Main content

Alert message

Otoño 1998 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por: Kenyetta Kinney, Estudiante, Coolidge, Texas

Nota del editor: Ann Rash, Especialista en Educación y Programas de Servicios VI, editora de VER/Oír presentó este artículo escrito el año pasado por Kenyetta, alumna de una clase de 2°/3er grado. El problema de su vista es secundario, su diagnóstico primario es MS, esclerosis múltiple. Apreciamos el deseo de Kenyetta de compartir sus sentimientos con los lectores de VER/Oír.

"Hola", mi nombre es Kenyetta Kinney. Estoy cursando el tercer grado en la escuela Primaria Coolidge en Coolige, Texas. Estoy inscrita en una salón de clases de estudiantes de 2°/3er grado y también tomo clases especiales en lectura y matemáticas. Asisto a clases de educación física, música y computación. También voy a la cafetería a comer mi lonche, al recreo y algunas veces a las asambleas de estudiantes. Me encanta la escuela.

Algunas veces tengo días malos y días no muy buenos. Esto es porque a veces no puedo ver muy bien. Hay personas que vienen a visitarme. Ellas me ayudan y me enseñan a moverme sin peligro.

Cuando tengo un día bueno es cuando puedo ver muy bien y puedo transportarme de un lugar a otro yo misma. Cuando tengo un día no muy bueno necesito que alguien me ayude a transportarme sin peligro. Cuando tengo un día malo uso a un guía con vista para que me ayude a moverme de un lado a otro. Usar un guía con vista es cuando tienes que coger el brazo de otra persona para poder moverte de un lugar a otro.

En el aula de clases yo uso todas las cosas que me pueden ayudar, de acuerdo al día que estoy teniendo. En un día bueno las maestras magnifican mis tareas para hacerlas más grandes. En los días no tan buenos yo uso un lente de aumento y mi CCTV. El CCTV magnifica el trabajo que tengo que hacer y lo puedo ver en la pantalla de la televisión. En mis días malos mis maestras me ayudan a practicar cómo transportarme sin peligros y guían mi trabajo en lugar de tener que escribirlo. Yo trabajo muy duro todos los días.

Tomo medicina todas las mañanas y en las noches, y me tienen que poner una inyección cada viernes. La medicina sabe feo, pero la inyección no duele. No me gusta tomar la medicina, pero el doctor dice que la tengo que tomar. Tenemos que ir hasta Fort Worth para ver a mi doctor. Mi mamá me lleva y de regreso a casa siempre nos paramos a comprar pollo. Para mis ojos tengo que ir a otro doctor. El tiene su consultorio en Corsicana. Creo que en algunas ocasiones tengo hasta 40 doctores.

Yo tengo un montón de maestras especiales que vienen y trabajan conmigo. Tomo clases de lenguaje con la Sra. Tooke. Ella me lee libros y platicamos. Mary Ann y la Sra. Bunch me vienen a ver. Ellas me enseñan cómo palpar cosas y cómo escuchar. Tonya y Rhonda vienen y trabajan conmigo, me están enseñando a usar un guía con vista y a pedir ayuda cuando la necesito. Debra viene a mi casa y me va a enseñar cómo cocinar espagueti. Ella también me trajo un reloj parlante para que me diga la hora. Algunas veces vienen gentes a visitarme solamente por un día. Ellas me observan y trabajan conmigo ese día. Me gusta cuando vienen a visitarme.

En realidad yo soy como cualquier otra persona. Sólo tengo dificultad para ver algunas veces, y es cuando necesito alguna ayuda. La mayoría de los días disfruto estar en mi salón de clases. Algunas veces pienso que todos se mortifican mucho por mí, pero sé que lo hacen porque me aman y desean cuidarme. A veces toda esa atención me molesta y me da vergüenza. Pero está bien. Yo tengo un montón de trabajo. Soy una niña, una dama, una persona, una hermanita mayor, una hija, una estudiante y una chiquilla.... lo único diferente es que a veces no puedo ver bien.