Main content

Slideshow

TSBVI Students Participate in Prom

Prom night is a much-anticipated annual event at TSBVI. Special thanks to Sarah Wilson Photography.

Students Kelly and Vicki at Prom


State of the Art Facilities

TSBVI Students enjoy a wide range of on-campus athletic activities including swimming, bowling, track and goal ball.

TSBVI Swimming Pool


Invierno 2010 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Lyn Ayer, Director, Proyecto para Sordociegos de Oregon

Este artículo fue publicado originalmente en el boletín informativo del Proyecto para Sordociegos de Oregon (Oregon Deafblind Project) en los números de verano de 2009, otoño de 2009, e invierno de 2009.

Resumen: El autor discute la importancia del “tiempo de espera” como una estrategia para alentar la comunicación y participación al interactuar con individuos con sordoceguera e incapacidades múltiples.

Palabras clave: sordociego, ciego, comunicación, pausa, tiempo de espera


¿Alguna vez pensó que nuestras vidas están conformadas por una serie de pausas? Debemos hacer una pausa antes de cruzar la calle, o al hacer un crucigrama, comer o beber, cantar o bailar, o sólo PENSAR. Una PAUSA es también una “herramienta” importante para asegurar que los niños con sordoceguera o incapacidades severas múltiples tengan la oportunidad de entender, responder y estar motivados para escuchar

En una partitura musical, los “silencios” son pausas, y pueden variar en longitud, siendo algunas simplemente un tipo de pausa para tomar un respiro. Sin esto, la música sonaría diferente y sería realmente difícil tocar o cantar, como unir muchaspalabrasyninguna oraciónlargaorvarias. ¡Es difícil de leer o entender! Por lo tanto, los “silencios”, o pausas, dan significado a la oración. El baile está conformado por movimientos y PAUSAS entre los movimientos. Y luego está ese botón en nuestro equipo, (pausa), y sabemos cómo usarlo.

Una pausa en el diálogo se usa para lograr algún “efecto”. Hacemos una pausa para intentar reunir nuestros pensamientos y enlazar estos con aquellos que estamos diciendo, o para enfatizar un punto, o dar a los oyentes la posibilidad de procesar lo que estamos diciendo. Tener una conversación con alguien que habla sin parar no sólo es molesto, sino que es probable que no entendamos la comunicación. Necesitamos pensar, respirar, dejar una brecha para que la otra persona pueda “participar”. También debemos estar conscientes de cómo hacer una pausa en el lugar correcto, y cuán larga debe ser, ya que las mismas varían entre diferentes lenguas, culturas, o incluso zonas de un país tales como en EE.UU.

Con un niño que posee sordoceguera o incapacidades múltiples, algunas de las razones por las cuales se deben hacer pausas son:

•           Dar al niño TIEMPO ADICIONAL para entender lo que se “dijo” en primer lugar, Y permitir que esto suceda sin interrupción

•           Para que haya tiempo para una respuesta (de parte del niño), sin importar cuán sutil sea

•           Alentar al niño a formar parte de esta “conversación

•           Buscar intereses en común y, por lo tanto, motivar.

•           Por eso, entrénese. ¡HAGAUNA PAUSA!

ES CUESTIÓN DE TIEMPO

¿Alguna vez “perdió su voz”? Es una experiencia frustrante. Éstas son algunas de las cosas que me sucedieron:

•           No pude responder cuando alguien me llamó, no de la forma convencional.

•           Intenté “pronunciar” palabras, pero la mayoría de las personas a mi alrededor no me pudieron leer los labios, y también me malinterpretaron, o no entendieron lo que estaba diciendo.

  • Hice gestos y moví las manos más de lo usual, y también intenté usar mejor mi lenguaje corporal y expresión facial.
  • Busqué un bolígrafo y una hoja, pero observé que las personas a mi alrededor no esperarían hasta que les escribiera.
  • Perdí el control de muchas cosas a mí alrededor, tales como controlar a los niños, compartir con mi esposo lo sucedido durante el día, u ordenar pizza por teléfono.
  • ¡Por sobre todo, descubrí que acabé con la paciencia de quienes me rodean!

Cada uno de nosotros está tan acostumbrado a andar corriendo y hacer todo rápido, que se vuelve difícil bajar el ritmo y ESPERAR a alguien que no está al mismo ritmo. Me habría ayudado que las personas a mí alrededor me hubieran:

  • dado más TIEMPO para expresar lo que intentaba decir.
  • permitido usar alternativas y se hubieran tomado el TIEMPO para entender las mismas.
  • dado el TIEMPO para hablar, en forma escrita (inevitablemente más despacio… ya sea en forma manuscrita o en una computadora).
  • entendido la fórmula "tiempo = paciencia".

Transfieran lo que me sucedió a un niño sordociego o con incapacidades severas múltiples, y descubrirán que sus problemas no son tan diferentes:

  • Un niño puede no tener un habla o lenguaje convencional, pero el impulso de comunicarnos está incorporado en lo más profundo de nuestro ser. Por eso, dedique tiempo a aprender cómo se comunica un niño, o enseñe a un niño cómo hacer esto.
  • DETÉNGASE y observe, y vea si puede detectar comunicaciones sutiles y no tan sutiles, el parpadeo de los ojos, quietud del cuerpo, levantar un solo dedo, una sonrisa o fruncir el ceño, un rebote o pisada fuerte.
  • Un niño puede estar usando un sistema no convencional: objetos, imágenes, indicadores táctiles, y necesitamos explotar los mismos y asegurarnos de que los usen, incluso aunque tome más tiempo.
  • Brinde al niño más “control” simplemente esperando una respuesta a cada cosa que diga, o haga. Poder participar en el intercambio de una conversación da satisfacción.
  • ALTO. Tómese su TIEMPO. PAUSA. Aprenda a tener ¡PACIENCIA!

