TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Lesión Cerebral y Pérdidas Asociadas de Visión y Audición

Por Kate Moss, Maestra Capacitadora, TSBVI, Texas Deafblind Outreach

Adaptado en parte de Teaching Students with Visual and Multiple Impairments: A Resource Guide (Enseñanza de Alumnos con Impedimentos Visuales y Múltiples: Una Guía de Recursos), por Millie Smith y Nancy Levack

Nota del Editor: De acuerdo al sitio web de la Brain Injury Association (Asociación de Lesión Cerebral) (http://www.biausa.org/brain_injury_and_you.htm) la lesión cerebral traumática (TBI por sus siglas en inglés) se define como “Una ofensa al cerebro, no de naturaleza degenerativa o congénita causada por una fuerza física externa que puede producir un estado de conciencia disminuido o alterado que da por resultado un impedimento de las capacidades cognoscitivas o del funcionamiento físico. También puede resultar en la alteración del funcionamiento emocional o de comportamiento. La lesión cerebral adquirida (ABI por sus siglas en inglés) se define como una “Lesión al cerebro que no es hereditaria, congénita o degenerativa que ha ocurrido después del nacimiento. (Incluye anoxia, aneurismas, infecciones al cerebro e infartos.) Los individuos con lesión cerebral experimentan con frecuencia problemas con la pérdida tanto de la visión como de la audición. En los sitios web de la BLA, Carolyn Rocchio comparte la siguiente información acerca de la lesión cerebral traumática (TBI):

“Los problemas de audición pueden ocurrir por numerosas razones, tanto mecánicas como neurológicas, particularmente cuando han sido dañados el oído interno y/o los lóbulos temporales. Todos los pacientes deben hacerse un examen otoscópico y una prueba de audición seguidos de un examen de comportamiento. El sangrado externo en el canal auditivo, el daño del oído medio, la lesión coclear y/o las lesiones de los lóbulos temporales pueden causar una disfunción auditiva." (Rocchio, 1998).

Esto puede dar por resultado niños que tengan problemas de procesamiento auditivo, pérdida de conducción auditiva, y/o pérdida auditiva sensorineural. También pueden presentar problemas de equilibrio asociados con cualquier daño al sistema vestibular.

Algunos de los problemas de visión asociados con la lesión cerebral traumática incluyen infecciones ocasionadas por la bruma de nebulizadores en pacientes de traqueotomías que producen úlceras corneales y otros problemas, dificultades con el procesamiento visual y la capacidad visual motora, como visión doble, pérdida de campo, nistagmus y baja visión (Rocchio, 1998).

Los niños con lesión cerebral traumática enfrentan problemas en las áreas de comunicación, en la adquisición de nueva información, orientación espacial, atención y concentración, finalizar labores, control de impulsos, manejo de enojo, integración social, y conversación social. Hay muchas organizaciones y sitios web que ofrecen información excelente sobre lesión cerebral. Varios de los que hemos encontrado incluyen:

Brain Injury Association, Inc. (BIA) 105 North Alfred Street Alexandria, VA 22314 Teléfono: (800) 444-6443 Correo electrónico: FamilyHelpline@biausa.org Sitio Web: http://www.biausa.org/

International Brain Injury Association (IBIA) 505 Wythe Street Alexandria, VA 22314 USA 703/683-8400 Correo electrónico: info@internationalbrain.org Sitio Web: http://www.internationalbrain.org

Lash and Associates Publishing/Training, Inc. 708 Young Forest Drive Wake Forest, NC 27587 Por Teléfono o FAX: 919-562-0015 (800) 444-6443 Correo electrónico: mlash@lapublishing.com Sitio Web: http://www.lapublishing.com

En Texas, se reportó a 120 niños por haber sufrido lesión cerebral traumática como etiqueta de discapacidad en el 2002 Annual Registration of Students who are Visually Impaired (Registro Anual de Alumnos que son Impedidos Visuales 2002). Nueve niños en el 2002 Texas Deafblind (Censo de Sordoceguera de Texas 2002). Adicionalmente, muchos niños han sufrido pérdida de la visión y de la audición (que ocurre después del nacimiento) como resultado de anoxia, infarto, aneurismas e infecciones cerebrales tales como la meningitis.

Algunas estadísticas alarmantes del sitio web de la Brain Injury Association (2002) incluyen lo siguiente:

En 1996 presentamos un artículo, “A Different Point of View” (“Un Punto de Vista Diferente”) de Marnee Loftin, en el que se hace un recuento de primera mano de los efectos de la lesión cerebral traumática (TBI) y que habla acerca de los problemas que ha experimentado en su visión así como en su funcionamiento cognoscitivo y emocional. A usted podría interesarle leer su artículo, que puede encontrarse en el sitio web de la TSBIV en http://www.tsbvi.edu/Outreach/seehear/archive/ptvs.htm. También hay buena información acerca de los asuntos visuales relacionados a la TBI en: Teaching Students with Visual and Multiple Impairments: A Resource Guide (Enseñanza de Alumnos con Impedimentos Visuales y Múltiples: Una Guía de Recursos), de Millie Smith y Nancy Levack. La información que presentamos a continuación está adaptada de ese libro y fue publicada por primera vez en VER/OÍR, Otoño de 1996. Pensamos que valía la pena reimprimirlo.

