TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2006 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

El Grano de Café No Visto: La historia de cómo la pasión vence los obstáculos

Por Alice Ashmore, escritora de ANCHORA

Resumen: ¿Cuántas opciones tiene realmente un hombre ciego de nacimiento en el mundo del trabajo? Gerry Leary demuestra que hay muchas.

Palabras Claves: familia, ciegos, exploración vocacional, mentores de adultos

Nota del Editor: La primera vez que supe de Gerry fue a través de una familia en Pearland, Texas. En sus vacaciones de verano en Colorado, visitaron a un tostador de café ciego en Longmont. En su cargo en la Red Familiar de Impedidos Visuales de Texas, alentaban a las familias a comunicarse con Gerry—tanto por su café como por su capacidad de dar excelentes consejos a los padres. “The Unseen Bean: The story of how passion outwits obstacles” (El Grano no Visto: La historia de cómo la pasión vence los obstáculos) originalmente apareció en la edición del verano del 2005 de ANCHORA de Delta Gamma. Delta Gamma es una organización de mujeres dedicada a Service for Sight (servio para la vista) desde 1936. Se volvió a imprimir bajo autorización.

Gerry Leary es un hombre apasionado; su pasión es tanto por la vida como por un estupendo café. El hecho de que sea ciego de nacimiento no le ha impedido disfrutar una carrera de 30 años como mecánico automotriz independiente o transformarse en un maestro tostador de café.

Gerry, quien tiene ahora 52, nació después de sólo 24 semanas de gestación. Su familia se trasladó de Chicago a Los Ángeles poco después de que él naciera. Más tarde sus padres se enteraron de un hecho desconsolador: Su bebé había desarrollado Retinopatía de Prematurez (RDP). Sabiendo ya el diagnóstico definitivo de esta enfermedad, un cirujano decidió retirar los ojos del cuerpo de diez meses de Gerry y reemplazarlos por unos de plástico.

Gerry pasó sólo dos décadas en California antes de que una oferta de un amigo lo atrajera al área montañosa llamada Front Range en Colorado. Llevando en su poder dos años de estudio en Administración de Negocios en el Pierce College de Los Ángeles, decidió abrir su primer garaje. Gerry’s Auto Service abrió sus puertas en Boulder en 1984. Después de todo, la experiencia de Gerry con los automóviles abarcó toda su vida.

Un Modelo de Determinacion

A menudo la naturaleza precoz de Gerry hacía interesante la vida para sus padres. Desde temprana edad, se fascinaba con el garaje y los automóviles de su padre. “Podía jugar con ellos y sacarles piezas,” explicaba. Por temor a que su hijo ciego inevitablemente se lesionara, el padre de Gerry mantenía bajo llave las puertas del garaje.

Pero ello difícilmente lo desanimaba. Cuando contaba con sólo tres años de edad, Gerry y su hermano mayor hicieron un viaje a una ferretería cercana. “Volví al tema de la llave y dije que quería una llave ciega de modo que pudiera simular tener una llave de la casa.”

Pronto encontró la llave de repuesto de sus padres y urdió un plan para entrar al garaje. Simplemente sintiendo y comparando, Gerry raspó la llave ciega contra la abertura de la cerradura, obteniendo finalmente una copia. “Tomó muchos días y finalmente funcionó. ¡Allí estaba yo de vuelta con los automóviles!”

Gerry aprovechó al máximo su tiempo explorando los automóviles, pero pronto el plan cuidadosamente ejecutado se frustró. “Mis padres siempre me encontraban cubierto de grasa,” decía, y me quitaron la llave. “Rompí la cerradura con mi siguiente llave.” A estas alturas su exasperado padre decidió enseñarle el oficio de mecánico.

Su trabajo como mecánico automotriz despertó algunas interesantes reacciones. “Básicamente se podía escuchar a la gente decir, ‘¿un mecánico ciego?’ A veces la gente simplemente se asomaba para observar,” decía con una risa fácil. Su pericia como mecánico raramente era cuestionada. “En todo el tiempo que trabajé en los automóviles, puede que haya tenido sólo unos pocos clientes insatisfechos.”

De los Automoviles al Cafe

A Gerry le llamó la atención el tostado de café mientras se encontraba en San Francisco en 1994. “Escuché esta máquina que sonaba como una pulidora de roca,” dijo, recordando el ruido que surgía de la máquina tostadora de café. Preguntó lo que era a su amiga y compañera de viajes Elizabeth Johnston. “El dueño me llevó hasta donde estaba la máquina y me mostró cómo trabajaba,” dijo. “Me di cuenta que el tostado de café era un verdadero arte para mí.”