PAUSAS EN EL MASAJE

Cualquier persona que haya recibido entrenamiento para dar a un infante/niño un masaje, o que haya instruido a padres sobre cómo hacer esto, sabrá cuán importante son las pausas en esta rutina. Antes de comenzar la rutina, hay una secuencia de eventos, y pausas:

  • El niño aprende que se está haciendo una transición de aquellos que se estaba haciendo en la rutina del masaje. La persona da instrucciones al niño a través de su voz, señales, gestos u otras indicaciones.
  • Es necesario pausar estas indicaciones luego, o incluso repetir la misma información, mientras el niño es llevado a la ubicación del masaje.
  • Luego, desde el punto de vista del niño, hay una pausa más prolongada, mientras el masajista se asegura de que todo esté en su lugar: sábanas limpias o frazadas para el piso, aceite para masajes, toallas, materiales de aromaterapia (para algunos), música (para otros). Esto es también un tiempo de preparación “mental” para el niño.
  • Luego el masajista le “pide permiso” al infante o niño. Para algunos niños, el masajista puede sólo colocarse aceite en las manos, frotar las mismas y estar seguro de que el niño sabe que está haciendo esto.
  • Otra pausa corta; para que el infante o niño procese esta información y responda. Si la experiencia le produjo agrado en el pasado, habrá una respuesta luego de la pausa. Normalmente es una respuesta “feliz”.

Ahora para el proceso del masaje mismo:

  • La aplicación del primer movimiento de masaje incorpora una pausa también. El masajista coloca las manos sobre el cuerpo del niño y simplemente las deja “descansar” por uno o dos segundos.
  • El masaje normalmente comienza por una pierna, y varios tipos de caricias diferentes sobre la misma. Hay una breve pausa entre cada caricia. Luego de todos los masajes sobre  una pierna, hay otra pausa mientras el masajista sostiene la pierna del niño sin hacer nada. Esta pausa indicará al niño que el trabajo en esa pierna está "terminado", y el masajista hará la transición a la otra pierna.
  • El masaje continúa sobre la otra pierna. Cada brazo, abdomen, pecho, espalda, rostro, Y cada segmento tienen una secuencia igual o similar de pausas.
  • Cuando el masaje finaliza, termina como empezó, incorporando una pausa luego del último masaje, mientras el masajista “deja descansar” sus manos sobre el cuerpo del niño.

El masaje no sería el mismo, ni tendría los mismos beneficios, si las pausas y descansos no fueran parte de la secuencia. No se puede apresurar. Las pausas son realmente importantes debido a su valor comunicativo también.

LOS CONCEPTOS DE “TIEMPO DE ESPERA” Y “TIEMPO PARA PENSAR”

El concepto de “tiempo de espera” como variable de instrucción fue inventado por Mary Budd Rowe (1972). Descubrió que los “tiempos de espera” son períodos de silencio que están seguidos por preguntas del maestro y respuestas completadas por los estudiantes, las cuales raramente duraban más de 1,5 segundos en clases típicas. Sin embargo, descubrió que cuando estos períodos de silencio duraban por lo menos 3 segundos, muchas cosas positivas sucedían sobre los comportamientos y actitudes de los estudiantes y maestros.

Cortesía de Joni Courtney para el Proyecto de Sordociegos de Arkansas (Arkansas Deafblind Project). Artículo completo en: http:// www.atozteacherstuff.com/pages/1884.shtml


PAUSAS EN LAS RUTINAS

¡Cree pausas en las rutinas “redactadas” para los niños con quienes trabaja! Esto funciona como un mapa de ruta, donde se tienen en cuenta los signos del camino que dicen “alto” o “ceda el paso” o algo similar. Las pausas redactadas deberían:

  • Ser parte de una rutina natural, donde una pausa se pueda volver una indicación natural.
  • Incluir una rutina de comunicación incorporada.
  • Incluir a compañeros y otras personas.
  • Comenzar con una pausa necesaria, y luego realizar pausas más cortas.
  • Estar motivando a un niño, y hacer que se sienta incluido y exitoso.

Rutina del horario de llegada:

  • Gina se baja del autobús.
  • Stacie la saluda y hace una pausa.
  • Gina responde tomando su mano derecha. Stacie le indica: “¡Vamos!” Hace una pausa.
  • “¿Estás preparada?” Hace una pausa.
  • Gina frota la rueda de la silla de ruedas para decir “sí”. Stacie empuja la silla de ruedas.
  • Se encuentran con la persona encargada de la "recepción" (o compañero) en la puerta.
  • Esta persona le ofrece un saludo chocando los dedos. Hace una pausa con la mano en una posición donde Gina pueda llegar.
  • Gina le regresa el “choque de dedos”.
  • La persona abre la puerta y Stacie lleva a Gina adentro.
  • Stacie da vuelta a Gina para estar frente a la persona encargada de la recepción nuevamente y dice: “Gracias, Beth”. Hace una pausa.
  • Gina dice - “Gracias” – tocando el botón.
  • Stacie lleva a Gina a la clase. Hace una pausa en la puerta.
  • Gina toma el “botón de saludo” y dice – Hola, aquí estoy – e ingresa.
  • Gina hace una pausa, y alguien de la clase responde – “¡Hola, Gina!”