TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Estrategias para Utilizar Dispositivos de Salida de Voz Con Niños Sordociegos

Por Maurice Belote, Coordinador del Proyecto, Servicios de Sordoceguera de California

Reimpreso con permiso de reSources, publicación cuatrimestral
de los Servicios de Sordoceguera de California

¿QUÉ ES UN DISPOSITIVO DE SALIDA DE VOZ?

Un dispositivo de salida de voz es un dispositivo electrónico que “habla” por el niño. Cuando se activa por medio de un botón o al usar un sistema adaptado, el niño puede comunicar de manera expresiva uno o más mensajes. Los mensajes se graban específicamente para dicho niño, así que son relevantes para sus necesidades y para su ambiente. Estos dispositivos se comercializan por lo general por los fabricantes en el campo de los sistemas de amplificación de comunicaciones. Los dispositivos de salida de voz han sido utilizados con éxito por muchas personas con problemas de visión y de audición combinados, y hay instancias en las que el uso de un dispositivo de salida de voz ha proporcionado al niño o al joven adulto su primer éxito verdadero en la comunicación expresiva utilizando un sistema formal. El dispositivo se vuelve un componente importante del sistema de comunicación expresiva del niño, junto con otros modos expresivos posibles tales como el habla, los objetos, la comunicación por medio de signos, imágenes, gestos etc. Los tapetes táctiles de estos dispositivos pueden tener letras impresas, dibujos de línea, fotografías, texturas, objetos o cualquier combinación de estos para representar el contenido de cada grabación.

¿CUÁLES SON ALGUNAS ESTRATEGIAS A CONSIDERAR AL USAR DISPOSITIVOS DE SALIDA DE VOZ?

Las siguientes son algunas estrategias que pueden resultar útiles al usar dispositivos de salida de voz. A lo largo de estas estrategias, el término “usuario” se utilizará para referirse a la persona que usa el dispositivo de salida de voz.

  1. Preste cuidadosa consideración al escoger la persona que grabe los mensajes. Cuando sea posible, escoja a alguien del mismo sexo y cercano a la edad del usuario. Para usuarios que tienen una audición baja y sean jóvenes, sin embargo, no escoja a un niño que sea tan joven y que tenga una voz tan suave que resulte difícil de ser escuchada por el usuario.
  2. Asegúrese de que la persona que graba la voz no sea alguien que conozca el niño. Sólo podrá ser la voz del usuario si la voz grabada es neutral. No es probable que la mayoría de los usuarios quieran que sean los padres, hermanos o maestros para que sean su voz, excepto en situaciones excepcionales cuando nadie más está disponible y cuando es necesario un mensaje de inmediato.
  3. Ponga mucha atención a cualquier palabra de jerga o vernácula en el grupo de edad del niño, el uso de la cual pudiera dar calidez y personalidad a la comunicación del niño.
  4. Es extremadamente importante que el dispositivo nunca “hable” si el usuario no es quien ha presionado el botón para hacerlo hablar. Es muy confuso para un usuario oír a su dispositivo de salida de voz decir algo que él no quería. Por ejemplo, imagine a un niño sentado en el salón de clase oír que la voz de su dispositivo de salida diga en el otro extremo del salón “Tengo sed; quiero un poco de jugo, por favor.” La reacción del niño podría ser la de pensar, “Esperen, yo nunca dije que quería jugo — ¡estoy muy contento participando en esta actividad ahora! Si un proveedor de servicio o un miembro de la familia necesita probar el dispositivo, verificar su energía, etc., el dispositivo deberá llevarse por un momento a algún lugar donde el usuario no oiga que la voz es activada por otros.
  5. El usuario debe tener acceso al dispositivo en todo momento. Las oportunidades para comunicarse ocurren durante todo el día. Para algunos usuarios, tener un dispositivo de salida de voz podría ofrecerles su primer éxito real en la comunicación expresiva formal y, mientras disfrutan temporalmente el poder recién descubierto y el control sobre su ambiente, podrán activar el mensaje una y otra vez. En tales circunstancias, podríamos sentirnos tentados a colocar el dispositivo de salida de voz sobre una repisa fuera del alcance del usuario, pero no podemos hacer esto. Llevarnos lejos el dispositivo de salida de voz debido a que nos molesta es como cerrar con cinta adhesiva la boca de un niño porque éste dice lo mismo una y otra vez durante el día. En vez de ello, acepte a tales situaciones como grandes momentos de enseñanza para reforzar el uso de los sistemas de calendario y programación, y para explicar al usuario que aunque no podría ser el mejor momento para hacer cualquier cosa que el usuario quiera, sí podría haber una oportunidad más tarde en el calendario del usuario.
  6. Los niños son curiosos por naturaleza, y sus compañeros de clase y/o hermanos del niño con el dispositivo de salida de voz probablemente querrán tocarlo, jugar con él y explorar el dispositivo cuando sea introducido por vez primera en el salón de clase y/o en casa. De hecho, hay algunos niños que simplemente no pensarán en nada más hasta que hayan tenido la oportunidad de tocar el dispositivo. Para satisfacer su curiosidad, dé a estos niños la oportunidad de jugar con el dispositivo, tal vez durante una actividad matinal circular o durante un medio día en pequeños grupos. Asegúrese de que el usuario sea parte directa de ésta o bien que esté fuera del rango de audición y de visión para que no sepa qué está pasando. Después de esta actividad, se puede decir a los otros niños que han tenido ya su oportunidad y no se les permitirá nunca presionar el botón de nuevo para hacer que el dispositivo hable. Por supuesto, si están ayudando al usuario a utilizar el dispositivo de manera efectiva, esa es otra cuestión —queremos estimular los apoyos naturales de los compañeros cuando sea posible.
  7. Será necesario enseñar al usuario cómo utilizar el dispositivo, pero esta instrucción deberá realizarse en el contexto de las actividades conforme ocurran de manera natural y significativa. Será confuso para el usuario si se espera que él participe en actividades y ejercicios en los que el dispositivo se utilice únicamente para instrucción.
  8. Al escoger las frases y mensajes que se incluirán en el dispositivo, trate de considerar responder a las necesidades de todos, incluyendo las de los usuarios. Por ejemplo, si un dispositivo sólo tiene nueve frases posibles, podría ser tentador llenar las nueve con frases que hagan la vida más fácil a los prestadores de servicio y cuidadores, tales como “necesito ir al baño.” Si el usuario tiene un interés en particular, p. Ej., una mascota favorita, un pasatiempo, una colección, miembros de la familia, un lugar o alguna actividad favoritos, considere la posibilidad de incluir un mensaje o mensajes acerca de dichos intereses. De manera similar, piense en la edad del usuario y en lo que están interesados otros niños de la misma edad. Asegúrese de incluir algunos de dichos intereses en el dispositivo también. Esto dará al usuario algo que usar para romper el hielo o para iniciar una conversación con sus compañeros.
  9. Para los usuarios que no tengan suficiente audición residual para oír lo que dice el dispositivo, el equipo podría querer adaptar el dispositivo con una señal (luminosa o vibrante) que permita al usuario saber que el dispositivo ha “hablado” de manera efectiva. Por ejemplo, sería frustrante y contra productivo para un usuario pensar que su dispositivo ha “hablado” cuando de hecho la batería del mismo no funciona. En este caso, el usuario estaría esperando una respuesta de su compañero de comunicación y se confundiría por su falta de respuesta.

| Otoño 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010