TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2003 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Montañas a Escalar; Un adolescente de Dillon Conquista la Cumbre Baldy

por Maryanne Davis Silve y Marty Greiser

Reimpreso con permiso de Future Reflections, Revista de the National Federation of the Blind Magazine for Parents and Teachers of Blind Children, Summer/Fall 2002

(El artículo original se publicó en el Montana Standard, el martes 8 de enero de 2002)

Nota del Editor de Future Reflections: Cody era sólo un bebé cuando su padre, Marty Greiser se unió a la National Federation of the Blind (NFB –Federación Nacional de Ciegos). Hoy, como Vicepresidente de la National Organization of Parents of Blind Children (Organización Nacional de Padres de Niños Ciegos), Marty es respetado por padres de todo el país por su entrega consistente y considerada de una filosofía positiva acerca de la ceguera en relación con su hijo. Aquí está el recuento de Marty sobre una jornada escaladora que él y su hijo, Cody, realizaron juntos de manera reciente.

Algunos de nosotros escalamos colinas y pensamos que son montañas. Otros escalan montañas y las consideran montículos. El quinceañero Cody Gresier es un escalador de montañas, pero dice, "¿Qué tiene de especial escalar una montaña?" Cody está ciego.

"Incluso antes de que Eric Weihenmayer, el primer ciego que escalara hasta la cumbre del Monte Everest, apareciera en las noticias, mi hijo de entonces 12 años de edad, Cody, hablaba de escalar montañas," recuerda el papá de Cody, Marty Greiser. "Preguntaba si había montañas cerca, cuáles eran sus nombres, cuáles podría escalar y ¿cuándo podríamos hacerlo? En la región oeste de Montana, donde vivimos, siempre hay una montaña cerca y todas pueden ser escaladas, si el clima lo permite."

Así que, ¿por qué Marty se rehusaba a llevar a su hijo a escalar una montaña? Después de todo, él había estado en la cumbre de muchas montañas en la región durante varios años y disfrutaba enormemente excursionar y escalar las montañas.

"Sé lo que se necesita para prepararse y estoy consciente de los riesgos y peligros involucrados, algunos de los cuales pueden ser muy serios, dice Marty. "Cuando consideraba llevar a Cody a una montaña, algunos pensamientos inquietantes rondaban mi mente. ¿Qué tal si algo sucedía? ¿Qué pensarían sus abuelos o su madre? ¿Qué dirían los vecinos? Tenía visiones al respecto.

"Ese padre descuidado, imprudente, ¿en qué estaba pensando? ¿No sabe hacer nada mejor que llevar a un chico ciego a escalar una montaña? Eso sólo es buscar problemas."

Pero Cody había sido educado con una filosofía de "puedo hacerlo," dice Marty. "Además, yo siempre había predicado que la amplia sombrilla de la sobre protección ha tenido malas consecuencias. Sabía que era algo que Cody realmente deseaba hacer, no porque fuera ciego ni porque tuviera que probarle nada a nadie. Él sólo quería escalar una montaña, como cualquier otro niño adolescente quiere hacer algo."

Marty recuerda el interés y la excitación que sintió después de oír acerca de la aventura de Weihenmayer en la cumbre del Monte Everest. "Cuando él oyó que Weihenmayer había logrado llegar a la cumbre y regresar, estaba muy entusiasmado," dice Greiser. "Cuando se enteró de que Weihenmayer iba a platicar sobre su ascenso al Monte Everest en la National Federation of the Blind Convention (Federación Nacional de la Convención de Ciegos) en Filadelfia, no había manera de que Cody se lo perdiera. En la convención, una hora antes de que Weihenmayer hablara, Cody estaba justo enfrente con su propia grabadora de casetes."

La meta de Cody de escalar una montaña se vio impulsada con otro estallido de entusiasmo después de escuchar la plática de Weihenmayer. La determinación de Weihenmayer para cumplir con sus sueños y su rechazo a permitir que la ceguera se entrometiera en su camino, fue un mensaje poderoso de que la gente ciega puede competir y puede ser aventurera en todo lo que realice, dice Marty. Después de la charla de Weihenmayer, Cody, ahora con 14 años, se volvió hacia mí y me dijo, ‘Muy bien Papá, ¿cuándo vamos a escalar la Montaña Baldy?’, " explica Greiser.

