TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2006 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Ayudando a su Hijo en la Transición de la Adolescencia a la Adultez

Por Mary Zabelski, Presidenta, Asociación Nacional de Padres de Niños con Impedimentos Visuales.

(Reimpreso con autorización de Awareness, Otoño 2005)

Resumen: La autora, una madre de una hija adulta que es ciega, comparte estrategias prácticas que los padres pueden aplicar en sus rutinas familiares para ayudar a los niños a desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito en su vida adulta.

Palabras Clave: familia, ciegos, transición, experiencia personal, consejos para los padres, currículum central expandido.

Nota del Editor: La Asociación Nacional de Padres de Niños con Impedimentos Visuales (NAPVI) es una organización sin fines de lucro de, por y para padres comprometidos a entregar apoyo a los padres de niños que tienen impedimentos visuales. Este año, la NAPVI celebra 25 años de apoyo a las familias. Para aprender más sobre la organización, puede visitar su sitio web www.napvi.org. Mary Zabelski, quien ha trabajado activamente en NAPVI por muchos años, contribuyó a la Edición del 25º Aniversario de Awareness compartiendo la Historia de Cara y Mi Viaje, un artículo que destaca su experiencia de tener una hija ciega.

Planificar el progreso de su hijo de la adolescencia a la adultez es un paso muy importante que usted puede dar y uno de los factores más importantes para construir un futuro exitoso para su hijo. En muchos estados, los servicios de transición en la educación especial comienzan cuando un niño discapacitado tiene entre 14 y 16 años de edad. Le dirán que éste es el momento para comenzar a mirar las nuevas habilidades que se están desarrollando y trabajar junto con su hijo a medida que él o ella avanza para lograr independencia. Probablemente usted no está preparado. Lamentablemente, los profesores y profesionales del área deberían incentivarlos a trabajar en estas habilidades mucho antes durante el desarrollo de nuestros hijos.

A medida que incentiva a su hijo a asumir más responsabilidades, querrá encontrar nuevas formas de entregar apoyo. Cuando ayude a su hijo o hija a hacer maniobras para manejar los desafíos que enfrente después de la escuela secundaria, mirará todo desde la universidad hasta el empleo, desde la vivienda hasta la asistencia financiera. Dependiendo de la discapacidad de su hijo, puede considerar también otras opciones.

Aunque la ley (I.D.E.A.) nos dice que durante los años de la escuela secundaria se establecerá un plan de transición para su hijo o hija a través de su Plan de Educación Individual (I.E.P.), muchos de quienes tenemos hijos mayores nos hemos dado cuenta de que la transición real comienza mucho antes en la vida y que depende de la familia.

Como padres, debemos ayudar a construir las habilidades de auto-defensa de nuestros hijos. Esperamos que nuestros hijos hayan adquirido una fuerte percepción de sus propias fortalezas, talentos, habilidades y áreas de interés. Si nuestros hijos tienen discapacidades, deberían estar conscientes de cómo ellas pueden afectarlos en la comunidad, en el ambiente laboral o en el ámbito académico. Ellos deben ser capaces de discutir estos temas y aprender a pedir y a adquirir los apoyos y adaptaciones que pudieran necesitar y tener derecho a recibir. Necesitan estar familiarizados con los sistemas que existen de modo que puedan tener acceso a estos apoyos y adaptaciones.

Cuando nuestros hijos están en la escuela primaria y secundaria, el sistema escolar se preocupa de solicitar su tecnología asistiva y sus materiales de instrucción, con todas las acomodaciones y adaptaciones que tanto necesitan. Una vez que los niños salen de la escuela secundaria, se espera que encuentren sus propios servicios o que busquen la ayuda necesaria por ellos mismos.

He descubierto que la base de las habilidades de defensa comienzan cuando nuestros hijos son mucho más pequeños. Es muy importante que nosotros incentivemos la autoestima en nuestros hijos e hijas.

Sin autoestima y confianza en sus habilidades, será difícil para ellos defenderse.

Un factor que debemos considerar es la oportunidad de ayudar a otros. La mayoría de las personas quieren ayudar a nuestros hijos debido a su ceguera u otras discapacidades. Dar a nuestros hijos oportunidades de cuidar a sus hermanos, ayudar con tareas en la familia o hacer mandados son todos ejemplos de oportunidades que pueden ser ajustadas a sus habilidades y al mismo tiempo entregarles la confianza de que pueden tener éxito como cualquier otro niño.

Asignar a su hijo o hija responsabilidades domésticas en un etapa muy temprana, como ordenar los juguetes, sacar la basura, pasear al perro con usted o sus hermanos, poner la mesa, ayudar a bañar al bebé son tareas cotidianas que llevan a dominar los deberes y a tener confianza. Las actitudes paternalistas son muy importantes para su hijo y ellos las notan a una edad muy temprana. Haga saber a sus hijos que tiene confianza en ellos. Si siente pena por ellos y les hace todo, ¿Cómo pueden sentirse bien con ellos mismos? En lugar de eso, incentívelos a probar nuevas cosas, pídales su ayuda cuando necesite ayuda con las labores domésticas y entrégueles muchas oportunidades de practicar. Mi hija odiaba que la vieran en público con su bastón, pero la hice caminar a la tienda de la esquina o poner una carta en el buzón y luego me agradecía por ayudarla. Con el tiempo, se acostumbró a realizar tareas como éstas, las que finalmente le permitieron un desplazamiento independiente. Estas tareas también la hicieron sentir importante para la familia, ya que confiábamos en ella para que nos ayudara con las tareas de la casa y con los mandados.

Las relaciones sociales y las oportunidades de practicar deportes y realizar actividades recreativas son más que sólo diversión. Ellas son herramientas importantes que ayudan a integrar a nuestros hijos en la comunidad local y aumentan las oportunidades de colaboración y el establecimiento de una red de apoyo. Ayude a su hijo o hija a conectarse con otras familias, grupos sociales, profesionales, programas deportivos, miembros de comunidades religiosas u otras personas o grupos que pudieran ayudar a entregar experiencias sociales, recreativas, laborales o de voluntariado para ellos. Además, ayudar a su hijo a encontrar a miembros de la comunidad con la misma discapacidad a menudo puede darles la oportunidad de ver un modelo de roles de más edad y obtener información positiva sobre cómo vivir y trabajar en forma independiente.

Las habilidades de desplazamiento independiente, las habilidades sociales, el uso de tecnología asistiva, las habilidades de recreación y esparcimiento, las habilidades de educación profesional y de eficiencia visual (el currículum central expandido) son muy importantes en el esquema de cosas que no se enseñan en la escuela con la frecuencia que se debería hacer. Como padres, debemos ser los primeros profesores y defensores, de modo que nuestros hijos adquieran estas habilidades de nosotros y aprendan a defenderse solos cuando sean adultos jóvenes. Esta no es una tarea sencilla pero es posible si nos asociamos con profesores especializados y otros padres mentores que trabajen en estas habilidades a una edad temprana. Recuerden: el camino a la independencia se inicia en una edad muy temprana y el desarrollo de habilidades de transición reales debería comenzar cuando su hijo es muy pequeño.


| Verano 2006Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010