Main content

Alert message

senseabilities masthead

Una publicación sobre discapacidades visuales, y sordera y ceguera, para familias y profesionales.

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Amita Srinivasan, autora y fotógrafa, Dallas, Texas

Abstracto/Nota del editor:

el libro de Amita Srinivasan, Quiero que sepas... (I want you to know...) fue publicado en mayo de 2015. Amita, quien tiene 16 años de edad y padece del síndrome de CHARGE, escribió el libro con la intención de dar una voz a lo que ella enseña y para comunicar a los padres lo que deben saber y entender sobre un niño con necesidades especiales.

Palabras Clave:

Sabiduría familiar, Síndrome de Charge, sordera y ceguera, conciencia sobre las necesidades especiales, autodeterminación, fotografía, publicaciones, defensa de derechos.

 

Cuéntame de ti.

Hace dieciséis años un doctor le dijo a mis padres que yo no podía ver ni escuchar y ni siquiera tenía una voz (nací con las cuerdas vocales paralizadas). Me diagnosticaron con el Síndrome de Charge. Estoy profundamente sorda, ciega de un ojo y con visión central en el otro ojo. Me alimentaron por un tubo gástrico por 9 años, no tengo sentido del olfato y he tenido tantas cirugías que tengo una aversión sensorial. Cuando nací me enfrentaba a un futuro bastante difícil, pero muchas personas se acercaron para ayudarme. Nunca dejé que mi mala visión o audición me detuvieran. He pasado por muchas cirugías, pero soy una guerrera. Cuando crezca, ¡quiero ser maestra!

¿Hay alguna razón en particular por la que quieres ser maestra?

Ahora soy una estudiante de tercer grado de preparatoria, pero muchos maestros me ayudaron a llegar hasta aquí. Desde educación física, movilidad, visión, lenguaje y comunicación hasta estequiometría, cónicos, ¡y la Revolución Francesa! Todos mis maestros, mis padres y otras personas, nunca se rindieron conmigo y me ayudaron a alcanzar las estrellas. Yo creo que no estaría aquí si ellos no me hubieran ayudado, enseñado y motivado. Creo que ahora es mi turno. Quiero devolverle el favor a mi comunidad y a la sociedad, y ayudar a que los niños aprendan.

dandelion¿Qué te inspira?

La naturaleza, me encanta la fotografía de la naturaleza. Yo empecé con la fotografía cuando tenía aproximadamente cinco años. Cuando era bebé mis padres utilizaron el PECS (Sistema de Intercambio de Imágenes) para enseñarme un medio de comunicación. Más adelante, cuando tenía como unos cinco años, tomaba una foto con un símbolo y la agrandaba para ver los detalles y luego la pegaba en las paredes de mi casa. Ahora me enfoco en la fotografía de la naturaleza. Tengo un sitio web que se llama “ami fine art photography” en el que pongo mis mejores fotografías.

Mi segunda pasión es la defensa de derechos. Antes me daba mucho miedo hablar a favor de mí misma y me preocupaba que eso me hiciera verme diferente en la clase. Pero aprendí a hablar y a pedirle ayuda a mi maestra o a otras personas si tengo problemas con algo. Luego, en el comité ARD mis maestras y mis padres dijeron que podía encabezar mi Programa Individualizado de Educación (IEP). Poco a poco adquirí la confianza de hablar por mí misma en la reunión. Ahora quiero hablar con todos los niños y decirles: “No tengan miedo; sean ustedes mismos y hablen por ustedes mismos y por otros, también”.

Cuéntame de tu libro.

Me gusta combinar mi fotografía con algunas de las cosas que he leído y también con lo que he aprendido sobre mí misma. Publiqué un libro electrónico sobre fotografía en Kindle. Tiene algunas de mis mejores fotografías de naturaleza con pies de foto. Se llama Quiero que sepas (I Want You to Know). Es sobre las cosas que quiero que todos los padres y maestros sepan.

¿Qué te hizo escribir el libro?

Muchas personas, como mis maestros y mi tía, vieron mis fotografías y mi sitio web. Todos decían que debía de publicar mis fotografías o tener una exhibición. En ocasiones, escribo artículos como el que escribí para Charge Accounts en 2014, llamado “Adaptaciones y metas IEP para los estudiantes con deficiencias multisensoriales” (Accommodations and IEP Goals for the Multisensory Impaired Student). Pensé que podría combinar mis dos pasiones. Pensé acerca de lo que quería que supieran todas las personas que me conocen. Cosas como, por qué me gusta la estructura y la rutina. Yo soy ciega y sorda, es extenuante y requiere de mucho esfuerzo tratar de ver y escuchar todo el día con la poca visión y audición que tengo. Trabajo muy fuerte para lograrlo y no es algo obvio. Por eso me gusta la estructura y la rutina. No me gusta que se muevan mucho las cosas y me pongo nerviosa y me canso en lugares nuevos. Estas son cosas que mis nuevos maestros o amigos no saben cuando me conocen por primera vez. Pensé en muchas cosas que me gustaría que las personas supieran sobre mí o sobre cualquier otro niño con necesidades especiales, como yo. Y luego combiné esas cosas con mis mejores fotografías.

Dime qué es lo que más te gusta del libro.

Mi parte favorita es leer las críticas en Amazon y también cuando mis maestros enviaron correos electrónicos a mi mamá después de leer el libro. Me sentí muy feliz porque había dedicado el libro a todos mis maestros. Mi fotografía favorita del libro es la del pato cavando en el lodo. Y el pie de foto dice: “Mira lo que puedo hacer, no lo que no puedo hacer”. Creo que esto es muy importante. Muchas veces, incluso mis propios padres se olvidan de esto. Se preocupan mucho sobre el futuro y se enfocan en las cosas que no puedo hacer. Entonces yo también siento el estrés y no me dan ganas de trabajar o me dan ganas de darme por vencida. Espero que los padres y los maestros se acuerden siempre de enfocarse en las cosas para las que un niño tiene buenas habilidades, y luego utilicen eso para enseñarle otras cosas. Yo tomé química en el décimo grado y completamente reprobé en las primeras seis semanas. Mis padres estaban listos para darse por vencidos, pero mi maestra, la Srta. Lee, me motivó y me felicitó por mis logros y me dijo que realmente era muy buena en la parte de respuestas libres y de matemáticas. Me dijo que podría usar mis habilidades para mejorar en otras áreas. Me motivé y realmente trabajé duro en su clase porque yo quería que ella estuviera orgullosa de mí. Destaqué en esa clase. Es posible que haga las cosas de una forma diferente y más lenta a comparación de otros, pero quiero que se me aprecie y se me motive por lo que soy. Creo que esto le pasa a cualquier persona.

