TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Verano 2001 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Ayuda para que Usted y su Hijo(a) Tengan una Buena Noche de Sueño

Por Craig Axelrod, Maestro de Capacitación-TSBVI, Outreach de Sordoceguera de Texas
Una versión de este artículo apareció en la edición de abril de 1994 de PS NEWS!!!

Nota del editor: este artículo se basa en la información ofrecida por Roy Condon en un taller en Julio de 1993.

“Oh esas noches de insomnio romperán mi corazón en dos.” Palabras más sabias nunca antes habían sido pronunciadas, particularmente por los padres de los infantes con discapacidad. Aunque cualquiera puede encontrarse con que una noche de sueño reparador nos elude, el reto puede ser peculiarmente único para los niños con discapacidades y para sus familias.

Al buscar causas y soluciones para un problema como este, los padres y el personal de la escuela deberán trabajar juntos como equipo. Un equipo estará mejor dispuesto para desarrollar un plan de intervención que tenga éxito. Los tipos de estimulación proporcionados en la escuela durante el día, tienen influencia sobre la capacidad del(a) alumno(a) para dormir durante la noche, y un estudiante que dormita en clase, enfrenta dificultades para aprender. El problema de un(a) niño(a) para dormir es un problema de todos.

¿QUÉ ES EL SUEÑO?

Identificar algunos hechos comunes acerca del sueño podrá ayudar a distinguir las características generales que la mayoría de la gente experimenta a partir de problemas exclusivos para infantes con discapacidades.

  1. La función del sueño es controvertida. Algunas personas creen que el sueño es un periodo de nula respuesta controlado internamente, durante una fase del ciclo circadiano, que promueve la conservación de la energía. Otros piensan que es un proceso de restauración o de equilibrio que ocurre después del consumo de energía. Todo el mundo concuerda en que el sueño es un estado de la conciencia.
  2. El sueño ocurre en ciclos repetidos de 70 a 100 minutos de dos estados intermitentes, MOR (REM en inglés) y sin MOR (nonREM). En el estado MOR, cuando suceden los sueños, el cerebro está activo pero el cuerpo está paralizado de manera efectiva. En el estado sin MOR, los músculos están relajados pero se pueden mover. Este estado (en 4 etapas, de somnolencia hasta sueño profundo) puede servir como función de restauración, y se identifica generalmente como sueño.
  3. Los ciclos circadianos son ciclos biológicos de aproximadamente 25 horas de duración, en los cuales el sueño, la vigilia, el estado de alerta, la actividad, el descanso, los cambios en la temperatura corporal, la liberación de hormonas y muchas otras funciones del cuerpo se llevan a cabo. Este ciclo se reajusta diariamente al reloj de 24 horas mediante procesos internos y señales externas como la luz del día y la oscuridad, las horas de ingestión de alimentos, las costumbres sociales, la hora de ir a dormir y especialmente la hora de despertarse. Las rutinas diarias son fundamentales para reajustar el reloj biológico, debido a que las señales externas influyen en los procesos internos del cuerpo. El sueño retrasado de manera crónica puede conducir a una inversión del horario cotidiano de una persona.
  4. Uno se despierta, por lo general de 3 a 7 veces cada noche, lo que es normal tanto para niños como adultos. Esto ocurre por lo general al final de un estado MOR (REM) y, entre otras cosas, nos permite cambiar de postura en la cama. Por lo general no nos damos cuenta de los mismos y seguimos durmiendo al cabo de algunos segundos. Pueden surgir problemas cuando una persona tiene dificultad para volver a dormirse después de despertar en la noche.
  5. Todas las personas necesitan diferentes cantidades de sueño y generalmente se requiere menos sueño con la edad. El sueño fragmentado o irregular es más común después de los 7 años, y especialmente en personas mayores de 45.
  6. La mayoría de los niños duermen profundamente la primera y las últimas horas de la noche, y de manera más ligera entre dichos períodos.
  7. Los ciclos de sueño/vigilia pueden afectarse fácilmente en las personas sensibles al cambio. Los patrones irregulares de sueño/vigilia conducen a alteraciones significativas en el humor de una persona, en su nivel de energía, en su sentido de bienestar, así como en su capacidad para aprender nueva información. Un(a) niño(a) quizás no se comporte como si estuviera cansado(a), pero podrá mostrarse irritable, distraído, impulsivo, agresivo, hiperactivo o retraerse socialmente. Tales indicadores de comportamiento pueden sugerir un problema en el sueño.
  8. Las causas que afectan al sueño pueden variar entre personas diferentes. Se puede observar la historia individual de sueño para ayudar a identificar los patrones que siguen los problemas.

