TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2003 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Plantar Semillas en Terreno Fértil

Por Craig Axelrod, Capacitador de Maestros, TSBVI, Texas Deafblind Outreach

En diciembre de 2000, distinguí el nombre de Mary Chris Knorr en una lista de miembros de un consejo consultivo de educación especial. Veinte años antes, mientras cursaba un año de educación elemental en la Universidad de Texas en Austin, me colocaron en la clase de segundo grado de Mary Chris en la Eanes Elementary School, enseñando a los alumnos a leer bajo su supervisión. (También les enseñé a deletrear con el dedo el alfabeto y a hacer un poco de lenguaje de signos). Me volví a presentar por correo electrónico, sin estar seguro si me recordaría. ¡Como maestra que es, por supuesto que se acordó! Cuando le conté a Mary Chris que estaba trabajando con el Deafblind Outreach en la TSBVI, me mencionó que algunas veces durante el año pasado, Linda Hagood, quien estaba entonces con Outreach, había llevado a un alumno con sordoceguera para que conociera a sus alumnos durante su unidad acerca de Hellen Keller. Se preguntaba si yo podría arreglar una visita similar.

Contacté a Randy Feille, supervisor de los Servicios de Sordoceguera de la Comisión Texas para Ciegos, quien me presentó a Alberto Gonzales, un joven sordociego que vive en el Apartamento del Programa de Sordoceguera en la Comunidad en Austin. (Alberto se está volviendo muy conocido en Texas. Él presentó el tema de la independencia en el Simposio sobre Sordoceguera 2001, fue uno de los oradores principales en el Simposio 2003 y escribió un artículo en la edición Invierno 2003 de VER/OÍR intitulado “¡Amo Mi Vida, Nadar y a los Longhorns de Texas!”). Alberto, que ha tenido alguna experiencia hablando sobre sordoceguera a los jóvenes alumnos en otras escuelas, aceptó visitar las clases de tercer grado en la Eanes Elementary School, donde Mary es ahora miembro de educación especial que colabora y enseña recursos con alumnos del segundo y tercer grados. Él dejó una muy buena impresión en más de 100 alumnos y sus maestros.

Desde entonces, la presentación de Alberto en Eanes se ha vuelto un evento anual y más elaborado cada año. Antes de la visita de este año, Chrissy Cowan, Consultora de los Impedidos Visuales y Especialista en Sordoceguera en el Centro de Servicios Educativos de la Región 13, sugirió que podría ser útil describir las metas y actividades educativas que fueron desarrolladas para la unidad Helen Keller, para que otros maestros que quieran que sus alumnos conozcan más sobre sordoceguera puedan repetir o modificar el proceso.

APRENDER ACERCA DE HELEN KELLER Y LA SORDOCEGUERA

Mary Chris identificó cuatro metas de aprendizaje para alumnos de tercer grado:

  1. Estudiar el género de biografía, que incluye leer una biografía adicional así como hacer la presentación del reporte de un libro a la clase;
  2. Resumir, al escribir una biografía “condensada” de los años de niñez de Helen Keller;
  3. Responder preguntas de comprensión mediante inferencias;
  4. Volverse consciente de lo que significa ser sordo y ciego.

Antes de conocer a Alberto, su conciencia sobre la sordoceguera se incrementó por:

  1. Presentar un “examen injusto de deletreo” audio grabado, para experimentar varios tipos de pérdida del oído;
  2. Guiar y ser guiado con los ojos vendados en una caminata alrededor del campus;
  3. Ver un video de Reading Rainbow acerca de un niño sordo titulado “Silent Lotus (“Loto Silencioso”);”
  4. Conocer información acerca de perros guías (incluyendo un video) que se aprendió en una unidad anterior;
  5. Explorar papel Braille; buscar escritura Braille en la comunidad e informar a la clase al respecto;
  6. Usar anteojos de distorsión que simulan la experiencia de un impedimento visual.