Nota del editor: Amita fue seleccionada por el Representante de Texas Jeff Leach, para participar en el Consejo Asesor de Liderazgo de Estudiantes del Distrito 67. A continuación el comunicado de prensa de la Casa de Representantes de Texas. http://www.house.state.tx.us/news/press-releases/?id=5727

¿Realmente me ves?

amita dandelionVer, escuchar, oler y probar

Yo no hago eso

Hojas de otoño flotando en el viento

Aviones perforando las nubes

Panecillos de canela preparándose en el horno

Rasposas cortezas de viejos árboles

Manzanas cubiertas de caramelo y nueces

Extraño

No llores

Ojos tristes, lágrimas saladas

Mira quién soy

Sorda, ciega, anósmica

No soy un diente de león con semillas volando al viento

Acéptame, ve lo que soy

Linda, divertida, extravagante

FELIZ

Abrázame

Siento tu amor

Abrázame

Conozco tu amor

Me hace alcanzar las estrellas

El libro electrónico de Amita puede comprarse en Amazon.

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Daniel Houston, editor, Kye R. Lee, fotógrafo, The Dallas Morning News

Reproducido con la autorización de The Dallas Morning News, originalmente publicado el 20 de febrero de 2015

Abstracto:

el autor comparte la experiencia de un estudiante en el NASA Space Camp para estudiantes con discapacidades visuales. 

Palabras Clave:

sabiduría familiar, discapacidad visual, plan de estudios extendido, campamento, desarrollo vocacional, liderazgo, conexiones con compañeros.

 

Para la mayoría de los niños, el NASA Space Camp es una experiencia inolvidable. Abulusine Kamara tenía miedo de no poder recordar mucho de esta experiencia. El estudiante de 7.º grado de la escuela Liberty Junior High, y mejor conocido como “Lee”, tiene una discapacidad visual. Lee dice que cuando está nervioso o asustado, le cuesta trabajo recordar suficientes detalles como para formar recuerdos duraderos. Y estaba nervioso en septiembre cuando asistió al Space Camp para Personas Interesadas con Discapacidades Visuales (SCIVIS, por sus siglas en inglés), y estaba rodeado de extraños a los cuales casi no podía ver, en Huntsville, Alabama. Pero Lee dice que fue posible calmar sus nervios con un ejercicio diario.

“Solamente pensaba en lo que íbamos a hacer el siguiente día”, dice. “Me ayudó a no tener miedo a los chicos que estaban abajo, eran muchos. Estaba tratando de no estar tan nervioso acerca de lo que íbamos a hacer y estaba tratando de no estar tan agobiado, que no pudiera recordar el tiempo en el que estuve ahí”.

Al recordar el Space Camp, Lee pasa por una lista en su mente de los detalles que le ayudan a reconstruir la experiencia. Cuando se le pregunta qué es lo primero que recuerda del campamento, empieza por el principio: bajarse de su primer vuelo de avión sin sus padres, recoger su equipaje en la banda, y dirigirse a la orientación.

A través de estos detalles, Lee puede reflexionar sobre los retos para balancear las actividades en el campamento, mantenerse al corriente con el trabajo de la escuela, hacer amigos y sobreponerse al miedo inicial.

Lee KamaraMary Ann Siller, una maestra del Distrito Escolar Independiente de Richardson para estudiantes con discapacidades visuales, dice que la experiencia de primera mano como la que ofrece este campamento puede ayudar a los estudiantes a avanzar en el proceso de aprendizaje. Siller dice que ha observado un progreso similar en Lee desde que asistió al campamento. “El impacto de la pérdida de visión puede ser realmente profundo [en el aprendizaje]”, señala Siller. “Distorsiona las imágenes que el niño tiene del mundo y sus percepciones”.

Una de las misiones del campamento, según recuerda Lee, es construir un objeto en forma de cubo en un ambiente subacuático. Dando crédito al trabajo en equipo, Lee dice que él y un grupo de otros niños con discapacidades visuales lograron completar la misión exitosamente. “Fue un gran logro”, indicó Lee. “Nos sentimos orgullosos, por lo que hicimos y por el equipo que teníamos”.

(Foto de Lee Kamara)

En otro momento clave, Lee indico que sirvió como comandante de una misión simulada de aterrizaje. Tuvo que aprender los comandos y los botones que tenía que oprimir, y a comunicarse paso a paso con su tripulación. Con un salto, el simulador informó a la tripulación que la aeronave había aterrizado exitosamente.

A pesar de que el número varía, alrededor de 20 chicos de Texas asisten cada año al campamento SCIVIS, indicó Jim Allan, coordinador de accesibilidad para la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales en Austin. Allan indició que la experiencia puede realmente ayudar a la confianza en los niños que están acostumbrados a ser tratados según sus limitaciones.

“Eso es lo que hace que el Space Camp sea tan bueno, porque no hay límites”, indica Allan. “Puedes volar en el transbordador. Y no hay nadie que te diga: ‘no puedes hacer esto, no puedes hacer lo otro’...  realmente tiene un efecto”.

La camaradería que se establece en las misiones, continúa en el tiempo libre de los campistas, indica Lee.

“Al principio no sabía quiénes eran, así que me dijeron sus nombres y yo les dije mi nombre”, señala. “Luego hablamos de lo que nos gusta hacer. Tenemos algunas cosas en común, así que pude conocerlos por un tiempo corto”.

Lee Kamara con una lupa de videoEste es un proceso importante para los niños, indicó Siller, y es especialmente importante para niños con un obstáculo como la ceguera o una discapacidad visual. “Contar con un grupo con el que puedan hacer conexiones, es fundamental para cualquier grupo de jóvenes”, dice Siller. “Él se encontró con niños con discapacidades visuales y con un grupo de compañeros con los que podían establecer amistad fácilmente”.

Este tipo de conexiones son poco comunes para los estudiantes con discapacidades visuales, que a menudo son los únicos enfrentando esta discapacidad en sus salones de clases o en sus casas. “Estamos acostumbrados a ver personas que son como nosotros, sin importar en que forma están”, dice Allan. “Pero... la población de personas ciegas no es tan grande, por lo tanto es posible que nunca se hayan topado con un chico que es ciego”. 

