Main content

Jeri Cleveland y Debra Sewell, departamento curricular,
Escuela para Sordos e Impedidos Visuales de Texas

Resumen: Las autoras analizan la importancia del desarrollo de la motricidad fina y gruesa para los niños con impedimentos visuales. También se examina la importancia del aprendizaje basado en la experiencia práctica.

Palabras claves: prácticas eficaces, niños ciegos, desarrollo temprano, habilidades motoras


Para muchos de nuestros estudiantes, tanto ciegos como con visión deficiente, el aprendizaje táctil es su “ruta hacia el progreso”. Los padres y los maestros de impedidos visuales iluminan esta ruta acercando el mundo a los niños y también mostrando a los demás cómo hacer lo mismo. Los impedimentos visuales afectan todo el proceso de recolectar información. Con demasiada frecuencia esperamos que los niños ciegos o impedidos visuales basen su conocimiento del mundo en descripciones verbales y en experiencias prácticas muy limitadas. Ello no se puede comparar con el calidoscopio casi constante de información secundaria que los niños sin problemas de visión ya han asimilado antes de entrar a la escuela. Aunque normalmente pensamos que sólo los niños ciegos necesitan enseñanza de habilidades táctiles, también los estudiantes con visión deficiente podrían carecer de información crucial que afectará el desarrollo de conceptos y la capacidad de desenvolvimiento.

Las investigaciones sugieren que cuando la información sensorial, incluída la táctil, está incorporada en una actividad con propósito, es significativa para el sistema nervioso central y puede fomentar al aprendizaje. Los niños ciegos de corta edad necesitan familias y profesionales que les provean estimulación intensa, motivación y movimiento. Si estos niños no participan activamente en experiencias y exploración a una edad temprana, su acercamiento a la captación de información es pasivo y no pueden desarrollar totalmente su sentido táctil. Los niños con impedimentos visuales deben aprenden a ser buscadores activos de información en su mundo. Ello es necesario para obtener los conocimientos básicos esenciales que necesitan tener antes de entrar a la escuela. En el mejor de todos los mundos, el desarrollo de habilidades motrices, táctiles y visuales, adquisición del idioma y desarrollo de conceptos se dan al mismo tiempo a través de experiencias significativas durante la primera infancia y la niñez.

Las experiencias prácticas y personales son el lugar donde comenzar. Es necesario que éstas sean interactivas, no dirigidas por adultos. El niño debe participar activamente e iniciar algunos de los movimientos con el fin de aprender de una experiencia. Se necesitan muchas experiencias similares para desarrollar un concepto.

Las experiencias entregadas no tienen que ser un suceso elaborado y planificado. Simplemente haga participar al niño en actividades cotidianas. Por ejemplo, al vestirse, déjelo que sostenga la camiseta y ayúdelo a explorar la tela, el cuello, los botones, las mangas, la parte delantera y la trasera, mientras describe y nombra las partes que tocan juntos. Aunque esto tome un poco más tiempo en la rutina de vestirse, su hijo está ganando información, conceptos y destrezas invaluables.

Las experiencias construyen conceptos. Un concepto es una representación mental, imagen o idea de objetos tangibles y concretos (por ejemplo, una silla, un perro); e ideas intangibles y sentimientos (por ejemplo, colores, emociones). El desarrollo de conceptos implica más que relaciones espaciales. Conecta las interpretaciones táctiles de las partes para construir una percepción completa del todo y tener suficientes experiencias significativas para encontrar modelos y realizar conexiones y generalizaciones (cualidades de alto, de recorrido, de perro). Vemos muchas clases distintas de cucharas de modo que desarrollamos el concepto generalizado de lo que es una cuchara. Por lo tanto una cuchara es más que sólo aquella con la cual come el niño.

A fin de ser significativo, el lenguaje debe basarse en conocimiento y experiencias reales en calificar, describir, expresar sentimientos, etc. El recalcar demasiado el lenguaje oral sin las experiencias de moverse, tocar y hacer, a menudo da como resultado el uso de un “lenguaje vacío”.  Este se da cuando el estudiante utiliza el lenguaje que el no comprende realmente. Debemos ayudar a nuestros hijos a usar las palabras descriptivas que sirven para calificar las sensaciones y objetos que ellos están viendo, tocando, saboreando o haciendo, mientras lo están haciendo. Comience este proceso oportunamente formando parejas con el lenguaje descriptivo de las rutinas diarias aun antes de que su hijo aprenda a hablar.