PROBLEMAS DE SUEÑO EN NIÑOS CON DISCAPACIDES

Aunque se ha publicado mucho acerca del sueño y de los problemas de sueño en adultos y niños, hay muy poca información acercad de los temas relacionados con el sueño en los niños visualmente impedidos o que son sordoinvidentes. Una revisión de varios estudios, sin embargo, indica que los niños con discapacidades están más propensos a tener problemas de sueño que aquellos que no presentan discapacidades.

Nuestro medio ambiente proporciona varias señales que nos ayudan a despertarnos, a permanecer despiertos durante el día y a dormir durante la noche. Las dificultades para comunicarse que con frecuencia experimenta un(a) niño(a) con discapacidades, hace que la comprensión, así como la búsqueda de respuestas apropiadas, sean todo un reto. Otros factores pueden afectar al sueño. Por ejemplo, el medicamento que está ingiriendo un infante puede causar somnolencia durante el día. Un infante con alto o poco tono muscular podría ser incapaz de cambiarse por sí solo de postura en la cama, lo que es importante para una noche de buen sueño. Algunos niños con discapacidades profundas tienen dificultad para regular sus niveles de vigilia y cambian entre sueño, somnolencia, alerta y excitación, de manera independiente de los estímulos externos. Los individuos totalmente invidentes experimentan una alta incidencia en la fase de desórdenes de sueño (durante la cual los días y las noches se revierten gradualmente), en parte debido a que no reciben estímulos luminosos que influyan en sus ritmos circadianos.

Algunas preocupaciones sobre el sueño identificadas con frecuencia por los padres de niños con sordoceguera incluyen despertarse en la noche, horarios revertidos (dormir durante el día) se utilice o no medicamentos, sueño irregular y fragmentado, dificultad para quedarse dormido, corta duración del sueño, sonambulismo, gritos o lloriqueos nocturnos y la necesidad de dormir con los padres.

Es posible que los niños nunca superen sus problemas de sueño, pero muchas situaciones pueden mejorarse con la intervención adecuada. Es importante concebir al problema de sueño como síntoma de uno o más problemas diferentes, para identificarlos y resolverlos. Con frecuencia, no hay respuestas fáciles, pero el contacto regular entre los padres y los profesionales que tratan de resolver una alteración persistente del sueño, ayuda a que todo el mundo en el equipo se mantenga con energía y optimismo. Un consultor externo puede contribuir con objetividad y perspectiva al plan de juego global de un equipo. En algunos casos, esto podrá ser todo lo que se necesite para resolver el problema de sueño(a) de un niño(a). Cuando se busca ayuda médica, es difícil encontrar a una persona que posea tanto el conocimiento sobre alteraciones del sueño, como la experiencia con niños que tienen discapacidades múltiples. Un profesional conocedor, con el interés y la disposición para trabajar como parte de un equipo, puede ser una fuente valiosa de ayuda. La Academia Americana de Medicina del Sueño (American Academy of Sleep Medicine) tiene información sobre las clínicas de desórdenes del sueño en Texas, y puede ser contactada en:

American Academy of Sleep Medicine (Academia Americana de Medicina del Sueño)
6301 Bandel Rd., Suite 101
Rochester, MN 55901
Teléfono: (507) 287-6006
Página Web: www.AASMnet.org 

"Sleep Is Boy""Sleep is Boy"
by
Wendy Haynes
1975

EXPLORACIÓN DE LOS COMPORTAMIENTOS DE SUEÑO

Los desórdenes de sueño son comportamientos provocados y sostenidos por razones específicas. Después de que se han identificado las posibles causas de un determinado comportamiento, se pueden diseñar estrategias de intervención.

Higiene del Sueño

Como se ha mencionado con anterioridad, los patrones de sueño están influidos por condiciones y eventos externos. Establecer y mantener una buena “higiene de sueño” es el primer paso para resolver el problema de sueño de un infante. Los factores que mejorarán el sueño incluyen buena salud, ejercicio, un horario cotidiano de provecho y consistente, una dieta balanceada y cantidades apropiadas de comida; un medio ambiente a la hora de dormir que invite a dormir, así como una secuencia placentera y relajante de actividades en el momento anterior a la hora de dormir.