(Foto: Lee Kamara, utilizando una lupa de video para leer un libro de texto.)

Para ayudar a pagar por el campamento, Siller ayudó a Lee a solicitar una beca de la Northrop Grumman Corporation, que ofrece becas para el Space Camp para estudiantes con discapacidades visuales en el área de Dallas y otras áreas selectas del país.

Lee está inscrito en clases regulares en Liberty Junior High. Él utiliza un dispositivo de aumento telescópico para ayudar a su visión y poder ver lo que está en el pizarrón. Siller también lo ayuda regularmente.

Su principal actividad extracurricular es tocar la trompeta con la banda de la escuela. Dice que su pasatiempo favorito es jugar afuera con su hermano después de la escuela. A pesar de que Lee todavía no ha decidido la carrera que quiere seguir en el futuro, ha expresado un serio interés en ser arquitecto de dispositivos que ayuden a mejorar la vida de las personas, posiblemente en el campo de la salud u otro campo.

Sin importar la dirección que quiera tomar para el futuro, Lee señala que su experiencia en Space Camp le ha ayudado a seguir adelante. “Me ayudó sobre todo con la tarea de la escuela y con lo que voy a hacer con mi futuro, si quiero hacer cosas por mí mismo”, indica Lee. 

Nota del editor: para más información sobre el SCIVIS Space Camp, incluyendo las fotos de 2015 y las fechas y precios para los campamentos de 2016, visite el siguiente enlace:

http://www.tsbvi.edu/space/

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Scott Bowman, Comisionado Asistente Interino, División de Servicios para Ciegos de DARS

Abstracto:

el autor comparte sus observaciones y puntos de vista sobre una estudiante de preparatoria (high school) con discapacidad visual que compitió en el Campeonato Estatal de Atletismo UIL 2015. 

Palabras Clave:

sabiduría familiar, deportes, adaptaciones, constructores de confianza, autodeterminación

 

En el proceso de compilar alguna información de los logros y próximos eventos de la División de Servicios para Ciegos (DBS, por sus siglas en inglés), me enteré por nuestra directora de campo en Tyler, Donna Williams, de que el Campeonato Estatal de Atletismo de la Liga Universitaria Interescolástica (UIL) 2015, tendría lugar del 14 al 16 de mayo de 2015. Tengo que admitir que los eventos de atletismo no son algo a lo que ordinariamente le pongo atención, sin embargo ella mencionó que Charlotte Brown competiría. Charlotte, como algunos recordarán, es una cliente en transición para DBS de la parte este de Texas y es una estrella de atletismo quien practica salto con garrocha. Yo he estado en este negocio por mucho tiempo, pero tengo que admitir que la lista de saltadores con garrocha ciegos que conozco es muy pequeña.  El campeonato de salto de garrocha femenil para la conferencia 4A iba a ser en Austin el 16 de mayo, así que me puse en contacto con su consejero de transición, Dan Chamness, de nuestra oficina de Tyler y pude obtener los detalles. Rápidamente cancelé los compromisos de la mañana del sábado (entre ellos cortar el césped) y manejé a los campos de atletismo de la Universidad de Texas. Este evento fue en el complejo de pistas Mike Meyers. Dan estaba en Austin y me encontró en el campo, me orientó al evento y me presentó con la familia y amigos de Charlotte. Sus padres, Ian y Stori Brown, y muchos otros, portaban camisetas apoyando a Charlotte en la final de la competencia de UIL.  Me sentí un poco mal vestido con mi camiseta roja tipo polo de DARS, pero eso fue lo mejor que conseguí con el corto tiempo de notificación. 

La competencia en sí misma fue intensa y emocionante para ver desde las gradas a solo unos cuantos pies de las pistas. Las largas y flexibles garrochas que las jóvenes competidoras manipulaban, parecían difíciles de manejar, pero ellas lograban hacerlo para ayudarse en sus esfuerzos de saltos de entre 10 y 11 pies.  Para agregar contraste a la superficie, Charlotte utilizó una tira de color obscuro a lo largo de la orilla de la pista en la que correría hasta el punto en el que tiene que plantar la garrocha. La única adaptación era un sonido de bíper que estratégicamente se colocó en el lugar en el que tenía que plantar la garrocha para el salto. La auténtica determinación y las interminables horas de práctica y disciplina valieron la pena para Charlotte. Su mejor salto a una altura de 11 pies y 6 pulgadas, fue lo suficientemente bueno para asegurarle a Charlotte el tercer lugar en el podio (su perro lazarillo, Vador, quien se subió al podio en el momento crítico). Luego de las presentaciones de las medallas, las ganadoras del primer y segundo lugar parecían desaparecer en la multitud al tiempo en que ESPN y otras cadenas locales de noticias literalmente rodeaban a Charlotte. Como siempre, Charlotte fue muy amable y habló sobre superar los obstáculos (no en el sentido literal, sino en el sentido de los retos que la vida le ha presentado). Yo logré tomar algunas fotos de Charlotte con uno de sus hermanos y otra con Dan Chamness antes de irnos del complejo.  Le deseé suerte con su mudanza a Purdue en junio, en donde se unirá a su hermano en el programa de atletismo. Mi césped sigue esperando a que lo pode, pero fue una maravillosa oportunidad ver una de las historias de éxito en las que DARS ha ayudado.  ¡Buena suerte, Charlotte!

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Abstracto:

Camp Abilities es un campamento en el que los niños se quedan a dormir y que se enfoca en las habilidades deportivas de los campistas, niños y jóvenes con discapacidades visuales, ceguera o sordoceguera. La primera meta es motivar a los niños y jóvenes ciegos, discapacitados visuales y sordociegos a involucrarse activamente en los deportes.

Palabras Clave:

Camp Abilities, discapacitados visuales, educación física con adaptaciones, deportes adaptativos

 

El 4 de julio de 2015, un grupo único de atletas y entrenadores celebraron no solo el nacimiento de este país, sino también un aniversario muy especial. Durante la semana del 28 de junio, los campistas y consejeros del Camp Abilities conmemoraron la temporada 20 del campamento, lo que culminó con una reunión el 2 de julio para ex campistas, consejeros y personal. Camp Abilities ha ayudado a una generación completa de niños a descubrir de cuánto son capaces.

