TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2004 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

¿Qué es lo Entretenido de este IEP? o ¿Qué Aprendí en la Conferencia Internacional de Sordoceguera?

Por David Wiley, Especialista en Transición, con la ayuda de Kate Moss, Especialista en Educación, Texas Deafblind Outreach

 Resumen:  Este artículo discute la importancia de incluir elementos educativos altamente motivadores en la instrucción diaria para lograr que los estudiantes estén más dispuestos a aprender.

 Palabras Claves:  programación, ciegos, sordociegos, agrado/aversión, motivación, evaluación.

Hace varios años, recibí una llamada de una profesora que solicitaba mi ayuda para manejar un problema de comportamiento de una de sus estudiantes. Recibo este tipo de llamadas de vez en cuando en mi cargo en Texas Deafblind Outreach y siempre explico que es muy difícil ofrecer ayuda sin observar y conocer todos los hechos de la situación. Sin embargo, ella quiso intentarlo a través del teléfono. No recuerdo todos los detalles, pero la conversación incluyó un problema inusual.

Ella explicó que el problema era que la mayoría de los días la estudiante se rehusaba incluso a asistir a la escuela. Cuando se encontraba en la escuela, rara vez había problemas, pero a menudo se rehusaba a viajar en el autobús escolar o a cooperar con sus padres para que la llevaran a la escuela. La estudiante sólo estaría dispuesta a asistir a la escuela en los días en que harían algo divertido.

¿A qué se refiere? pregunté.

Bueno, ella entiende bien su horario y sólo viene a la escuela los días en que se ha planificado algo divertido, como una fiesta, un “pep rally” u otro evento especial. De lo contrario, le dan rabietas y se rehúsa a salir de su casa.

Debo admitir que no me había enfrentado a este problema específico. Aunque es difícil entender completamente una situación sin estar allí, una solución parecía obvia. Mi sugerencia: ¿Porque no planifican algo divertido para todos los días?

Reaccionó como si yo estuviera loco. En otras palabras, la respuesta de la profesora fue algo así: “no podemos hacer algo divertido todos los días. Esto es una escuela. Hay trabajo por hacer”. Así finalizó la conversación. Supongo que ella me consideró totalmente inútil y nunca supe cómo terminó esta situación.

Recordé esta historia el verano pasado mientras asistía a la primera Conferencia Internacional de Sordociegos (de DBI) en Toronto. La DBI es una organización mundial de personas relacionadas con la sordoceguera y a la conferencia del año pasado acudieron participantes de 48  países. Tuve muchos momentos de sorpresa durante el evento, pero el primero de ellos fue durante el primer panel plenario la primera mañana de la conferencia. Una panelista habló sobre la necesidad de diversión en la instrucción en comunicación. Ella mostró video clips de estudiantes que aprendían lenguaje en su escuela. Los estudiantes tenían diferentes habilidades y estilos de comunicación, pero todos participaban en intercambios de temas que encontraban altamente motivadores, cosas que les apasionaban y que los divertían. La panelista era de India y esto me hizo reflexionar que rara vez oí presentaciones de comunicación aquí donde el tema clave fuera la diversión.

La mañana siguiente, El Dr. Jude Nicholas de Noruega explicó ciertos  aspectos  neuro-sicológicos   en una conversación respecto a su publicación, “Communicating Research to Practice and Practice to Research: From Theoretical Contributions to Therapeutic Interventions” (Comunicando la Investigación a la Práctica y la Práctica a la Investigación: De Contribuciones Teóricas a Intervenciones Terapéuticas). Para describir nuevas investigaciones y perspectivas sobre cómo trabaja el cerebro, escribe, “las emociones son los mecanismos que establecen los objetivos de más alto nivel en el cerebro. Quizás, entonces, en el área de la educación de sordociegos, los intercambios comunicativos en los procesos interpersonales deberían poner más atención en los aspectos emocionales del proceso de comunicación”. (Nicholas, 2003). Por lo tanto, deberíamos poner más atención en las emociones del niño al planificar los objetivos educativos.

