TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2006 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

¿Mentora, Profesora o Estudiante?

Por Michelle Weth, Educación Área Profesional y Tecnológica,
Sugar Land Middle School, Sugar Land, TX

Resumen: Una profesora de educación general describe sus experiencias al tener a una estudiante sordociega en clases, trabajando en forma conjunta con una interventora.

Palabras Clave: programación, ciegos, impedidos visuales, sordociegos, interventores, lenguaje de signos, habilidades de comunicación, educación general.

En el otoño del año 2004, vi dos caras nuevas en el campus de la Sugar Land Middle School. Una era la de una hermosa mujer de ojos azules y la otra era la de una pequeña estudiante discapacitada. En ese tiempo, no sabía el impacto que tendrían en mi vida y en mi carrera docente.

Cuando pasaban por mi sala diariamente, saludaba amistosamente a Ann Bielert, una interventora. Ella sonría y devolvía el saludo, pero corría detrás de Trinity, que es sordociega, dándole instrucciones en lenguaje de signos. Con el paso de los días, nuestras conversaciones aumentaron un poco.

El año anterior había desarrollado una amistad con uno de los paraprofesionales en la clase de Habilidades para la Vida. A menudo nos reíamos, bromeábamos y discutíamos sobre la vida alrededor del campus. Fue Becky Luetkemeyer quien incentivó la relación entre Ann y yo. Estoy muy feliz de que lo haya hecho y muy agradecida de ella.

Ann se detuvo en mi sala un día para ver si yo podría aceptar la idea de que Trinity asistiera a mi clase. Me explicó que Trinity necesitaba adquirir las habilidades que yo enseñaba. El temor se apoderó de mí y varios pensamientos deambularon por mi cabeza. ¿Cómo me voy a comunicar? ¿Cómo ella va a ver? ¿Qué le puedo enseñar? ¿Cuáles son sus capacidades? Ella es sólo una estudiante de 6º grado. No enseño a estudiantes de sexto grado, ¡Nunca lo he hecho y nunca lo haré! (tuve que tragarme esas palabras a la semana siguiente). ¿VENDRÁ Ann con ella o vendrá sola? ¡Ayúdenme! ¿Estoy loca? Luego las palabras salieron de mi boca ... “Claro, tráela en el cuatro periodo. Esa es mi clase más pequeña y sé que ella se divertirá con los otros estudiantes.” Oh, no ¿Qué harán o le dirán los demás estudiantes? ¡Qué he hecho! ¡¡¡¡PÁNICO!!!!

Ann llegó con Trinity al día siguiente y ese fue el comienzo de mi relación con dos personas que tendrían un TREMENDO impacto en mi vida. Primero, necesitábamos un signo para mí y yo necesitaba saber el signo para el nombre de Trinity. Me gustó mucho mi signo, una “W” señalizada sobre mi mano para profesora de costura. Los otros estudiantes justo estaban comenzando a fabricar pantalones cortos tipo boxeador en la máquina de coser. Otra ola de pánico: ¿¿¿¿¿Cómo una niña ciega va a trabajar en la máquina de coser sin coser sus dedos o los míos o ¡¡¡¡¡quién sabe qué!!!!!?????

Aprendí mucho las siguientes 6 semanas.... Fabricamos signos para los elementos de la sala. No podía recordar cuáles eran de un día para el otro. Pedí ayuda a Ann. Ella se paraba detrás de Trinity y me indicaba el signo. ¡Trinity y yo podíamos conversar! Estaba asombrada. Estaba muy impresionada con sus habilidades; Trinity estaba y aún está muy motivada y ansiosa por aprender. Ella me enseñó a tener más paciencia y comprensión durante esa primera semana. Eligió una tela tipo lagarto para fabricar los pantalones cortos y comenzó a trabajar en el proyecto. No estaba segura si Ann sabía qué hacer en ese momento, pero perseveramos.

Ya teníamos el patrón y un par de tijeras. Trazamos la línea de corte con un marcador verde brillante. Aprendí que esto también era mejor para mis otros estudiantes, ya que en general ésta era su primera experiencia de corte. Trinity cortó cuidadosamente el patrón. ¡GUAU!, era realmente bueno y ella trabajaba en forma muy cuidadosa. Aprendí el signo para “cuidadosa”. Mi vocabulario de signos aumentó rápidamente. Le mostré cómo poner los alfileres y marqué los espacios con un marcador y luego me di vuelta para ayudar a los otros estudiantes de la clase. Cuando regresé, ella había puesto todos los alfileres y había doblado cuidadosamente el proyecto y estaba poniéndolo en su “caja verde”.

