TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2003 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Cuestiones de Alfabetización en Braille / Letra Impresa y Valoración de Medios de Aprendizaje

Por Eva Lavigne y Ann Adkins, TSBVI Outreach

Los padres y maestros de alumnos con impedimentos visuales con frecuencia tienen varias preguntas acerca de cómo se toma la decisión sobre el medio de alfabetización de un alumno. Expresan sus preocupaciones acerca de si su alumno deberá ser fundamentalmente un lector de letra impresa o de Braille, y quieren saber cómo y cuándo se toman las decisiones acerca de los medios de lectura. El Dr. Phil Hatlen, Superintendente de la Texas School for the Blind and Visually Impaired, se refirió a esta cuestión en un artículo previo de Ver/Oír (Invierno 2001), y señaló la importancia de la Valoración de Medios de Aprendizaje (Learning Media Assessment –LMA) así como el papel del maestro de los impedidos visuales. Aunque la definición y el propósito de la LMA se han definido claramente por el Consejo Estatal de Educación (State Board of Education –SBOE) y el Acta de Individuos con Discapacidades (Individuals with Disabilities Act –IDEA), la definición de alfabetización no siempre se comprende fácilmente, especialmente por los alumnos visualmente impedidos.

¿QUÉ ES LA VALORACIÓN DE MEDIOS DE APRENDIZAJE (LMA)?

Una valoración de medios de aprendizaje es ordenada por las Reglas del Consejo Estatal de Educación (State Board of Education Rules) para cada estudiante que es enviado para una evaluación inicial con el objetivo de determinar su elegibilidad como impedido visual. También se requiere cada tres años como parte del proceso de reevaluación para mantener la elegibilidad. Las mejores prácticas indican que la valoración del medio de aprendizaje debe ser un proceso continuo y que debe ser actualizado cada vez que sea necesario, a veces anualmente para los alumnos muy jóvenes o aquellos cuyas necesidades y habilidades cambian.

Todos los alumnos que son enviados para evaluación o reevaluación para determinar la elegibilidad como impedidos visuales, deben recibir una valoración de medios de aprendizaje realizada por un maestro certificado de alumnos con impedimentos visuales. Ésta debe incluir:

La LMA reúne tres tipos de información sobre cada alumno:

  1. La eficiencia con la que el alumno obtiene información a través de varios canales sensoriales: visual, táctil y auditivo.
  2. Los tipos de medios de aprendizaje general que utiliza el alumno, o que usará, para cumplir con las tareas de aprendizaje.
  3. El medio de alfabetización que usará el alumno para leer y escribir.

La LMA se enfoca en dos fases:

  1. La selección del medio de alfabetización inicial (esta fase comienza en la infancia y continúa durante el inicio de la instrucción alfabetizadora formal).
  2. La continuación de valoración de los medios alfabetizadores (continua durante los años escolares del alumno).

La valoración de medios de aprendizaje es "un proceso objetivo para seleccionar sistemáticamente medios de aprendizaje y de alfabetización" (Koenig y Holbrook). Esto incluye el rango total de medios de instrucción necesarios para facilitar el aprendizaje y es diferente, de manera comprensible, para cada alumno. Consiste en medios de aprendizaje general (materiales y métodos de instrucción) y en medios de alfabetización (las herramientas para leer y escribir). Los materiales de instrucción pueden incluir un amplio rango de opciones, tales como imágenes, objetos reales, símbolos táctiles, videos, hojas de trabajo, cintas de audio y dispositivos amplificadores de comunicación. Los métodos pueden incluir modelar, demostrar, solicitar, cuestionar, señalar y asistir a conferencias. El amplio rango de materiales y métodos posibles se proporciona a los alumnos en todos los niveles de habilidad. El alcance y la definición de los medios de alfabetización, sin embargo, son más complicados. Las "herramientas para leer y escribir" generan preocupaciones acerca de la letra impresa y el Braille, de las que surgen preguntas sobre la alfabetización para los alumnos visualmente impedidos.

