TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primervera 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Vacaciones en Familia, una Oportunidad Perfecta para Desarrollar Habilidades y Divertirse

Por Kate Moss, Especialista en Familia, TSBVI, Outreach de Sordoceguera de Texas

Estamos en esa época del año en Texas... la escuela casi termina, la temperatura aumenta y los pensamientos de todo el mundo se vuelven hacia la gran huida. Mientras muchos de nosotros preferimos pasar unos momentos tranquilos en casa, otros prefieren viajar. Ir de vacaciones con un niño visualmente impedido o sordoceigo y que quizás tenga otras discapacidades, podría requerir de una planeación especial. Para todos aquellos de ustedes que no estén seguros de lanzarse en un viaje con su hijo/a, tengo la esperanza de persuadirlos para que lo intenten. A todos aquellos de ustedes que ya son viajeros experimentados, quizás les surgirán algunas ideas acerca de cómo hacer del viaje algo más significativo para su infante con impedimentos visuales o sordoceguera.

AVENTURAS QUE REQUIEREN DE ALGUNA PLANEACIÓN

El primer paso en la planeación es seleccionar su destino. Aunque el mundo está por completo abierto para ustedes, es conveniente escoger un destino que coincida con la cantidad de tiempo del que disponen, la cantidad de dinero que pueden gastar, y de los tipos de cosas que quieran hacer. Muchos viajes han fracasado desde su inicio debido a que el grupo de viajeros no se puso de acuerdo acerca de sus expectativas durante el tiempo fuera. Si se trata de unas vacaciones familiares, tómense el tiempo necesario para platicar sobre los tipos de cosas que cada uno de ustedes disfrutaría. Probablemente lo mejor es pensar, inicialmente, en actividades, antes que centrarse en algún lugar. Hagan una lista de los tipos de actividades que cada persona encuentra relajante y divertida. No se les olvide incluir actividades que su hijo con discapacidades podría gozar, si él no es capaz de hablar por sí mismo. Consideren una gama de actividades amplia, incluyendo aquellas que nunca antes hayan hecho pero que siempre han querido experimentar.

Tambien puede incluir a su hija también en la planeación del viaje. Si ella está aprendiendo cómo usar Internet, ayúdele a buscar posibles destinos de viaje. Por ejemplo, una búsqueda usando las palabras clave “Texas” y “vacaciones”, da por resultado vínculos a varios sitios web acerca de a dónde ir en el estado. Dependiendo de las habilidades de su hija en computación, también podría ser capaz de buscar nombres de estados o de ciudades para identificar sitios potenciales de interés. Por supuesto, algunos sitios web son más fáciles de acceder para gente con impedimentos visuales que otros.

Visite su biblioteca local para buscar libros sobre viajes. Pídale a su personal educativo que haga que su niño realice alguna “investigación” como parte de sus actividades de lectura. Si usted ya sabe a dónde irán en vacaciones, solicíteles que ayuden a su hijo a buscar libros acerca de los animales, sucesos históricos o puntos de interés relacionados con los destinos. Empiece a trabajar en conceptos que su hijo podría necesitar conocer acerca de tales lugares. Por ejemplo, si van a ir al mar, empiecen a aprender acerca del “agua salada”, de la “arena” y de las “quemaduras de sol.”

Si van a viajar por automóvil, piense acerca del desempeño de su vehículo familiar, su tamaño en relación a un viaje confortable y el almacenamiento de equipaje, así como lo adecuado de usar el vehículo sobre el terreno que cruzarán. No hay nada más terrible que quedarse atorado en un automóvil descompuesto a un lado del camino, en medio de ninguna parte. Si el automóvil de la familia es demasiado pequeño o no es particularmente apropiado, podría ser buena idea considerar otros modos de desplazarse, tales como la renta de un vehículo, o subirse a un autobús, tren o avión. Si su presupuesto no le permite realizar tales gastos, podría considerar viajar a un lugar cercano, o plantear unas vacaciones en actividades divertidas cerca de su hogar.

Las vacaciones pueden ser increíblemente estresantes si usted se siente abrumado/a por el calendario de actividades. Según mi experiencia personal, siempre sobreestimo la cantidad de horas de manejo que puedo cumplir y el número de actividades en las que puedo participar cada día. Ayude a que su hijo escoja entre una lista de actividades posibles, para aprovechar la mayoría del tiempo disponible. Todos los días, dele la oportunidad de seleccionar las actividades que prefiera. De ser posible, incluya alguna flexibilidad en sus planes, en caso de que los miembros de la familia quieran ampliar o acortar el tiempo dedicado a la actividad.