¡Haga mover a ese bebé! Recuerde que el desarrollo del las habilidades táctiles depende de de las habilidades motrices finas y gruesas. Los músculos grandes se desarrollan primero. Los bebés necesitan dar puntapiés, agitar los brazos, rodar, arrastrarse y gatear. Los niños que ven normalmente se sienten motivados a moverse por el deseo de alcanzar a las personas y objetos que pueden ver. Debemos proveer información sensorial que haga saber a los bebés impedidos visuales que existen cosas en su mundo que ellos desean tocar, sostener, sentir o saborear. Las habilidades motrices gruesas son la base para el desarrollo de las finas. Apenas un niño logra cierto control sobre sus músculos grandes, estimúlelo a dar el siguiente paso ofreciéndole cosas divertidas para hacer —juguetes que sostener, botones que presionar, ruedas que girar, cucharas para golpear sobre la mesa y comer con ellas.

Las experiencias cotidianas ayudan a desarrollar las habilidad que los niños necesitan para ser estudiantes táctiles eficientes. Necesitan manos y dedos fuertes para agarrar, apretar, pellizcar y sostener. También necesitan flexibilidad, destreza y control, lo cual incluiría movimientos tales como doblar las muñecas, mover cada dedo en forma independiente y tocar en forma suave. Las habilidades motrices gruesas y finas se construyen, perfeccionan y controlan mejor con el correr de los años de la primera infancia. La memoria muscular es la capacidad del cerebro de mover los músculos automáticamente sin esfuerzo consciente. Se construye con el tiempo repitiendo una serie determinada de habilidades motrices. Por ejemplo, un bebé debe erguirse por esfuerzo propio y arrastrarse en torno a muebles muchísimas veces antes de que los “movimientos de un paso” se hagan automáticos.

El aprendizaje táctil no es el mismo que el visual y requiere tocar mucho más de lo a que normalmente estamos acostumbrados. El aprendizaje táctil exige que la información se logre mediante la exploración de un aspecto de un objeto a la vez y el armado de las piezas para formar el todo. Requiere la proximidad inmediata y múltiples oportunidades para explorar. El aprendizaje táctil simplemente toma más tiempo. Antes de que los niños sepan cómo estirar la mano y tocar los objetos, los adultos tienen que, intencionalmente, ofrecer oportunidades para la interacción táctil. Ello hay que comenzarlo en la infancia aumentando el movimiento, la interacción, la estimulación y el acceso a personas y objetos interesantes y motivadores.

Barraga y Erin (1992) describieron los cinco niveles de aprendizaje táctil: conciencia y atención; estructura y forma; relaciones de la parte con el todo; representaciones gráficas; y símbolos Braille. A continuación se indican ideas de actividades para los primeros tres niveles.

Actividades: Conciencia y atención

  • Tocar la mejilla de un bebé con la boca de una botella para estimular al niño a buscarla con la boca
  • Ofrecer los dedos u objetos para que el niño los sujete
  • Jugar con juguetes que vibran, se mueven o hacen ruido
  • Lavarse los dientes con cepillos dentales vibradores
  • Jugar en el agua (hora del baño), arena, porotos secos o arroz
  • Jugar con arcilla o plastilina
  • Pintar con los dedos con medios de diversas consistencias
    • Dar paseos de descubrimiento al aire libre
  • Clasificar objetos por tamaño y forma
  • Realizar comparaciones de tamaño
  • Identificar diversos tamaños de objetos
  • Identificar formas diversas
    • Identificar características estructurales tales como ruedas, brazos, hueco versus sólido, rígido versus flexible.
  • Utilizar bloques u otros juguetes de construcción
  • Colocar la tapa a cacerolas o jarras
  • Colocar llaves en candados
  • Mover las perillas del horno, lavadoras, etc.
  • Descubrir páginas en los libros
    • Hacer sándwiches

Actividades: Estructura y forma

Actividades: Relaciones de Parte con el Todo

Actividades Motoras para Estimular las Aptitudes previas al Braille

Desarrolladas por Debra Sewell y Chris Strickling (1997, 2004), a continuación se sugieren actividades para facilitar el desarrollo de la motricidad fina temprana.

Prensión

Con la palma de la mano

  • Apretar juguetes
  • Apretar plastilina o arcilla
  • Apretar esponjas o un succionar de líquidos
  • Sacar objetos del interior de envases
  • Dibujar
  • Recoger zapatillas
  • Lijar
  • Usar un cortador de galletas
  • Usar una perforadora
  • Unir cuentas “pop”
  • Comer con los dedos

Con el pulgar y los otros dedos

  • Colocar cuentas en una cuerda
  • Sujetar papel para cortarlo
  • Usar lápices para colorear, lápices, pinceles
  • Usar barras de pegamento para trabajos de arte
  • Pellizcar plastilina o arcilla
  • Usar tableros de clavijas
  • Construir torres con bloques
  • Recoger zapatillas
  • Pintar con pincel
  • Hojear las páginas de un libro
  • Recoger cuentas pequeñas u objetos con pinzas
  • Entrelazar tiras de papel
  • Calzar formas en un juego de encaje
  • Clasificar sujetapapeles, caramelos Red Hot, galletas Goldfish
  • Abotonar, cerrar cremalleras y broches a presión – en el propio cuerpo

