TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2005  Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Pruebas de Audición Formales Versus Informales: ¿Qué es la Audición Funcional?

Por Jim Durkel, CCC-SPL/A, Escuela para los Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, Outreach (con ayuda y agradecimientos a Kate Moss, TSBVI Outreach)

Resumen: Este artículo define la diferencia entre las pruebas audiológicas formales y las pruebas de audición funcional o informales y describe cómo se puede compartir la información de estas evaluaciones para satisfacer las necesidades de un niño.

Palabras Clave: programación, prueba audiológica, audición funcional, funcionamiento auditivo, ciego, sordociego

El término audición funcional es cada vez más y más usado en estos días. ¿Qué significa? ¿Qué es la audición funcional y cómo se determina?

Las pruebas audiológicas formales se contrastan con las pruebas de la audición “funcional”. Esto es un poco confuso e injusto para las pruebas estándares, ya que ellas pueden entregar mucha información sobre el funcionamiento del sistema auditivo. Una mejor distinción podría ser formal versus informal. Este proceso informal es una forma de reunir información sobre cómo los estudiantes usan su audición para reunir información y cómo deducen el significado de esta información en diferentes ambientes durante el día.

Pruebas Audiológicas

Existen 2 principales categorías de pruebas audiológicas formales: pruebas fisiológicas y pruebas conductuales.

Pruebas fisiológicas

Las pruebas fisiológicas incluyen la prueba de respuestas auditivas cerebrales (ABR o BSER), o la audiometría de emisión oto-acústica (OAE), y la timpanometría. Estas pruebas son funcionales en el verdadero sentido de la palabra: ellas describen el funcionamiento neurológico o mecánico del sistema auditivo. No involucran la participación activa de la persona sometida a la prueba. Los audiólogos pueden plantear hipótesis sobre cómo los resultados de estas pruebas afectarán el uso de información auditiva por parte de un individuo, pero no hay una correspondencia exacta entre la función neurológica o mecánica y lo que el individuo puede y no puede hacer con su audición.

Pruebas Conductuales

Las pruebas conductuales requieren la participación del individuo sometido a la prueba. Las pruebas conductuales más comunes utilizan tonos puros. Los tonos puros son sonidos generados por una máquina. Estos sonidos están muy controlados en cuanto a tono y volumen. Los tonos puros no existen en la naturaleza. Incluso las notas musicales individuales no son tonos puros. Todos los sonidos naturales, especialmente el habla, contienen una combinación de diferentes frecuencias (tono) de variada intensidad (volumen). Durante las pruebas de tonos puros, los audiólogos tratan de encontrar el umbral del sonido para un individuo a diversas frecuencias. El umbral es el nivel de intensidad donde el sonido justo puede ser detectado. No hay una correspondencia exacta entre los umbrales auditivos y lo que el individuo puede hacer con su audición, pero es importante usar las pruebas de tonos puros como punto de partida para hacer predicciones que servirán de base para recomendar cierto tipo de audífono. También son necesarios procedimientos muy similares a las pruebas de tonos puros para la inserción de implantes cocleares durante el procedimiento conocido como mapeo.

Se pueden hacer llegar tonos puros al oído a través del aire, usando audífonos o altoparlantes, o a través de conducción ósea, lo que involucra ubicar un vibrador especial en la cabeza. Las diferencias en los umbrales de la conducción de aire y la conducción ósea entregan información a los audiólogos y médicos sobre qué parte del sistema auditivo podría estar experimentando dificultades.

Existe otro tipo de prueba conductual que nunca se ha administrado a muchos estudiantes con sordoceguera. En lugar de usar tonos puros, se usa el habla. Usando el habla, el audiólogo puede determinar:

Lamentablemente, la medida más similar al “mundo real”, en las pruebas de discriminación del habla (especialmente cuando se realizan en presencia de ruido), es también la más difícil. Esto se debe a que el individuo sometido a la prueba debe ser capaz de repetir palabras, escribir palabras o mostrar dibujos de las palabras. Las pruebas de discriminación del habla son muy importantes para determinar el tipo correcto de audífono y para el ajuste continuo del componente procesador del habla de un implante coclear. Muchos niños con discapacidades múltiples importantes no pueden ser sometidos a pruebas de discriminación del habla.

Una vez más, no hay una correspondencia exacta entre estas pruebas audiológicas formales y el uso diario de la audición. Entonces, ¿Por qué realizar estas pruebas?

Tanto las pruebas fisiológicas como las conductuales fueron diseñadas para entregar información específica sobre el sistema auditivo. Las condiciones bajo las cuales son administradas y el tipo de entrada usada son cuidadosamente controlados, de modo que los resultados de las pruebas de una persona puedan ser comparados con las pruebas de otra persona. Y para que el desempeño en una prueba en un día pueda ser comparado con el desempeño en la misma prueba otro día. Esto nos da la oportunidad de analizar la integridad del sistema auditivo con poca consideración de otros factores, como la habilidad cognitiva o física, según sea posible. La ventaja de esto es que podemos identificar dónde puede existir un problema en el sistema auditivo. Esto tiene implicancias médicas muy importantes y por esta razón, las pruebas audiológicas formales solas no deben ser reemplazadas con pruebas informales. Los dos tipos de pruebas son complementarías.

