TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2001 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

“¡Usted tiene mensajes!”

Por Terry Murphy, Director Ejecutivo, Comisión de Texas para los Ciegos

No puedo creer que ya me olvidé cuándo comenzó la Comisión de Texas para los Ciegos el uso del correo electrónico como forma oficial de comunicación. Hace tres años, tal vez cuatro. Lo que sí recuerdo fue el entusiasmo que sentimos. Nuestros empleados ciegos ahora podían obtener información a la misma velocidad que los demás empleados sin la ayuda de lectores; se podía llamar a reuniones sin hacer varias llamadas telefónicas y los mensajes importantes que venían de otras regiones del país llegaban en minutos en vez de en varios días. Hasta podíamos conectarnos desde casa si pensábamos que la oficina se desplomaría sin nuestra presencia.

Mi entusiasmo sigue fuerte por este milagro tecnológico del siglo veinte y por las puertas que abre para los ciegos, pero últimamente me he encontrado con algunas de sus limitaciones que a veces me vuelven un converso levemente cauteloso y reacio. Por ejemplo, ayer me dí cuenta que había pasado media hora componiendo la respuesta a un mensaje que podría haber hecho en cinco minutos por teléfono. Todo empezó cuando mi computadora me dijo que tenía un mensaje de una persona conocida, un antiguo colega con el cual no había hablado durante años. Después apareció otro de un amigo. Ambos mensajes estaban repletos de inquietudes y preguntas acerca de un e-mail que yo había mandado a varias personas la semana anterior y que contenía una hoja de datos preparada por el Centro de Rehabilitación Criss Cole sobre nuestros pasospara llevar la filosofía de la agencia del Texas Confidence Builders a su próximo nivel.

Como los e-mails se habían vuelto un hábito, mi primer impulso fue escribir una respuesta, pero me di cuenta en seguida que sería imposible explicar en un mensaje electrónico los planes que habíamos estado desarrollando durante tres o cuatro años. Me llevaría varios días escribir la respuesta. Cuando recibí un tercer mensaje, agarré el teléfono. Era obvio que necesitaba tener una conversación cara-a-cara con algunas personas claves. Ya que eran colegas y aliados en la lucha por reducir el desempleo entre ciegos e incrementar su independencia, intercambiar una serie de e-mails obviamente no era la respuesta.

El “próximo nivel”de Texas Confidence Builders que estaban aumentando mi popularidad electrónica era una hoja de informaciones que había compartido con varias personas acerca de las futuras clases en el Centro de Rehabilitación Criss Cole. El anuncio decía que en el futuro el currículo habitual del Centro para todos los clientes que deseen recibir los servicios del Centro incluiría habilidades básicas para ciegos y actividades para incrementar la confianza utilizando técnicas no visuales. A pesar de que la hoja decía que a los clientes que tienen vista residual se les suministrará una evaluación de vista limitada y se los referirá a la clínica de vista limitada cuando sea apropiado y que se les proveerá entrenamiento en la eficiencia visual y el uso de ayudas y dispositivos para personas con vista limitada una vez que hayan dominado las técnicas no visuales, causó mucha inquietud la idea de pedirles a los clientes con vista utilizable que hagan entrenamiento no visual porque significa vendarse los ojos o no trabajar con el perro guía en alguna clase en particular mientras se los entrenaba.

Para ustedes que no conocen nuestro principal centro de rehabilitación en Austin, todos los clientes que asistan al CCRC deberán ser ciegos según la definición estatal: una persona que tiene agudeza visual que no exceda 20/200 en el ojo mejor con lentes correctoras o agudeza visual mayor que 20/200 pero con limitación del campo visual de modo que el diámetro más ancho del campo visual abarca un ángulo no mayor de 20 grados. En términos más simples, ser ciego puede significar no ver absolutamente nada, ver luz y sombra y tener un poco de vista limitada.

Si ha estado leyendo VER y Oír durante mucho tiempo, tal vez recuerde mi artículo de la primavera de 1999, “Eligiendo llevar una bolsa de golf completa: Una elección informada”en el que digo: escoger el palo correcto para la distancia en golf es como escoger la aptitud correcta para hacer una tarea. El ciego siempre tiene mayor probabilidad de alcanzar su máxima capacidad cuando se le da instrucción, práctica, experiencia y una gama completa de capacidades que puede aplicar para trasladarse, leer, escribir, comunicarse y suplir sus propias necesidades. Por este motivo, luego de varios años de estudio, estamos convencidos que si una persona opta por el entrenamiento de la CRCC y completa los cursos que hemos diseñado para ella, tendrá menos problemas por delante para los cuales no ha sido preparada, incluyendo personas con cierto grado de visión. Si una persona puede leer 20 palabras en un minuto con ayuda óptica, consideramos una ventaja la habilidad de leer braille a un ritmo de 60 palabras por minuto, no un problema. Cuál aptitud va a usar dependerá de la persona y la ocasión. No hay nada para elegir, sin embargo si la persona no tiene la opción.

