sporty, asistí a Seeing Eye para entrenar con él. Permanecí en la escuela durante veintisiete días. Pasé todos esas jornadas aprendiendo tanto como pude acerca del entrenamiento de Sporty y cómo cuidarlo. Sporty se quedó conmigo veinticuatro horas al día mientras yo estaba en la escuela. Yo tenía a mi cargo darle de comer y cepillarlo Mientras estuve ahí, salía a caminar dos veces al día y asistía a clases nocturnas.

Muchas personas me han preguntado si Sporty realmente me ha sido benéfico. Definitivamente. Me da mucha confianza. Cuando estamos caminando por una banqueta y llegamos a una orilla, Sporty se detiene. Yo uso mi pie para ver por qué se ha detenido. Hace lo mismo en el caso de escaleras o de lugares de difícil acceso sobre la banqueta. Después de que sé por qué se ha parado, le digo “Adelante.” Él pasa sobre la orilla o cualquier otra cosa que haya sido. Sporty también se fija en el tráfico. Es mi responsabilidad hacer el primera movimiento cuando se trata de cruzar una calle. Si él cree que no es seguro hacerlo, no avanzará. Incluso puede colocarse enfrente de mí para detenerme. Si ya estamos en la calle y alguien se pasa una luz roja, o un semáforo se pone en rojo, Sporty se detendrá, bajará la velocidad, acelerará o incluso regresará. Si hago caso a lo que Sporty me está diciendo, lo más probable es que yo esté seguro. La labor con el tráfico es una de las cosas más importantes que hace. Tengo confianza absoluta en lo que hace Sporty. Sé que si está tratando de decirme que me mueva a un lado de la banqueta, hay una razón para hacerlo.

De manera frecuente, me preguntan qué significa un comando que le he dado a Sporty. “Adelante” significa avanzar y también pasar encima de un obstáculo por el que me ha detenido. “Hupup” significa moverse más cerca al obstáculo por el cual me detuvo. Por ejemplo, Sporty pudo haberse detenido por una rama de árbol, por lo que le digo: “Sporty, Hupup.” Entonces se acerca más. “Izquierda” y “Derecha” básicamente significa moverse en una u otra dirección. Si estoy caminando en grupo, puedo decirle a Sporty “Síguelo.” Seguirá a quien quiera que esté conmigo pero sólo a unos pasos por detrás. Eso funciona bien en restaurantes cuando te están ofreciendo un lugar para sentarte. Lo uso mucho en los aeropuertos. Cuando me estoy preparando para pasar por la seguridad, lo palpo y le digo “Descansa.” Hago más larga su correa y lo dejo atrás de mí mientras paso por la puerta. Después lo llamo. También puedo decirle “Déjalo.” Si hay un perro ladrando más adelante, le diré “Sporty, déjalo,” y no le prestará atención.

La vida cotidiana con Sporty es una rutina. Se le da de a comer a una hora determinada. Sale a otra hora fija. Él también se acostumbra a la rutina. Cuando llevo a Sporty afuera, le digo “Es hora de ir al parque”. La “hora del parque” es el momento para que él vaya al bañó. Sabe que cuando le doy la orden, sólo tiene unos cuantos minutos. Saco a Sporty unas cuatro veces al día. En la mañana lo llevo al parque y le doy tres tazas de agua y dos de comida. En la tarde es nuevamente la hora de ir al parque y sólo le doy tres tazas de agua. A las cinco lo saco y le doy a Sporty otras tres tazas de agua y dos de comida. Lo paseo nuevamente a la hora de irse a la cama y le doy tres tazas más de agua. Cada mañana, después de la primera hora de ir al parque, cepillo a Sporty. Esto hace que su pelo se vea mejor. También evita que el perro huela mal. Uso dos cepillos, uno de metal y otro suave. Me enseñaron a cepillarle los dientes. Hay dos sabores distintas de pastas de dientes. He usado los sabores de pollo y de hígado. También baño a Sporty cuando creo que lo necesita. Una de las cosas más importantes que hago todos los días es practicar la obediencia. Durante la misma, lo hago sentarse, acostarse, descansar o permanecer quieto y hacerlo venir a mí. Durante la obediencia puedo darme cuenta en qué grado me hará caso durante el día. La obediencia lo obliga a conservar en buena forma su entrenamiento.

Cuando uno va a Seeing Eye, uno va sólo. Yo cambié de avión en Dallas/Fort Worth y después fui a Newark, NJ. Me dirigí a una compañía de transporte cuando recogí mi equipaje. Viajamos durante media hora para llegar a Morristown, donde se encuentra Seeing Eye. Ahí, uno tiene su cuarto y teléfono propios. Las personas son muy amables. A uno le dan su perro a los pocos días de haber llegado. Los instructores tratan de conseguirte el perro perfecto que congeniará con tu situación escolar, laborar y residencial. Me dieron a Sporty porque se tranquiliza rápidamente en la escuela.