La Presentación

Alberto visitó el cafetorium de Eanes una tarde de abril. Yo lo acompañé junto con Jim Durkel (Coordinador Estatal de Desarrollo de Personal del Programa Outreach en la TSBVI), Diane Barnes, Alie Greene y Nancy Kimbro (Especialistas en Orientación y Movilidad; Diane con el ESC de la Región 13 con el ISD de Round Rock y Nancy, una contratista independiente), Josh Belury (Maestro ISD de Eanes de Alumnos con Impedimentos Visuales) y Brandy Wojcik (un joven adulto impedido visual).

Alberto, Jim y yo comenzamos a hablar al grupo entero. Alberto respondió a las preguntas que Jim y yo le hicimos acerca de su vida, tales como su lugar de origen, cómo se volvió sordociego, qué es lo que puede ver y oír, qué es lo que aprendió en la escuela, qué es lo que hizo después de graduarse de la preparatoria, qué es lo que está haciendo ahora y cuáles son sus planes para el futuro. Sabíamos que los alumnos tendrían curiosidad sobre Kersey (la perra guía de Alberto que estaba con nosotros en el escenario), así que Alberto describió cómo es que ella le ayuda a desplazarse con seguridad y de manera independiente. También explicó por qué es importante no tocar ni distraer a un perro guía cuando trabaja. Debido a que Alberto utiliza signos táctiles, usamos signos para indicar nuestras respuestas en sus manos y luego interpretamos en voz alta sus respuestas con signos.

Después de nuestra conversación inaugural, los alumnos se dividieron en cinco grupos. Cada grupo se dirigió a una estación de actividades en un área diferente del salón, dirigida cada una por Alberto, Jim, Josh y Brady, o Diane, Alie y Nancy. Había una video casetera en la quinta estación. Cada estación se enfocó a un aspecto único de la sordoceguera. Los grupos se rotaron cada 15 minutos.

En la estación de visión, Josh le mostró a los alumnos las herramientas de visión baja utilizadas para ver letra impresa muy pequeña, los libros de letra impresa normal comparados con los libros de letra impresa grande y los libros escritos en Braille, mapas táctiles, globos terráqueos, rompecabezas y diagramas, así como juegos táctiles tales como dominós y cartas para jugar. Brandy escribió en Braille los nombres de todos los alumnos y les escribió a cada uno de ellos un mensaje secreto en Braille para que se lo llevaran a su casa y lo decodificaran, usando una tarjeta para decodificar de Braille NFB.

En la estación de orientación y movilidad de Diane, Alie y Nancy, los alumnos tomaron su turno poniéndose vendas en los ojos u otros simuladores de visión baja y tapones de oído para simular la pérdida del mismo. También se les enseño a caminar con seguridad utilizando un bastón. Se creó un curso de obstáculos con los signos de pie “alto,” “ceda el paso,” “escuela” y “bicicleta”. Los alumnos caminaron con los bastones mientras usaban los simuladores, localizaron e identificaron los signos y después caminaron entre ellos y a su alrededor.

En la estación de audición, Jim utilizó un modelo de oído tridimensional para revisar la anatomía y la fisiología del oído (“¿Cómo se llama esta parte?”), identificar la causa de la pérdida de oído de Alberto (“Aquí está la parte del oído de Alberto que no funciona.”) y reforzar la seguridad del oído (“¿Está bien clavar un lápiz en tu oído?”). Después presentaron el alfabeto de deletreo con dedos y deletrearon palabras familiares para que los alumnos las interpretaran. Jim concluyó demostrando algunos signos comunes (especialmente de animales y de alimentos), “Mi nombres es____” y “Gracias,” así como solicitudes especiales.

En la estación de la video casetera se mostraron las actividades cotidianas de Alberto en su hogar y en su comunidad, tales como utilizar el transporte público, comprar en la tienda de comestibles local, preparar un refrigerio en el microondas, conversar en el teléfono con un amigo, caminar al banco en su calle y realizar una transacción financiera. A los alumnos se les dio una lista de preguntas escritas sobre las cuales pensar mientras veían el video y discutir más tarde en sus salones de clase. (Se proporcionó también una guía para los maestros.) Aquí presentamos sus preguntas y las respuestas:

P: ¿Cómo guía a Alberto una persona que camina con él?
R: Alberto sostiene el brazo de la persona por encima del codo, utilizando un técnica llamada guía visual.

