TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2004 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Las Cosas Simples Nunca Son Realmente Simples…

Por Shawna Mann, Madre, Mabank, TX

Resumen: Una madre discute el viaje de su hijo hacia la independencia y la importancia de los equipos que trabajan juntos para apoyar a un niño y también para apoyarse entre sí.

Palabras Claves: impedidos visuales, familia, currículum central expandido, independencia, equipos, defensa.

Esa noche me encontraba de pie junto al mesón de ensaladas en el Golden Corral y observaba a mi hijo, Ben, hacer maniobras para regresar a nuestra mesa. Estoy segura de que quienes me rodeaban pensaron que estaba loca, al ver mis lágrimas que corrían incontrolablemente por mis mejillas. Él contaba con cuidado las mesas manteniendo su plato firmemente tomado con las dos manos. Sus pies daban pasos tan cuidadosos que ninguna de las personas que lo rodeaba habría adivinado que tenía impedimentos visuales. Contuve la respiración cuando se detuvo junto a la fila de asientos alrededor de nuestra mesa. Observé que escuchaba cuidadosamente mientras exploraba los asientos. No había nada en su vista que le permitiera distinguir nuestra mesa de las otras cuatro. Se detuvo por un minuto y luego dijo suavemente “¿Mamá?”.

Sequé mis lágrimas y me acerqué a él. El me reconoció inmediatamente. “Es la segunda”, le dije suavemente. Su cara brillaba mientras se movía hacia nuestra mesa y se sentaba en su lugar. Esta era una victoria. El había logrado cruzar con éxito y seguridad un restaurante atestado de gente, llevando su plato. En realidad, es algo simple. Los chicos de su edad hacen esto todo el tiempo. Entonces, ¿Por qué estaba llorando?

Tenemos tres hermosos hijos. Nuestra hija, Kaelin, tiene nueve años, Ben tiene siete y nuestro hijo menor, Logan, tiene cinco años. Ben y Logan están afectados por una retinosquisis juvenil ligada al cromosoma x. Ambos son considerados legalmente ciegos. Una de las cosas más grandes que he aprendido de mis hijos es que no hay “cosas simples”.

El recorrido sin escolta de Ben por el restaurante era la culminación de cinco años de trabajo duro. Siempre hemos incentivado a nuestros hijos a ser independientes. Predicamos la defensa propia en forma diaria. Como padres, ese es nuestro trabajo. Sin embargo, nuestros niños no estarían donde están hoy día sin la colaboración de algunos increíbles profesores, paraprofesionales y administradores.

Al principio, estaban Linda Ashmore y Tressie Schindler. Ben tenía tres años, Logan tenía un año. Ellas no sólo enseñaron a los niños, también enseñaron al resto de la familia. Kaelin comenzó a aprender Braille y el arte de ser una guía vidente a la tierna edad de cinco años. Fueron muchas las palabras de motivación y confianza de que esto era “normal”. Ben recibió servicios en su clase de PPCD. Logan recibió servicios en casa. Ambas profesoras hicieron que cada minuto contara. Ellas se ayudaban entre sí y ambas reforzaban las metas de la otra para cada lección.

La Sra. Ashmore reforzaba las lecciones de O&M de la Sra. Schindler, permitiendo que Ben recorriera el laberinto de pasillos de la escuela antes de cada lección de Braille. Ben también participó en Terapia Ocupacional (OT) para adquirir habilidades motoras finas y de lenguaje oral. Ambas profesoras planificaban actividades en sus lecciones que reforzaban, también, el trabajo del terapeuta ocupacional y del lenguaje.

Cuando Logan tenía dos años, La Sra. Schindler comenzó a llevarlo a viajes de O&M una vez al mes. Uno de sus lugares favoritos era la tienda de abarrotes local. La semana antes del viaje, la Sra. Ashmore le entregó fotografías ampliadas de diversas frutas y verduras con su nombre escrito en letra imprenta grande y en Braille. Luego, la Sra. Schindler trajo un autobús escolar a casa para que nos llevara. Cuando estábamos allí, le pidió a Logan que localizara y que relacionara los objetos con las fotografías. Seguimos practicando este “juego” cada vez que vamos de compras. El es probablemente el único niño de cinco años que puede decir de memoria la ubicación de estos productos en la sección correspondiente.