¿Qué sucedería si la niña descrita en el llamado telefónico anterior se divirtiera todos los días en sus actividades de aprendizaje?¿Estaría más dispuesta a ir a la escuela? ¿Tendría una mejor disposición hacia el aprendizaje? Lamentablemente, creo que con demasiada frecuencia no consideramos las preferencias, las pasiones y la diversión de los estudiantes cuando desarrollamos las actividades y las rutinas en las salas de clases.

Y ¿cómo logramos diversión en la sala de clases? Estas simples soluciones harán que los estudiantes estén más dispuestos a asistir a clases, crear emociones positivas y tal vez mejorar su aprendizaje.

DESCUBRA QUÉ ES MOTIVADOR PARA SUS ESTUDIANTES

Para descubrir qué es motivador para un estudiante, es importante ser un buen observador. Dedique cierto tiempo simplemente a observar al niño durante diversas actividades y en diferentes ambientes. ¿Cuándo el niño sonríe o se ríe? ¿Cuándo el niño se ve con energía o parece somnoliento? ¿Si hay cuatro objetos cerca, cuál tratará de tomar el niño, si es que quiere tomar alguno?

Es importante considerar también la auto-estimulación del niño. ¿Usa su mano para golpear suavemente su cara? ¿Hace ruidos interesantes? ¿Encuentra en su ambiente cosas que vibran? ¿Está constantemente brincando o dando vueltas? Entonces, cualquier cosa que el niño haga como auto-estimulación es algo agradable o interesante para él.

Conversar con los padres del niño también es una etapa importante para descubrir qué es motivador, o lo que es igualmente importante, qué no es motivador. Pregúnteles cómo ellos calman a su hijo cuando se altera. ¿Cuáles son los juegos favoritos del niño?¿Cuáles son las actividades favoritas del niño para practicar con su mamá, papá y hermanos?

Una vez que comience a recolectar esta información, es una buena idea organizarla. A continuación aparece un formulario simple que hemos usado durante varios años, el Formulario de Agrado/Aversión.


Formulario de Agrado/Aversión

Adaptado de las notas personales de un seminario de van Dijk, J. 1985

Llene una hoja para cada niño. Dedique un período a escuchar historias de los demás y a observar al niño y simplemente enumere las cosas que al niño le agradan y las que no le agradan. Todos disfrutamos las cosas para las que somos buenos y las que comprendemos. Las cosas que al niño le agradan serán sus áreas de fortaleza y para las que usará los canales sensoriales que están funcionando. Las cosas que al niño no le agradan son sus áreas de debilidad y los canales sensoriales que pueden no estar funcionando en forma eficiente. La información reunida en este formulario le indicará los temas de base que puede usar para modificaciones, estrategias de enseñanza, temas de comunicación, ideas y actividades.

Nombre del Niño: ______________________     Fecha: __________________________

AGRADO (LE GUSTA)   AVERSIÓN (LE DISGUSTA)
   
   
   

Información de Resumen:

¿Cuáles son los canales sensoriales que más usa el niño?

¿Cuáles son los posibles temas para comunicarse?

¿Cuáles son algunas actividades nuevas con las que el niño podría disfrutar?

¿Qué otras modificaciones o estrategias sugiere la información anterior?


EVALÚE PARA DETERMINAR SI EL ESTUDIANTE DISFRUTA SU DÍA EN LA ESCUELA

Dedique tiempo a observar el día del estudiante en la escuela e identifique los momentos en que el  estudiante parece divertirse con la actividad. ¿Cuánto del día es divertido para el estudiante? ¿Cuándo el estudiante se aburre, se agita o se desordena? ¿Es la mayor parte del día desagradable? ¿Hay momentos en los que incluir una actividad divertida ayudaría al estudiante a volver a calmarse y a estar dispuesto a participar? ¿Hay actividades que es necesario descartar o modificar enormemente para incluir componentes o materiales más motivadores?

PLANIFIQUE ACTIVIDADES QUE INCORPOREN ELEMENTOS MOTIVADORES PARA EL ESTUDIANTE

Una vez que sepa lo que el niño encuentra motivador, piense cómo algunos de estos elementos pueden ser incorporados a las rutinas que actualmente realiza a diario con el niño, como vestirse, comer, bañarse, etc. Por ejemplo, si al estudiante le agrada mucho el color rojo, puede tener prendas de vestir rojas, incluir platos o tazas rojas, seleccionar alimentos que podrían incorporar el rojo en cada comida (ketchup, manzanas, frutillas), use un paño de limpieza o una toalla roja o un baño de burbujas rojas.

