TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2005 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Nota del editor: Los meses que han transcurrido desde la última edición de VER/OÍR han sido marcados por la partida de dos personas que por mucho tiempo fueron líderes en el campo de la educación de estudiantes con impedimentos visuales. Alan Koenig y Sally Mangold serán extrañados por muchas personas que los conocieron o que fueron tocados por su trabajo. El Dr. Phil Hatlen usa su columna regular de “Novedades y Perspectivas” para compartir sus pensamientos sobre estos líderes que significaron tanto para tantas personas

SOBRE ALAN KOENIG

Por Phil Hatlen, Superintendente, Escuela para los Ciegos e Impedidos Visuales de Texas

Resumen:  Un tributo de Phil Hatlen en memoria de Alan Koenig.

 Palabras Claves: Alan Koenig, Phil Hatlen, ciegos, impedidos visuales, baja visión, alfabetización en Braille, en memoria.

ALAN Y NOSOTROS

¿ Quién en esta profesión no ha sido influenciado por Alan Koenig? Su sola presencia en una reunión o conferencia siempre inspiraba un sentimiento de que todo está bien en nuestra profesión, porque tenemos colegas como Alan que están realizando investigaciones, escribiendo magníficos libros y artículos y desarrollando nuevos profesores. Junto a su querido amigo Cay, Alan nos dejó investigaciones e instrucciones para la enseñanza de la lectura y escritura en Braille, un conocimiento que hemos necesitado por mucho tiempo. Con otra amiga, Anne, él expandió nuestro conocimiento sobre los servicios para los niños con baja visión.

Pero más que nada, él siempre estaba ahí para apoyarnos, incentivarnos, para ser nuestro confidente, para recordarnos que estamos en una profesión muy especial.

Nos acostumbranos a su conducta tranquila y amistosa, nos transformamos en sus admiradores cuando él y Cay abrieron todo un  conjunto totalmente nuevo de conocimiento sobre la lectura y escritura en Braille. Nos sorprendió su habilidad para escribir y esas contribuciones serán el legado de Alan para muchas generaciones. Estuviera o no de acuerdo con nosotros, nos honraba con su respeto por nuestros cargos y la pasión que compartíamos por nuestra profesión.

ALAN Y LOS NIÑOS

¿Cómo podemos pensar en Alan sin compartir un profundo y permanente agradecimiento por lo que él hizo por los niños? ¿Cuántos niños están recibiendo instrucción en la lectura y escritura en Braille debido a la investigación de Alan y Cay? Los niños están aprendiendo hoy día porque Alan se preocupó tanto que dedicó gran parte de su vida a asegurar oportunidades para la alfabetización de todos los niños ciegos. Madres y padres de niños con impedimentos visuales en edad escolar, este hombre entregó su corazón y su mente para asegurar que sus hijos reciban una educación que incluya la alfabetización en los medios más adecuados para su hijo. ¡Qué regalo para los padres, los profesionales y, por sobre todo, para los niños ciegos y sordociegos!

ALAN Y YO

No recuerdo cuándo conocí a Alan Koenig, pero había escuchado sobre él muchos años antes. Me lo describieron como una persona inteligente, brillante y muy interesante que anteriormente, durante su carrera, había contribuido al conocimiento que tenemos sobre la educación de niños ciegos. Luego, me trasladé a Texas. No tenía idea del tremendo impacto que este hombre joven, amable y gentil tendría en mí durante un período de 14 años.

Alan formó parte de un equipo dinámico en la Texas Tech University, reunido y desarrollado por Virginia Sowell. El y yo hablábamos por teléfono de vez en cuando y, en años anteriores, nos reuníamos varias veces al año. Había tres programas de preparación de personal en Texas, los que fueron muy activos en cuanto a la preparación de profesores y a la promoción de una educación de calidad para los estudiantes ciegos y con impedimentos visuales.

Nunca olvidaré la forma de Alan para comunicarse y ser un amigo. Cuando él y yo nos reuníamos, nunca me pregunté si  él escuchaba lo que decía – lo sabía por sus acciones. Me gustaría poder hacer lo que Alan hizo tan bien – me gustaría poder entregar a todos toda mi atención cuando nos reunimos. ¿Recuerdan, como yo, las veces en que conversaron con Alan y repentinamente se dieron cuenta de que él estaba tan interesado en lo que ustedes estaban diciendo que tenían su atención completa? Me gustaría poder imitar eso.

Fui cautivado por Alan. Él era todo lo que yo quería ser – no juzgaba, siempre nos motivaba, era bueno para escuchar, nunca fue confrontacional, siempre  fue fiel a su ética y a sus creencias. ¿Qué más puedo decir  de mi relación con este hombre especial? Gracias, Alan por las formas en que me has permitido crecer.


| Primavera 2005 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010