También es prudente establecer un presupuesto para el viaje. ¿Cuáles serán los límites de sus gastos? ¿Cuánto costarán los alimentos, el alojamiento, las diversiones y los recuerdos? Saber cuánto puede gastar, y ceñirse a ello, puede lograr unas vacaciones que no lo preocuparán después de que hayan regresado a casa y al revisar las facturas del viaje. Hable con su hijo visualmente impedido acerca de los costos del viaje. Es una buen oportunidad para que aprenda habilidades de administración. Hay muchas formas de mantener bajo el costo de unas vacaciones. Por ejemplo, puede llevar bastimentos desde casa para por lo menos una de las comidas o viajar con una hielera para que pueda comprar los alimentos en las tiendas del camino. Su hijo puede participar haciendo una lista y ayudándole a encontrar cosas en la tienda de comestibles. Los alimentos de restaurantes y la comida rápida son mucho más caros. Muchos hoteles y moteles ofrecen desayuno gratis, o tarifas familiares especiales. Asegúrese de preguntar sobre tales posibilidades cuando haga las reservaciones o al llegar. Acampar, especialmente en los parques estatales y nacionales, puede reducir el costo del alojamiento. Discuta estas opciones con su hijo para ayudarle a aprender cómo se hacen las decisiones presupuestales.

HAGA DIVERTIDA LA JORNADA

Si hay miembros de la familia que no se sienten bien permaneciendo sentados en un automóvil durante más de una hora, piense acerca del valor de incitarlos a hacerlo. Finalmente, usted puede decidir que esa es justamente la forma en que tiene que ser. Sin embargo, al planear segmentos de viaje más cortos, con breves actividades entremezcladas a lo largo del camino, podría hacer mucho más divertida la jornada para todo el mundo.

Los juegos y las actividades para espacios reducidos siempre resultan ser una buena idea cuando se viaja con niños. Hay varios libros con juegos de automóviles simples y con actividades para niños que pueden encontrarse en las principales librerías y/o en su biblioteca local. Hay igualmente diversos juegos de tablero especialmente diseñados para viajes, en la mayoría de las tiendas de juguetes. Muchos de ellos pueden adaptarse, para que su hijo/a con discapacidades pueda participar en el juego.

Una cosa muy sencilla de hacer es fabricar un tablero de regazo de madera y pegarle bloques tipo Lego para hacer una base de construcción. Esto proporciona una base firme para actividades de construcción o para amontonar bloques tipo Lego mientras se viaja en el auto. Si dos o más niños comparten la actividad, podría colocar la base sobre el regazo de la niña con discapacidad para que la actividad se centre a su alrededor y le ofrezca más oportunidades para interactuar.

Otra opción es fabricar una bandeja con un borde de ½ pulgada levantado alrededor. Varios tableros con bordes pueden diseñarse usando cartón o cartulina para construir bloques, juegos de laberintos de canicas, tableros de arte, pizarrones para dibujar, etc. Estos pueden colocarse dentro de la bandeja e intercambiarse conforme cambie la actividad. La bandeja ayuda a fijar la superficie y también evita que los crayones y otros artículos puedan rodar y caer al piso.

Una charola de metal para galletas puede convertirse también en una gran superficie de juego para letras y formas magnéticas. Cuando los magnetos se caen o se resbalan, la misma charola puede usarse para recoger rápidamente los magnetos del suelo o del piso del auto. Usted puede incluso permitir que el niño coleccione distintos magnetos de los lugares que visiten. Converse acerca de cada uno de ellos, dónde los obtuvo, qué hicieron en ese lugar, a quién conocieron ahí y cosas por el estilo.

Las grabadoras portátiles con casetes de música o cuentos pueden hacer que un viaje largo pase con rapidez. Cerciórese de conseguir los tocacintas con audífonos; esto hará que su viaje sea más divertido. Hay muchos libros y cintas buenos, así como música de todos los tipos disponible, que se pueden comprar en la mayoría de las tiendas de juguete o pedir prestadas en su biblioteca pública.

Un cuaderno de notas de viaje es una bonita idea para el niño que está usando un calendario de objetos o de imágenes. Los objetos y/o las imágenes (dependiendo en las necesidades individuales del niño) recolectados cada día del viaje, pueden guardarse y colocarse en distintas páginas del libro, separados por los divisores. Los hermanos y hermanas puede ayudar con la hechura del libro y/o hacer uno para sí mismos. Tanto como sea posible, permita que el niño escoja los objetos o las imágenes. También pueden agregarse dibujos. Si el niño tiene una buena cantidad de visión, pueden adquirirse postales de las visitas previas; o pueden usarse imágenes de folletos de viaje que describan los lugares para representar el “itinerario de viaje de mañana.” Cada tarde, es posible discutir el libro del calendario como parte de una rutina de lectura de la hora de dormir. Además de pasar el tiempo en el auto y de ayudar a que el niño entienda mejor qué es lo que sigue, el libro servirá como un magnífico recuerdo del viaje sobre el que usted y su hijo podrán hablar durante el resto del año. Asimismo, puede convertirse en una posesión de cariño conforme su hijo crezca.