Foto de un estudiante practicando gimnasiaUn lugar para jugar... y más

Cada verano los campistas o “atletas”, como les llamamos, en las 17 ubicaciones de Camp Abilities en Estados Unidos y en sus 6 ubicaciones internacionales, aprenden a participar en deportes adaptativos como goalball, béisbol de sonido, kickball de sonido, así como deportes más tradicionales como tenis, tiro con arco, ciclismo en bicicleta doble, remo en kayak, natación y eventos de atletismo. Los especialistas en deportes encabezan las actividades y cada atleta trabaja con un consejero o “entrenador” que ofrece instrucción individual y apoyo durante el día. Para muchos de los atletas, sus estancias en Camp Abilities marcan la primera vez en la que realizan deportes. “Antes del campamento, muchos de los participantes están inseguros sobre sus habilidades para participar en actividades físicas”, indica la doctora Lauren Lieberman, fundadora de Camp Abilities.  “Al final, los niños aprenden que son atletas”.

En Camp Abilities, los niños y jóvenes no solo prosperan para convertirse en atletas, sino que lo hacen con compañeros que son iguales a ellos. A partir de aquí, nacen amistades duraderas. “Es como una familia”, indica el excampista y ahora entrenador David Briggs. “Cada año es como una gran reunión”. De acuerdo con la doctora Lieberman, incluso han surgido matrimonios a partir de los lazos que se formaron en Camp Abilities.

Estos lazos se extienden también a los entrenadores. Cada entrenador llega a conocer a su atleta asignado para poder personalizar la instrucción de forma específica a las necesidades únicas de cada atleta. Beth Foster, una entrenadora veterana y ahora directora asistente en dos ubicaciones de Camp Abilities, describe cómo aprendió a comunicarse con un atleta sordo y ciego haciendo señas en la palma de la mano y creando sus propias señas. Al final del campamento, el atleta había obtenido suficiente confianza como para escalar una complicada pared de rocas y para lanzarse de un trampolín. “Estaba llevándolo al límite al que se lleva a todos los atletas, y él no se daba por vencido”, señala orgullosamente. Foster estuvo tan inspirada por la experiencia que ahora es una especialista en Educación Física Adaptativa Certificada (CAPE, por sus siglas en inglés) y actualmente está trabajando para obtener su doctorado en educación física adaptativa y kinesiología en la Texas Woman's University.

Al final de la sesión del campamento, los atletas y los entrenadores están todos “llorando de emoción”, de acuerdo con la doctora Monica Lepore, quien ayudó a la doctora Lieberman a fundar Camp Abilities en Brockport y luego fundar Camp Abilities en West Chester, Pennsylvania. “Los entrenadores siempre están emocionados por la transformación de sus propias vidas y de las vidas de los niños”, indica.

¿Cómo funciona?

Puede ser difícil imaginar cómo los niños con discapacidades visuales pueden participar en deportes tradicionales, pero Camp Abilities tiene sus técnicas basadas en ciencia. Los atletas empiezan participando en juegos que incorporan comunicación basada en el tacto y señales auditivas. Utilizan un mapa táctil de la cancha para tener una idea de las dimensiones y posiciones.

Luego, los atletas pasan a jugar versiones modificadas de los deportes tradicionales (lo que incluye versiones modificadas de juegos de Wii en las noches). Para las carreras de 50 y 100 metros, por ejemplo, algunos atletas sujetan una guía de alambre colocada a la altura de su cintura que se extiende a lo largo de la pista, en tanto que otros utilizan marcas de alto contraste en la pista. Para carreras más largas, los atletas utilizan agujetas o cuerdas cortas para atarse a guías con visión que corren la carrera con ellos. Los atletas también aprenden estrategias para modificar deportes y actividades recreativas para sus necesidades visuales específicas, así como técnicas de autorepresentación y defensa para asegurar que sean incluidos en las actividades deportivas de sus escuelas cuando quieran serlo. Al final del campamento, cada niño recibe una detallada evaluación de su desempeño, logros y habilidades en actividades deportivas y recreativas. Esta información puede compartirse con sus padres y con sus maestros de educación física. 

Para ayudar a los atletas a llegar ahí, cientos de estudiantes trabajan como entrenadores voluntarios. Estos estudiantes se están preparando para ser maestros de estudiantes con discapacidades visuales o están inscritos en varios programas relevantes como educación física, educación/actividad física adaptativa, educación especial, movilidad y orientación, o programas de entrenamiento para personas para intervención. Antes de que inicie el campamento, los voluntarios reciben más de 12 horas de entrenamiento en técnicas específicas para enseñar habilidades de educación física, deportivas y recreativas. El entrenamiento no solo beneficia a los atletas en el campo, sino también a miles de otros niños, debido a que estos entrenadores continúan aplicando lo que aprendieron en Camp Abilities a lo largo de todas sus carreras educativas.

Foto de un estudiante jugando béisbol de sonidoLa misión de cuatro partes de Camp Abilities

La primera meta de Camp Abilities es motivar a los niños y jóvenes ciegos, discapacitados visuales y sordociegos a involucrarse activamente en los deportes. Pero la organización también tiene otros ambiciosos objetivos. Desde el punto de vista de los fundadores, Camp Abilities sirve tres propósitos adicionales: 1) educar a estudiantes universitarios y de posgrado, y a maestros sobre cómo enseñar a los niños con discapacidades visuales, 2) realizar investigación sobre las mejores prácticas en actividad física para niños con discapacidades visuales, y 3) ofrecer apoyo a las familias que cuidan de niños y jóvenes con discapacidades.

Con la profunda capacitación de los entrenadores, Camp Abilities se ha convertido en un líder mundial en el entrenamiento en campo de profesionales trabajando en esta área. El entrenamiento incluye temas como las enfermedades visuales y su efecto en la participación y el aprendizaje durante la actividad física, facilitación de los conceptos de orientación y movilidad, formas apropiadas a nivel de desarrollo para interactuar con los niños; evaluaciones y mantenimiento de registros, y la introducción de actividades deportivas.

Camp Abilities quiere extender su influencia más allá de sus entrenadores y atletas, y por lo tanto varios proyectos de investigación se realizan cada año en el Camp Abilities de Brockport para aprender más sobre actividades físicas y estrategias de intervención que funcionan para personas con discapacidades visuales. Muchos de estos proyectos de investigación han expuesto a atletas a tecnología de punta -como los podómetros parlantes- que pueden mejorar la experiencia de la actividad física. Camp Abilities también ha contribuido con varios libros, artículos prácticos y de investigación en el campo de la educación física, educación física adaptativa y enseñanza para individuos con discapacidades visuales. “Todo lo que producimos ayuda también a los niños que no están involucrados en nuestros campamentos, por lo tanto nuestros campamentos tienen efectos de largo alcance con todos los niños con discapacidades visuales”, señala Lieberman.