Los problemas sensoriales son comunes después de una lesión cerebral traumática. Los problemas que estos niños tienen con su visión son conocidos como el Post Trauma Vision Síndrome (PTVS por sus siglas en inglés – Síndrome de Visión Post Trauma). Más de la mitad de los niños que han sufrido lesión cerebral tienen problemas con la vista, tales como visión doble o borrosa, así como defectos en el campo visual. La visión doble o borrosa puede mejorar durante los primeros seis meses después del evento traumático, pero es más común que persistan las anormalidades en el campo (Mira, Tucker, & Tyler, 1992).

La visión binocular es la que nos permite mezclar las dos imágenes vistas por cada uno de los ojos en una sola imagen percibida. Los problemas de largo plazo con la visión binocular son comunes. Éstos incluyen:

Cuando se presentan estas condiciones desde el nacimiento, el cerebro se adapta suprimiendo la visión en uno de los ojos. En el síndrome de visión post trauma la condición ocurre de manera abrupta. El cerebro no tiene la oportunidad de adaptarse gradualmente y la visión anormal persiste. Es importante que cualquier niño que sufra de lesión cerebral traumática reciba un examen oftalmológico exhaustivo (Mira, Tucker, & Tyler, 1992). La visión doble interfiere en particular con la percepción de la profundidad, localización de objetos, y la capacidad de relacionar la información visual con las experiencias quinestéticas, proprioceptivas y vestibulares. Estos términos se explican enseguida:

Debido a la visión doble, que ocurre con el PTVS, se ven atrofiados el equilibrio, la coordinación y los movimientos (Padula, Shapiro, & Jasin, 1988).

Muchas personas con una lesión cerebral posterior al trauma experimentan diversas anormalidades visuales y perceptivas. Los alumnos con el síndrome de visión posterior al trauma tienen dificultades al transferir la información visual que aprendieron antes de la lesión, a las circunstancias presentes. Son comunes los problemas con la organización espacial. También pueden desarrollar una postura anormal de cabeza junto con un crecimiento elevado de los tejidos musculares en otras partes del cuerpo, particularmente en las áreas de la cabeza, del cuello y de los hombros. Esto sucede debido a que el niño tratará de corregir o mejorar su funcionamiento visual sacudiendo o sosteniendo su cabeza en una posición que no es la natural (Padula, Shapiro, & Jasin, 1988).

Los niños con lesión cerebral traumática también pueden sufrir daños en sus oídos. Mira, Tucker, y Tyler (1992) también describen los tipos de daño al oído que ocurren frecuentemente con una lesión cerebral traumática. También puede haber daño al oído medio, que puede provocar un tipo conductivo de pérdida del oído. Puede haber también daño al oído interno o a los conductos auditivos hacia el cerebro, que pueden provocar una pérdida auditiva sensorioneural. Los niños con impedimentos visuales por lo general se basan en su audición para compensar la pérdida de funcionamiento visual. Por esta razón, es crítico que los niños con PTVS se sometan a una evaluación audiológica.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PTVS

Las características del síndrome posterior al trauma incluyen:

(Adaptado de Padula, Shaprio, & Jasin, 1988)

SUGERENCIAS E INTERVENCIONES

La siguiente es una lista de sugerencias e intervenciones que pueden intentarse con los alumnos que tienen PTVS. Algunos de estos puntos son intervenciones que deberán ser prescritas por especialistas oculares o que requieren de información de especialistas en el area motriz.

Desorganización espacial

Postura anormal

Visión doble

Fijaciones y seguimientos pobres (dificultad para buscar un objeto específico o seguir un avance)

Pobre concentración y atención

Memoria visual pobre

Anormalidades de movimiento – Los objetos o las palabras parecen moverse sobre la página

Incapacidad para ver una escena visual completa, salvo un fragmento o desaparición de objetos visuales debido a percepción anormal

Incapacidad para leer a pesar de la capacidad para escribir

Incapacidad para atender a objetos en el hemisferio afectado

Incapacidad para distinguir colores

Incapacidad para guiar visualmente las extremidades

Anormalidades de campo

REFERENCIAS

Blosser, J. L. & de Pompei, R., (1994). Pediatric traumatic brain injury: proactive intervention, Singular Publishing Group, San Diego, CA.

Brain Injury–Fact Sheet. (2002). Brain Injury Association, Alexandria, VA, website 2002: www.biausa.org.

Mira, M.P., Tucker, B.F., & Tyler, J.S. (1992). Traumatic brain injury in children and adolescents: sourcebook for teachers and other school personnel, Pro•Ed, Austin, TX.

Padula, W.V., Shapiro, J. Head injury causing post trauma vision syndrome. New England Journal of Optometry, 41(2), 16-20.

Carolyn Rocchio, (1998). Unexpected medical problems can surface after brain injury. Family News and Views, Vol. 5, No. 6 October 1998. Brain Injury Association, sitio web 2002: http://www.biausa.org/famviewnews/unexpected_medical_problems.htm

Smith, Millie and Levack, Nancy, (1996). Teaching Students with Visual and Multiple Impairments: resource guide, Texas School for the Blind and Visually Impaired, Austin, TX, p. 215-238.

The cost and causes of brain injury. (2002) Brain Injury Association, Alexandria, VA 22314, sitio web 2002: http://www.biausa.org.


| Verano 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010