También podría utilizar símbolos o imágenes para representar y discutir ciertos tipos de “paradas” en su viaje. Por ejemplo, si usted se detiene en un paradero del camino sólo para usar el baño, podría disponer de una imagen o de un símbolo de baño para ayudar a que su hija con discapacidades y a sus hermanos a entender por adelantado que se tratará de una parada breve. Podría usar un timbre para señalar el tiempo, (timer) si el regreso al automóvil es difícil para alguno/s de sus pasajeros. Cuando estén listos para detenerse a almorzar, se daría una imagen o un símbolo diferente a su niño/a. Una vez más, establecer un límite en la cantidad de tiempo que se detendrá, puede ayudar a la transición para regresar al camino. Usted también podrá pasar algún tiempo discutiendo qué tipo de parada ocurrirá a continuación. Los símbolos como éste pueden ayudar igualmente a que los chicos anticipen el fin de sus días favoritos como un chapuzón en la piscina.

Puede ser buena idea rotar los asientos. Permitir que cada chico tome su turno en el asiento de adelante puede ayudar a evitar los conflictos. Por supuesto, la edad de la niña puede eliminar el viaje en dicho asiento si tiene la necesidad de sentarse en un asiento para niños. Algunas vacaciones pueden unir a las familias en detrimento de la felicidad individual de todo el mundo. Revolver los asientos, antes de que surja una discusión, distribuye la compañía de todos para que siga siendo algo positivo. Al hacerlo, puede aprovechar para enseñar conceptos como “primero”, “siguiente”, “enfrente”, “atrás” y “ahora.”

Si tiene un hijo muy pequeño (de recién nacido a cuatro o cinco años), vaya a su biblioteca local o librería favorita y revise los libros sobre juegos de viaje para niños. Travel Games, de Julie Hagstrom, presenta muchos juegos y consejos de viaje para mantener a un bebé inquieto a permanecer ocupado en largas jornadas, y muchos se adaptan fácilmente para el niño con sordoceguera o impedimentos visuales. Este libro en particular también ofrece buenas sugerencias, tales como comprar refrigerios bajos en azúcar para evitar que haya niños encerrados en un auto todo el día sin forma alguna de quemar su “carga de azúcar.”

Cuando empaque para el viaje, especialmente si la jornada es larga, incluya algunos de los libros y juguetes favoritos en una bolsa o caja especial de tal manera que los niños no la vean. Esto le dará la ventaja de la sorpresa cuando los niños estén aburridos con los juegos que llevaron consigo. Dosificar estas pequeñas sorpresitas, les dará a los niños algo qué esperar cada día. El truco de la caja-de-juguetes-en-la-cajuela también le permitirá ejercer algún control sobre la cantidad de desorden en el interior del automóvil.

¿QUÉ DEBEMOS EMPACAR?

Todo el mundo tiende a empacar demasiada ropa cuando viaja. Los viajes de verano hacen las cosas más fáciles porque los artículos son ligeros y requieren menor espacio. Limite su guardarropa. Empaque cosas que puedan lavarse a mano y en una lavado de manos, y colgarse para que se sequen al día siguiente. Recuerde, si usted no está en el mismo lugar durante o dos o tres días seguidos, la gente no se dará cuenta de que está usando la misma ropa tres veces a la semana. Empaque un par de zapatos cómodos para caminar y otro de vestir (si es que los necesita en realidad). Lleve un suéter, incluso en el verano. Los edificios con aire acondicionado pueden volverse una experiencia demasiado fría, y los lugares de visita, como las cuevas y las montañas, no tienen control de clima.

Adquiera recipientes de tamaño para viaje o (si no comparten todos el mismo producto) transfiera los artículos como champú, loción y enjuague para la boca a envases más pequeñas firmemente cerrados. Incluya algunas medicinas, tales como bandas adhesivas, pomadas antibióticas, protectores solares, aspirinas y cotonetes o piense en la posibilidad de comprar un botiquín de primeros auxilios. Para evitar derrames, coloque los artículos que pueden escurrir en bolsas o dentro de envases de plástico con tapas ajustables. Asegúrese de empacar las medicinas de receta y cerciórese de que la cantidad de medicamentos no se terminará antes de que regrese a casa.