Las pruebas formales permiten una evaluación cuidadosa de los audífonos y el ajuste de los implantes cocleares. Finalmente, aunque las pruebas de tono puro realizadas en una cabina de pruebas audiológicas constituyen una situación auditiva diferente que tratar de sostener una conversación en un automóvil, las pruebas de tono puro pueden entregar una predicción aproximada del éxito de esa conversación. Las pruebas fisiológicas y conductuales nos entregan un punto de partida muy importante.

Escuchar En El Mundo Real

¿Qué tienen las situaciones de audición en el “mundo real” que hacen que las predicciones de las pruebas formales sean inexactas? Existen tres factores a considerar: la fuente de los sonidos, el ambiente y el auditor.

Fuentes de Sonido

El sonido y el habla no son simple, el sonido que a menudo más nos interesa, es el más complejo. El habla contiene una mezcla de energía de sonido en diferentes frecuencias y esta información cambia muy rápidamente. Esta mezcla y estos cambios nos permiten escuchar la diferencia entre las diversas vocales y consonantes. Entonces, debemos asignar significado a los sonidos del habla que oímos. Esto involucra una habilidad cognitiva. Finalmente, crear estos sonidos nosotros mismos involucra una habilidad motora y luego nuevamente la habilidad auditiva para monitorear nuestra propia habla.

Es importante entender que la capacidad de detectar un sonido es una habilidad diferente que ser capaz de discriminar un sonido. Puedo ser capaz de escuchar la presencia de un sonido porque contiene energía en un rango que mi sistema auditivo puede manejar. Pero si mi sistema auditivo no me puede entregar la imagen completa, si no puedo escuchar toda la energía en ese sonido, puede que no sea capaz de escuchar en qué difiere de otro sonido. Conversar por teléfono es otro ejemplo de esto. El teléfono no permite traspasar el rango completo de energía del sonido. Alguna información de alta frecuencia es extraída para que el teléfono pueda trabajar más rápidamente. Esta es la razón por la cual la palabra “fin” puede ser fácilmente confundida con la palabra “sin”, o “thin”. Usted puede “escuchar” (detectar) la palabra pero tener problemas para discriminarla (entender exactamente lo que oye).

Una persona con suficiente experiencia en el habla y el lenguaje, a menudo puede “completar” la información que no escucha. Por ejemplo, alguien puede gritarme de la otra habitación y todo lo que escucho es , “Do you have the _og?” (¿Tienes la .....ña?). Ahora, si sé que la otra persona está tratando de encender fuego, completo la información y “escucho” log (leña). Sin embargo, si he estado cuidando a mi Pastor Alemán, probablemente “escucharé” dog (perro). Este efecto de la experiencia y el contexto en la audición es sólo una de las razones por las que las pruebas formales no predicen el uso en un 100%. La experiencia también nos ayuda a interpretar otros sonidos que escuchamos. Antes de que los teléfonos celulares tuvieran un uso común, ¿Cuántos de nosotros sabíamos qué significaban esos ruidos repentinos que provenían de lugares desconocidos? ¿Por qué pondría atención a un timbre si crecí en una casa donde sólo se golpeaba la puerta? Siempre he pensado que las motocicletas Harley Davidson suenan como si estuvieran descompuestas. Esto se debe a que normalmente suenan como lo hace mi automóvil cuando falla el silenciador. ¿Cuántos pensamos que la música rap es ruido, al contrario del rock and roll que no va a desaparecer?

El Ambiente

El ambiente en las pruebas audiológicas formales es muy controlado. Generalmente, hay poca información visual o táctil en competencia y la habitación es sometida a tratamientos para eliminar el ruido y el eco. Ahora pensemos en el ambiente de audición típico de un niño donde hay todo tipo de vistas, sonidos, olores y tactos en competencia. Algunos niños pueden “distraerse” tanto neurológicamente por lo que ven que parecen estar “sordos” en ambientes de audición típicos pero resultan escuchar bien en ambientes de pruebas formales. Por otro lado, no es poco común que un auditor use otros sentidos para ayudar a apoyar y confirmar lo que oye. Por ejemplo, las personas con síndrome de Usher a menudo piensan que su audición está empeorando cuando en realidad la pérdida de audición es estable y son sus habilidades visuales las que disminuyen. Estos individuos han estado usando información visual para apoyar su audición durante tanto tiempo que no están conscientes de ello.

