TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Enseñar a los Impedidos Visuales - ¡A Mi Manera!

Por Elsie Rao, Maestra VI, Distrito Escolar Independiente Tyler

(Elsie Rao la Maestra del Año 2002 de TAER, fue entrevistada por una estación de TV en Tyler, Texas cuando se retiró la primavera pasada después de diecisiete años como Maestra de Impedidos Visuales en Tyler. El entrevistador no tenía experiencia con alumnos impedidos visuales. Elsie escribió el siguiente ensayo para proporcionar una perspectiva sobre por qué escogió esta carrera y continuó en ella durante tantos años.)

Si la gente recuerda una cosa de este ensayo, deberá ser que las personas ciegas e impedidas visuales pueden aprender a hacer casi todo, excepto, tal vez, volar un avión. Empiezo a decirles esto a mis alumnos cuando están muy jóvenes y lo repito una y otra vez hasta que empiezan a compartir esta idea con sus compañeros de clase y amigos, hasta que los veo que ellos también así lo creen.

Trato de inundarlos con un sentimiento de confianza y de auto estima que es crítico para todos. Es especialmente difícil de hacer si la gente a su alrededor hace demasiado por ellos. Cuando esto sucede, les enseña que ellos están demasiado “incapacitados” para aprender a hacer cosas por sí mismos. Este mensaje sutil puede arruinar a un niño. Comprendo que haya momentos en los que todos necesitamos ayuda, y así sucede con estos alumnos. No necesitan ayuda todo el tiempo. Así que mi trabajo incluye enseñar a los alumnos impedidos visuales, así como enseñar a otros cómo enseñarles. Dicho de manera simple, soy más que una maestra de Braille.

Las autoridades en la materia dicen que el 80% de lo que aprende un bebé se obtiene mediante el uso de la vista. Esta es una cifra impresionante cuando usted trata de enseñarle a un niño que tiene poca o ninguna visión. Si usted puede mantener en mente ese porcentaje, se dará cuenta de cuántos conceptos debe aprender un niño impedido visual antes de empezar a dominar los conocimientos académicos. Estos niños no aprenden de manera incidental como todo el mundo, así que su educación debe incluir una amplia variedad de habilidades, incluyendo conocimientos académicos, tecnología, auto defensa, planificación, y habilidades de socialización. Como una maestra VI, debo mantener constantemente una perspectiva sobre qué es lo que están aprendiendo y haciendo los chicos normales para saber qué habilidades deben enseñársele a un alumno VI. Aunque esto parece sencillo, sé por experiencia propia que esto requiere de una evaluación constante de los niveles de desempeño del alumno, y es la parte más difícil de mi trabajo. Generalmente, estos alumnos no dominan un concepto o una habilidad a la primera, así que debo re-enseñarles la lección hasta que la dominen. Como sólo trabajo con cada alumno durante unas horas a la semana, tengo que aprovechar al máximo cada segundo de cada lección. Creo un ambiente de aprendizaje que sea exigente y difícil, y mis alumnos adoran esto.

Uno de mis primeros requerimientos al trabajar con un alumno es conocer su estilo individual de aprendizaje o cómo aprende dicho alumno. Esto incluye todo, desde el diseño del salón de clases hasta las técnicas de enseñanza. ¿Qué es lo que motiva al niño a aprender? ¿Qué es lo que el niño ya sabe? ¿Qué es lo que disfrutan y qué consideran una recompensa? Todas éstas son preguntas simples, que tienen respuestas complejas. Al inicio de la escuela me toma generalmente cerca de 6 semanas llegar al punto donde siento que mis lecciones están maximizando el aprendizaje. Entonces estoy en una misión determinada, ¡como una mujer en el centro comercial con un monedero lleno de dinero!

Toda la información que enseño debe estar basada en conocimientos previos que el alumno ya haya dominado. Esa es la razón por la que un niño impedido visual recibe instrucción tan pronto como se descubre el impedimento. Los bebés ciegos no saben cómo jugar con juguetes, cómo responder a sus madres, cómo sostener sus cabezas erguidas, sentarse, comer y explorar su ambiente. Empiezan sus vidas en aislamiento. Deben aprender a responder a sus familias y a su ambiente antes de que los conocimientos académicos puedan iniciar. Hay una red de padres, maestros y especialistas que trabajan juntos para tratar de enseñar algo de ese 80% que se pierde con la ceguera.