Si tiene planeado que su excursión sea fundamentalmente en espacios abiertos, piense en la posibilidad de colocar algunos objetos en una cubeta de plástico pequeña que tenga una agarradera sólida. Esta cubeta puede utilizarse para acarrear agua, leña, o bien para lavar la ropa bañar a los niños y cosas por el estilo. Agregue trapos para limpiar (p. ej. toallitas desechables), en bolsas de plástico o envases, para limpiar los dedos y las caras pegajosas. Estos también resultan adecuados cuando alguien se siente cansado o con calor. Limpiar su cara, cuello y manos, realmente pueden ayudar a reanimarlo/a.

DEJE QUE SU HIJO(A) ASUMA LA RESPONSABILIDAD

En la medida en que sean capaces sus hijos de hacerlo, deles mayor responsabilidad para empacar y mantener su propia ropa, juguetes y golocinas. Para algunos niños esto podría significar para usted tomarse el tiempo de ayudarlos a generar una lista que puedan llevar en de su bolsa. Algunos niños hacen su lista en braille o en letra impresa grande. Otros niños podrán necesitar hacer un inventario de su maleta usando imágenes de camisas, zapatos, ropa interior, trajes de baño, etcétera. El niño puede usarlo para asegurarse de que todo está empacado o devuelto a la maleta. Por supuesto usted probablemente tendrá que verificarla para asegurarse de no dejar nada, pero puede querer que su hijo lo ayude con esto. Déjelo buscar en el armario en el hotel zapatos sobre el piso o ropas en los ganchos. Hágalo que “revise” el área del lavabo para asegurarse de que los cepillos de dientes no se olvidan. Estas habilidades resultarán útiles más adelante, cuando el niño necesite hacer un viaje en el futuro como viajero independiente.

Algunos niños con más discapacidades múltiples podrían ser incapaces de asumir mucha de esta responsabilidad. De todas formas, pueden practicar en alguna medida su independencia al identificar simplemente una caja en particular donde se localizan los juguetes o las golocinas. Pueden practicar al encontrar el artículo que quieran y regresarlo a su lugar apropiado cuando terminen. Otra magnífica forma en la que puede colaborar un(a) niño(a) es doblar alguna de su ropa antes de que usted empaque o reempaque cada día del viaje. La mayoría de los niños, incluso aquellos con problemas de movilidad, pueden ayudar a cargar su mochila de espalda o su juguete favorito desde y hacia el automóvil.

Identifique varias actividades favoritas con su hijo(a), y organice los materiales que necesitarán para cada actividad. Por ejemplo, si les gusta jugar con magnetos, usted puede platicar con ellos acerca de las cosas que necesitarán llevar, como una charola de galletas para trabajar sobre ella, imanes y un recipiente para llevar los magnetos. Una vez que los haya ayudado a identificar los materiales, ayúdeles a juntarlos para el viaje.

Prepararse para un viaje y empacar sus pertenencias, es una gran oportunidad para trabajar en habilidades de vida independiente, así como de recreación, de esparcimiento y de organización. Podría consultar a su Maestro de Impedimentos Visuales para obtener ayuda para fabricar materiales accesibles para su hija y para desarrollar ideas acerca de cómo trabajar en habilidades específicas.

PROGRAMAS ESPECIALES PARA PERSONAS CON DISCAPACIDADES

Para algunas familias de personas más grandes y que tengan interés en viajar por sí mismas, consulte a algunas de las organizaciones de viajes especializados para individuos con discapacidades. Algunas de tales organizaciones ofrecen vacaciones muy exóticas con mucho apoyo uno-a-uno por un precio fijo. Uno de los folletos que recibí de este tipo de organización, tenía viajes que variaban en precio desde $895 por un viaje al centro de Oregon, hasta $3,145 para un viaje de diez días a Roma, Italia. Algunas de tales organizaciones pueden encontrarse en Internet, en Family Village http://www.familivillage.wisc.edu/recreat.htm.

Si planea visitar parques de diversiones (p. ej. Fiesta Texas, Six Flags), zoológicos o museos, averigüe sobre las facilidades especiales que puedan ofrecer para la gente con discapacidades. En algunas ocasiones, tales lugares pueden proporcionar acceso para niños con discapacidades, si usted les avisa de su visita con tiempo anticipado. Una madre de familia me dijo que tuvieron la oportunidad de evitar largas filas en un parque de diversiones una vez que se enteraron que su hijo tenía una discapacidad.

Hay muchos lugares maravillosos que visitar, así como aventuras excitantes esperando justo fuera de su puerta. Incluso un viaje para visitar a la Abuela y al Abuelo puede ser una experiencia enriquecedora para su hija. Aproveche estas oportunidades veraniegas para dedicarse a practicar habilidades que le ayudarán a su hija durante toda su existencia. Sobre todo, disfrute pasar su tiempo con su hija creando recuerdos que durarán toda una vida.


| Primervera 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010