Main content

Alert message

senseabilities masthead

Una publicación sobre discapacidades visuales, y sordera y ceguera, para familias y profesionales.

Otoño/Invierno 2015 - Prácticas efectivas

Adam Graves, Consultor Educativo, Programa de Comunicación para Sordociegos, TSBVI

Abstracto:

este artículo ofrece información sobre el desarrollo e implementación de una herramienta de evaluación para realizar evaluaciones informales de audición funcional para estudiantes con sordoceguera y/o discapacidades múltiples.

Palabras Clave:

sordoceguera, sordo y ciego, sordo, discapacidad auditiva, evaluación de audición funcional

En el curso del año pasado, el Proyecto de Sordoceguera de Texas de la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales (Texas School for the Blind and Visually Impaired o TSBVI) ha estado desarrollando una herramienta para ayudar a los maestros de personas sordas y con discapacidades auditivas (TDHH, por sus siglas en inglés) a que describan la forma en que los estudiantes que tienen dificultad para responder a los exámenes formales de diagnóstico para audición, como es el caso de estudiantes con sordoceguera y/o discapacidades múltiples, utilizan su audición en una forma funcional. La evaluación (que ha sido titulada Evaluación Informal de Audición Funcional o IFHE) está diseñada para ayudar a registrar la información sobre las respuestas de comportamiento de estudiantes con sordoceguera a una variedad de sonidos en múltiples situaciones. La información obtenida de la IFHE puede ayudar a guiar el desarrollo de las adaptaciones y estrategias educativas para el equipo de IEP, así como a otorgar valiosa información para audiólogos educacionales en tanto realizan las subsecuentes pruebas de diagnóstico.

Orígenes

En el otoño de 2014, Chris Montgomery, Adam Graves y Kate Hurst del Programa de Comunicación para Sordos y Ciegos (Deafblind Outreach Program) en la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales realizaron una serie de cinco cursos en Internet describiendo y explicando los problemas de audición para estudiantes con sordoceguera. Durante los cursos en Internet, el equipo realizó entrevistas con la audióloga educacional Lisa Sutherland y con Susie Tiggs, líder educativa para la red de Texas para estudiantes sordos de baja funcionabilidad. Gran parte de la conversación con estos especialistas en audición se centra en el hecho de que la mayoría de los audiólogos y maestros de los sordos y de personas con discapacidades auditivas (TDHH, por sus siglas en inglés) no tienen experiencia trabajando con estudiantes que son sordos y ciegos. Como resultado, muchos de los profesionales en audición típicamente requieren de información adicional sobre cómo identificar las maneras en que un niño con una pérdida combinada de audición y visión utiliza su audición. Adicionalmente, también se discutió la necesidad de los estudiantes sordociegos de escuchar, identificar y oír ruidos ambientales para el propósito de orientación.

El equipo se dio cuenta que la necesidad de dispositivos de asistencia para la audición para dar acceso a ruidos ambientales hace que la evaluación integral de audición funcional sea de especial importancia para un niño con sordoceguera que carece de lenguaje formal. Esto se debe a que los niños que pueden ver pero tienen pérdida de audición a menudo reciben dispositivos de asistencia auditiva que están programados para bloquear los ruidos ambientales y ayudar a eliminar las distracciones auditivas y permitir que el niño se enfoque en el lenguaje. Conforme el equipo empezó a explorar las diferencias entre las necesidades de audición de los niños que pueden ver y aquellos que tienen una discapacidad visual, descubrieron las dificultades que surgen cuando se realiza una prueba audiométrica estándar para estudiantes con sordoceguera y discapacidades múltiples. La importancia de la evaluación informal integral de audición que sería aplicable para estudiantes con pérdida de audición se volvió muy aparente.