P: ¿Cómo se comunica Alberto con la gente que no comprende el lenguaje de signos?
R: Él utiliza un “Braille Talk.” Cada letra impresa del alfabeto y los numerales del 1 al 10 tienen su equivalente Braille directamente debajo de cada uno. Alberto y la otra persona se comunican deletreando las palabras y los números (como el costo de sus comestibles en la caja registradora).

P: Alberto no puede ver. ¿Cómo comprende lo que la gente le está señalando?
R: Él utiliza los signos táctiles, poniendo sus manos sobre las manos de la gente y sintiendo los signos, letras o números que hace.

P: ¿Cómo sabe Alberto qué números presionar en el horno de microondas?
R: Él lee los numerales Braille que están resaltados sobre los botones.

P: ¿Cómo sabe Alberto cuando su teléfono está sonando?
R: Cuando el teléfono suena, vibra su “busca personas” (pager).

P: ¿Cómo se comunica Alberto con la gente que lo llama al teléfono?
R: Se escribe un mensaje a Alberto de otra persona con una TTY, que es una máquina usada para comunicarse por teléfono con gente sorda o débil de oído. El mensaje se transmite por medio de la TTY de Alberto a su Telebraille, en donde se cambia de letra impresa a braille. Alberto lee el mensaje en Braille y escribe su respuesta en Braille. La información se transmite entonces de regreso por medio de la TTY como un mensaje impreso. (Si otra persona tiene un Telebraille, el mensaje se recibe en Braille.)

P: ¿Por qué Alberto usa un marco de plástico al escribir un cheque?
R: Usa el cuadro para escribir la información nítidamente (fecha, cantidad en dólares, firma, etc.) en los lugares correctos del cheque.

P: ¿Cómo usa Alberto su bastón para desplazarse de manera independiente y segura?
R: Usa el bastón para localizar obstáculos (tales como banquetas, camiones y muebles) antes de que su cuerpo tenga contacto con ellos. También lo utiliza para seguir la orilla de la acera o la pared, lo que le ayuda a caminar en una dirección derecha.

P: ¿Cómo sabe Alberto hacia dónde va?
R: Alberto ha aprendido a encontrar los referentes (puertas, escalares, barandales, aceras, etc.) que siempre están en los mismos lugares por las rutas sobre las que camina. Algunas de sus rutas se han vuelto tan familiares que él tiene un “sentido” de qué tan lejos caminar y cuánto tiempo le lleva llegar a donde él se dirige.

En la estación de Alberto, él demostró cómo se utilizan algunos de sus dispositivos de asistencia y respondió preguntas. (Yo le señalé táctilmente las preguntas e interpreté en voz alta sus respuestas o explicaciones.) A los alumnos con preguntas se les enseñó primero cómo presentarse ellos mismos, guiando el dedo índice de Alberto hacia las letras de sus nombres sobre el “Braille Talk.” Antes de responder, él les ayudó a crear sus propios nombres con signos. A Alberto le sorprendió y le impresionó que algunos alumnos deletrearan por sí mismos para él con el dedo sus nombres. Mientras que los alumnos estaban interesados en el equipo tecnológico de Alberto y disfrutaban al verme señalar sus preguntas e interpretar sus respuestas, lo que más querían era comunicarse con él directamente.

LA BOLSA DE CORREO DE ALBERTO

Unas cuantas semanas después de la presentación de Alberto, él recibió por correo un sobre lleno con notas de agradecimiento de los alumnos de tercer grado. Aquí hay algunas de las cosas que le dijeron:

“Querido Alberto, gracias por venir a nuestra escuela y compartir cómo sería si uno fuera sordo y ciego, justo como Helen Keller, la pequeña niña famosa.”

“Querido Alberto, gracias por venir a nuestra escuela. Me encantó cuando fingimos que éramos ciegos. Fue muy divertido. Tu perra es muy bonita. Fue muy agradable de tu parte hacernos un lugar en tu calendario.”

“Gracias por ayudarme a aprender más acerca de la gente ciega y sorda. Apuesto que mi mamá estará contenta con lo que me has enseñado. Disfruté escuchar lo que tenías que decir y espero que tú también te hayas divertido.”