Por último, pero no menos importante, el apoyo que Camp Abilities ofrece a las familias de niños con discapacidades visuales tiene un significado muy importante para estos dedicados cuidadores. Este apoyo puede extenderse más allá de las sesiones en los campamentos, ya que cuando los niños regresan a casa, son más capaces, independientes y tienen más confianza en sus habilidades. En el campamento, ellos han aprendido a intentar nuevas cosas y a tomar riesgos, por lo tanto están dispuestos a hacer lo mismo en la “vida real”. “Mostramos a las familias lo que sus hijos pueden hacer con solo algunas modificaciones”, explica Foster. “El escuchar que pueden hacer (estas cosas) debe ser motivante también para las familias”.

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Salvador Villa, estudiante en Memorial High School

Abstracto:

un estudiante ciego de preparatoria (high school), cuenta cómo recibió las llaves de la ciudad de McAllen

Palabras Clave:

estudiante ciego, mentores, percusionista, JROTC, NFB

 

Photo de Sal y su madre con la llave de la Ciudad de McAllenActualmente soy estudiante de segundo año (junior) de preparatoria (high school) en McAllen, Texas, y participo en varias actividades extracurriculares en mi escuela y en mi comunidad. Actualmente soy percusionista en la banda de la escuela y sargento en el programa JROTC. Estoy ciego desde que nací, pero no he dejado que mi discapacidad me evite alcanzar mis metas. En el futuro, tengo planeado ser abogado y convertirme en un líder de la rama estatal de la Federación Nacional de Ciegos (National Federation of the Blind o NFB).

También planeo ayudar a otros niños ciegos, como mi mamá y mi mentor, Daniel Martinez, lo han hecho en los últimos años. Ayudar a otros se convirtió en una de mis metas cuanto empecé a trabajar como voluntario en el programa NFB BELL (Ver Braille Enrichment for Literacy and Learning) que viene al Valle del Río Grande cada año. Lo que me motiva a hacer esto es ver cómo los estudiantes jóvenes mejoran en la escuela y en sus vidas. Yo disfruto de enseñarles a otros que el ser ciego no significa, y no debe significar, nada para nadie.

En mayo, tuve el honor y el privilegio de recibir las llaves de la Ciudad de McAllen. Recibí este reconocimiento por mi perseverancia, dedicación y logros, y por inspirar a otros para ir más allá de sus expectativas. Lo que realmente significa mucho para mí es cómo se hizo la placa. En la parte superior, tiene una llave que dice Ciudad de McAllen, en la parte de abajo tiene el motivo por el cual se me otorgó impreso en braille y en letras. Fue un día inolvidable y me da gusto haber podido compartir esto con mi familia, maestros y algunos de los miembros de mi capítulo NFB.

Nota del editor: el video de Sal participando en la banda y presentando a la guardia JROTC junto con él, siendo mentores de un estudiante joven se encuentra en http://youtu.be/Zx_JRPmJ5ls.

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Crystal Johnson, Secretaria de TAPVI

Abstracto:

una madre de tres adolescentes con retinosis pigmentaria comparte sus opiniones sobre la Conferencia Nacional para Familias NAPVI 2015

Palabras Clave:

ciegos, discapacidad visual, crianza, familias

 

La Conferencia NAPVI 2015 en Chicago fue una experiencia muy informativa e importante para mí y para mi esposo, Jason. Tenemos tres hijos afectados con retinosis pigmentaria (RP) y hemos estado aprendiendo sobre esta enfermedad durante los últimos seis años, al tiempo que tratamos de mantener el paso con nuestros hijos y decidimos qué es exactamente lo que necesitan, por qué lo necesitan y cómo lo necesitan.

Escuchamos a los médicos que están dedicados a encontrar las formas de prevenir y tratar diferentes enfermedades visuales. Escuchamos sobre la investigación con células madre, terapia genética, factores neuroprotectores y trasplante de fotoreceptores. Fue refrescante aprender sobre el progreso que se ha logrado con las investigaciones. Los médicos compartieron los resultados de varios estudios de casos. Los padres fueron advertidos de elegir cuidadosamente antes de incluir a sus hijos en un estudio de investigación. El estar en un estudio de investigación en las primeras etapas puede evitar que tu hijo participe en estudios futuros más prometedores. Los estudios quirúrgicos son de preocupación especial porque pueden causar daño irreversible.

Recibimos información sobre la transición a la universidad y sobre oportunidades de becas. Aprendimos lo importante que es para estudiantes estar conectados a la escuela y la comunidad, estar preparados para aprender y participar, y listos para todas las oportunidades.

Matt Simpson de USABA (Asociación Estadounidense de Atletas Ciegos) fue uno de los presentadores principales. Él habló sobre lo que fue crecer ciego al mismo tiempo en que quería participar en deportes. Fue extremadamente inspirador. Nuestros hijos son muy atléticos y están involucrados en actividades deportivas en la escuela, y nos preocupa qué puede pasar cuando esa ya no sea una opción para ellos. Con USABA hay una respuesta y queremos dar seguimiento y tener a nuestros hijos involucrados en esta organización a nivel local.

Asistimos a la sesión FamilyConnect que nos mostró cómo el sitio web conecta a las familias con información, ayuda y apoyo. Pidieron opiniones de los padres para estar seguros de que el sitio web sea relevante. Conocimos a Emily Coleman quién es una madre de un niño con discapacidad visual y maestra para estudiantes con discapacidades visuales. Emily respondió a preguntas y comentarios publicados en FamilyConnect y ella tiene su propio blog.

Todas las personas en la conferencia fueron muy amables. Yo tengo el plan de seguir en contacto con algunas de las maravillosas familias que conocimos provenientes de varios estados. La información fue avasalladora y estoy tratando de revisarla toda. Lo más inspirador fueron las otras familias. Estoy aprendiendo a ser más paciente con mis hijos.

No es fácil entender por lo que están pasando nuestros hijos diariamente. No sé qué esperar en el futuro, pero eso no me detendrá de seguir aprendiendo. Entiendo que un niño realmente especial es aquel que se sobrepone a todo lo que trata de frenarlo, sin importar cuál sea su discapacidad. Y encima de todo, cuando un niño actúa como si dicha discapacidad no fuera gran cosa... eso es inspirador. Estoy agradecida de haber tenido la oportunidad de asistir a esta conferencia y motivo a otros a que se unan a las familias NAPVI.