Susie Tiggs otorgó al equipo un número de recursos y herramientas de evaluación que ofrecieron información de audición funcional para los estudiantes sordos o con discapacidades auditivas que típicamente pueden ver pero que no pueden utilizar el lenguaje formal para responder a preguntas u ofrecer descripciones de lo que pueden escuchar. Las evaluaciones que el equipo encontró al investigar las herramientas de evaluación actualmente disponibles, se basaron en gran parte en observar los cambios en la mirada de los estudiantes y la atención visual como indicadores de la respuesta de los niños a sonidos específicos. A pesar del énfasis a la respuesta visual en estas evaluaciones, Chris y Adam trabajaron con el equipo de TSBVI para tratar de adaptar las evaluaciones más integrales para recolectar información de audición en un estudiante que parece estar usando su audición en una forma que no parece consistente con alguna de su información audiológica. Luego de hablar de la adaptación de esta herramienta de evaluación existente con el equipo de TSBVI, resultó aparente que la evaluación que estaban tratando de usar no describía adecuadamente la forma en que el estudiante utilizaba su audición en una forma funcional. Sobre todo, la evaluación no ofreció ninguna guía sobre cómo crear una lista de recomendaciones que pudiera incluirse en el reporte de comunicación del estudiante o en la lista de adaptaciones. El equipo luego se comunicó con la Escuela para Sordos de Texas (Texas School for the Deaf o TSD) y con la escuela Perkins para Ciegos para determinar si esas instituciones estaban actualmente usando una evaluación funcional, o si conocían una, específicamente diseñada para dar información y recomendaciones sobre las necesidades auditivas de la población de baja incidencia. Cuando TSD y Perkins indicaron que estaban interesadas en utilizar la evaluación de audición funcional específicamente diseñada para estos estudiantes, el equipo se puso en marcha para desarrollar dicha herramienta.

La diferencia de la sordoceguera

La diferencia más importante entre la IFHE y los inventarios similares de audición funcional, es que a diferencia de otras herramientas de audición funcional, la IFHE está específicamente diseñada para tomar en cuenta las dificultades que los estudiantes con sordoceguera y con discapacidades múltiples tienen para localizar e identificar las fuentes de sonido debido a la pérdida de visión. Se pone más énfasis en motivar al maestro de los sordos y personas con discapacidades auditivas para que observe y documente el comportamiento corporal específico del niño en respuesta a los sonidos. La IFHE pone un énfasis especial en observar los comportamientos distintos a la atención visual para ayudar a confirmar que el estudiante ha escuchado, reconocido o entendido un sonido específico, incluso con estudiantes con algo de visión.

Un ejemplo de la forma en la que la IFHE trata de atender los problemas de audición que son exclusivos de la sordoceguera, puede encontrarse en la descripción de algunas de las dificultades que puede tener el estudiante con pérdida de audición y visión para reconocer las fuentes de los sonidos. Incluye una explicación de algunas de las formas sutiles en que un niño puede indicar que ha escuchado el sonido cuando no puede orientarse hacia el mismo, como el movimiento pequeño del brazo o la pierna, los cambios en la vocalización o en la posición de la cabeza.

La IFHE también contiene una extensa sección de entrevista para que los padres y cuidadores puedan ayudar a dar un inventario de comportamientos no visuales de respuesta de los cuales debe estar consciente el TDHH al completar la evaluación. Adicionalmente, hay una sección para que los maestros de personas sordas y con discapacidades auditivas incluyan recomendaciones en base a las observaciones registradas en la herramienta de evaluación. Se hicieron recomendaciones en el IFHE que pueden ser incorporadas al reporte de comunicación del estudiante y a la Evaluación de Medios de Aprendizaje. Al incluir la sección para recomendaciones para instrucciones, en base a la sordoceguera del estudiante y otras discapacidades, la IFHE debe ayudar a los maestros de personas sordas y con discapacidades auditivas y a los maestros de estudiantes con discapacidades visuales a colaborar y crear una descripción más detallada de las necesidades multisensoriales del niño. La mejorada colaboración puede informar al equipo cuál es la mejor manera de atender las necesidades sensoriales del niño a través de una variedad de estrategias de instrucción en múltiples escenarios y ambientes.

La IFHE actualmente está bajo un proceso de revisión durante el cual un selecto grupo de expertos en el campo de la sordoceguera ofrecerá comentarios, correcciones y sugerencias para preparar la distribución de la evaluación. Al final de la revisión, la IFHE pasará por un periodo de prueba en campo con la colaboración del Centro Nacional de Sordoceguera (National Center on Deafblindness o NCDB), antes de que esté disponible para el público. Durante las pruebas de campo, se pedirá a los maestros de personas sordas y con discapacidades auditivas que realicen una Evaluación Informal de Audición Funcional en un estudiante con sordera y ceguera para el que estén dando servicios actualmente. Luego se pedirá a los maestros que completen una encuesta para medir la efectividad de la IFHE como una herramienta de evaluación y que hagan comentarios sobre cómo puede implementarse o mejorarse esta evaluación.

La TSBVI espera tener una versión de la IFHE disponible para las pruebas de campo en enero de 2016. Si uno de los miembros de su equipo está interesado en participar en la prueba de campo de la IFHE, por favor envíe un correo electrónico a Adam Graves a la dirección para obtener una copia de la evaluación y discutir el protocolo de las pruebas de campo.