Recolección de la Información

Además de establecer condiciones que favorezcan el sueño, es útil recolectar información de forma sistemática acerca de los comportamientos de sueño de un(a) infante. Hacerlo ayudará a indicar las tendencias y patrones que quizás no se hayan visto si uno se confía únicamente a la memoria. El claro entendimiento de las causas de un problema de sueño hará que sea más probable el éxito de una intervención determinada. Debido a que la mejora y el cambio pueden resultar lentos, la documentación también mostrará el progreso. Además, esta información resaltará la severidad del problema de sueño de un(a) niño(a). Un(a) infante que rutinariamente se despierta en la noche y que se duerme durante momentos significativos durante la mayoría de los días escolares, no está aprendiendo mucho. Una estrategia de intervención coordinada entre la escuela y la casa mejorará la calidad de la educación del(a) estudiante. Un “Diario Cotidiano de Sueño”, llenado durante cierto período de tiempo, puede ayudar a proporcionar una imagen de los cambios actuales en los comportamientos de sueño.


Diario de Sueño Cotidiano

Nombre:___________________ Fecha:___________________

Hora de dormir planeada:__________ Hora de dormir real:__________

 

Cooperación Resistencia Mucha resistencia
Cooperación para irse a dormir

:

 

 

 

Cooperación para permanecer en la cama:

 

 

 

 

Caminatas nocturnas

:

Comienzo Final Tiempo total

#1

 

 

 

#2

 

 

 

#3

 

 

 

#4

 

 

 

#5

 

 

 

#6

 

 

 

 

 

Tiempo total de todas las caminatas nocturnas

 

Fin del tiempo sueño-despertar: _____________

Cantidad total de sueño nocturno (menos caminatas nocturnas):: ________________

Estado de ánimo del(a) niño(a) al despertar final: __________________________________________

Siestas Comienzo

  Final

Tiempo total

#1

 

 

 

#2

 

 

 

#3

 

 

 

#4

 

 

 

#5

 

 

 

#6

 

 

 

 

 

Tiempo total de sueño (siestas y sueño nocturno):  

 

Comentarios y observaciones:_______________________________________________


Los niños duermen por lo general menos conforme crecen, pero los requerimientos de sueño de cada niño son únicos. Saber la cantidad total de tiempo que su hijo(a) duerme en un día, tendrá implicaciones para la intervención. Por ejemplo, debido a que las siestas tomadas durante el día cuentan en el número total de horas de sueño, eliminar las siestas diurnas podrá ayudar a que algunos niños duerman mejor durante la noche. O cambiar las siestas de 4:00 p.m. a 2:00 p.m. podría mejorar el comienzo del sueño a la hora de dormir.

La hora a la que se despierta un niño(a) es una variable que puede controlarse externamente y seguirse de manera consistente. Una hora para despertarse rutinaria entre semana que cambia durante los fines de semana podría hacer que el ajuste a las mañanas del lunes sean más difíciles.

El humor de un(a) infante después de levantarse en la mañana será una medida del calidad de sueño de la noche anterior.

Interpretación de la Información

Ahora que se ha recopilado la información, el “Registro ABC de Problemas de Sueño” puede ayudar a identificar las posibles razones del o de los problemas de comportamiento. En algunos casos, un evento que haya ocurrido antes del problema de sueño podría haber ocasionado el comportamiento. Cambiar uno o más eventos precedentes podría hacer menos probable que el comportamiento ocurra. Un niño que pelea con sus hermanos antes de irse a la cama (antecedente), y luego se queda despierto durante varias horas (comportamiento), podría dormirse con mayor facilidad si las actividades antes de dormir son menos energéticas. En otras situaciones, reforzar las consecuencias pueden motivar a que un(a) infante repita el comportamiento. A un(a) niño(a) que se le ha dado un refrigerio (consecuencia) después de salir de la cama (comportamiento) podrá aprender a salirse de la cama con mayor frecuencia. Los comportamientos no aparecen tan frecuentemente cuando sus consecuencias sean menos gratificantes, especialmente si se enseñan comportamientos alternativos más apropiados y efectivos.


Registro ABC de Problemas de Sueño

Nombre:_____________________________ Fecha:___________________

Antecedentes

Comportamiento

Consecuencias

Razón

Describa lo que sucedió antes de que ocurriera comportamiento (qué, quién, dónde y cuándo).

Describa el comportamiento (cómo comenzó, su intensidad, cuánto duró y cuántas veces ocurrió)

Describa qué sucedió después de que elcomportamiento ocurriera (cualquier cambio en el medio ambiente o las reacciones de la gente)

¿Por qué

mi hijo(a) se comportó de esta manera?
¿Qué consiguió el comportamiento?

