TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2002 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Hacer Cosas Comunes de Manera Especial

Por Terry Murphy, Director Ejecutivo, Texas Department of Assistive and Rehabilitative Services (formerly known as Texas Commision for the Blind)

Resulta difícil de creer que hayan transcurrido cuatro años desde que por vez primera solicité contribuir a VER/OÍR cada cuatrimestre. Conforme escribo este artículo, estamos de nuevo en las etapas iniciales del proceso de asignaciones de la bienal. El procesamiento de cifras y la negociación de metas de desempeño con la Oficina del Gobernador y el Consejo Legislativo de Presupuesto empiezan a dominar nuestros pensamientos y nuestras acciones porque mi principal responsabilidad como director ejecutivo es la de garantizar un presupuesto adecuado para los servicios dirigidos a los ciegos texanos.

Debido a que ya hay síntomas de que éste podría ser el año presupuestal más apretado en más de una década, el estrés se está acumulando ya en las instituciones estatales de salud y de servicios humanos. Ésa es la razón por la cual es tan maravilloso recibir hoy varios correos electrónicos del personal para romper con todas las cuestiones administrativas y equilibrar mis pensamientos. El primero fue de la especialista de un niño ciego que compartió una fotografía que ella había tomado de su joven consumidor montado en el triciclo especialmente acondicionado para sus necesidades de movilidad. El papá, la hermana pequeña y la especialista estaban a su lado, en esta excursión inaugural de desarrollo de confianza por la banqueta del vecindario rural que él no podía ver con claridad. El segundo fue de nuestro personal en Lubbock, informando sobre los resultados de nuestro proyecto de campamento en colaboración con distintos Education Service Centers (Centros de Servicios Educativos) y con el Outreach de la TSBVI. Veintinueve jóvenes pasaron cinco días excursionando y acampando. Cuando se les preguntó de qué estaban más orgullosos, los comentarios incluyeron: “de hacer nuevos amigos,” “de aprender a colocar una tienda de campaña,” “de llegar al final de todo el camino excursionando,” “de encontrar por mí mismo el baño.”

El siguiente correo electrónico fue de una instructora de CCRC. Cuenta sus experiencias con seis consumidores del centro en un rango de edades de 19 a 40 años que habían ido a “escalar rocas” en el gimnasio local la tarde anterior. Dos de los seis estaban totalmente ciegos; cuatro tenían poca visión. Desafiados por los dos que podían ver quién podía llegar a la cima primero, los otros cuatro se vendaron los ojos y escalaron hasta la cima de una pared de por lo menos 15 pies de altura, exhibiendo su voluntad y su creciente confianza para adquirir nuevas habilidades. Se divirtieron mucho poniendo a prueba su fortaleza, su equilibrio, su confianza y su resistencia.

Esta información por sí sola fue suficiente para hacerme desear haber estado con ellos escalando también, lejos de presupuestos y de reuniones, pero lo que siguió en su correo electrónico me inspiró aún más para luchar por los fondos adecuados para continuar a todo vapor nuestras actividades de desarrollo de confianza sobre las que escribí mi primer artículo para VER/OÍR hace cuatro años. Cuando los seis consumidores llegaron al gimnasio, había mucha gente. Conforme comenzaron a escalar los seis, algunos adolescentes de la comunidad empezaron a preguntar. Preguntaban sobre su ceguera, acerca de las vendas en los ojos de algunos de ellos, y acerca de Criss Cole. Nuestros seis pupilos respondieron encantados sus preguntas y desafiaron a los chicos en este grupo en particular a que trataran de escalar con los ojos vendados para “ver lo que se sentía.” Los chicos y los jóvenes adultos a su alrededor pasaron la tarde explorando la pared de rocas con una venda en los ojos y hablando con nuestros pupilos. Incluso la persona que dirigía el entrenamiento hizo el intento.

Los legisladores tienen ante sí un trabajo duro en la próxima sesión. Ojalá que todos hubieran podido haber visto la cara de ese joven probando su nueva silla de ruedas por primera vez, la emoción de los jóvenes campistas ciegos y visuales impedidos armando tiendas y el placer que compartieron los escaladores de rocas en el gimnasio. De esto es de lo que se tratan los servicios de desarrollo de la confianza – de descubrir nuevas formas de lograr metas sin visión y de ganar confianza para alentar a otros. No hay mejor sustituto que experimentar las historias de primera mano que estos chicos y jóvenes adultos tienen que decir sobre sí mismos.

Disfruten de un maravilloso otoño y recuerden: “Si ustedes hacen cosas comunes en la vida de manera especial, dominarán la atención del mundo.” – George Washington Carver


| Otoño 2002 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Webmaster

Last Revision: September 1, 2010