TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2001 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Una diversión para todas las edades

Por Marsha Lindsey, Madre, Carrollton, Texas
marsha@lindseyfamily.net

El sábado 14 de octubre del 2000, el Centro de Servicios de la Educación de la Región 10 presentó la segunda Extravagancia Deportiva anual en la escuela secundaria Nimitz de Irving, Texas. El día fue caluroso y había viento, con el sol tratando de salir desde el cielo nublado. Usamos pantalones cortos y camisetas esperando un día pleno de sol. Mi hijo de dos años y medio, Bryan, estaba registrado para participar en la trayectoria con obstáculos que comenzaba a las 10 de la mañana. Después de la registración, Bryan recibió una camiseta que le gustó tanto que la quiso usar. Lo hizo sentir un niño especial. El es especial todos los días, ¡pero ese día lo sintió más! Como madre de un niño visualmente discapacitado y como una persona visualmente discapacitada como soy yo misma, yo sabía que mi hijo tendría toneladas de diversiones. Pero realmente no sabía qué esperar. Yo solamente había asistido a ciertos eventos como éste en la Escuela para Ciegos y Discapacitados de la Visión de Texas. Por lo tanto, para mí ir a la Extravagancia Deportiva como madre, fue una experiencia nueva y emocionante. Nunca en mi vida pensé que yo me divertiría más que Bryan. Pude ver a mi hijo haciendo muchas cosas que normalmente no tendría oportunidad de hacer. También fue fantástico para el padre de Bryan, Chance, a quien le encanta ver a su hijo destacarse en todo.

Más temprano, el día había comenzado con competencias en campo y pista para estudiantes de 6 a 22 años de edad. Había muchos estudiantes de todo el estado de Texas incluyendo de TSBVI, Denton e Irving. En las competencias de campo y pista se entregaron muchas medallas a veloces estudiantes que tenían una variedad de impedimentos visuales incluyendo algunos que tenían discapacidades múltiples. Parecía que el sol iba a salir cada vez que uno recibía una medalla, lo cual ocurrió con frecuencia. Mi hijo Bryan, que sólo tenía dos años y medio en ese momento, participó en el camino con obstáculos. El no era el único chiquito que estaba disfrutando al tratar de hacer lo mejor que podía. El hizo un buen trabajo. Hasta recibió una medalla especial de Kathy Rodríguz de la Región 10. A pesar de que Bryan probablemente no recordará el evento, yo podré mostrarle que fue un atleta precoz. Su instructor de O&M, Tricia Leone, estuvo allí para ayudarle a superar los obstáculos. Bryan tuvo a muchos animándolo. Lo que fue más significativo de este evento fue aliento de los espectadores. Para los chicos fue más importante divertirse que ganar. Porque en los ojos de los padres, los patrocinadores y los voluntarios, cada niño/a fue alguien especial, sin tener en cuenta qué discapacidad tenía, y fue alentado para que hiciera lo mejor que podía hacer.

Después de una mañana plena de eventos para los más chicos y los jóvenes se sirvió el almuerzo. El Club de Leones ofreció una gran comida, incluyendo hamburguesas, salchichas, chips y bizcochitos. Bryan comió como yo nunca lo había visto comer y normalmente él es un comensal muy quisquilloso. Claro, después de sus numerosas competencias, tenía hambre. Durante el almuerzo, Chance y yo pudimos pasar un rato entre adultos. Hablamos con el Instructor de O&M y con la maestra de los Discapacitados visuales de Bryan de una manera que nunca lo habíamos hecho anteriormente. Todavía fue una relación entre padres y maestros, pero más tranquila. Pudimos aprender más sobre la gente que trabaja con nuestro hijo. Para mí fue muy importante poder tener este momento, ya que normalmente veo a su Instructor de una manera mucho más formal en nuestra casa o en la escuela.

Vi a tanta gente, incluyendo a mis maestros anteriores, a los que no había visto por años. Ellos no sabían que yo tenía hijos. Ahora soy madre de tres hijos, incluyendo a Bryan. Mi esposo y yo lo pasamos los dos muy bien. Después que terminamos de comer y conversar con viejos y nuevos amigos, decidimos irnos. Las competencias continuaron sin nosotros, y muchos más estudiantes ganaron medallas. Ellos se divirtieron aunque no todos pudieron ganar “la de oro”. La mejor parte fue poder participar y competir con otros estudiantes en circunstancias similares.

Me gustaría decir que espero que en el futuro haya más eventos como éste. No tanto por mí sino por mi hijo, para que él pueda ser estimulado por las diferentes actividades. También quiero agradecer a la Región 10 por patrocinar este evento y al Club de Leones por la excelente comida. También debo agradecer a todos los voluntarios que ayudaron a realizar este maravilloso evento. No se podría haber realizado sin su ayuda. ¡¡ Fue realmente UN DIA DIVERTIDO PARA TODAS LAS EDADES!!


| Invierno 2001 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010