TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2001Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Cuando la Necesidad y la Oportunidad se Encuentran

Por Phil Hatlen, Superintendente, Escuela Texas para los Invidentes e Impedidos Visuales

En algunos momentos de nuestras vida, existe una necesidad, pero hay poca o ninguna oportunidad de resolverla. En otras ocasiones, la oportunidad de hacer algo está ahí, pero no hay necesidad aparente. ¡Estas son, en el mejor de los casos experiencias frustrantes!

Tenemos ahora una situación en la que la necesidad se ha identificado, y la oportunidad para hacer algo al respecto existe. Muy excitante ¿no es cierto? La Comisión Texas para los Invidentes (TCB) y la Escuela Texas para los Invidentes e Impedidos Visuales (TSBVI) han iniciado discusiones serias respecto al lanzamiento de un programa post secundaria para los jóvenes adultos invidentes. Estos jóvenes, entre los años 18 y 22, a veces no están lo suficientemente preparados para salir de la escuela y de la familia hacia la comunidad, la independencia y el empleo. Frecuentemente necesitan educación académica remedial, orientación adicional e instrucción sobre movilidad, sobre habilidades de vida independiente, y preparación vocacional. Un matrimonio único de habilidades disponibles de la TCB y de la TSBVI parece una pareja perfecta para las necesidades potenciales de estos jóvenes adultos.

Este es un sueño que he traído desde California hasta Austin. Hace muchos años, mis colegas y yo en California notamos que muchos jóvenes invidentes e impedidos visuales que estaban graduándose de la secundaria no parecían ser capaces de hacer el cambio de la casa de sus padres a la comunidad. Es más, parecían carecer de las habilidades de la vida cotidiana e interacción social que eran básicas para su asimilación en la comunidad. Nunca olvidaré estar sentado en la mesa de un restaurante en Berkeley, California, en 1969 con dos colegas. Nos estábamos preguntando porqué los alumnos invidentes brillantes y capaces, que se graduaban de las escuelas secundarias locales en cantidades récord, no estaban cambiándose a la comunidad, haciendo contactos sociales, obteniendo empleos. No tardamos mucho en descubrir que los programas de las escuelas locales estaban haciendo un buen trabajo en la mayoría del aprendizaje académico, pero por lo general descuidaban las necesidades específicas a la discapacidad de tales jóvenes. No eran capaces de llevar una vida independiente, no tenían conocimientos laborales, ni habilidades y mientras que sus capacidades académicas eran buenas en ocasiones, no sabían cómo aplicar el aprendizaje académico a la vida real. Así que se quedaban en casa, esperando a que la siguiente institución los salvara.

En 1972, el Centro para Habilidades de Vida  para los Impedidos Visuales (Living Skills Center for the Visually Impaired) abrió en San Pablo, un suburbio del Área de la Bahía de San Francisco. Los graduados recientes de la escuela secundaria que eran invidentes comenzaron a mudarse a departamentos y comenzar un programa de transición antes que la palabra “transición” fuera acuñada en la educación especial. Recibían educación académica cuando la necesitaban, habilidades de vida, orientación y movilidad, habilidades sociales e instrucción vocacional en un escenario de vida real. No es necesario decir que este programa ha sido tremendamente exitoso a lo largo de los años, y todavía ofrece uno de los programas post secundaria más efectivos y únicos en el país.

Por fin tenemos la oportunidad de traer un programa similar a Texas. Los fondos de la TCB y de la TSBVI están siendo utilizados para construir un edificio de cuatro departamentos en la parte trasera del terreno de la TSBVI. Un comité con representantes de ambas organizaciones se está reuniendo actualmente para desarrollar un programa y un currículo. Los Consejos de ambas organizaciones han apoyado de manera entusiasta este nuevo proyecto. Por fin los recién graduados invidentes tendrán un lugar al que acudir para atender sus necesidades únicas como persona congénitamente invidente. Por fin estos jóvenes contarán con las habilidades y la confianza para ingresar a la comunidad, y para que la auto estima se vuelva parte de la estructura social y económica donde vive.

Hay mucho trabajo que hacer en el programa y en un modelo de financiamiento. Esperamos iniciar las excavaciones para la construcción de los departamentos a principios de octubre, para terminar al final de la primavera o a principios del verano. Finalmente parece que la oportunidad y la necesidad se encuentran, y que la gente joven invidente será la beneficiada.


| Otoño 2001 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Jim Allan (Webmaster-Jim Allan)

Last Revision: July 30, 2002