¿QUÉ ES "ALFABETIZACIÓN" ¿QUÉ ES LO QUE LA ALFABETIZACIÓN SIGNIFICA PARA UN ALUMNO IMPEDIDO VISUAL?

La mayoría de las personas reconocen que la alfabetización tiene algo que ver con leer y escribir. Muchos reconocen la importancia de la alfabetización para ser "una persona educada" y se percatan de que el éxito en la escuela y en el trabajo está vinculado fundamentalmente a obtener habilidades de alfabetización. La alfabetización Braille se menciona directamente en la enmienda al Acta de Individuos con Discapacidades (IDEA) de 1997. Al desarrollar el IEP (Plan de Educación Individual –Individual Education Plan), el comité ARD debe:

…en el caso de un niño que sea ciego o impedido visual, proporcionar instrucción en Braille y en el uso del Braille a menos que el equipo IEP determine, después de una evaluación de las habilidades de lectura y de escritura del niño, necesidades y medios apropiados de lectura y escritura (incluyendo una evaluación de las necesidades futuras del niño en instrucción Braille o el uso de Braille), que la instrucción en Braille para el uso del Braille no es apropiada para el niño. [IDEA Sección 1414(d)(3)(B)(iii)]

La alfabetización, sin embargo, es más que términos legales e incluye más capacidades que leer y escribir en Braille. La siguiente definición revela el papel que la alfabetización juega en la vida cotidiana:

"La alfabetización es la capacidad de leer y escribir a un nivel que permitirá al alumno resolver las necesidades de la vida diaria. La alfabetización es un continuo de las habilidades básicas de lectura y escritura hasta varias alfabetizaciones técnicas. Es diferente para gente diferente, en distintas épocas y en diversos lugares." (Marjorie Troughton, One is Fun, 1992)

Esta definición indica la importancia de mirar al alumno de manera individual junto con un continuo de alfabetización y el valor de re-examinar las necesidades y habilidades de alfabetización conforme progrese el alumno. Muchos alumnos VI necesitan una serie de herramientas de alfabetización y tal vez varios medios de alfabetización para tener éxito en la escuela. Por ejemplo, un alumno podría utilizar Braille para tomar notas, salida de lenguaje para la computadora, cintas de audio o un digitalizador para leer novelas y letra impresa para matemáticas. Los alumnos aprenden y se desarrollan como individuos, no como grupo. Sus necesidades pueden cambiar conforme crecen y conforme se acercan a tareas más allá del ambiente escolar. Es importante identificar el medio y los medios que beneficien más a cada alumno. Por ejemplo:

El grado en el que un alumno determinado usa un medio específico se verá influido por muchos factores: edad, generalmente capacidad, funcionamiento visual y táctil, prognosis visual, motivación, demandas académicas y no académicas, condiciones ambientales, factores personales e interpersonales (tales como la aceptación de la ceguera propia), reacción a actitudes sociales acerca de la ceguera, y/o exposición al Braille (Caton, APH, 1991). Cada alumno con impedimento visual tiene una jornada personal única hacia la alfabetización que debe incluir todas las herramientas de alfabetización necesarias para responder a las necesidades escolares y de la vida diaria. Puede llevar un periodo extenso de tiempo para un alumno impedido visual dominar los multimedios que requiere utilizar. Planificar y preparar las necesidades de alfabetización de un alumno durante toda su vida es una tarea importante y desafiante.

¿Cómo se toman las decisiones acerca de la alfabetización? ¿Cómo indica la LMA cuáles alumnos podrían beneficiar de usar letra impresa y cuáles podrían beneficiarse al usar Braille?

