TSBVI logo | Home | Site Search | Outreach | Ver/Oír Indicio |

Otoño 2001Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Aceptar Ayuda

Por Gina Meadors, Madre de Familia, Bryan, Texas

Después de doce años de matrimonio, nació nuestra pequeña angelita, Gabriela. Muy pronto, nuestra alegría se transformó en incredulidad y en un mar de preguntas sin respuestas. Mientras la mayoría de los padres estaban relucientes de orgullo por cada logro nuevo, nosotros teníamos que enfrentar diagnósticos como “retraso severo en el desarrollo”, “legalmente invidente”, “retardado mental” y “ataques”.

Los primeros años de vida de un(a) infante deberían estar llenos de memorias maravillosas. En nuestra familia, en cambio, todos recordamos los ataques, los doctores y las preguntas sin responder. En lugar de grupos de juego, nosotros teníamos sesiones con terapeutas físicos, terapeutas ocupacionales, terapeutas de visión y terapeutas de lenguaje.

Al principio, yo lloraba mucho. Después, al darme cuenta de que tenía que “ser fuerte por Gabriela”, dejé de llorar y me dediqué al primer trabajo que apareció. Los primeros dos años se fueron muy rápido. Pensé que controlaba mis emociones. Después de todo, ya no lloraba cada vez que mi pequeña hija tenía un ataque.

Un día, Bettye, nuestra trabajadora social de la Comisión Texas para los Invidentes (Texas Department of Assistive and Rehabilitative Services (formerly known as Texas Commision for the Blind) ), vino de visita. ¡Seguramente me veía desastrosa! Sé que mi casa estaba sucia. No podía recordar la última vez que la había aspirado. Aunque me obligaba a mí misma a cocinar para Gabriela, todos los demás tenían que prepararse emparedados si querían comer. Supongo que se podría decir que estaba deprimida. Betty se dio cuenta de que estaba en problemas. No me dio la oportunidad de rechazar una cita con la consejera que se programó para el día siguiente.

Había sido criada para “arreglar mis propios problemas”. Hablar sobre tus problemas era una pérdida de tiempo y no resolvía absolutamente nada. Si algo está mal, haz algo al respecto. ¡Pero esto no incluía hablar con un extraño! Mi consejera, Lois, fue magnífica. Me abrí con ella. Le conté secretos que no le había dicho a nadie.

Aunque mi sentimiento de depresión se basaba en las discapacidades de mi hija, no me daba cuenta que mis años anteriores todavía me afectaban. Por medio de las horas de lágrimas y de examen del alma, aprendí mucho acerca de mí misma. Aprendí a aceptar a mi hija tal y como es. También aprendí a tomarme tiempo para mí misma. ¡Por lo menos de vez en cuando!

Abrirse a una persona extraña es difícil. Sabes que lo que le dices es confidencial, pero es uno tiene un sentimiento de vulnerabilidad cuando abre su vida para ser examinada.¡Tenga una caja de pañuelos desechables a mano, porque la necesitará!

Con la ayuda de la consejera, he crecido de muchas maneras. Ya no me intimidan los extraños que se quedan mirando. Ya no me quedo esperando mientras jóvenes colegiales se estacionan en alguno de los pocos lugares reservados para discapacitados. (¡Me imagino que su discapacidad es utilizar tacones de tres pulgadas!)

Un consejero no puede “resolver” el problema por usted. Ellos escuchan. Y aunque usted no lo crea, ¡la solución está en uno(a) mismo(a)! Sólo necesitamos ayuda para obtener las respuestas.

Amo a mi hija con todo el corazón. Si sólo viera los diagnósticos, usted se perdería esos hermosos ojos de color azul verdoso llenos de expresión. Usted se perdería esa pequeña niña mimosa de quien todo el mundo se enamora. Se perdería de esa niña a la que le encanta que la abracen y que odia que la dejen sola. Si usted mira más allá de los diagnósticos, usted verá a una niña, de cuatro años de edad, a la que le gusta ir a la escuela, andar a caballo y sentir el viento en su cara. Usted verá una pequeñita quien es ¡la niña de los ojos de su papá!


| Otoño 2001 Tabula de Contenido | en via a Email de Ver/Oír |

Please complete the comment form or send comments and suggestions to: Jim Allan (Webmaster-Jim Allan)

Last Revision: July 30, 2002