El Auditor

Finalmente, tenemos al auditor. Parte del “arte” de las pruebas conductuales formales es descubrir cómo motivar a un auditor a participar en una tarea bastante aburrida y poco interesante. La situación de prueba formal puede ser tan poco familiar para el niño sometido a la prueba que lo atemoriza. Las pruebas formales pueden ser asociadas con experiencias desagradables en la consulta del médico. La cantidad de tiempo dedicada a la prueba puede ser demasiado breve para que el niño se sienta cómodo o demasiado extensa de modo que el niño pierde interés en participar. La hora del día en que se realiza la prueba puede no ser en la que el niño está más alerta. Las pruebas formales a menudo tratan al niño como si fuera solamente un par de oídos e ignoran el resto.

El Proceso De Evaluación Informal De La Audición

El objetivo del proceso de evaluación informal de la audición es:

Durante el proceso, se usará la observación para determinar ante qué sonidos el niño parece reaccionar y de cuáles el niño obtiene información auditiva. Por supuesto, la observación también está apoyada por la información obtenida de las pruebas de audición formales. La observación también incluye preparar situaciones y ver cómo el niño responde.

Paso 1: Funcionamiento General

El primer paso de la evaluación informal de la audición es lograr una idea del funcionamiento general del niño.

Sin esta información, no puede separar la audición de otros factores.

Buenas preguntas para hacer en este punto son:

Paso 2: Respuestas a la Información Auditiva

Ahora puede preguntar:

Paso 3: Búsqueda de Patrones

En este punto, estamos buscando patrones de respuestas. Estamos tratando de descubrir qué sonidos, y en qué condiciones, entregan las mejores respuestas (más fáciles de observar, más consistentes, significativas para el niño).

  1. ¿Existe alguna diferencia en el resultado en base a los tipos de sonidos?
  2. ¿Hay diferencias claras?
  3. ¿Hay diferencias en los resultados en diversos ambientes?
  4. ¿Hay diferencias en los resultados dependiendo de dónde proviene el sonido?
  5. ¿Cuánto tiempo después del estímulo demora en ocurrir la respuesta típica?
  6. ¿La respuesta varía

La observación natural (no hacer nada más que observar al niño) puede no entregarle toda la información que necesita en este punto. Usando la información obtenida de pruebas de audición formales, podría querer plantear ciertas situaciones para ayudarlo a observar los patrones. Por ejemplo, los resultados de las pruebas de audición formales pueden indicar que el niño debería ser capaz de escuchar sonidos altos de baja frecuencia, como un tambor. Después puede querer plantear un simple juego con turnos que involucre golpear un tambor para ver si el niño escuchará mientras usted golpea el tambor y luego aprovechará su turno para golpear el tambor una vez que usted se ha detenido. Si el niño puede hacer esto, puede querer intentar con juegos similares con otros sonidos que varíen en tono y volumen para ver qué sonidos puede usar el niño y cuáles no. Por supuesto, puede tener que repetir varias veces el juego, en diferentes días o semanas, antes de que el niño aprenda su rol.

Paso 4: ¿Qué Significa esto para el Niño?

El siguiente paso es preguntar, “¿Cómo usa el niño la información auditiva?”

Paso 5: Qué Hacemos Ahora

Reunir esta información con el tiempo puede ayudar a guiar la programación para el niño. La información obtenida en las etapas 1-4 debe entregar una imagen emergente sobre qué tiene significado para el niño. Esta información debería guiar nuestros siguientes pasos: es decir, cómo ayudamos al niño a usar una mayor variedad de información auditiva en más y más situaciones, con mayor precisión y en formas más sofisticadas. La información informal debe ser compartida con los audiólogos para ayudarlos en el proceso de decidir qué tan bien un audífono o un implante coclear cumple con las necesidades de un niño en particular y si se requiere hacer ajustes. La información del proceso de evaluación informal también puede ayudar a guiar el proceso de evaluación formal de la audición haciendo saber al audiólogo los tipos de respuestas típicas que puede entregar un niño en particular a diversas clases de estímulos auditivos.

Recursos

Hay un libro, Every Move Counts, de Jane Korsten (Therapy Skill Builders, 1993) que describe un proceso que puede ser útil para reunir información. Every Move Counts aborda todos los sentidos, no sólo la audición.

Otro producto a punto de salir al mercado que ayuda a observar cómo usa un niño la información sensorial es el “Kit de Aprendizaje Sensorial”, (Millie Smith, principal autor) de la American Printing House for the Blind. Este producto debería estar disponible durante el año 2006.

Finalmente, está “A Process for Identifying Students Who May Be At-Risk for Deafblindness (“Un Proceso para Identificar Estudiantes que Pueden Estar en Riesgo de Sordoceguera”). Esta es una recopilación de información y formularios descargables que pueden ser usados para apoyar la recopilación de información en una manera informal.

Los profesores de los sordos y de personas con problemas de audición generalmente tienen capacitación que les ayuda a examinar el funcionamiento auditivo de esta manera informal. Ellos pueden ser un valioso recurso en este proceso.


| Verano 2005  Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010