TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Primavera 2000 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Una manera diferente de trabajar con la adquisición del lenguaje primario

Por la Dra. Wendy Drezek, especialista en bebés con discapacidades visuales, San Antonio, Texas

Normalmente, los niños adquieren el lenguaje a través de sus interacciones con la gente y las cosas en el mundo. Aprenden el intercambio de la comunicación, aprenden que a través del lenguaje obtienen lo que quieren, aprenden el significado de las palabras observando lo que sucede mientras los adultos hablan. Ven la reacción de otros a través de las expresiones faciales, la postura y la proximidad, puesto que influyen la eficacia de la comunicación. Todo este aprendizaje depende de la vista.

Cuando la visión es pobre, el niño recibe menos información sobre el mundo, menos reacciones sobre el efecto de su comunicación sobre los otros. Puede ser más pasivo e interactuar menos de su propia iniciativa con la gente y las cosas. Los niños con visión disminuida tienen menos consciencia de los objetos lejanos, entonces los piden y se refieren a ellos menos frecuentemente. Los adultos tratan de ayudar haciendo más por el niño, así el niño tiene menos necesidad de iniciar la comunicación. El significado es menos claro cuando el 80 a 90% de la información visual está ausente o no es clara. Así que los niños con discapacidades visuales tienen a menudo un lenguaje pobre.

Evaluación

En las pruebas tradicionales de evaluación del lenguaje primario, se le hacen preguntas al niño o se le pide que identifique objetos o dibujos; no se le da la oportunidad de generar sus propias respuestas. Las respuestas están previamente estructuradas por adultos. Este método puede evaluar la capacidad de un niño para imitar respuestas o seguir instrucciones, pero no evalúa lo que el niño puede hacer de su propia iniciativa para cambiar su medioambiente.

Por otro lado, las colecciones de lenguaje totalmente desestructuradas tienen limitaciones diferentes. Por ejemplo, se puede mantener un registro de las expresiones del niño y analizarlas considerando solamente la longitud, la sintaxis y el significado. No obstante, si no se considera lo apropiado del lenguaje a la situación, la capacidad del niño puede ser sobrevaluada. Los niños con discapacidades visuales muchas veces forman o repiten oraciones largas y correctas sin un contenido adecuado. El problema de una estructura previa puede ocurrir también cuando los adultos apuntan todo el tiempo.

Las pruebas tradicionales pueden ser suplementadas en la evaluación de la capacidad del niño para usar su sistema de lenguaje sin la estructura adulta. Se necesita hacer un registro de lenguaje con guís específicas, para evaluar la capacidad de un niño para crear un lenguaje en una situación. El observador y el niño deben haber compartido la actividad, por ejemplo decorar un pastel, para que el observador sepa cuál debe ser el contenido. En esta situación hay dos tipos de evaluaciones que son de utilidad. Primera, el observador puede usar un ardid en algunos aspectos de la actividad para que el niño tenga que generar un lenguaje nuevo para obtener lo que desea. (Puede colocar una lata de chocolate cobertura cerrada para que el niño se vea forzado a pedir ayuda para llegar al chocolate). Luego, pasada la actividad, el observador y el niño pueden conversar sobre la misma, comenzando con la frase del observador, "Cuéntame sobre el pastel", como el único apunte para evaluar qué información el niño es capaz de producir.

Cómo mejorar el lenguaje

Los problemas en la mejora del lenguaje son semejantes a los de la evaluación. La mayoría de los programas estándar se basan tanto en respuestas previamente estructuradas que responden a preguntas, rotulan, imitan, señalan ciertos dibujos o símbolos, como en respuestas altamente controladas. Si bien éstas pueden ser partes útiles del programa, el objetivo de todo programa de lenguaje debe ser que el niño inicie y cree la comunicación sin la estructura del adulto.

El primer paso en todo programa de lenguaje es asegurar que haya cosas que el niño desea, para que la comunicación tenga un propósito. En el caso de muchos niños, dichos deseos son obvios; para otros niños, es importante despertar sus preferencias a través de actividades atractivas u objetos especialmente interesantes. Una forma de estimular los pedidos del niño, es hacer menos cosas por él y "no entender" lo que él quiere a menos que se comunique. Para construir un significado, el niño necesitará una exploración sistemática y actividades que reúnan el lenguaje con la experiencia práctica del mundo a su alcance. Se le puede dar significado a los carteles, las fotos y los objetos si se los asocia repetidamente con acciones y muchas experiencias sensoriales.

Las consecuencias naturales se usan en el primer momento de la adquisición del lenguaje para obtener más resultados y más lenguaje específico. El niño puede elegir entre un dulce, un juguete favorito o nada y gradualmente aprenderá a elegir el símbolo o a usar la palabra o señalar el objeto deseado. Decir "pe" que se usa para pelota, cuando en realidad quiere una galleta, dará como resultado una terapia física en la pelota. Si dice "ga" tendrá su galleta.

Una manera de estimular al niño a producir lenguaje sin ayuda es el uso de ardides o la creación de problemas que requieran del lenguaje para resolverlos. Ignorar una pregunta repetida o responder al significado de una frase repetida en vez de a la intención de la misma, son consecuencias naturales que hacen menos atractiva esa manera de comunicación. Si Bob desea una galleta y dice "¿Qué deseas Bob?" para pedir una galleta y nadie se la da desde que la pregunta es para sí mismo, Bob aprenderá finalmente que una pregunta repetida no es la manera de pedir. Si el adulto piensa, "Ya sé que quiere una galleta" y se la da, Bob está aprendiendo que una pregunta repetida sí es una manera adecuada de pedir. En general, toda interpretación hecha por adultos, de una expresión como correcta cuando en verdad no lo es, debilitará el lenguaje del niño.

Incentiva más la independencia del lenguaje preguntar, "¿Qué deseas?" mientras se juega, para que el niño tenga que usar su sistema interno para formar una respuesta, que darle 20 preguntas con múltiple elección. Sin embargo, en las primeras etapas del lenguaje las elecciones son esenciales y hasta se puede estimular la elaboración de respuestas inadecuadas. Para ciertos niños, las respuestas consistentes tendrán que ser identificadas, desarrolladas y refinadas.

Los registros de lenguaje también pueden ser analizados para ver los tipos de uso del lenguaje, la adecuación del lenguaje y para evaluar la profundidad y la calidad general del lenguaje del niño. Así se podrán identificar y estudiar las tendencias específicas. Por ejemplo, si Suzy llama a una escoba ,"un barre" y a una regadera, "un riega", está claro que tiene problemas para relacionar la función de un objeto con su nombre. Esto puede tratarse en actividades en las cuales se enfaticen las funciones y los nombres de las cosas.

Conclusión

Las evaluaciones y los programas tradicionales pueden dar como resultado una evaluación inflada de la capacidad del niño para usar el lenguaje independientemente. Puede ser de utilidad incluir medidas y actividades para evaluar y estimular el uso espontáneo de un lenguaje adecuado.

Nota del editor: Si usted tiene dudas o desea información más detallada sobre este enfoque único en desarrollo del lenguaje, Wendy está disponible por teléfono en el (210) 493-0939 o por e-mail a StanwenDre@aol.com


| Primavera 2000 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010