TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Cambio . . .

Por Terry Murphy, Director Ejecutivo, Comisión Texas para los Invidentes

Una copia enmarcada de la bien conocida Serenity Prayer (Oración de Serenidad) permanece sobre una mesa junto a mi escritorio; otra copia está pegada a mi calendario cotidiano, y la puedo citar de memoria. Se ha convertido en un parte integral de mi vida aquí en la Comisión Texas para los Invidentes debido a su relevancia a lo que considero posible para cada empleado aquí así como para los consumidores con quienes trabajo de manera asociada. Concédeme serenidad, valor y sabiduría...

"Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar." No puedo decir que conservo un halo de tranquilidad acerca de las cosas que no puedo cambiar, pero estoy más adelante en el camino de lo que estaba originalmente. Por ejemplo, la ceguera existe en nuestra sociedad, y los gobiernos estatales disponen de recursos finitos. He luchado en contra de tales hechos en el pasado, pero he llegado, de manera reluctante, a un punto de aceptación debido a que no puedo modificar ninguno de los dos hechos. La esencia de esta primera frase está también en el centro de uno de nuestros servicios esenciales " los "cómo" adaptarse a la ceguera. Veo a gente empezando a florecer y a abrirse a sí misma para aprender dónde ella y su familia comienzan a aceptar la ceguera como algo que no pueden cambiar. Ser invidente es aceptable.

"Valor para cambiar las cosas que pueda." Durante mis casi 30 años en la Comisión, he sido el responsable, por cuenta propia, de cambiar métodos para ofrecer servicios, para el manejo de personal y para definir prioridades de financiamiento. El cambio, para mí, es por lo general energizante, así que tengo que recordarme a mí mismo que a otros a veces les parece amenazador. De manera reciente, el personal administrativo de la institución se reunió a fin de año para celebrar el trabajo bien realizado. Después de los premios por reconocimiento, se capacitó al grupo, durante el resto del día, con técnicas para adaptarse al cambio. Durante la reunión escuché una voz confundida en la parte posterior que decía, "Si hicimos un trabajo tan bueno este año, ¿por qué se nos pide que cambiemos?" Buena pregunta. Una de las razones es que nosotros no somos siempre quienes pedimos el cambio.

Las funciones administrativas en todos los servicios humanitarios y de salud se encuentran bajo escrutinio hoy en día, en un esfuerzo para reducir el exceso administrativo. Nuestro trabajo consiste en cooperar completamente proporcionando información sobre nuestra misión, sobre los servicios que otorgamos, y la forma en que estamos cumpliendo con el trabajo de manera eficiente y efectiva. Si el cambio obligado viene a nuestro encuentro, nos adaptaremos, pero debemos ser diligentes en las discusiones actuales para educar a quienes toman las decisiones acerca de la condición única de la ceguera y de la falta de recursos alternativos disponibles en otro lugar si se disminuyen los servicios de la institución. Cada cambio propuesto debe ser analizado cuidadosamente a partir de sus efectos en los servicios especializados. Es imperativo que salveguardemos los logros que han obtenido los consumidores y empleados estatales invidentes en Texas en el centro de trabajo, escuelas y comunidades vía servicios disponibles a través de la Comisión Texas para los Invidentes.

"La sabiduría para distinguir la diferencia." Propugnar el cambio únicamente para mover las aguas es irresponsable. Incluso la modificación más simple deberá hacerse con el propósito de producir resultados positivos. Por ejemplo, estamos pensando en hacer un cambio que puede parecer simple en la superficie, pero cuyas raíces son profundas. Planeamos renombrar el Programa para Niños Invidentes e Impedidos Visuales. Podemos hacer algunas preguntas acerca de realizar un cambio. El sentido común puede decirnos que lo dejemos en paz debido a que nuestro programa sirve como parámetro para otros estados con un programa para niños o que están pensando en establecerlo. Sin embargo, un cambio de nombre es una decisión sabia bajo este clima de cambio de consolidación y renovación del gobierno de Texas. Hacemos algo que nadie más hace y el nombre de nuestro programa necesita reflejarlo. Después de exprimir nuestros fondos durante años para proporcionar servicios que no se ofrecen en otro lado, otras instituciones han comenzado a asignar fondos para ofrecer mucha de la asistencia médica y prevención de la ceguera que nosotros proporcionamos alguna vez para los niños invidentes e impedidos visuales. Ya estamos listos para enfocar nuestro presupuesto en nuestra tarea principal: ayudar a los niños con pérdida visual severa y permanente.

Necesitamos también un nuevo nombre de programa que le diga a los legisladores y a quienes toman las decisiones, cómo estamos cumpliendo nuestra obligación de proporcionar servicios que ayudarán a los niños con impedimentos visuales a lograr la autosuficiencia financiera, así como una vida más plena y enriquecedora. Prometemos un programa que crea que la vasta mayoría de niños invidentes pueden mirar hacia delante y hacia un futuro vocacional apropiado a sus capacidades. Prometemos que todos nuestros servicios tendrán un impacto positivo en la confianza de los niños, desde un recién nacido hasta un(a) alumno(a) de secundaria, así como a sus familias conforme se adaptan a la ceguera. Prometemos un programa que responda a los niños con discapacidades múltiples severas, incluyendo a niños sordoinvidentes. Estamos allí para ayudar a que todos los niños con impedimentos visuales alcancen su potencial más alto a nivel individual, sin importar lo que depare el futuro. Los servicios de la Comisión pueden iniciar en el instante en que nazca el(a) niño(a), y proporcionar servicios adecuados a la edad, a la capacidad y a la ceguera, es nuestra especialidad.

Sí, la ceguera es un hecho que debe aceptarse, pero podemos todavía cambiar lo que esté a nuestro alcance, para sentar las bases de un futuro mejor. Y, hay sabiduría en un simple cambio de nombre si le dice al mundo que tenemos confianza de que nuestros servicios tendrán un impacto indeleble en el potencial individual y vocacional de su hijo(a). Para cuando se haya publicado este artículo, ya habremos tomado la decisión, así que no se sorprenda ni se alarme cuando usted escuche que hay un nuevo programa en la ciudad. Sólo seremos nosotros, ofreciendo los mismos servicios de calidad por los que somos reconocidos, pero trabajando duro para proporcionarlos incluso de mejores formas. El programa de nuestros niños contribuye a construir unos cimientos vigorosos de habilidades que permanecen durante toda una vida.


| Invierno 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010