“Gracias por enseñarme acerca de la gente sorda y ciega. Sé cómo se siente ser ciego y creo saber qué se siente ser sordo. Me gustaron los aparatos geniales.”

“Gracias a todos por venir y tomarse el tiempo de demostrarnos y contarnos todas esas cosas. Me gustó cuando dijimos nuestros nombres a Alberto y conocimos nuestro nombre con signos. También me gustó cuando nos dieron nuestro mensaje en Braille. Todavía no lo he leído, pero creo que aprender Braille sería muy divertido. ¡Disfruté el programa muchísimo!”

“Querido Alberto y amigos, gracias por visitar mi escuela. Mi parte favorita fue cuando Brandy me dio el mensaje secreto. P.D. Todavía no he descifrado el código que me dio.”

“Querido Alberto, estoy muy contento de que hayas venido a nuestra escuela. Me gustó cómo escribió Brandy en la máquina de Braille y cómo respondió Alberto a mi pregunta y me ayudó a inventar un nombre de signos para mí mismo, casi como el de mi mejor amigo.”

“Querido Alberto, he disfrutado aprender sobre estar sordo y ciego. Mis mejores amigos y yo disfrutamos nuestros nombres de signos al ser los mismo sólo que con letras diferentes. Estaba esperando esto desde hace mucho tiempo. Lo disfruté aún más de lo que pensaba. Espero que podamos volver a vernos de nuevo.”

“Querido Alberto, gracias por enseñarnos a leer el lenguaje de signos. Estoy contento de que tu amigo haya dicho las palabras. Gracias por traer a tus amigos. Gracias por la caminata a ciegas.”

“Querido Alberto, gracias por enseñarme acerca de estar ciego y sordo. Es muy divertido pasársela contigo.”

“Querido Alberto, gracias por venir con tus amigos y enseñarnos a usar el lenguaje de los signos y leer Braille. Tienes una gran personalidad y un gran sentido del humor. P.D. Tu perra realmente es linda.”

“Querido Alberto, fue muy divertido saber cómo es estar ciego. Tienes un trabajo interesante y es muy difícil no acariciar a tu perra. Ahora sé cómo se lee el Braille. Gracias por enseñarme tanto. P. D. Me gustó la película.”

“Querido Alberto y amigos, gracias por visitar la primaria Eanes. Eres un chico genial. Mi actividad favorita fue conocerte. Recuérdame por amar a los animales.”

“Muchas gracias por venir, Alberto. Eres tan buena persona. Me parece que como te comunicas es realmente ingenioso. El restaurante Chuy’s es uno de mis favoritos. Es realmente maravilloso que trabajes ahí.”

“Querido Alberto, me sorprendió cómo puedes moverte tan fácilmente por ti mismo. Siento que seas sordo y ciego, pero eso no importa. Cada quien es diferente.”

“Gracias por venir a nuestra escuela. Eres un hombre sorprendente.”

“Querido Alberto, gracias por visitarnos. ¿Vas a venir el año que viene?”

PLANTAR SEMILLAS

Este año, y durante los dos últimos, los alumnos del tercer grado en la Escuela Primaria Eanes obtuvieron una buena idea acerca de la sordoceguera por medio de diferentes actividades, que culminó con la oportunidad de conocer a un joven que vive una vida típica y que sucede que es sordociego. Resulta claro por sus cartas que ellos han sido conmovidos profundamente por la experiencia de aprendizaje y por las capacidades, actitud positiva y lo amigable de Alberto. No hay manera de predecir qué nuevos rumbos puedan tomar sus vidas, pero resulta emocionante imaginarlo. Algunos pueden inscribirse en clases de lenguajes de signos. Otros pueden hacerse amigos de algún alumno impedido visual que se haya sentido aislado. Y otros más, que todavía no hayan considerado la posibilidad, pueden seguir una carrera en educación especial o incluso en sordoceguera. Alberto debería estar satisfecho de saber que, como ejemplo de ser una persona sordociega y de qué puede hacer un sordociego, él está ejerciendo una influencia positiva en las actitudes de tolerancia, aceptación e inclusión de otras personas. Las semillas plantadas en terreno fértil no ofrecen resultados inmediatos, pero estoy dispuesto a verlas crecer.


| Verano 2003 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010