Lamentablemente, después de dos años, mi esposo cambió de trabajo y nos mudamos a la Región X. Sin embargo, una vez más fuimos bendecidos con la llegada de la Sra. Sandra Greenman a nuestras vidas. Logan comenzó en PPCD. Ben comenzó el kindergarten. Ella colaboraba con los profesores de ambas clases para asegurar que los niños obtuvieran lo mejor posible cada día.

Logan comenzó a defenderse tan poderosamente que tuvimos que pedirle que bajara un poco el tono. Levantaba la voz cada vez que había algo que no podía ver. Ella trabajaba con nosotros, con el profesor de PPCD y con Logan para explicarle la importancia de la defensa propia, así como la forma educada de manejarla.

Ben también tuvo éxito con su instrucción. Comenzó a usar el Braille y aprendió a recorrer la nueva escuela rápidamente. Ella sabía exactamente qué tanto debía presionarlo sin causarle frustraciones. Cuando Ben estaba preocupado de que el CCTV lo hacía ser “extraño,” ella colaboró con el profesor de la clase para hacerlo “fascinante”. Sin embargo, en marzo del año en que cursaba primer grado, algo extraño comenzó a ocurrir. Comencé a recibir informes diarios de parte de ella de que Ben estaba excesivamente cansado. Reforcé sus horas de sueño y no pensé más en ello. Ella llamó nuevamente dos semanas después para informar que todavía estaba fatigado. Comenté mi preocupación de que Ben estuviera usando esto como excusa para evadir el trabajo. Ella no estuvo de acuerdo y me incentivó a llevarlo para que le hicieran un examen médico. Ben tenía una anemia severa. La culpa que sentí fue enorme, pero no duró mucho. La profesora rápidamente ofreció su apoyo e ideas para ayudarlo a superar su enfermedad, de manera que no se retrasara demasiado en su aprendizaje.

Nuevamente, me encontré volviendo a empezar en otro distrito nuevo. Hemos sido bendecidos con un nuevo grupo de profesionales. Hasta el momento, todos han sido maravillosos. Los niños (y sus padres) han hecho que la transición ocurra sin mayores problemas. Atribuyo esto a la experiencia de todos y cada uno de sus profesores actuales y anteriores.

He oído el dicho “Se necesita un pueblo para criar a un niño.” Cuando se trata de niños con necesidades especiales, se necesita un equipo. Todos y cada uno de los miembros del equipo son igualmente importantes. Si alguna parte del equipo falla, se crean enormes vacíos en el desarrollo del niño. También es importante que todos los miembros del equipo se apoyen entre sí. La familia debe apoyar al Profesor de Impedidos Visuales (TVI) y de O&M. A su vez, ellos deben apoyar a la familia. A medida que se incorporan los paraprofesionales y profesores de sala, ellos también deben ser bienvenidos como parte del equipo. Lo más importante, todos ellos deben apoyar al niño.

Abundan las historias de horror en la educación especial. Como defensora de los padres, he oído muchas de ellas. Uno de los reclamos más comunes es una completa falta de apoyo a los demás miembros del equipo. Los profesores se concentran en sus problemas y no consideran los que enfrenta la familia y vice versa. Como padres, debemos defender a nuestros hijos. No obstante, también debemos mantener la mente abierta para escuchar las ideas y opiniones de otros miembros del equipo. Es fácil recordar que debemos dar a conocer nuestra insatisfacción, pero es vital recordar que debemos valorar a nuestros profesores. Los profesores deben recordar que también es bueno dar ocasionalmente una palmada en la espalda a los miembros de la familia.

Puede que todos provengamos de diferentes áreas de experiencia, pero nuestros objetivos son los mismos. Todos queremos que nuestros hijos crezcan y se conviertan en jóvenes adaptados, bien educados y con confianza en ellos mismos. Sé que con el apoyo de ciertos profesores increíbles, recorrer restaurantes llenos de gente será más fácil para Ben. Sé que Logan no tendrá problemas para ir a comprar sus abarrotes. Sé que mis dos hijos crecerán y se convertirán en adultos felices e independientes. También sé que como padres, nosotros sobreviviremos.


| Verano 2004 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010