Durante las siguientes semanas, Trinity aprendió nuevos signos a una velocidad mucho más rápida que yo. Practicó en la máquina de coser, igual que los demás estudiantes primero en papel. Trabajaba con mucho cuidado y precisión. Noté que había sido difícil para ella aprender dónde empezar y dónde parar, así que pusimos un “punto verde” en la partida y uno “rojo” en la parada. ¡Excelentes habilidades de Orientación y Movilidad! ¡Y yo aprendí el signo de ALTO! Sacándose su zapato, Trinity comenzó su proyecto de costura. Así podía sentir mejor el pedal de la máquina de coser. Convertimos los puntos de partida y parada del papel en un alfiler verde y uno rojo en la tela. Coser es una secuencia y una serie de habilidades. Las adaptaciones que hice para Trinity fueron traspasadas a las clases de educación regular. Los estudiantes que comienzan a coser pueden usar estas técnicas de adaptación para mejorar sus habilidades. Durante las siguientes semanas, Trinity terminó su primer par de pantalones cortos y estaba muy orgullosa de su trabajo, igual que Ann y yo.

Se acercaban las vacaciones de invierno y cuando regresáramos en la primavera trabajaríamos en una unidad respecto al cuidado de niños y luego comenzaríamos con la cocina. No tenía idea sobre lo que vendría. ¡Un torbellino de actividades! El cuidado de niños fue genial. Trinity creó una sala para sus muñecas y aprendió a cuidarlas. Las actividades de simulaciones fueron una excelente experiencia educativa para ella. ¡Pero la cocina sería más DIVERTIDA de lo que imaginaba!

Ann había estado trabajando con Trinity en sus habilidades de cocina. Me mostró su colección de recetas y me explicó cómo las leía. ¡“Leer, no puedo creerlo”, pensé! Envié algunos ingredientes de práctica para las recetas que haríamos cada semana. Ann y yo trabajamos convirtiendo mis recetas para que tuvieran grandes dibujos que Trinity pudiera leer con facilidad. A veces terminábamos minutos antes de la clase. Bien, ¡Ahora soy adicta a las recetas con dibujos grandes! Trinity practicó, yo aprendí y pronto trabajamos en sincronía para hacer grandes cosas. Veía un encantador rostro entrar a mi sala. Ella sonrío, hizo amigos y aprendió habilidades en 45 minutos, 3 a 4 días a la semana.

Lo pasamos muy bien. A ella le gustaba usar mi reloj cuando estaba en mi clase. Intercambiamos el reloj por un brazalete. Nos divertimos en clase aprendiendo nombres para los estudiantes y practicándolos. A ella le gusta platicar con los otros estudiantes y a veces no quiere sentarse y trabajar. Los días de demostraciones, ella se ha convertido en mi “chef invitada” y ayuda con la demostración semanal mientras que los demás estudiantes observan sorprendidos. Obtienen una gran satisfacción al conocer, entender y comunicarse con Trinity. Charlan con ella en el pasillo y muchos tienen sus propios signos para sus nombres. La clase está aprendiendo el lenguaje de signos y más habilidades que nunca habría esperado.

Aprendí lo que es un interventor. ¡GUAU!, decidí que no sólo seré una profesora, sino una interventora en las vidas de todos los niños. Ann Bielert ha sido una excelente, profesora, amiga y mentora. Ella me ha enseñado muchas lecciones valiosas respecto a la forma de hablar (lenguaje de signos) ¡Aprendí que debo tener cuidado respecto a donde ubico los signos! He utilizado la pequeña capacitación como interventora para ayudar a los estudiantes que tienen problemas de rendimiento a lograr avances en su educación. La organización, el calendario y el proceso educativo único de los estudiantes sordociegos pueden tener impacto en los procesos de educación regular en mi sala de clases y así lo han hecho.

Gracias por traer a Trinity y a Ann a mi vida. Ahora, un año y medio más tarde, la relación ha completado su ciclo. Ya no soy tímida respecto a mis expectativas de las capacidades de Trinity...Ahora pienso, “Intentémoslo” Sé que cada día ella va a enseñarme algo que puedo usar para educar a los otros estudiantes. He cambiado mi estilo de enseñanza debido al tiempo que he compartido con ella. ¡Ahora Trinity es mi mentora y mi profesora y yo soy su estudiante!


| Verano 2006Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010