Los alumnos nuevos se quedan en Seeing Eye por veintisiete días. Durante los mismos, uno se enfrenta a prácticamente todas las situaciones que hallará en la vida cotidiana. En la primera mitad del entrenamiento se camina por rutas predefinidas. Van desde las muy fáciles hasta las más difíciles. Uno aprende a escuchar el tráfico, a dar órdenes, a saber cómo manejar al perro entre otros canes, y cualquier cosa que uno necesitará saber acerca de viajar con un perro guía.

En la segunda mitad de la capacitación, los instructores de Seeing Eye hacen cosas más específicas para cada persona. Yo fui a restaurantes, a tiendas departamentales, de comestibles, edificios de oficinas, vías de ferrocarril y autobuses, y caminé por senderos naturales. También fui a un viaje de un día a la ciudad de Nueva York, en donde nos subimos al tren subterráneo. La plataforma estaba muy congestionada. Había trenes que corrían en ambos lados y uno tenía que confiar en que el perro no iba a permitir que me cayera de la plataforma. Sporty no se acercaba a la orilla.

He tenido ya varias experiencias durante el corto período en que he tenido a Sporty. Hace un par de días estaba caminando por mi vecindario, sólo; escuché que se acercaba otro perro detrás de mí. Sporty volteó a verlo y le dije que no lo molestara. Sporty volteó y seguimos andando. El otro perro continuó siguiéndome. Incluso cruzo varias calle detrás de mí. Me siguió todo el camino, hasta la casa. Cuando llegué a la misma, me di cuenta de que era un bulterrier grandote. Sporty actuó como si no hubiera sabido que el perro estaba ahí.

Las ley especifica que los animales de servicio pueden ir a cualquier parte a la que pueda ingresar el público. Eso incluye escuelas, aeropuertos, tiendas de todo tipo, restaurantes y a donde quiera que uno vaya. Llevo conmigo un libro que tiene todas las leyes de los Estados Unidos y de Canadá. Canadá tiene las mismas leyes que los Estados Unidos. Viajar a otros países puede ser difícil en algunas ocasiones. Inglaterra es un buen ejemplo de ello. Si uno va con un perro guía, tendrá que estar en cuarentena durante seis meses. Australia tiene un mes de cuarentena. Hawaii tenía cuarentena, pero fue abolida recientemente.

Adquirir un perro guía es una de las mejores decisiones que he tomado. No estaba seguro qué esperar al tener un perro así. Como siempre había tenido un perro familiar, tuve que hacer algunos ajustes. Los perros guías no pueden representar la mejor opción para todo el mundo, pero ha sido un buen avance en mi vida. Sporty me da mucho mayor independencia de la que había imaginado obtener con él. Los dos juntos hacemos cosas que nunca imaginé que podríamos hacer.

FUENTES

Del sitio web del Consejo Americano para Invidentes http://www.acb.org/resources/guidedogs.html

A Guide to Guide Dog Schools (Una guía para escuelas de perros guía), 2da. Edición, 1994, por Toni y Ed Eames, disponible por medio del Servicio de la Biblioteca Nacional (National Library Service) en braille o en audiocassette, o bien a la venta por $10 impreso o en disco de computadora de:

Disabled on the Go
3376 N. Wishon
Fresno, CA 93704

Guide Dog Users, Inc. es una red de apoyo y una organización civil que promueve la aceptación de los invidentes y de sus perros; trabaja por el reforzamiento, expansión y estandarización de las leyes que admiten a los perros guías en los edificios públicos, propugna por servicios de entrenamiento y de seguimiento de calidad, publica un boletín cuatrimestral en audiocassette llamado Pawtracks, y tiene un catálogo de artículos disponible en venta en braille, letra impresa grande, cassette y discos IBM.

Guide Dog Users, Inc. (GDUI) (Usuarios de Perros Guía)
14311 Astrodome Dr.
Silver Spring, MD 20906-2245
Teléfono: (301) 598-5771 y (888) 858-1008
Correo electrónico: jcsheehan@smart.net
Sitio web: http://www.gdui.org/

Del sitio web de la Federación Nacional de Invidentes http://www.nfb.org/guidedog.htm

National Association of Guide Dog Users (Asociación Nacional de Usuarios de Perros Guía)
National Federation of the Blind (Federación Nacional de Invidentes) Presidenta - Suzanne Whalen
9407 Mixon Drive, Apartment 216
Dallas, TX 75220-5004
Teléfono: (214) 358-5002


| Invierno 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010