Para más información visite “Faces of TAPVI” en Facebook.

Otoño/Invierno 2015 - Sabiduría familiar

Anne Corn, Ed.D., Profesora, Investigadora, Voluntaria, Departamento de Oftalmología de la Universidad de Cincinnati Profesora Emerita, Departamento de Educación Especial Servicios Visuales y de Oftalmología, de la Universidad de Vanderbilt

 

El optometrista de su hijo(a) ha recomendado que él o ella reciba servicios especiales para niños con baja visión. Esta información es para que la use mientras se prepara para hablar con el maestro de su hijo(a) y los administradores de la escuela.

Si su hijo(a) tiene un Programa Individualizado de Educación (IEP, por sus siglas en inglés) (entre las edades de 3 y 21 años), la escuela ofrecerá:

  • Acceso al plan de estudios general
  • Adaptaciones
  • Educación especial y servicios relacionados
  • Servicios de asistencia tecnológica.

Los servicios para baja visión aplican para las siguientes provisiones. Deben, pero no siempre están disponibles a través de IDEA. Incluyen:

  • Una evaluación clínica de baja visión
  • La compra de dispositivos ópticos y/o electrónicos, y
  • Instrucción para el uso de dichos dispositivos.

Evaluación clínica de baja visión

Estas evaluaciones se realizan por oftalmólogos u optometristas con especialidad en baja visión y se consideran un “servicio relacionado”. Bajo IDEA, hay dos provisiones de servicios relacionados que aplican a esta evaluación. 1) Una evaluación médica para mejorar el funcionamiento del niño con evaluación especial, y 2) una evaluación de asistencia tecnológica. Para un niño(a) con baja visión, una parte de la evaluación clínica de baja visión es determinar si los dispositivos ópticos y/o electrónicos asistirán a su hijo(a).

Asistencia tecnológica

Bajo IDEA, las escuelas compran dispositivos de asistencia tecnológica que mejorará el desempeño de su hijo(a) en la escuela. Una vez que se incluya un dispositivo en el IEP, la escuela es responsable de la compra y mantenimiento del dispositivo. Si el menor necesita el dispositivo para tareas, y dicho dispositivo no puede llevarse a casa, un dispositivo adicional podría ser adquirido por la escuela.

Instrucción para el uso de dispositivos ópticos y electrónicos

IDEA también dará instrucciones para el uso de los dispositivos de asistencia. Para dispositivos ópticos y/o electrónicos que serán usados en salones de clase y con la escuela de su hijo(a), el TVI de su hijo(a) dará la instrucción. Esta instrucción incluye el uso de dispositivos manuales, montados en los lentes y electrónicos, para ver de cerca (por ejemplo, libros) y a la distancia (por ejemplo, pizarrones). Un especialista certificado de movilidad y orientación (COMS, por sus siglas en inglés) dará instrucción para su hijo(a) para dispositivos de uso a la distancia, como para leer nombres de calles y localizar domicilios. Estos dispositivos están listos para ayudar a su hijo(a) a utilizar su visión funcional.

Espero que esta información le sea de utilidad. Por favor, contacte a la escuela de su hijo(a) para solicitar los servicios de baja visión. Para obtener una copia de la ley IDEA, visite: http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/PLAW-108publ446/html/PLAW-108publ446.htm

Otoño/Invierno 2015 - Prácticas efectivas

Chrissy Cowan, Coordinadora de mentores, Comunicación de la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales (Texas School for the Blind and Visually Impaired)

Abstracto:

El autor discutirá los factores que presentan un reto para los estudiantes con debilidad visual, y las estrategias que los apoyan en ambientes escolares.

Palabras Clave:

discapacidad visual, dispositivos ópticos, modificaciones a la luz.

 

Al trabajar con estudiantes con debilidad visual, generalmente hay ajustes que pueden hacerse a los salones de clase que mejorarán la función de la visión. Lo siguiente debe considerarse para cada estudiante individualmente, en base a la información de la evaluación de visión funcional. 

Considere la etiología

Familiarícese con las características de las condiciones visuales predominantes que resultan en baja visión y sus efectos, como retinosis pigmentaria, albinismo ocular, retinopatía de la prematuridad, hipoplasia del nervio óptico, discapacidad visual cortical, cataratas, coloboma, nistagmos, escotoma central, glaucoma (esta lista no está completa).  Un recurso en web actualizado (octubre de 2015) puede encontrarse en http://www.svrc.vic.edu.au/AV.shtml “Visual Impairment”. Por cada etiología, busque cosas como:

  • Efectos de la luz: las cataratas causan que la luz se reparta sobre la retina, lo que significa que la luz brillante y el resplandor normalmente causan problemas para el estudiante, mientras que un estudiante con retinosis pigmentaria (RP) requerirá de alta iluminación. El resplandor para algunos estudiantes puede ser desastroso. La iluminación superior puede estar demasiado arriba o demasiado abajo, dependiendo de la etiología. Las pantallas iluminadas (cualquier tipo de exposición iluminada) pueden ser difíciles para algunos y necesarias para otros. 
  • Déficits de campo: los estudiantes con enfermedad de Stargardt pueden tener pérdida de la agudeza visual, lo que puede hacer que sea difícil seguir una línea de letra impresa sin entrenamiento específico. Los estudiantes con retinosis pigmentaria tienden a perder el campo periférico, por lo tanto  las letras grandes o los mapas, gráficas y fotos que han sido agrandados pueden ser difíciles de ojear. 
  • Movimiento ocular: los estudiantes con nistagmos tienden a tener problemas para cambiar la vista de un punto a otro (algo que típicamente se hace al copiar las asignaciones).

Postura

Una superficie de trabajo y/o para la computadora que tiene un diseño malo en cuanto a la iluminación, reducirá la eficiencia visual. En tanto que los atriles de lectura enderezan la postura del estudiante y elevan el material de lectura, los estudiantes normalmente necesitan escribir en la misma superficie inclinada. Consulte el sitio web de terapia ocupacional, http://www.therapro.com/, para encontrar un atril que no tenga el borde en la parte inferior, que hace que la escritura sea incómoda; o utilice una carpeta de anillos de 3 pulgadas volteada al revés para inclinar el trabajo en un ángulo. 