Con la yema de los dedos índice y pulgar

  • Reventar las burbujas de envoltorio con acolchado de burbujas
  • Recoger objetos pequeños
  • Hacer lazos
  • Usar tachuelas
  • Cocer tarjetas
  • Colocar cuentas en una cuerda
  • Colocar clavijas en tableros de clavijas
  • Usar geotableros
  • Colocar pinzas para ropa en los bordes de latas o jarros
  • Usar un cuentagotas para ojos
  • Girar las perillas de un juguete a cuerda
  • Insertar monedas a través de un pequeña ranura
  • Recoger caramelos de uno en uno

Liberación

  • Entregar un objeto si se lo pide
  • Actividades de apilamiento – latas, bloques, tazas nido
  • Actividades de clasificación
  • Colocar objetos en receptáculos
    • Usar la liberación que sea necesaria para finalizar las actividades de la sección de “prensión”

Movimiento Rotatorio (se da desde la muñeca con el brazo estable)

  • Colocar tuercas y pernos
  • Utilizar amarras de alambre para torcer
  • Girar las perillas de volumen de la radio y la televisión
  • Colocar y sacar las tapas de jarros y tubos
  • Mezclar alimentos en un bol
  • Girar las llaves de fuentes de agua o fregaderos
  • Jugar con juguetes a cuerda, cajas didácticas, cajas musicales
  • Girar las perillas de las puertas
  • Usar palas con arena, grava, frijoles
  • Pintar con los dedos
  • Encontrar objetos escondidos en arena o frijoles
  • Sacar el envoltorio de caramelos envueltos por separado
  • Vaciar desde un recipiente a otro

Movimientos de los dedos en forma independiente

  • Marcar las huellas dactilares en plastilina o arcilla
  • Insertar objetos en la plastilina
  • Pintar con determinados dedos
  • Presionar los botones de una radio grabadora
  • Presionar los botones de una mezcladora de alimentos u otros artefactos
  • Tocar instrumentos musicales
  • Girar el dial y presionar los botones de un teléfono de juguete
  • Mover monedas o fichas colocadas bajo los dedos
  • Pasar la punta de los dedos alrededor de plantillas

Uso Bilateral de una Mano

Casi todas estas actividades consideran estabilizar con una mano y manipular con la otra, lo cual es difícil para los niños impedidos visuales.

  • Colocar cuentas en una cuerda
  • Despegar cinta adhesiva del rollo
  • Rasgar papel
  • Atornillar y destornillar tapas
  • Cortar papel
  • Utilizar una perforadora
  • Lijar
  • Utilizar una regla para trazar líneas
  • Sujetar un envase con una mano y colocar un objeto dentro con la otra
  • Estabilizar un juguete con una mano y jugar con él con la otra
  • Unir o separar cuentas “pop”
  • Pintar con los dedos
  • Formar “culebras” o “pelotas” con las plastilina o arcilla
  • Fijar sujetapapeles en papel
  • Describir la figura de un objeto o plantilla
  • Sujetar un papel con una mano y grapar con la otra
  • Estabilizar un bol mientras se revuelve, usar una cuchara o se vierte
  • Sacar el envoltorio de caramelos envueltos por separado

Resistencia de Manos y Dedos

  • Arrugar papel
  • Colocar pinzas para colgar ropa en el borde de latas o jarras
  • Estirar bandas elásticas
  • Manipular plastilina
  • Apretar botellas de pegamento
  • Usar una grapadora sosteniéndola en la mano
  • Usar una grapadora sobre una superficie
  • Usar un rodillo de pastelero
  • Usar una perforadora
  • Martillar
  • Unir o separar cuentas “pop”
  • Unir o separar piezas para armar “Bristle Blocksâ”
  • Apretar pelotas de esponja
  • Pintar con una esponja
  • Reventar las burbujas de envoltorio con acolchado de burbujas
  • Insertar alfileres en un panel de corcho
  • Hacer flexiones de brazos contra la pared

Referencias

Barraga, N. C. (1976). Visual handicaps and learning: A developmental approach. Belmont, CA: Wadsworth.

Barraga, N. C., & Erin, J. (1992). Visual Handicaps & Learning, 3ª Edición. Austin, TX: Pro-Ed.

 

Sewell, D., & Strickling, C. (2004). “Motor Activities to Encourage Pre-Braille Skills.” De la TSBVI .