Gerry volvió a Colorado y a sus automóviles, pero la experiencia no lo abandonó. En el 2001, decidió dejar de reparar automóviles. Estaba perdiendo la sensibilidad de sus manos, lo que hacía que el trabajo mecánico fuese más difícil. La aparición de los sistemas automotrices computarizados también propinó a Gerry un duro golpe. “No podía abrir un libro y leer los códigos de diagnóstico,” explicaba. “Me di cuenta que me estaba transformando en un analfabeto.” Fue entonces que el café captó toda su atención. La búsqueda de un mentor de café había comenzado.

En Busqueda de Un Profesor

Gerry comenzó a tratar de encontrar un tostador dispuesto a enseñarle el oficio. “Pensé que la mejor forma de hacerlo era como aprendiz.” La idea encontró resistencia. “A todo el que consultaba me decía, ‘Chico, realmente tienes que ver cómo hacer esto. No sé como enseñarte.’ Una persona dijo que yo nunca podría tostar café.”

“Debo haber hablado con 15 tostadores,” admitió. Se dio cuenta de que la mayoría de los tostadores confiaban en las señales visuales para obtener información. “Hablaban del color y la estructura y lo que sucedía con los granos, cómo se abrían y cuán aceitosos estaban.”

Gerry finalmente recibió capacitación y la certificación como Maestro Tostador de Café del Coffee Training Institute y de la West Coast Specialty Coffee Company en San Francisco. Con su futuro aún poco claro, la capacitación llegó a un alto precio y con un riesgo definido. “Me costó alrededor de US $2,000. Me conseguí el dinero y refinancié mi casa.” Con su nueva certificación, Gerry acudió nuevamente a los tostadores con los cuales ya había hablado. Ninguno necesitaba ayuda, y ninguno estaba dispuesto a correr el riesgo con un hombre ciego.

Sin inmutarse, Gerry comenzó a experimentar con una “tostadora de muestra” de ciento trece gramos en un cobertizo de su patio trasero. Debido a que la preparación de cada porción se demoraba aproximadamente 15 minutos, Gerry literalmente preparó cientos de porciones tostadas en su máquina de “práctica”.

Aprendiendo a Adaptarse

Con la determinación de seguir adelante solo, Gerry usó sus habilidades con la mecánica en su deseo de adaptar equipos para videntes a las necesidades de un tostador de café ciego. Lo primero que necesitó fue una balanza de cocina con indicaciones sonoras. (Desde ese entonces, ha avanzado hasta una romana digital sonora con precisión de una centésima de libra.)

Otro problema importante fue cómo podría leer la temperatura del interior de la tostadora. Pensó en sacar el vidrio de los indicadores, hacer una serie de muescas y sentir donde apuntaban las agujas. La técnica que desarrolló le había dado buen resultado cuando trabajaba con los automóviles.

Sin embargo, un día Gerry encontró por casualidad un medidor múltiple sonoro que incluía mediciones de temperatura. Dormitaba en su sillón cuando su cerebro hizo una conexión que “me sacó del sueño.” Conectó un sensor con termocupla al medidor múltiple y encontró el éxito. “Aquello realmente me entusiasmó. ¡Ahora de verdad podía indicar la temperatura!”

A medida que aumentaba su pericia como tostador, la demanda de su café sobrepasaba a la pequeña máquina. Su patio trasero no se podía adaptar a una empresa mayor, pero Gerry sí podía. Adquirió una tostadora de 9 kilos y espacio comercial en Longmont, Colorado en agosto del 2004.

En el interior de su negocio de café ahora expandido, el aroma a café recién tostado flota en el aire, dando la bienvenida a los visitantes a su puerta. Gerry es considerado un “tostador que trabaja a pedido.” Tuesta sólo pequeñas cantidades y adapta cada una a los gustos de sus clientes. El se enorgullece de la calidad y la frescura de sus finos cafés. “Trato de tostar y despachar en un período de 24 horas.” Su café viaja a lugares tan remotos como Columbia Británica y Florida.

El Mejor Amigo del Hombre

Un labrador retriever negro llamado Midnight es el perro lazarillo y la compañía constante de Gerry. Como la estrella del logotipo de The Unseen Bean, la versión dibujada de Midnight usa lentes para el sol y su nariz apunta hacia una humeante taza de café. En los envases correspondientes al período de vacaciones, el perro usa una deportiva bufanda de invierno y aparece delante de una cortina de copos de nieve. El eslogan de Gerry alienta a los clientes a “Degustar la pasión en el café tostado sin ver.”

La misma amiga que había acompañado a Gerry en aquel fatídico viaje a San Francisco trabaja también como artista gráfica y estuvo allí cuando Gerrynecesitó de su experiencia práctica. Elizabeth Johnston y su empresa Lizzardbrand Inc. formaron un grupo de investigación bastante grande para ayudar a establecer la identidad de la empresa. Su esposo Jeffrey Hill proporcionó el nombre “The Unseen Bean (El Grano de Café no Visto).”

“Nos hizo reír tanto que pensamos que tenía que ser el correcto,” recuerda Elizabeth. El nombre pegó y nació una nueva empresa.