Organización

Un estudiante con debilidad visual tomará más tiempo para encontrar cosas. Los estudiantes necesitan tener acceso rápido a sus materiales, así que es necesario organizar las cosas para rápida localización. Considere una lámpara pequeña operada con baterías, de las que se usan para los armarios y se operan con la presión de la mano, para colocarla dentro de escritorios y otros espacios obscuros. Las mochilas necesitarán carpetas y otros contenedores para mantener los documentos organizados, y los objetos más pequeños en los escritorios deben tener contenedores dedicados. El TVI necesitará verificar y reafirmar que se utilicen estos sistemas de manera consistente.

Iluminación

  • Superficies de trabajo: con algunas enfermedades visuales, es posible que se necesite colocar una lámpara en el lugar requerido. Una lámpara APH es ideal si hay un tomacorriente cerca. Otra opción es una lámpara de baterías OttLight que pueda moverse de un salón a otro. Al posicionar la luz, asegúrese de que las manos o cabeza del estudiante no bloqueen la luz, o que la luz no brille sobre la cara del estudiante. Los estudiantes con albinismo o cataratas pueden tener dificultades en un ambiente con demasiada luz y/o resplandor, que puede provocar dolores de cabeza o causar un efecto de “deslavado” en ciertos materiales. Los lentes tintados pueden ser beneficiosos para algunos, o un filtro azul claro puede colocarse sobre la superficie de lectura para cambiar el contraste (busque superficies antireflejantes y que no sean brillantes). Evite los asientos que estén directamente abajo de una luz superior intensa o cerca de una ventana grande. 
  • Pantallas de proyectores de diapositivas y pizarrones blancos interactivos: cuando la superficie objetivo es clara o brillante, los estudiantes que presentan problemas con la iluminación pueden tener dificultades. La luz del salón puede ajustarse, o en casos extremos el estudiante puede necesitar tener una copia (impresa) en su escritorio si se requiere una importante cantidad de trabajo sobre dicha copia. Existen apps disponibles que conectan la tableta del estudiante con la computadora del maestro o con el pizarrón blanco interactivo, y que pueden brindar una copia más clara para el estudiante.

Materiales y herramientas para la escritura

Si es necesario, ofrezca dispositivos de escritura y papel adaptados, y ajuste la iluminación y la posición de los materiales (consulte el tema del atril para escritura mencionado anteriormente). Entre los ejemplos de las herramientas de escritura están los lápices para bosquejo (o #1 suaves, disponibles en tiendas de artes y manualidades) y plumas de punto suave y fino, como la pluma Flare®. Los estudiantes pueden hacer mejor trabajo con hojas de papel de raya gruesa, o con los cuadernos disponibles a nivel comercial con raya obscura (compárelos en las tiendas, algunos tienen rayas más obscuras). Gradualmente use menos adaptaciones conforme el estudiante va dominando sus herramientas.

Dispositivos ópticos

Si el estudiante ha sido visto por un especialista en debilidad visual, empiece por asegurarse que los dispositivos ópticos recetados estén a la mano y el estudiante aprenda como usarlos correctamente. Deben evitarse los dispositivos que sean entregados a los estudiantes por personas con buenas intenciones (por ejemplo: lupa para página completa, lupa de barra). Los dispositivos casi electrónicos son mejores cuando se usan para leer cosas pequeñas y pueden retrasar la lectura del estudiante si se usan para leer pasajes largos. Si hay una lupa para video en el salón, investigue si se está usando de forma consistente. Si no (tal vez debido a la portabilidad, colocación, o ampliación excesiva) considere reentrenar al estudiante para el uso de una lupa de pie o de mano. Ahora hay productos disponibles de APH y del Centro de Servicios Educativos Región 4, diseñados para enseñar el uso de los dispositivos ópticos. Consulta Ver para Aprender: Promoviendo la alfabetización para estudiantes con debilidad visual (Looking to Learn: Promoting Literacy for Students with Low Vision), D’Andrea y Farrenkopf, Eds., AFB Press.

Otoño/Invierno 2015 - Prácticas efectivas

Chris Montgomery, Especialista en educación para sordos y ciegos de la escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales (Texas School for the Blind and Visually Impaired)

Las necesidades únicas de los estudiantes sordos y ciegos

Los estudiantes con sordoceguera (DB, por sus siglas en inglés) son considerados una población de baja incidencia a nivel nacional.  Debido al importante impacto causado por la pérdida combinada de la visión y audición, estos estudiantes requieren de apoyo especializado para tener acceso a la información de su medio ambiente, y para desarrollar la comunicación y los conceptos sobre el mundo que los rodea. A pesar de que los distritos locales pueden ofrecer servicios de visión y audición, a menudo hay un vacío en la planeación y programación específicas para atender las necesidades educativas de estos estudiantes debido a la falta de profesionales con entrenamiento específico para la sordoceguera a nivel local. Muchos distritos luchan para encontrar los recursos internos para acomodar las necesidades especiales de estos estudiantes y sus familias (Blaha, Cooper, Irby, Montgomery, y Parker, 2009).

La creación de centros regionales para niños con sordera y ceguera (sordoceguera) empezó en la década de 1970. Estos centros ofrecían una red nacional para el desarrollo de un programa piloto y para compartir información, y tenían la intención de contar con personal con entrenamiento especializado. Los centros regionales tenían la responsabilidad de desarrollar servicios directos para niños con sordoceguera, antes de la promulgación de la legislación de educación obligatoria. Reconociendo los problemas de esa época (especialmente la segregación de la población de estudiantes con sordoceguera), había dos características importantes que deben ser mencionadas: la proliferación de programas universitarios dedicados a la preparación de personal especializado en sordoceguera y financiamiento federal estable. Estos programas lograron asegurar un constante suministro de maestros entrenados y prácticas educativas específicas diseñadas para servir a estos estudiantes a desarrollarse en el campo. (Collins, 1993).

Luego de la década de 1970, la filosofía educativa cambió de la programación centralizada hacia modelos educativos locales e inclusivos. Conforme la población de estudiantes con sordoceguera se trasladó a comunidades locales, se han presentado retos, y algunos beneficios, para estudiantes con discapacidades de baja incidencia.  Al recibir servicios a nivel local, los estudiantes sordos y ciegos tienen mayor acceso al plan de estudios estándar. Información reciente de conteo de niños muestra que más de 60 % de los estudiantes que son sordos y ciegos asiste a escuelas locales y el 26 % de los mismos participa en la instrucción estándar (Schalock & Bull, 2013). Adicionalmente, los estudiantes que asisten a escuelas locales pueden vivir en casa y participar en la rutina diaria de la familia. 

