TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primervera 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

¿Qué Hay Detrás de un Nombre?

Por Terry Murphy, Director Ejecutivo, Comisión de Texas para los Ciegos

En la última edición de Ver/Oír, deje entrever a los lectores que la Comisión de Texas para los Ciegos estaba considerando cambiar el nombre de su programa para niños. El Consejo de la institución votó en la reunión de marzo a favor de renombrarlo como Programa de Descubrimiento y Desarrollo Vocacional para Niños. Este es el segundo cambio de nombre en la historia del programa. Originalmente conocido como Programa para Niños Visualmente Incapacitados (Visually Handicapped Children’s Program), de acuerdo con nuestros estatutos, el nombre cambió al de Programa para Niños Ciegos e Impedimentos Visuales (Blind and Visually Impaired Children’s Program) a principios de los años 80. El cambio se hizo para agregar el nombre “ciego” al lenguaje de nuestros programas de servicios. Además, la palabra “incapacitado” (“handicapped”) estaba pasando de moda en el campo de las discapacidades, así que cambio de acuerdo a la época.

¿Por qué otro cambio ahora? Mucho ha sucedido en 20 años en el gobierno estatal. Hemos luchado durante un par de años con una crisis de identidad externa en el programa para niños. Un nuevo nombre para el mismo que defina claramente nuestra función específica en el gobierno estatal nos colocará en una mejor posición para educar al público y a los legisladores. Necesitamos garantizar que nuestros servicios sean entendidos como únicos y separados del resto de los servicios educativos, de salud y de bienestar social.

En un memorando que enviamos a nuestro personal acerca del cambio de nombre, les pedimos que concibieran al nuevo apelativo escogido por el Consejo y que ubicaran su visión, a partir de lo que dice. Aprovecho esta oportunidad para compartir este punto de vista con nuestros compañeros de Ver/Oír.

Para Niños Ciegos... De manera directa y al grano. Aunque también atendemos niños con impedimentos visuales y son muy importantes para nosotros, somos mejor conocidos por nuestro conocimiento especializado acerca de la ceguera –ninguna otra institución en Texas hace lo que nosotros por los niños ciegos. Para reforzar este mensaje, a nuestros trabajadores sociales los hemos rebautizado con el nombre de “Especialistas en Niños Ciegos” (“Blind Children’s Specialists.”).

Vocacional... La palabra vocacional es importante debido a que claramente nos coloca aparte de los servicios educativos, de salud y de bienestar social. La palabra vocacional puede significar para mucha gente empleo competitivo para gente sin experiencia; para nosotros es un término mucho más amplio y menos restringido cuando hablamos acerca de niños. A demasiados chicos se les etiqueta demasiado pronto en sus vidas como carentes de potencial vocacional alguno. Vocacional para nosotros significa trabajar hacia una existencia con un propósito claro. Creemos que todos los niños ciegos, sin importar la prognosis médica del niño o de la severidad de sus discapacidades, tienen el potencial para desarrollar una dirección vocacional. Dependiendo de cada niño, el éxito podrá ser uno o una amplia gama de logros – desde aprender a tener interacciones significativas con los seres queridos, hasta obtener eventualmente un empleo remunerado.

Descubrimiento... Toda la vida de una niña es un continuo descubrimiento. Descubrir es una palabra de acción. Es una fuerza positiva. Es un término incluyente. En el momento en que nacen, todos los niños comienzan a descubrir el mundo a su alrededor, sus intereses, sus diferencias y lo que les apasiona. La Comisión está justo ahí para ayudar a la niña y a su familia a descubrir las diversas oportunidades que nunca hubieran pensado que existían para alguien invidente. Cuando llegue el momento preciso, estaremos ahí para ayudar a los niños y a sus familias a descubrir los modelos de éxito de quienes son invidentes y que alguna vez recorrieron el mismo camino que ahora recorre su hija.

Desarrollo... Desarrollo es también una palabra de acción e incluyente. Aquí es donde nuestro personal realmente se distingue. Ninguna otra institución de profesionales en Texas tiene la experiencia específica en ceguera para efectuar la capacitación apropiada en desarrollo que nosotros haremos mejor cada mañana para los niños ciegos y sus familias.

Programa... Tenemos un sistema de servicios total, completamente desarrollado, de alcance estatal, listo para ayudar a los padres de familia y a sus hijos invidentes.

Bueno, eso es todo. Hemos recibido algunos comentarios desde el cambio – la mayoría de ellos, positivos. Un preocupado padre de familia cuestionó la inclusión de “vocacional” en el nombre, afirmando que no todos los niños a quienes servimos tienen potencial vocacional. El papá estaba consternado porque la palabra dejara fuera a algunos padres y que estos no supieran que el programa también estaba disponible para sus hijos impedidos visuales o que tuvieran múltiples discapacidades, y que las posibilidades vocacionales futuras les parecieran sombrías. Le aseguré al mencionado padre de familia, como les quiero garantizar a ustedes ahora, que haremos nuestro mejor esfuerzo para promover nuestros servicios entre los padres de familia de todos los niños con impedimentos visuales, sin tener en cuenta la severidad de sus discapacidades adicionales.

La preocupación expresa sobre los niños sin potencial “vocacional” me hizo pensar acerca de un correo electrónico enviado por nuestra directora regional de Lubbock que me gustaría compartir con ustedes. Dedica páginas enteras a nuestra visión de todos los programas de la institución, incluyendo nuestro programa para niños y el cambio de nombre. Ella nos recordó las palabras utilizadas por el Presidente George W. Bush en 1999 durante un discurso de campaña y más tarde en su discurso al aceptar su nominación. Al hablar de su política interna hacia la reforma educativa, utilizó la frase: “algunos dicen que es injusto exigir a los niños discapacitados estándares rigurosos. Yo sostengo que es discriminatorio pedirles menos que eso – el suave fanatismo de bajas expectativas.”

¡Qué palabras tan convincentes! “El suave fanatismo de bajas expectativas.” Su correo electrónico seguía diciendo que el suave fanatismo de bajas expectativas se aplica no sólo a la educación pública, sino también a la habilitación y rehabilitación de los consumidores ciegos. Ella daba ejemplos de la alumna ciega a la que se le permite exentar la clase de gimnasia cada vez que quiere, o de la oficina para los alumnos universitarios discapacitados que interviene a favor de la alumna ciega con un profesor, o el patrón que permite que el empleado ciego no asista a una reunión especial para empleados porque tiene que reportarse a trabajar una hora más temprano. Pocas expectativas, dependencia aprendida. Para fomentar la independencia, ella decía que la Comisión debería esperar de nuestros consumidores lo que esperamos de todos los demás, y ofrecer a los consumidores las mismas cortesías que damos a todo el resto del mundo – ni más, ni menos. Yo estoy de acuerdo.

Nuestro Programa de Descubrimiento y Desarrollo Vocacional para Niños promete tener altas expectativas de cada niño(a). Le prometemos a los padres de familia que tendremos las mismas expectativas elevadas de ellos conforme les ayudamos a aprender acerca de las cualidades y necesidades especiales de sus hijos con pérdida visual y cómo ayudarlos a desarrollar todo su potencial. Como dijo el Presidente Bush, esperar menos de ellos sería una forma de suave discriminación de nuestra parte.


| Primervera 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010