¿No Conoce los Granos?

Correctamente alineados, los recipientes de 208 litros de granos verdes de café se ubican en fila a lo largo de una pared de su ordenado y espacioso lugar de trabajo. Las etiquetas en Braille permiten a Gerrydistinguir entre las distintas variedades. Otros esperan en pallets en sus sacos de arpillera a ser trasvasijadas a los recipientes. Los granos zumban y saltan mientras giran en el tambor de su tostadora a gas natural a medida que alcanzan temperaturas sobre los 400 grados.

“Hay señales audibles,” explica. El café pasa por dos “chasquidos” al tostarse. El primero libera al agua de los granos verdes. Gerry se inclina acercándose bien a la gran máquina metálica. “Se calman a medida que se aproximan el chasquido donde liberan el agua.”

Su medidor múltiple sonoro, una buena nariz y una ejercitada atención al sonido le indican a Gerry el momento en que los granos debieran abandonar la tostadora. La variedad de café también afecta el tiempo y la temperatura del tostado. La caída de los granos a la bandeja de enfriamiento libera una nube de vapor y humo aromáticos. A medida que se enfrían los granos, un sonido de leve crepitar surge con la liberación del aceite que cubre de machas la superficie de éstos.

Aunque su selección puede variar con la disponibilidad de la estación, Gerry ofrece una amplia variedad de cafés provenientes de todo el mundo, incluyendo selecciones de Zambia, Sumatra, Malawi, Etiopía, Guatemala, Perú y 100 por ciento Kona Fancy de Hawai. Sus favoritos provienen de Panamá, Malawi, Uganda y Zambia. “Cuando es posible, trato de comprar granos orgánicos bajo la práctica de comercio equitativo y cultivados a la sombra. Todos mis cafés descafeinados son orgánicos.”

Gerry ha creado varias mezclas únicas incluyendo una correctamente llamada “Passion Blend.” La información para hacer pedidos y solicitar notas de pruebas de todos los cafés de Gerry está disponible en la Internet en la página: <www.theunseenbean.com>. El mantiene notas detalladas de las preferencias de los clientes mediante una máquina de escribir en Braille de Alemania Oriental y puede producir sistemáticamente el café exacto esperado.

Algo Se Esta Preparando

Cathy Miller, su amiga de toda la vida, ingresó al negocio en diciembre del 2003. “La llamé cuando necesité ayuda en la época de navidad,” recuerda Gerry. “Nos llegó un pedido de casi 41 kilos y nos tomó alrededor de tres semanas.” Cathy pesa y empaqueta el café y lo prepara para su despacho.

Pero el café no era lo único que se estaba preparando. El romance floreció hace más o menos un año y ahora Cathy comparte tanto el trabajo como la vida con Gerry.

La ayuda de Cathy ha sido sólo uno de los factores en el crecimiento de The Unseen Bean en el negocio. Gerry confía en lo que dicen los clientes y en las apariciones en público en vez de hacer publicidad para generar ventas, pero también ayuda la exposición a los medios de comunicación. Ha aparecido en las páginas principales del The Denver Post, en KUSA afiliada de la NBC de Denver, en la Revista 5280 – Denver’s Mile-High Magazine y en muchos otros periódicos y revistas.

No es sorprendente que los Delta Gammas locales se hayan hecho sus clientes regulares y sus grandes admiradores. “Su café es sorprendente,” afirmó entusiasmada Meredith Meyers, iniciada de Beta Tau-Miami y miembro de la organización local de ex alumnas de Denver. En efecto, hace poco Gerry aceptó crear una mezcla especial para Delta Gamma a solicitud de las ex alumnas del área en agradecimiento y señal de aprobación al proyecto filantrópico de Delta Gamma, denominado Service for Sight. Con la ayuda de aficionadas al café de Delta Gamma como catadoras del sabor, Gerry rápidamente se dispuso a “atender el bar,” haciendo el tostado para regocijo del jurado.

Gerry se ha acostumbrado a llevar alegría a sus clientes. Al tener dos carreras diferentes para comparar, Gerry piensa que es más feliz convirtiendo los granos que conoce tan bien en un producto que sus clientes han llegado a amar. Se dio cuenta de que “La gente odia gastar el dinero en la reparación de sus automóviles, pero con el café, ¡llegan y se van con una sonrisa! ¡Es un ambiente de trabajo mucho más feliz!”

Información de Ultima Hora: ¡Gerry acaba de perfeccionar una mezcla única para Delta Gamma que lleva un ancla en la etiqueta del tostado! Y, para apoyar a la hermandad de estudiantes “Service for Sight” (Servicios a los Ciegos), también ha convenido en ofrecer menores tarifas para las actividades de recaudación de fondos de Delta Gamma.

Visite: <www.theunseenbean.com> si desea mayor información.


| Otoño 2006 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010