TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2004 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

¡Una reconfortante visita al médico!

Por Melanie Knapp, madre, Missouri City, Texas

Resumen: Una madre comparte sus pensamientos sobre la conexión con su hijo, que es sordo y ciego, mientras leen juntos un libro de experiencias en el consultorio del médico.

Palabras clave: Sordo, ciego, familia, historia personal, libros de experiencias, Currículum Central Expandido.

Nota del editor: Melanie compartió esta historia durante el fin de semana de transición que realizamos el 21 y 22 de febrero de este año. Le pedí que lo compartiera con ustedes, ya que pienso que realmente les hará ver cómo cualquier persona puede tener acceso a una historia sobre una experiencia que le es familiar y “leerla” con otra persona. Si le gustaría aprender más sobre libros de experiencias, incluyendo cómo crear su propio libro, puede leer el artículo “Creación y uso de libros de experiencia táctil para niños pequeños con impedimentos visuales”, de Sandra Lewis. Puede acceder al artículo a través de los archivos de Ver/Oír en www.tsbvi.edu/Outreach/seehear/spring03/books.htm .

Gary y yo recogimos un día a Christian, nuestro de hijo de 23 años que es sordo y ciego, de la escuela para poder llevarlo a su cita con el médico. Su interventor, Ann Bielert, y Christian habían ido a Whataburger ese día y habían hecho un libro de experiencia sobre su viaje. Christian llevó a casa su libro para que pudiéramos conversar sobre él. En cada una de las páginas del libro habían pegado un elemento que recogieron en su viaje al lado de un símbolo del calendario táctil que se relacionaba con el elemento. Por ejemplo, habían tomado la tapa plástica y la bombilla de su bebida y la habían pegado junto al símbolo de beber. Mientras esperábamos al médico en la sala de exámenes, saqué el libro para que pudiéramos leerlo juntos. Christian y yo leímos todas las páginas. El tocaba el símbolo y yo lo señalizaba para él y luego lo ayudaba para que él lo señalizara. Disfrutábamos mucho esta actividad, él sonreía y hasta de reía con ganas. Estábamos a punto de terminar la lectura cuando llegó el médico, y nos preguntó qué estábamos haciendo. Bueno...ésta era la oportunidad perfecta para jactarme, y así lo hice. Leíamos entonces el libro nuevamente. Y Christian disfrutó el momento. En eso estábamos cuando se acercó otro profesional, su otro médico, y también quiso saber sobre el libro de mi hijo, y una vez más volvimos a leerlo. Quiero recalcar que la tercera vez que lo leímos lo disfrutó tanto como la primera. Me sentí y me siento muy orgullosa de Christian.. Reímos. Todos estábamos muy impresionados y teníamos muchas preguntas.

Éste fue uno de esos pequeños grandes momentos de la vida que nos alegran y que se graban en nuestra memoria. Fue una experiencia muy importante para mí. Porque leímos juntos el libro, y porque sé que él entendió todo lo que conversamos.


| Primavera 2004 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010