TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 1999 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Algo que hacer...

Por: Phil Hatlen, superintendente, Escuela de Ciegos e Incapacitados de la Vista de Texas

Hace varios años, la Comisión de Ciegos de Texas me pidió que presentara una ponencia durante una Conferencia de la Escuela al Trabajo para un grupo de adolescentes ciegos e incapacitados de la vista y sus padres. Decidí dirigir mi discurso directamente a los estudiantes, y decirles lo que pensaba sobre la transición que estaban a punto de hacer. Les dije lo siguiente:

"Hace muchos años, una amiga me dijo algo que nunca he de olvidar. Ella me dijo que hay tres cosas que el humano necesita en su vida: alguien a quien amar, algo que hacer y una esperanza para el futuro. Para algunos de ustedes, quizá esto sea solamente otro dicho común de los muchos que se publican en libros. Para mí estas tres cosas significan vida.

Voy a comenzar con el tema de alguien a quien amar - todos tenemos personas a las que amamos - nuestros papás, nuestros hermanos y hermanas, amigos, familiares. Pero en el transcurso de la vida esas personas cambian. Muchos de ustedes se van a casar algún día, y van a encontrar un amor más profundo que lo que se pueden imaginar. Ese dicho es correcto - la vida no es muy interesante sin no se tiene alguien a quien amar. En la vida todos necesitamos alguien a quien sentirnos apegados, en quien confiar, con quien poder ser nosotros mismos.

Una esperanza para el futuro - ¿puede imaginarse la vida si usted no tuviera nada que esperar del futuro? Las cosas que esperamos pueden ser diferentes para cada uno de nosotros. Un aumento de salario, un trabajo mejor, un ascenso, unas vacaciones, o quizá la hora para reunirnos con los que amamos. Yo he conocido a jóvenes ciegos o incapacitados de la vista - que se acaban de graduar de bachillerato, que realmente creían que no tenían ninguna esperanza para el futuro. No es fácil conseguir un empleo, es difícil hacer amistades, requiere esfuerzo participar en actividades de recreo. Recuerdo que fui a visitar a dos de mis antiguos alumnos - dos jóvenes, totalmente ciegos, de 22 años, que vivían juntos en un departamento. Llegué como a las 1:30 de la tarde. Esperé mucho tiempo para que abrieran la puerta. Cuando por fin abrieron, era obvio que los había despertado. Les pregunté por qué estaban durmiendo tan tarde en un día tan hermoso. Uno de ellos me dijo que no había ninguna razón para levantarse temprano, por lo tanto no se levantaban. No tenían empleo, ni amigos, ni pasatiempos, ni actividades interesantes que hacer.... nada que esperar. Siempre miren hacia adelante de lo que están haciendo, lo que están pensando, lo que son y de lo que están hechos.... siempre tengan algo que esperar, y hagan el esfuerzo para que suceda.

Algo que hacer - la persona que me dijo esas palabras se estaba refiriendo al trabajo. El trabajo de paga es lo que la mayoría de nosotros hacemos cinco o más días de la semana. La mayoría de nosotros estamos felices de tener algo que hacer - que hacemos algo productivo, algo que tanto nosotros como otros aprecian. Estoy seguro que muchos de ustedes han oído que hay dos clases de trabajadores. Esos que trabajan para vivir, y esos que viven para trabajar. Esos que trabajan para vivir hacen su trabajo y cobran su sueldo. El sueldo les permite vivir sus vidas con cierto nivel de comodidad. Reciben placer, satisfacción y viven momentos hermosos fuera de su empleo. Quizá el dinero les permite financiar los pasatiempos y actividades recreacionales que les dan placer en la vida. Pero no podemos decir que su placer está en el trabajo.

¿Y esos que viven para trabajar? Si, se cobra un sueldo por trabajar, pero también se puede obtener una gran satisfacción y placer en el trabajo que se hace. Esos que viven para trabajar reciben dos beneficios de su empleo: ellos ganan dinero y también sienten placer en lo que hacen. Yo pertenezco a la segunda categoría; y me siento bendecido. Me encanta ir a mi trabajo. Mi trabajo me da mucho placer y satisfacción. Quizá es porque yo soy un estudiante por vida. A diario yo aprendo algo nuevo en mi trabajo, sobre cómo aprenden los niños y los jóvenes, sobre cómo se conducen las gentes entre sí mismas en el mundo del trabajo.

Winston Churchill dijo: "Benditos esos cuyo trabajo es su pasatiempo, y cuyo pasatiempo es su trabajo" Sin importar si uno vive para trabajar o trabaja para vivir, la mayoría de nosotros estamos como en la mitad, y a todos les deseo que equilibren sus vida entre la alegría y la satisfacción. La alegría por la vida que vivimos, y la satisfacción por el bien que hacemos.

Sin embargo, yo conozco muchas gentes que trabajan para vivir, y ellas también han sido muy bendecidas. Ellos hacen sus trabajos y obtienen gran satisfacción y placer de otras cosas que suceden en sus vidas.

Los recomiendo que exploren el mundo del empleo. Examinen sus propias destrezas y lo que les gusta hacer. Comparen las vacantes de empleos en su comunidad. Inscríbanse en los programas de educación de carrera en sus escuelas. Mi profunda esperanza es que cada uno de ustedes salga de la escuela con tanto conocimiento de lo que son, lo que pueden hacer, y lo que les gusta hacer, que puedan tomar control de su vida.

Aprovechen bien a su consejero de carreras, pero no dejen que les escoja un empleo. El empleo lo deben de escoger ustedes. Cuando se tiene a un profesional que está deseoso de hacer las decisiones es muy fácil evitar hacerlas uno mismo.

Mi más grande deseo es que tengan la capacidad de convertirse en directores de su vida. Les deseo que tengan alguien a quién amar, algo que hacer y algo que esperar.

Para los padres y profesionales:

La dignidad de escoger.... ¿no es eso de lo que se tratan los servicios con y para los ciegos? Para nosotros no debe existir una prioridad más alta que alentar y mejorar la habilidad de los ciegos para poder hacerse cargo de sus vidas. Ciertamente no queremos escoger el empleo que la persona ciega debe hacer.... los amigos que debe tener... en donde debe vivir. No queremos dictar la clase de vida que debe vivir, o imponer nuestras propias morales. Lo que la educación y rehabilitación debe estar haciendo es preparar a nuestros jóvenes para que puedan hacer sus propias decisiones, se sientan orgullosos de sí mismos, sean individuos productivos que se conocen a sí mismos bien y no dejen que nadie más que ellos tome control de sus vidas.


| Primavera 1999 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010