TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Invierno 2000 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Lo que los padres deben saber sobre las evaluaciones

Por: Marnee Loftin, Psicóloga de la Escuela de Ciegos e Incapacitados de la Vista de Texas.

Nota del editor: Nuestro a agradecimiento a Marnee por permitirnos reproducir este extracto de su libro Las Evaluaciones de los Estudiantes con Incapacidades de la Vista que será publicado este verano por el Departamento de Planes de Estudio de TSBVI.

La evaluación es un aspecto importantísimo en la planeación del programa educacional del niño. Sin embargo, la mayoría de los padres de niños con incapacidades de la vista descubren que este proceso es uno de los más difíciles y tensos a los que se tienen que enfrentar. Cualquier padre que ha pasado por el desarrollo de un IEP tendrá al menos una historia de horror que contar acerca de los problemas asociados con la evaluación de su hijo. Las evaluaciones se hacen periódicamente, y con frecuencia constituyen la base a largo plazo para las decisiones que se tienen que hacer para el niño. Es importante que los padres adquieran la destreza para entender el proceso y para poder ofrecer información pertinente a la persona encargada de la coordinación y terminación de la evaluación.

¿QUÉ CLASE DE EVALUACIÓN SE CONSIDERA COMPLETA?

Existen una multitud de leyes y reglamentos estatales que gobiernan los tipos de evaluaciones que posiblemente se darán. Sin embargo, el proceso completo pone énfasis hacia las capacidades y necesidades del niño en las siguientes áreas:

La nueva ley IDEA ofrece a los padres y al personal escolar mucha más libertad para planear cuales áreas necesitan verdaderamente ser tomadas en cuenta formalmente. Cada tres años el Comité ARD se reunirá y hará una decisión respecto a la evaluación en cada una de estas áreas. El Comité ARD puede decidir que no se necesita hacer una nueva evaluación, o puede decidir que cada una de estas áreas necesita evaluaciones adicionales.

El hacer la decisión sobre la necesidad de una evaluación es con frecuencia difícil para los miembros del comité ARD. Los padres a menudo se sienten indecisos para permitir que se hagan o repitan los exámenes porque se preocupan que incapacidades adicionales vayan a ser diagnosticadas incorrectamente. Durante el proceso para hacer la decisión, es importante que los padres tengan un entendimiento claro de los posibles beneficios que podrían obtenerse con una evaluación adecuada. Ciertamente existen problemas cuando se trabaja en equipo, pero es importante que si es necesario hacer más evaluaciones estas sean hechas para determinar si existen otras estrategias que puedan ser útiles para mejorar el aprendizaje del niño.

¿QUÉ CONOCIMIENTOS SOBRE LAS INCAPACIDADES DE LA VISTA TIENEN LOS EVALUADORES?

La mayoría de las evaluaciones que se hacen en las escuelas públicas las hace un diagnosticador educacional o un psicólogo. Estos profesionistas tienen considerable entrenamiento en las evaluaciones de los niños, pero sería inexacto decir que tienen una base de conocimiento adecuado respecto a las incapacidades de la vista. Por ley, ellos están obligados a consultar con la maestra de la vista y hacer las modificaciones adecuadas, pero es importante que usted, como padre, antes de hacer la evaluación, los ayude a comprender las incapacidades de la vista de su hijo. Cerciórese que lleva información por escrito para que les pueda dar detalles específicos sobre el padecimiento, el pronóstico, y las implicaciones que estas tienen en el aula de clases. La maestra de incapacitados de la vista también dará este tipo de información a los evaluadores. Pero usted como padre es posible que tenga información que ha obtenido directamente de médicos y especialistas que posiblemente difiera un poco. Recuerde, los evaluadores profesionales están motivados a hacer la mejor evaluación posible de su hijo, pero posiblemente tengan muy poca información sobre las incapacidades de la vista o la multitud de implicaciones que las incapacidades presentan.

¿CÓMO SE COMUNICA ESTA INFORMACIÓN?

Este artículo y una gran variedad de libros excelentes ofrecen información específica sobre técnicas e instrumentos para llevar a cabo una buena evaluación; información que ayudará al diagnosticador o al psicólogo. Sin embargo, siendo que usted es el padre, es muy posible que usted sea la mejor fuente de información básica sobre el padecimiento de su hijo, así como de los patrones de desarrollo durante la los primeros años de vida. Los padres que han estado involucrados por varios años en el proceso del IEP con frecuencia formulan un resumen del padecimiento; en él explican el padecimiento, la etiología, los logros importantes que ha alcanzado el niño, y las técnicas que utilizan para disminuir la ansiedad en el niño. Este tipo de información le es muy útil a los evaluadores que trabajan con el niño en el transcurso de sus años escolares. Muchos padres dicen que el tener un paquete preparado con toda esta información disminuye la tensión y la frustración de tener que repetir la información cada vez que un nuevo profesional trabaja con su hijo.

