Main content

Alert message

Invierno 1999 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por: Millie Smith, Debra Sewell y Ann Rash
Entrenadoras de Maestras, TSBVI, Servicios VI

La mayoría de los estudiantes con incapacidades de la vista que cursan sus estudios en escuelas públicas de Texas reciben la instrucción en diversas materias un promedio de cinco horas al día. Si un estudiante incapacitado recibe una hora al día de servicios directos de maestra VI, eso es solo una quinta parte del horario diario. Los estudiantes que padecen de vista disminuida o incapacidades múltiples probablemente reciben mucho menos que eso. Si un estudiante con incapacidades de la vista recibe adaptaciones y modificaciones para hacer su entorno de aprendizaje más accesible a él solamente cuando su maestra de la vista trabaja con él, él estaría recibiendo, a lo máximo, el equivalente a un día de instrucción a la semana comparado con sus compañeritos de clase. En un mes, él habrá recibido instrucción cuatro días, en lugar de veinte días que es el promedio de instrucción que reciben sus compañeritos. Entonces, ¿qué tan importante es asegurarse que la instrucción durante los otros cuatro quintos del día sea modificada y adaptada para el estudiante con incapacidades de la vista?

La observación no es tradicionalmente parte del papel de la maestra VI itinerante. En los programas de preparación de maestras VI a los que la mayoría de nosotros hemos asistido, se ha puesto poco énfasis en la observación. Flener dice que, generalmente, la maestra VI itinerante da instrucción directa, viaja mucho y usa el tiempo restante para llevar a cabo funciones administrativas, quedándole un poco de tiempo para consultas (1993). Muchas maestras VI que hacen un trabajo excelente en su labor de responder a las necesidades específicas durante sesiones individuales de instrucción, se sienten frustradas por el hecho que ellas no siempre se enteran lo que hace el estudiante durante el resto del día, cuando ellas no están presentes. En su artículo sobre maestras-consultoras-colaboradoras, Flener indica que las maestras VI itinerantes nacionalmente reportan que pasan muy poco tiempo observando a sus estudiantes.

Esta desafortunada circunstancia no existe porque las maestras VI están desinteresadas en este asunto. Existe principalmente porque ellas encuentran muy difícil ampliar sus papeles para incluir la observación y encontrar tiempo para llevar a cabo esta función. El tiempo de observación tiene que ser una parte esencial en el horario de la maestra VI. Sin él, las evaluaciones válidas y las consultas efectivas son imposibles.

DEFINICION DEL PAPEL

Flener (1993) describe a la maestra consultora/colaboradora - la CCVI - como una que conduce observaciones efectivas de sus estudiantes durante sus clases normales. Con base a esas observaciones, la maestra CCVI ofrece extensa colaboración, en conjunto con las maestras regulares, para identificar áreas problemáticas específicas en la instrucción regular, y para desarrollar estrategias para resolver los problemas. Esta colaboración de la maestra CCVI y las maestras regulares facilita la máxima integración del estudiante incapacitado de la vista. La integración ayuda al niño a interactuar con sus compañeritos y desarrollar habilidades sociales al mismo tiempo que desarrolla el contenido de su plan de estudios.

Pugach y Johnson (1989) ponen énfasis en lo importante que es deshacerse del papel de "experto". La maestra itinerante que es vista como "de fuera", que tiene habilidades especiales, pero aisladas, no comparte la información necesaria y las experiencias de resolución de problemas que las maestras regulares necesitan para estar informadas y ayudar a asegurar el triunfo de un cierto estudiante incapacitado de la vista inscrito en sus aulas de clases.

Croxton, Embry y Hinton (1988), también ponen énfasis en la importancia de la colaboración basada en una relación de colegas iguales. Ellos definen el proceso colaborativo como: (a) Confianza mutua y comunicación abierta en las relaciones, (b) Acuerdo mutuo en la identificación de problemas, © Acopio de recursos de personal para identificar y seleccionar las estrategias que indican la probabilidad de resolver el problema identificado, y (d) responsabilidad compartida en la evaluación de la estrategia iniciada.

MANEJO DE TIEMPO

En los calendarios ya establecidos existen algunas oportunidades que se podrían utilizar mucho para darles a las maestras VI el tiempo que necesitan para ser colaboradoras efectivas.

Los supervisores VI deben programar tiempo para observación cuando asignan los casos. Las maestras VI que dan servicio a demasiado estudiantes no tienen otra opción que disminuir sus servicios. Las observaciones tienden a ser una de las primeras cosas que descartan porque no son obligatorias. Al descartarlas la calidad de la instrucción de los otros cuatro quintos del día desaparece.

Los supervisores VI deben permitir programar horarios flexibles. Las maestras VI que siempre tienen que ver al estudiante a la misma hora son las que más posiblemente ofrezcan menos apoyo al estudiante durante las horas del día que ellas nunca ven.