También puede realizar una lluvia de ideas sobre actividades que podrían incluir un elemento particular o diversos elementos. Por ejemplo, supongamos que al estudiante le agrada jugar con agua. ¿Podemos crear una actividad en la que el niño riegue las plantas, lave los platos, bañe a una muñeca o moje la acera con agua. Piense en la mayor cantidad de actividades potenciales que pueda, luego decida cuál tiene más posibilidades de incluir oportunidades para trabajar en las metas y objetivos y que permita incluir la mayor cantidad posible de factores de motivación. Por ejemplo, al niño le podría agradar la vibración, las comidas licuadas y hacer ruido con una cuchara. Podría entonces crear una actividad en la licuadora para preparar un licuado o un budín que tenga que sacar de la licuadora con una larga cuchara de madera.

ALTERNE ACTIVIDADES MENOS MOTIVADORAS CON OTRAS QUE SEAN DIVERTIDAS

A veces, hay actividades que no pueden ser terriblemente motivadoras para el niño, pero que igual es necesario realizar. Primero, trate de eliminar de la actividad la mayor cantidad de aspectos negativos que pueda. Si la loción fría hace llorar al niño cuando le cambia pañales, ponga la loción en una taza con agua caliente para calentarla un poco ANTES de que comience a cambiar  el pañal.

Una vez que ha eliminado la mayor cantidad posible de aspectos adversos de la actividad, trate de incluir una actividad altamente motivadora inmediatamente después de la negativa. Puede que al niño no le agrade el trabajo de cargar la lavadora, pero lo tolerará para llegar a la siguiente actividad, que es comprar una coca-cola en la máquina dispensadora de bebidas o ir a caminar afuera.

ENSEÑE LENGUAJE USANDO TEMAS ALTAMENTE MOTIVADORES

Piense en la última gran conversación que tuvo con alguien. ¿No estuvo parte del placer relacionado con tener un tema de discusión que usted encontraba interesante? Si buscamos temas altamente motivadores para concentrar la enseñanza del lenguaje, existen muchas más posibilidades de que el estudiante esté motivado a aprender. Si las luces son motivadoras para el estudiante, piense en todas las excelentes actividades que pueden incluir la luz. Pueden conversar sobre el color de las luces, el número de luces, el tamaño de las luces, la temperatura de las luces, el propósito de las luces, cómo se pueden encender y apagar las luces, quién usa las luces, dónde se encuentran típicamente las luces, etc.

ENSEÑE ALFABETIZACIÓN USANDO TEMAS ALTAMENTE MOTIVADORES

La alfabetización es una expansión natural de la enseñanza del lenguaje, por lo tanto hacer que los temas que use para la alfabetización sean altamente motivadores también tiene sentido. Cuando el estudiante tenga una experiencia positiva, elaboren libros o historias sobre esta experiencia. Pida al estudiante que comparta información sobre el objeto o la experiencia y que escriba esa información en el libro. Para algunos estudiantes esto podría ser en Braille y para otros en letra impresa. Siempre incluya  objetos que sean motivadores para el niño y también cuando seleccione objetos o fotografías que incluir en el libro. Por ejemplo, si al estudiante le encanta el helado del Dairy Queen, pero sólo tiene mediano interés en las papas fritas, elija la copa de helado como el objeto para la historia o el libro de experiencias. Seleccione la actividad favorita del día como tema de su historia, en lugar de una actividad que el niño encuentre mínimamente interesante.

Es verdaderamente un mito que la escuela no pueda ser divertida. Aprender debería ser divertido. Aprender debería causar una inmensa alegría. La mayoría de las veces, no es tan difícil cambiar totalmente el día para un estudiante, si buscamos maneras de llevar la diversión a la sala de clases. La recompensa adicional es que generalmente para el profesor también será más divertido el día de clases.


| Otoño 2004 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010