Main content

Alert message

Invierno 2000 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por: Terrell J. Murphy, Director Ejecutivo, Comisión de Ciegos de Texas

Para preparar un discurso que iba a dar en una conferencia el año pasado necesitaba inspiración. El tema de la conferencia era "Estimulando la confianza en sí mismo por medio del entendimiento" Muchos empleados de la Comisión de Ciegos de Texas de alrededor del estado estarían presentes. El emblema de la conferencia era la figura de una persona a la orilla de la Tierra, con los brazos extendidos tratando de alcanzar una estrella. Al ver el emblema me puse a pensar a cuántos niños y adultos ciegos se les había alentado al paso de los años a que alcanzaran las estrellas y por qué es que algunos todavía piensan que están fuera de su alcance.

Una vez más saqué uno de mis libros favoritos, Caminando Solo y Marchando Unidos: La Historia del Movimiento Organizado de los Ciegos de los Estados Unidos, 1940-1990, publicado escrito por Floyd Matson. Este libro publicado por la Federación Nacional de los Ciegos es un libro grande de más de mil páginas y contiene una colección de discursos y artículos que individuos ciegos han escrito a través de los años. Junto con la narrativa de Matson, el libro ofrece un panorama de lo que un número de miembros de NFB ha hecho por sí mismos, individual y colectivamente, y lo que han pensado y sentido en el camino. Su lectura es uno de los mejores medios para entender lo que las personas ciegas quieren dar a entender de sí mismos y de su movimiento organizado.

Comencé a buscar las huellas que me indicaran lo que los individuos en el libro tenían en común, aparte de su ceguera. La primera parte del libro contiene "La Ley de Derechos de los Ciegos" de acuerdo a tenBroek 1948, en los cuales tenBroek dice que la inactividad puede aislar a las personas ciegas, "mandarlos a las orillas del campo de juegos, a calentar la banca durante el juego que ellos deberían estar jugando" Al continuar leyendo la conexión común se me hizo evidente. ¡Ni una sola persona en el libro podría ser descrita como espectador inactivo en ningún aspecto de su vida! Cada uno de ellos pasó su vida activamente tratando de alcanzar su estrella, trabajando individual y colectivamente.

Es imperativo que los papás y sus asistentes (la Comisión de Ciegos de Texas y las organizaciones educacionales y de la comunidad) alienten a los niños ciegos o incapacitados de la vista y trabajen con ellos para fijar metas que los mantengan involucrados y activos en todos los aspectos de la vida. Hace tiempo tuve sobre mi escritorio un estudio el cual contenía una encuesta que indicaba que la cocina era el lugar más utilizado en el hogar, el lugar en el que los miembros de la familia se reunían con más frecuencia. Todas las actividades para preparar y comer la comida, las tareas de los niños desparramadas sobre la mesa de la cocina, la mamá y el papá pagando las cuentas; los vecinos platicando. La segunda parte del estudio fue la que me mortificó. La encuesta descubrió que los niños ciegos pasan más tiempo en su recámara que en cualquier otro cuarto de la casa - fuera de las actividades cotidianas y normales de la vida diaria. ¡Qué mala suerte para estos pequeños! Ellos se están perdiendo unas de las mejores oportunidades para poder convertirse en adultos seguros de sí mismos, se están perdiendo las oportunidades de aprendizaje que les ofrecen las actividades de la vida cotidiana.

Como mencioné anteriormente en otras ediciones de VER/Oír, TCB recientemente terminó un proyecto titulado "Oportunidades 2000" en el cual desarrollamos un plan para crear un programa ideal para los niños. Cada vez que nos reuníamos con las familias, educadores y abogadores alrededor del estado escuchábamos el mismo mensaje: los niños necesitan más oportunidades en las comunidades donde viven para aprender las habilidades básicas que todos sabemos son indispensables para triunfar en la vida - vida independiente, orientación y movilidad, habilidades sociales, exploración de carreras y recreación y descanso.

Hemos estado trabajando en conjunto con las familias, educadores y voluntarios de la comunidad para ofrecer anualmente proyectos dirigidos al desarrollo de estas habilidades. Durante el pasado año fiscal tuvimos 131 proyectos alrededor del estado que ofrecieron a mas de 3,400 individuos la oportunidad de aprender y capacitarse. Algunos de estos proyectos especiales estuvieron encausados específicamente a las familias que tienen niños con incapacidades de la vista, muchas más oportunidades están esperando a estos niños en los campamentos, en las actividades extracurriculares, en las actividades de las iglesias, en los deportes, en los grupos de scouts, etc. Siendo que estamos en la temporada de inscripción para los campamentos, los exhorto a que lean el artículo de Ron Lucey en la página 33.Las oportunidades que estamos proporcionando son un buen comienzo y buscaremos maneras de hacer más en los anos que vienen. Continue dándonos sus ideas y feedback que nos ayuden a ayudar a sus ninos a alcanzar la estrella determinada que eligen.