El evaluador profesional tendrá acceso completo a todos los expedientes educacionales del niño. Estos expedientes serán estudiados para obtener una idea de los tipos de progreso que ha logrado a través de los años. También es útil que suministre información que muestre el progreso que usted ha notado en el hogar. Esto puede hacerse por medio de vídeos que ha filmado de su hijo haciendo sus actividades de vida cotidiana, un portafolio de trabajo "especial" que usted ha acumulado a través de los años o notas de los logros importantes que ha tenido su hijo. Toda esta información ofrece al evaluador profesional un panorama interior del desempeño del niño en diversos medio ambientes. Aún que esta información ciertamente puede ser reportada verbalmente, siempre es mucho más bueno ofrecer documentación.

¿CUÁL ES EL MOTIVO DE LA EVALUACIÓN?

El motivo de cualquier evaluación es determinar las capacidades y necesidades de un niño específico. Con los cambios recientes en IDEA las evaluaciones ya no son hechas simplemente porque "es tiempo para la evaluación de los tres años" Las evaluaciones ahora son hechas porque los miembros del comité ARD creen que es necesario obtener más información para poder desarrollar o modificar un plan de educación individual. Con mayor frecuencia estas necesidades se centran alrededor de la exploración de las dificultades que el niño está teniendo para aprender un concepto específico o un grupo de conceptos. Por ejemplo: puede solicitarse una evaluación de terapia ocupacional porque el niño está teniendo dificultad para aprender el Braille, o puede solicitarse una evaluación de habla y lenguaje porque el niño está teniendo dificultad con su proceso auditorio que lo está dilatando su aprendizaje.

También pueden solicitarse evaluaciones nuevas porque se han encontrado nuevas técnicas que anteriormente no existían para mejorar el funcionamiento del niño. Estas evaluaciones nuevas con frecuencia son en las áreas de vista disminuida y tecnología. Estos campos no solamente constantemente están cambiando y progresando sino que también, al ir madurando y creciendo el niño se le van presentando más opciones.

El último motivo por el cual se puede solicitar que se haga una evaluación y el motivo al que más temor tienen los padres es la posibilidad de que se descubra otra incapacidad. Esto es muy difícil para los padres, especialmente si la incapacidad que se sospecha puede significantemente impactar el aprendizaje en varias áreas.

¿CUÁL ES EL PAPEL E LOS PADRES EN EL PROCESO DE EVALUACIÓN?

Sin importar la edad del niño, los padres tienen dos responsabilidades importantes respecto a las evaluaciones. La primera es participar activamente en las decisiones sobre el tipo de información que se necesita. La segunda es ayudar al evaluador profesional a obtener la información más completa que se pueda sobre la condición visual y los cambios que ha observado en el funcionamiento del niño a través de los años.

Es extremadamente útil que el padre dé al evaluador información específica sobre los asuntos o las preocupaciones que siente sobre su hijo. Por ejemplo, ¿usted siente que el desarrollo de las habilidades de vida cotidiana no está progresando tan rápidamente como usted lo esperaba? ¿Está contento con la manera en que su hijo interactúa con los adultos, pero le preocupa la manera en que socializa con otros niños de su edad? ¿Ha notado que su hijo se está encerrando en sí mismo más y más al ir creciendo? Al hacer preguntas o hablar de temas específicos ayudará a planear la evaluación, no sólo en el tipo de evaluación que se hará, pero también para seleccionar el examen específico que se va a usar en la evaluación.

¿QUÉ VENTAJAS OFRECE LA EVALUACIÓN?

Es posible que los padres no vean las ventajas que ofrece la evaluación formal a comparación de las evaluaciones que se hacen en el aula de clases. Cuando la necesidad de hacer una evaluación adicional es discutida, con frecuencia los padres no están seguros de lo que sienten al respecto. Algunas veces ellos creen que es una manera de añadir al expediente más incapacidades, que es parte de un proceso discriminatorio que contribuirá a aislar aún más a su hijo. Es importante que los equipos ARD analicen las ventajas reales que ofrecerá la evaluación adicional.