El curso que usamos en Texas Confidence Builders no se realizó de un día para otro. El equipo administrativo de la agencia lleva más de 20 años trabajando en la TCB y en el campo de la ceguera. Algunos de nuestros encargados clave han visitado exhaustivamente cada organización de y para la ceguera en el estado de Texas durante los últimos cinco años y han estado reuniéndose periódicamente con grupos nacionales. Hemos estado estudiando cómo contrarrestar la tendencia desalentadora de que los individuos vuelvan reiteradamente al sistema de rehabilitación al encontrarse sin la capacidad y confianza suficientes para prosperar como una persona ciega en un ambiente cada vez más competitivo. También estamos estudiando cómo contrarrestar la reacción negativa a la palabra ciego, ya que ceguera básicamente significa que su agudeza visual tiene un cierto alcance y usa alternativas para hacer muchas cosas. No hay una solución fácil a ninguno de estos temas.

Lo importante de esta Comisión es que no tenemos miedo de asumir tareas difíciles. No tenemos problema en admitir que algo no da resultado y probamos otra manera, ya que estamos en un campo en el que vale el tiempo y el esfuerzo. Verdaderamente creemos lo que dice el Congreso: La discapacidad es una parte natural en la experiencia humana y las metas de la Nación incluyen adecuadamente proveer a los discapacitados las herramientas necesarias para adquirir igualdad de oportunidades, una total inclusión e integración en la sociedad, empleo, una vida independiente y autosuficiencia económica y social.

Hace poco me han preguntado qué efecto tendrán los planes de Texas Confidence Builders en los niños que reciben los servicios a través de nuestro programa nacionalmente reconocido para niños ciegos y visualmente discapacitados (BVICP) y el programa de transición; me preguntaron además si las capacidades no visuales serán el enfoque primario en estos dos programas. En realidad, nuestro plan es mucho más amplio que este asunto en particular. Ambos programas han participado en pleno durante los dos años que acaban de terminar para proveer actividades que desarrollen la confianza en padres e hijos. Estamos comprometidos a trabajar en equipo con los padres y nuestros colegas en el campo de la educación para asegurar que los niños reciban la mejor educación posible. Se llevaron a cabo una multitud de proyectos especiales en colaboración con nuestras organizaciones educacionales y locales asociadas. Muchos de ustedes han participado en tales eventos: campamentos de verano, talleres para familias y actividades similares. Además nuestro personal de BVICP y de Transición trabaja individualmente con las familias para ayudarles a conseguir muchas oportunidades para que sus hijos desarrollen una autoestima positiva y confianza en sus actitudes “sí se puede”.

Nuestro trabajo principal con los niños y sus padres es apoyar a los padres en su búsqueda de conocimientos y comprensión de la condición visual de sus hijos y proveer servicios complementarios al sistema educacional y otros programas estatales. La Comisión piensa seguir siendo un miembro productivo del equipo de cada niño, trabajando en beneficio de la mejor educación posible para los niños ciegos. Como parte de ese compromiso, alentaremos a los padres y educadores a usar al máximo la evaluación de la función visual del niño y la evaluación de medios de aprendizaje para determinar si el niño está aprendiendo a utilizar un medio de lectura que lo lleve a ser un lector eficaz. Como dije en el artículo anterior, si un niño puede leer letra impresa pero se cansa fácilmente o lee muy lentamente, o tiene una condición visual progresiva que terminará en la necesidad de usar braille, alentamos al equipo a que considere enseñarle braille para que el niño pueda mantener su habilidad de lectura. El mismo principio se aplica a otras áreas, tales como el traslado y la tecnología.

Lo que escuchará continuamente de nuestra parte será que exploren todas las alternativas posibles para su hijo, inclusive las técnicas no visuales. Hablen con adultos y grupos de adultos que son ciegos. Entérense de lo que funcionó y no funcionó para ellos. ¡Tengan entusiasmo por las opciones y el futuro!

Mientras escribo esto, ha comenzado un año nuevo. Les deseo a cada uno de los lectores de VER y Oír un maravilloso año 2001. Ah, mi servicio de e-mail y yo volvimos a hacer las paces.


| Invierno 2001 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010