 

 

 

 


TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN

Los problemas de sueño se han tratado tradicionalmente de manera diferente por las comunidades médica y de comportamiento. De manera reciente, no obstante, estos acercamientos se han vuelto más consolidados.

Intervención sobre el Comportamiento

La información recopilada en el “Diario Cotidiano de Sueño” y en el “Registro ABC de Problemas de Sueño”, ayudará al equipo a identificar los patrones de los problemas, así como las intervenciones posibles. Cualquier programa que se implemente deberá ser individualizado para las necesidades y circunstancias de cada infante. Se describen varios planes de intervención líneas abajo. Cada uno tiene una meta y un procedimiento diferentes para tratar un problema de sueño particular. Un acercamiento de ensayo y error podría resultar útil. Cuando se le enseñe al(a) niño(a) nuevos comportamientos, la actitud positiva de los padres, de los maestros y de otros miembros de el equipo será crucial para su éxito. Un plan de intervención deberá implementarse a un ritmo que sea confortable para todos los participantes.

1. Rutina Positiva a la Hora de Dormir

Problema: resistencia a la hora de dormir

Meta: enseñar a un(a) niño(a) cooperación a la hora de dormir

Procedimiento:

  1. Determine la naturaleza de la hora de dormir de un(a) niño(a)
  2. Desarrolle una secuencia de 20 minutos de actividades placenteras y tranquilizadoras, previas a dormir (un baño con agua caliente, una friega con loción, contar una historia en una mecedora, etc.)
  3. Empiece la secuencia 20 minutos antes de la hora natural para dormir del niño(a)
  4. Siga la secuencia y aliente al(a) niño(a) a que termine cada actividad, incluyendo irse a la cama

Cosas a considerar: las rutinas previas a la hora de dormir preparan al(a) niño(a) psicológicamente y en su comportamiento, para ir a la cama. Las actividades tranquilizadoras pueden identificarse y aprenderse en la escuela, para practicarse después en casa durante la secuencia a la hora de dormir y durante otros momentos.

2. Extinción Gradual

Problema: resistencia a la hora de dormir y despertarse en la noche

Meta: reducir gradualmente las consecuencias de mantener un problema de comportamiento y ayudar al(a) niño(a) a aceptar el cambio tranquilamente por medio del “aprendizaje progresivo.”

Procedimiento:

  1. Implementar prácticas de higiene para bien dormir
  2. Determine cuando el(a) niño(a) deba ir a la cama
  3. Coloque al(a) niño(a) en la cama; si los berrinches continúan después de 1 o 2 minutos, proporcione tranquilidad neutra; repita conforme sea necesario
  4. Con el tiempo, ignore los berrinches por intervalos cada vez mayores, hasta por 20 minutos
  5. Responda de forma consistente en cada episodio

Cosas a considerar: un(a) niño(a) tranquilo(a) regresará a dormir más fácilmente que uno(a) que se moleste.

3. Extinción

Problema: resistencia a la hora de dormir y despertarse en la noche

Meta: eliminar por completo las consecuencias de mantener un problema de comportamiento a través de una “indiferencia planeada”

Procedimiento:

  1. Implemente prácticas de higiene para bien dormir
  2. Determine cuando el(a) niño(a) deba ir a la cama
  3. Coloque al niño(a) en la cama e ignore sus berrinches
  4. Si el(a) niño(a) sale de la cama, ordene al(a) niño(a) que regrese con la atención o interacción mínimas.
  5. Responda consistentemente en cada episodio

Cosas a considerar: la extinción podrá funcionar con algunos niños, especialmente con aquellos que son más jóvenes, no sonámbulos y/o no “peleadores.” Otros niños podrán continuar peleando, para después permanecer psicológicamente agitados y será difícil tranquilizarlos.

4. Horario para levantarse

Problema: se despierta en las noches

Meta: acostumbrar a un(a) niño(a) que se despierta espontáneamente, a que lo haga bajo nuevas condiciones

Procedimiento:

  1. Determine la(s) hora(s) en la(s) que el(a) niño(a) se despierta de manera rutinaria
  2. Despierte al(a) niño(a) de 15 a 30 minutos antes
  3. Siga una rutina con el(a) niño(a) despierto(a) (abrácelo(a), consuélelo(a), cambie el pañal)
  4. Regrese al(a) niño(a) somnoliento(a) a la cama

Cosas a considerar: un(a) niño(a) que asocia el acto de despertarse con las consecuencias de refuerzo (vienen los padres, juego, refrigerio, etc.) se condiciona a ser despertado por los padres. Después del acostumbramiento inicial, los intervalos entre los cuales se despertará se incrementarán de manera gradual.