Los primeros años escolares son los que más disfruto. Me encanta enseñarle a los niños ciegos conceptos básicos como formas, texturas, diferencias, así como aprender a obtener información por medio del uso del tacto. Enseguida viene el inicio de las habilidades Braille, y esto puede llevar varios años. Un niño ciego nunca ha visto una letra impresa, o anuncios, ni tampoco entienden, necesariamente, que las historias provienen de un sistema de letras y palabras. Todo esto tiene que ser enseñado de manera secuencial para que puedan aprender cómo (1) aprender acerca del mundo en el que viven, y (2) cómo dominar las artes de la lectura, de las matemáticas y del lenguaje. Aunque es una tarea laboriosa, también es una de las más entretenidas para mí, debido a que les enseño muchas habilidades divertidas como saltar la cuerda, patinar y hacer amigos. Trabajar con este grupo de edad me permite hacer lo que hago mejor: hablar. Me encanta el reto de imaginar una manera de enseñar el concepto de forma que tenga sentido para el niño. Así que enseñar Braille es sólo la punta del témpano en la educación de un niño impedido visual.

He estado trabajando en Tyler por 17 años, y con frecuencia trabajo con el mismo alumno durante varios años. Tengo que presionarme a mí misma para mantener esa perspectiva que mencioné antes. Tengo que diseñar un programa educativo que les ayude a estar a un nivel académico y social determinados. Pienso que es muy importante enseñarles a esos chicos a tener metas, ¡y a planificar para una vida emocionante! Les digo que todo el mundo que conozco tiene trabajo que hacer, ya sea en la casa o en una oficina. Después les ayudo a darse cuenta que la diferencia entre una persona que gana $20 por hora y una que gana $5 dólares por cada hora se basa en cuánto ambas han aprendido y las habilidades que han dominado.

A FIN DE CUENTAS

Me encanta enseñar y espero que se note. Es tan emocionante ver a esos chicos aprender. La gente me pregunta con frecuencia si mi trabajo es reconfortante. Supongo que lo es, pero nunca pienso en el impacto que tiene sobre mí. Me enfoco en el trabajo, y el trabajo nunca está terminado. Siempre hay algo más que aprender, otra habilidad que dominar, u otro libro que leer. Una de mis metas personales es aprender tanto como pueda durante el mayor tiempo que pueda, y tengo que experimentar algunas lecciones muy difíciles para llegar a realizar eso. Como resultado de esto, trato de infundir el amor al aprendizaje en mis alumnos.

No les tengo lástima ni siento compasión por estos niños. Mi trabajo es enseñarles a ser exitosos, independientes e individuos felices. Mi trabajo es trabajar conmigo misma para salir del trabajo. Así que empiezo a trabajar muchas horas a la semana con niños pequeños y trabajo a partir de ahí. Estoy trabajando actualmente con una alumna de cuarto grado que está en una escuela normal todo el día. Cuando ella era pequeña pasé de diez a quince horas a la semana a su lado. Ahora la veo durante tres horas y algo de ese tiempo es después de clases. Sólo voy a su salón de clases para enseñarle nuevos signos Braille o conceptos difíciles, enseñarle a defenderse por sí misma trabajando con su maestro del salón de clases o con sus compañeros, y mostrarle cómo trabajar de manera inteligente en lugar de arduamente.

Los niños a los que les he enseñado me han dado más a mí que lo que les he dado yo a ellos. Ellos comparten sus alegrías y sus vidas conmigo. Ellos me aceptan por quien soy porque yo hago lo mismo por ellos. Admiro su fortaleza personal y su determinación para vivir y hacer lo mejor cada día. Tuvieron que trabajar muy duro para llegar hasta donde están ahora y mi trabajo es ayudarlos a continuar aprendiendo nuevas habilidades para que puedan tener éxito el resto de sus vidas.

Deben tener metas, y deben escribirlas. ¡Nadie hace una larga y exitosa jornada sin un mapa! Su mapa lo forman las metas que ellos establecen para sí mismos. Yo sólo soy la facilitadora.

TISD (Tyler Independent School District- Distrito Escolar Independiente Tyler) es un distrito ejemplar. Hay tanta gente extraordinaria que trabaja en este distrito con el que yo he tenido el placer de trabajar. Ante todo, nada sería posible para estos niños si no fuera por la dedicación de la Directora de Educación Especial. Ella hace que las cosas sucedan en beneficio de estos niños y ha ido y venido cumpliendo su deber al asegurarse que los alumnos reciban la instrucción especializada que necesitan. Trabaja con nosotros y nos ayuda a diseñar un programa educativo comprensivo que tenga continuidad. El apoyo administrativo es vital. Después, están todos los cientos de otros con los que ha sido un placer para mí trabajar. No me refiero sólo al excelente personal de enseñanza. También hablo acerca del numeroso personal de apoyo que ayuda a estos chicos al ordenar sus materiales especiales, al formarlos en las filas del almuerzo con gracia y dignidad, a ayudarlos a mover montañas de volúmenes Braille alrededor de los campus, y al asegurarse de que los campus sean seguros para que ellos se desplacen. Estoy agradecida con todos ellos, desde el superintendente hasta los custodios, por la parte que desempeñan en la ayuda para educar a un niño impedido visual.

La educación especial no es un curriculum suavizado diseñado para educar a los discapacitados. La educación especial es mucha gente especial que ayuda a que niños especiales se vuelvan adultos productivos.


| Verano 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010