Es claro que las decisiones acerca de los medios de alfabetización se hacen con base en las necesidades valoradas del alumno y no en otros factores como la disponibilidad de un maestro de los impedidos visuales, consideraciones financieras, conveniencia o cualquier otro factor externo. La valoración de medios de aprendizaje es un proceso para reunir información objetiva que proporcione una base para seleccionar medios de aprendizaje y alfabetización apropiados para los alumnos ciegos e impedidos visuales. La información objetiva se recolecta de muchas observaciones diferentes y se utiliza para tomar decisiones acerca de las necesidades de aprendizaje y de alfabetización del alumno. Los padres son miembros clave del equipo educativo y las observaciones de los padres así como las entrevistas con ellos, proporcionan información valiosa para ser incluida en el proceso de toma de decisiones. Es importante para los maestros y padres trabajar juntos en reunir información, para incrementar la precisión y la efectividad del LMA. Los resultados de la LMA guían la planeación y programación educativa para garantizar que cada alumno logre habilidades de alfabetización en un medio o medios (letra impresa y/o Braille) y desarrolle una serie de herramientas de alfabetización para cumplir con las necesidades escolares y de la vida diaria.

Una referencia valiosa para ayudar ha tomar esas decisiones es una publicación intitulada: Learning Media Assessment of Students with Visual Impairments: A Resource Guide for Teachers (Valoración de medios de aprendizaje de Alumnos con Impedimentos Visuales), de Alan Koenig y Cay Holbrook (1995). Ésta proporciona un proceso y un método para efectuar valoraciones de medios de aprendizaje y tiene diversas maneras para reunir información objetiva. Este texto también revela las características de los alumnos que podrían ser candidatos de un programa de lectura de letra impresa o uno de Braille (página 43):

Características de un Alumno Para Ser Candidato de Un Programa de Lectura de Letra Impresa:

Características de un Alumno Para Ser Candidato de Un Programa de Lectura Braille:

Otros Factores a Considerar para Determinar el Medio o Medios de Alfabetización para un Alumno:

Debra Sewell, de la TSBVI, menciona tales consideraciones:

  1. Requisitos escolares:
  2. ¿Hay problemas de lectura (diagnosticadas o no)?
  3. ¿Hay problemas neurológicos? (tales como habilidades motoras buenas reducidas, etc.).
  4. ¿Cuál es la disponibilidad y el uso de dispositivos ópticos?
  5. ¿Cuál es la portabilidad de los dispositivos ópticos?
  6. ¿El alumno está motivado para aprender?

¿CUÁL ES LA FASE DE VALORACIÓN CONTÍNUA DEL LMA?

El equipo educativo considerará lo apropiado de las decisiones iniciales y examinará la necesidad del alumno de desarrollar nuevas habilidades de alfabetización. La fase contínua de valoración recopila y examina de manera anual:

CONCLUSIÓN

Debe ser evidente que el determinar un medio o medio de alfabetización para un alumno no es un decisión de "esto o lo otro". Ni tampoco es una decisión final. Los alumnos cambian, así como sus necesidades de diferentes tipos de información. Cada vez con más frecuencia los alumnos impedidos visuales se están dando cuenta de los beneficios de usar tanto la letra impresa como el Braille, y muchos complementan sus lecturas con información auditiva. Las herramientas suplementarias de alfabetización, tales como los libros electrónicos (E-books) en CD-ROM, son útiles conforme los alumnos efectúan tareas que requieren mayores habilidades de lectura y escritura en la educación superior. Todos los alumnos necesitan tener acceso a diversas herramientas de alfabetización. Esto también es cierto para los alumnos impedidos visuales. En futuros artículos de Ver/Oír hablaremos no sólo de una creciente variedad de métodos de alfabetización y de materiales disponibles para los alumnos VI, sino también del uso de medios dobles o múltiples y la importancia de la valoración contínua y permanente.

REFERENCIAS:

Caton, Hilda, Ed. (1991). Print and Braille Literacy: Selecting Appropriate Learning Media. American Printing House for the Blind.

Koenig, Alan J. and Holbrook, M. Cay. (1995). Learning Media Assessment of Students with Visual Impairments: A Resource Guide for Teachers. Austin: Texas School for the Blind and Visually Impaired.

Sewell, Debra. Workshop Presentation, "The Fine Line Between Print and Braille". Austin: Texas School for the Blind and Visually Impaired.

Troughton, Marjorie. (1992). One is Fun: Guidelines for Better Braille Literacy. Ontario: Canadian National Institute for the Blind.


| Primavera 2003 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010