TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2004 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Qué significa para mí la alfabetización en braille

Por George Toone, supervisor de Orientación en Carreras,
Centro de Rehabilitación Criss Cole, Austin, Texas

Resumen: El autor comparte su experiencia sobre el aprendizaje y el uso del braille.

 Palabras clave: Ciego, familia, currículum central expandido, alfabetización, historia personal.

El braille tiene diferentes significados para aquellos que lo encuentran en su vida diaria. Braille pueden ser los botones del elevador, puede ser una señal en el cuarto de baño de una empresa e incluso puede estar en un marcador histórico o en un monumento que conmemora a alguien o algo especial. Se hacen muchas bromas respecto de “conducir con braille”, que hacen referencia a los montículos o líneas en relieve dispuestos al borde del camino para que los conductores se mantengan despiertos. Y siempre está la pregunta proverbial: ¿Por qué hay braille en las máquinas de cajeros automáticos para automovilistas? Para aquellos que no lo saben, la respuesta real es que, aparte de las normas de la ADA (Ley para Estadounidenses con  Discapacidades), estos teclados al tacto son fabricados por las mismas compañías que no tienen idea de si serán instalados en máquinas de cajeros automáticos para automóviles o en tiendas de abarrotes. Ésta no es una respuesta glamorosa, pero sí una respuesta real. Aunque la ADA requiere hoy en día que todos los edificios tengan señalización en braille, me pareció muy triste encontrar lugares que aún no tienen letreros de este tipo o, peor, que los tienen grabados en forma incorrecta. En lugar de sólo impactarme por esta situación, pensé que tenemos la obligación  de ayudar a asegurarnos que las señalizaciones en braille sean precisas. Así que si encuentran un letrero en braille grabado en forma incorrecta, los incentivo a conversar con el administrador o con el propietario del edificio para informarle respecto de esta situación o contactarse con la compañía para ayudarlos a encontrar los errores e indicarles lo que es necesario corregir. Si ustedes saben, incluso pueden comunicarse con la compañía que fabricó los letreros para informarles amablemente que tienen errores. Incluso pueden dar un paso más grande para ayudar a asegurar que la señalización en braille sea correcta ofreciéndose a revisar los letreros para ellos, antes o después de su instalación. He hecho esto y conozco a otras personas que también lo han hecho. En todas las oportunidades la compañía o el edificio estuvieron felices de tener esta ayuda, porque ellos desean que sus letreros sean útiles para las personas no videntes. Bueno, ya basta de hablar sobre los letreros.

Nací con retinopatía por ser un niño prematuro, una condición que predominó bastante durante la década de 1950, que me dejó totalmente ciego. Aunque vivía en una granja en el oeste de Texas, mis padres decidieron que debería tener las mismas oportunidades educativas de un niño vidente. Cuando se determinó que había perdido la visión, mi madre comenzó inmediatamente a asistir a una escuela de braille en Louisville, Kentucky. No tengo idea cuánto tiempo estuvo allí, pero cuando regresó, usaba el método  braille. En ese momento, ella comenzó a enseñarme los aspectos básicos y aprendí en una Perkins Brailler. Afortunadamente tuve una profesora de jardín de infantes en mi área local que conocía algunos aspectos básicos del braille. No estoy seguro de cómo aprendió, tal vez mi madre le enseñó...

Después de eso, y antes de mi primer grado, mis padres contrataron a una señora que había trabajado con la TEA durante varios años, Janie Jones, para que fuera a la granja a enseñarme braille. Cuando ingresé a primer grado en una escuela pública, ya sabía leer. Era un niño hiperactivo y, como había aprendido a leer antes de tiempo, me aburría en las clases. La TEA envió todos mis textos de estudio, que contenían braille, y esos libros con termoforma plástica que creo ya no se usan. También recibí libros en braille y de audio de la biblioteca del estado de Texas. Me agradaban, pero prefería aquellos con el sistema braille. Me gustaba tanto leer, que a la hora de dormir, en la granja, no podía pasar inadvertido al leer los libros con termoforma porque mis dedos rechinaban, y mi madre podría castigarme...

   Ingresé al college en la década de 1990. En ese tiempo estaba comenzando la era electrónica y se decía  que las personas no usarían más el sistema braille. Después de todo, si se hubieran usado cintas y formato electrónico, no habríamos tenido que aprender braille y transportar grandes volúmenes o incurrir en el gasto del grabado. Nunca creí en esto y continué usando braille en mi trabajo cotidiano y en mis actividades de recreación. Sí, uso medios electrónicos y cintas para algunas cosas, pero para mí nada reemplazará el braille.

El principal problema que tuve con este método fue que yo era horrible para deletrear, porque no pensaba en las palabras letra por letra. Debido al uso del braille con contracciones, consideraba la palabra completa para poder leer con velocidad. También tendía a deletrear fonéticamente. Luego, cuando llegó la era de las computadoras y comencé a escribir en la computadora, podía deletrear las palabras en forma suficientemente parecida como para corregirlas con la revisión de ortografía. Esto ha mejorado enormemente mi forma de deletrear las palabras.

En conclusión, estoy muy feliz de que el braille siga vigente en los educadores de ciegos y en las agencias de rehabilitación. Es una manera de sentirse conectado con lo que se está leyendo, y realmente pienso que esta conexión permite a la persona logros que no serían posibles al escuchar cintas o discos compactos. El sistema braille es entretenido,  está aquí para quedarse, es hermoso y, sobre todas las cosas, es y siempre será un medio de comunicación significativo y viable para las personas ciegas y con impedimentos visuales de todas las edades. ¡Gracias por dejar que nos acompañe!


| Primavera 2004 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010