Aún que los padres con frecuencia temen la posibilidad de que se diagnostiquen más incapacidades, a lo que más se debe temer es a que otras necesidades o discapacidades específicas NO fueran diagnosticadas. La experiencia de muchos años en el campo de educación especial indica que es necesario investigar la razón de los problemas que con más frecuencia se presentan, la falta de motivación, pérdida de interés por parte del niño, etc. Ciertamente este será el caso en algunos niños, pero virtualmente en casi todos los casos al utilizar diferentes estrategias o procedimientos resultará en el aumento del aprendizaje del niño. La clave para encontrar las estrategias adecuadas son los datos que se obtienen por medio de las evaluaciones de calidad porque ayudan a identificar las necesidades y habilidades del niño, así como la presencia de incapacidades adicionales. Ya sea que los cambios en las estrategias o procedimientos estén basados en un diagnóstico objetivo de las necesidades o habilidades del niño, o en discapacidades adicionales, el resultado final va a ser una instrucción mejor para su hijo. Las evaluaciones no son un demonio que debe de evitarse, sino una parte integral del programa educacional de su hijo. Su responsabilidad como padre es asegurarse tánto como sea posible que la evaluación que se haga sea de la mejor calidad.

¿CUÁNDO SE PUEDE DECIR QUE LA EVALUACIÓN ES DE BUENA CALIDAD?

La evaluación de la mejor calidad es una que llena el siguiente criterio:

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS MÁS COMUNES QUE SE PRESENTAN EN LAS EVALUACIONES?

Indudablemente el problema más común es que las dificultades que acarrea consigo la disminución de la vista son subestimadas. Si el niño no cuenta con vista usable los evaluadores parecen proceder con extrema precaución para recomendar adaptaciones. Si la acuidad aparenta ser buena, las modificaciones con frecuencia son inadecuadas. Por ejemplo, con frecuencia se subestima el impacto que tiene la fatiga, las luces, problemas respecto a imagen y la pérdida del campo de vista en las actividades del niño. Como resultado, se dan exámenes y se describen implicaciones que no son las correctas. Por ejemplo, puede ser que el niño con vista disminuida pueda, sin demasiada dificultad, terminar la sección de Diseño de Bloques del examen WISC-111. Sin embargo, eso no significa que él puede hacer la sección WISC-III, la que requiere discriminación visual fina. Es importante que el evaluador profesional comprenda que la evaluación de un niño con vista disminuida es una de las tareas más complejas que se le pueden presentar.

La otra dificultad que es muy común está asociada con las modificaciones que se hacen para los exámenes. El exceso de modificaciones o las modificaciones incorrectas pueden causar que los resultados de la evaluación no sean completamente acertados. El objetivo de todos los individuos que participan en el proceso es determinar cuales modificaciones pueden hacerse de una manera que tengan algún valor y asegurar que dichas modificaciones se hacen adecuadamente.

Por ley su hijo tiene derecho a cada una de las modificaciones que el IEP indique. Por ejemplo, si el IEP requiere que los materiales sean presentados en un formato auditorio, el examen debe ser dado en un formato auditorio. Pero, usted debe estar conciente que no todos los exámenes deben ser modificados. Si esto se hiciera los exámenes no tendrían ningún valor. El oír las preguntas por hablado de un examen del gobierno sería una modificación adecuada si los materiales hubieran sido presentados en cinta la mayoría del tiempo que el niño tomó la clase. Sin embargo, grabar en cinta un examen de lectura para determinar a que nivel de lectura está el niño sería una modificación inútil e invalidaría el objetivo del examen. Para muchos padres una de las grandes dificultades es determinar cuándo deben exigir que las modificaciones sean hechas y cuándo deben hacerse excepciones. El criterio más importante a considerar es el objetivo que se intenta del examen.

CONCLUSIÓN

Los padres siempre han jugado un papel importante en el proceso de las evaluaciones. A partir de la implementación de la nueva ley IDEA la ley requiere que los padres tomen un papel aún más importante en este aspecto tan importante de la planeación del programa. Todas las decisiones que su equipo hace sobre el programa de su hijo dependen de la calidad de la evaluación que se le hace. Comience ahora, mucho antes de su próxima junta IEP, a pensar en la calidad de la evaluación que se le hizo a su hijo. ¿Tiene copias? ¿Ha leído toda la información de la evaluación? ¿Ha conseguido más información que puede compartir? ¿Entiende bien lo que los exámenes indican en el sentido de las habilidades y necesidades de su hijo? Si no entiende todo, ¿ha pedido citas para hablar con los miembros del equipo que podrían explicarle? ¿Cree usted que puede haber otras áreas en donde se debería recabar más información por medio de una nueva evaluación? ¿Ha hablado con la maestra o el diagnosticador de su hijo sobre cuáles tipos de exámenes se necesitan para hacer esto? Nunca es demasiado temprano para comenzar a prepararse para su papel en las evaluaciones de su hijo discapacitado.


| Invierno 2000 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010