Greiser sabía que la altura de 10,568 pies de Baldy no era la del Monte Everest. Sin embargo, la consideraba una verdadera montaña salvaje sin ninguna brecha adecuada que llegara hasta la cima. Sabíamos que cuando cualquiera la escalaba, estaba sólo y era su responsabilidad su propia seguridad. El momento de la decisión había llegado. Greiser tragó gordo y le respondió a su hijo, "Tan pronto como lleguemos a casa, y el clima parezca bueno, escalaremos la Baldy."

Era el 10 de agosto de 2001. La temperatura estaba en la media de los 30. "Empezamos con la luz del día," dice Cody, sintiendo todavía el entusiasmo de ese día, "Hacía frío y recuerdo que cuando llegamos a la cima de la montaña, tuve ese sentimiento de invierno aunque la temperatura me había calentado un poco."

Greiser describió el terreno. "Tuvimos que caminar sobre una tabla y alrededor de una caída de agua para alcanzar la serie superior de árboles," dice Greiser." Después había rocas y espacios abiertos. Tuvimos que lidiar con acantilados, rocas con filo y pendientes empinadas en lugares en que las podías tocar frente a ti.

"Llegamos a la cima justo en tres horas. Conforme avanzábamos, Cody por lo general apretaba mi brazo derecho, justo por encima del codo con su mano izquierda. Tenía su bastón en su mano derecha. En algunas ocasiones en que saltábamos rocas, nos agarrábamos de las manos por seguridad. Mientras estuvimos en la cima, comimos nuestro almuerzo, disfrutamos de la montaña, y tomamos fotografías. Después me di cuenta que se estaban juntando nubes en el horizonte y arriba de otros picos cercanos. Era el momento de descender. Sabía que una ladera de montaña, desnuda y abierta, no era el lugar para ser sorprendidos por el granizo, relámpagos o lluvia."

El par lo hizo mucho mejor al bajar, recuerda Greiser. "La habilidad de Cody para caminar en suelo irregular mejoró y yo me pude concentrar mejor en la ruta y en la velocidad. Si hubiera sabido que íbamos a bajar tan rápido, nos hubiéramos quedado más tiempo en la cima."

La aventura terminó de manera segura ya que Cody y Marty llegaron a su camioneta cansados pero triunfantes. El sol todavía brillaba y la temperatura había aumentado hasta los 70. Ninguna tormenta se materializó nunca.

El recuerdo del viaje hizo reflexionar a Greiser. Su viaje había sido un éxito y estaban seguros. "Pero si nosotros, o Eric Weihenmayer ¿no hubieran tenido éxito o seguridad? ¿Qué habría pasado entonces? ¿El esfuerzo de Eric se habría visto como una locura? ¿Yo me habría visto como un padre imprudente? ¿Se pensaría que Cody y otros niños ciegos necesitarían más protección? ¿No estaríamos, de hecho, perpetuando los estereotipos negativos que estamos tratando de eliminar? Para responder a mis propias preguntas: tal vez, pero lo más probable es que no. Tengo que pensar que permitir que la ceguera evite intentar algo nuevo tiene mayor número de connotaciones negativas que las consecuencias de probar y fallar en cualquier tarea en particular."

Cody hizo eco de los pensamientos de Marty. "Si no lo hubiéramos logrado, simplemente hubiéramos intentado de nuevo, hasta que lo hiciéramos," dice sonriendo.

"Cody nunca tuvo duda alguna de que podría lograr el ascenso," dice Greiser, "Yo era el que me negaba. Yo simplemente no creía o entendía cómo una persona ciega podría caminar sobre tanta roca rota y dispersa como las que hay en las cimas de las montañas. Todavía no sé cómo lidió Cody con el terreno. Pero casi dejé que la ceguera nos impidiera pasar un buen rato. Después de todo, no la escalamos para probarle a la gente ciega que puede escalar montañas. Weihenmayer hizo eso, y lo hizo de manera magnífica. Cody y yo subimos la Montaña Baldy sólo por la diversión de hacerlo.

"Mi deseo es alentar a otros padres de niños ciegos para que piensen fuera de la caja," dice.

Cody afirma, "Tenemos planeado hacerlo de nuevo. Tal vez no la Baldy, pero mi papá y yo tenemos otras montañas por escalar."


| Primavera 2003 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010