5. Desvanecimiento hacia la hora de dormir

Problema: resistencia a la hora de dormir y se despierta en las noches

Meta: cambiar la hora de dormir natural de un(a) niño(a) a una más aceptable y reducir el número de veces que se despierta en la noche

Procedimiento:

  1. Elimine todo el sueño durante el día (restricción de sueño)
  2. Determine la hora de dormir natural del(a) niño(a) en 15 minutos
  3. Siga una secuencia de rutina positiva para la hora de dormir. Empiece la secuencia 20 minutos antes de la hora natural de dormir del niño(a)
  4. Si el(a) niño(a) se duerme en 15 minutos, comience la secuencia de 15 a 30 minutos antes la noche siguiente
  5. Si el(a) niño(a) no se duerme en 15 minutos, comience la secuencia de 15 a 30 minutos más tarde la noche siguiente, y regrese después al paso 4 cuando el(a) niño(a) comience a dormir

Cosas a considerar: las circunstancias externas y los hábitos pueden ayudar a construir asociaciones acerca de irse a dormir. Es importante continuar incrementando el porcentaje de experiencias de la hora de dormir que tienen éxito.

En cualquier estrategia de intervención que se intente, es importante negociar un nivel de cooperación aceptable tanto para el(a) niño(a) como para el adulto, para incrementar después lentamente las expectativas. El apoyo mutuo entre adultos también es esencial para conservar la perspectiva, la confianza y la tranquilidad.

Medicación e Intervención Química

Si todos los intentos para encontrar una solución por medio de una intervención en el comportamiento han sido infructuosos, la utilización de medicamentos podría ser el último recurso. La medicación solamente tiene un beneficio limitado. Podría ser una solución de corto plazo que proporcione un alivio temporal o intermitente para el insomnio, o puede usarse en combinación con un acercamiento más restrictivo al comportamiento que cambie un patrón persistente. Cuando se administra durante un período largo de tiempo, la medicación puede en ocasiones incluso resultar contraproducente para dormir. Puede causar insomnio “de rebote”, impedir o limitar la calidad del sueño de una persona, y/o producir efectos secundarios adversos. Antes de experimentar con medicamentos o acercamientos nutricionales tales como vitaminas y remedios herbales, consulte a un neurólogo, psiquiatra o médico familiarizado con desórdenes del sueño.

CONCLUSIÓN

Aunque aprender a conseguir que un(a) niño(a) duerma bien puede ser tardado, así como lento el procedimiento de labor intensiva para usted y para su hijo(a), los resultados bien valdrán la pena del esfuerzo. ¡Buena suerte, buenas noches y felices sueños!

REFERENCIAS

Adams, L. A. & Rickert, V. I. (1989) “Reducing bedtime tantrums: comparison between positive routines and graduated extinction.” Pediatrics, 84, 756-761.

Durand, V. M. & Mindell, J. A. (1990) “Behavioral treatment of multiple childhood sleep disorders.” Behavior Modification, 14, 37-49.

Ferber, R. (1985) Solve Your Child’s Sleep Problems. New York: Simon and Schuster.

Finnie, N. R. (1975) Handling the Young Cerebral Palsied Child at Home. 2nd Edition. New York: E. P. Dutton.

Nakagawa, H. Sack, R. L. & Lewy, A. J. (1992) “Sleep propensity free-runs with the temperature, melatonin, and cortisol rhythms in a totally blind person.” Sleep, 15(4), 330-336.

Palm, L., Blennow, G. & Wetteberg, L. (1991) “Correction of non-24-hour sleep/wake cycle by melatonin in blind retarded boy”. Annals of Neurology, 29(3), 336-339.

Piazza, C. C. & Fisher, W. (1991) “A faded bedtime response cost protocol for treatment of multiple sleep problems in children.”   Journal of Behavioral Analysis, 24, 129-140.

Rickert, V. I. & Johnson, M. C. (1988) “Reducing nocturnal awakening and crying episodes in infants and young children: A comparison between scheduled awakenings and systematic ignoring.” Pediatrics, 81, 203-212.

Stores, G. (1992) “Annotation: sleep studies in children with a mental handicap.” Journal of Psychology and Psychiatry, 33,1303-1317.

Tzischinsky, O., Skene, D., Epstein, R. & Lavie, P. (1991) “Circadian rhythms in 6-sulphatoxymelatonin and nocturnal sleep in blind children.” Chronobiology International, 8(3), 168-175.


| Verano 2001 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010