Los padres pueden ayudar a apoyar a las maestras VI si piden, durante las juntas ARD, descripciones más específicas del servicio que se le proveerá al niño. Si las palabras "directo" o "consulta" son usadas para describir el servicio, los padres pueden pedir más información sobre cuánto tiempo se programará, en ese horario, para la colaboración y las observaciones. Ellos también pueden pedir observaciones en el hogar y pedir ser incluidos en los entrenamientos.

Los directores de escuela necesitan saber que pueden ayudar al hacer tiempo para que las maestras VI y el personal regular de la escuela que da servicios al estudiante puedan tener sus juntas. Los directores pueden no darse cuenta que la maestra VI posiblemente esté trabajando con quince o más equipos diferentes. Cada equipo consiste de aproximadamente cinco personas que dan instrucción. Si la maestra VI tratara de ofrecer modificaciones y adaptaciones adecuadas a cada maestra de clase reuniéndose con las maestras individualmente durante su hora de planeación, ella estaría tratando sentándose y levantándose para acudir a setenta y cinco juntas diferentes. Si ella pudiera ir a una sola junta para cada equipo, no solamente pasaría menos tiempo en las juntas, si no que otros miembros de equipo podrían ayudarse unos a otros cuando ella esté ausente.

Las maestras VI pueden establecer un sistema para comunicarse con otros profesionales. Por ejemplo: entre junta y junta podría usarse un cuaderno colocado en el mostrador de la oficina de la escuela para que todo el personal que da servicios al estudiante VI pueda escribir preguntas, notas, respuestas, proyectos, ideas, etc.

Las maestras deben abogar por sí mismas. Las maestras VI con frecuencia son supervisadas por directores de educación especial que están familiarizados con los papeles del personal de servicios relacionados, pero que pueden no apreciar las características especiales del papel de maestra VI. El profesional VI es una maestra, pero no desempeña el mismo papel que las maestras de aula. Ella tiene un calendario de itinerante y una carpeta de casos igual que el otro personal de servicios, pero ella no es un servicio relacionado. Ella actualmente desempeña algunas de las importantes funciones de cada uno de los grupos de profesionales. Las maestras VI pueden usar procesos tales como el de Programas de Calidad para Estudiantes Incapacitados de la Vista para clarificar su papel y responsabilidades, y para generar el nivel de apoyo que necesitan de sus supervisores para asegurar que podrán manejar la carpeta de casos que les son asignados.

Si alguien necesita convencerse de la importancia de este asunto, pídales que consideren lo siguiente: En Texas, en muchas aulas de clase, a cualquier hora dada, algún estudiante incapacitado de la vista está sentado ociosamente en su escritorio mientras que sus compañeros están participando en actividades de aprendizaje. Por ejemplo: un estudiante de kindergarten que funcionalmente está ciego puede estar sentado en círculo, en el piso, escuchando, mientras que sus compañeritos que pueden ver participan en una actividad. Sus compañeritos están ocupados aprendiendo las habilidades primarias de lectoescritura al estar buscando con la vista, en un calendario, de izquierda a derecha, de arriba a abajo, o moviendo sus ojos de una línea a la otra, o emparejando palabras y dibujos, etc. El estudiante incapacitado de la vista puede aprender a decir las palabras que sus compañeritos están repitiendo, pero no está aprendiendo ninguna de las habilidades primarias para el aprendizaje de lectoescritura. A la hora que se sienta con su maestra VI para recibir su lección de Braille, sus compañeritos ya han practicado muchas veces las habilidades que él apenas comenzará a practicar.

Con el objeto de tener la oportunidad de desarrollar las mismas habilidades que sus compañeritos, el necesita un calendario táctil. Para proveer esta modificación, la maestra VI necesitaría tener tiempo de observar la actividad, desarrollar los materiales adecuados y enseñar al estudiante a usar los materiales durante la actividad en círculo. Este es solo un ejemplo de la multitud de oportunidades de aprendizaje que se llevan a cabo cuando la maestra VI no está presente. Poner a disposición del estudiante incapacitado de la vista oportunidades de aprendizaje durante los otros cuatro quintos del día no sucede por casualidad. Esto requiere apoyo administrativo y dedicación activa de tiempo de parte de la maestra VI y las maestras regulares con las que debe colaborar.

REFERENCIAS:

Croxton. L., Embry, v., y Hinton C. (1988) Ayuda asistiva; consultas y colaboración. Warren County Schools, KY; Manuscrito sin publicar.

Flener, Betsy Settle (1993). La maestra consultora-colaboradora para estudiantes con incapacidades de la vista. RE:view, Volúmen XXIV, Núm. 4, Invierno, 1993. Publicaciones Heldref., Washington, D. F.

Pugach, M. C., y Johnson, L. J. (1989). El reto de implementar la colaboración entre la educación especial y regular. Niños excepcionales, 19(3), 1-14.