Sin embargo, la situación de acceso y apoyo para estos estudiantes es compleja.

Muchos distritos escolares locales tienen dificultades para ofrecer instrucción apropiada en el salón de clases. Estos distritos pueden tener problemas para contar con personal dedicado en una posición enfocada a una población de tan baja incidencia. En algunos distritos en Texas, el Proyecto de Sordoceguera de Texas (The Texas Deafblind Project) ha visto un incremento en la contratación de personal para intervención (para profesionales entrenados) para ayudar a los estudiantes con acceso a la información, comunicación y apoyos especiales. A pesar de que la función del personal de intervención es brindar apoyo directo a los estudiantes, no tienen la intención de reemplazar la función del maestro, quien está a cargo de diseñar la instrucción y brindar guía a todo el equipo educativo del estudiante. Cuando un estudiante tiene acceso a personal de intervención, los miembros de nuestro equipo de comunicación han observado retos cuando dicho personal de intervención no cuenta con acceso al apoyo de profesionales calificados. Dichos retos incluyen que el estudiante no tenga acceso a evaluaciones apropiadas, la falta de metas IEP específicas a la sordoceguera y la falta de información por parte de los miembros de familia en relación a la función del personal de intervención en el equipo. Nuestras experiencias colectivas como equipo con estos retos nos hicieron examinar tanto la necesidad del entrenamiento a los maestros, así como la función de los maestros en el servicio de estudiantes que tienen sordoceguera.

Recientemente, la Oficina de Educación Especial solicitó al Centro Nacional de Sordo-Ceguera (NCDB, por sus siglas en inglés) que se involucre en una evaluación nacional de las necesidades para mejorar los servicios de intervención en Estados Unidos. Esta encuesta incluyó consultas con padres, proveedores de asistencia técnica, administradores, miembros de facultad de educación superior, personal de intervención y maestros. NCDB encontró la necesidad de más maestros de estudiantes con sordoceguera para apoyar la práctica del personal de intervención. El NCDB específicamente recomendó que el personal de intervención tenga “supervisores con conocimiento y expertos en sordoceguera que puedan ofrecer consulta y entrenamiento”, y de esa forma impulsar la función del personal de intervención y dar una planeación educativa más integral para estudiantes que son sordos y ciegos.

Algunos programas universitarios para la preparación de personal, ofrecen cursos para estudiantes de servicio profesional que son ciegos y sordos. Actualmente solo dos estados, Utah e Illinois, reconocen certificaciones específicas para maestros de estudiantes con sordoceguera.  A nivel nacional, los maestros de estudiantes con discapacidades visuales (TVI, por sus siglas en inglés), y de los estudiantes sordos o con discapacidades auditivas (TDHH, por sus siglas en inglés) están ofreciendo gran parte del apoyo para el desarrollo del IEP e instrucción en el salón de clase. En muchos casos, estas dos disciplinas de enseñanza no cuentan con la experiencia específica de educar a niños con sordoceguera, y el apoyo local y regional se otorga a través de los proyectos estatales de asistencia técnica para personas sordas y ciegas.

El campo de la sordoceguera actualmente se sostiene, en gran parte, por financiamiento federal para los proyectos estatales de sordoceguera. Sin certificados reconocidos a nivel nacional o estatal y sin dinero dedicado para programas bien establecidos de preparación de personal para maestros de estudiantes con sordoceguera, nuestro campo se encuentra en una situación muy complicada.

El inicio: Programa de mentores para maestros de personas con sordera y ceguera, ayuda a definir y explorar la práctica

En un esfuerzo para desarrollar e impulsar los servicios educativos para estudiantes en Texas que son sordos y ciegos, el programa de mentores de la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales (TSBVI) inició un proyecto piloto en el 2009. Cinco maestros fueron seleccionados en tres regiones de centros de servicios educativos, para tomar parte en un Proyecto de Mentores de Sordoceguera (DB) en base a su dedicación a sus estudiantes sordos y ciegos.  Por los primeros tres años de este programa piloto, cada maestro participó en el entrenamiento otorgado por Robbie Blaha, quien es una maestra certificada de estudiantes con discapacidades visuales, así como maestra certificada de sordos y personas con discapacidades auditivas. La señora Blaha actualmente es consultora para el Proyecto de Sordoceguera de Texas, con el programa de comunicación de TSBVI. Por un plazo de tres años, los cinco maestros participaron en entrenamiento en temas como evaluación, comunicación para estudiantes sordociegos (DB), estrategias y temas relacionados con el comportamiento, y adaptaciones sensoriales para el IEP. Como grupo, estos mentores en entrenamiento incursionan en el campo de la sordoceguera al desarrollar y revisar materiales específicos para estudiantes sordos y ciegos.

Uno de los documentos desarrollados por los participantes del programa piloto para mentores y el Proyecto de Sordoceguera de Texas fue “Los roles y responsabilidades del maestro itinerante de sordoceguera” (“Roles and Responsibilities of the Itinerant Teacher of Deafblindness”). Este documento describió ocho puntos específicos para el trabajo de un maestro itinerante de estudiantes con sordoceguera (TDB, por sus siglas en inglés) y fue utilizado para determinar los temas de entrenamiento para el Programa Piloto de TDB. En el documento “Los Roles...” se incluyeron mejoras adicionales, discusiones y pruebas de campo en el Programa Piloto de TDB y posteriormente se desarrollaron borradores para incluir modelos autocontenidos.

Sociedad con distritos locales para atender el reto

En 2010, nuestro proyecto empezó nuevamente a ver cómo podíamos atender la necesidad de la función reconocida de maestros de sordoceguera. A través de conversaciones con dos administradores en el área de Houston, descubrimos puntos en común al comparar a las poblaciones y metas de estudiantes sordos y ciegos para cada uno de los distritos. Ambos administradores estaban comprometidos con la idea de la mejor programación posible para sus estudiantes con sordoceguera, y buscaban modelos innovadores para entrenar a su personal.

En cada distrito había un alto número de estudiantes con sordoceguera, lo que permitió la identificación de un área de necesidad dentro del distrito. Se seleccionaron temas de entrenamiento a través de una combinación de evaluación de necesidades y roles preestablecidos del TDB. Esta habilidad de canalizar nuestro esfuerzo fue vital ya que permitió a los administradores designar y asignar tiempo de personal dedicado a los casos de estudiantes sordos y ciegos. Luego trabajamos con los administradores para seleccionar personal en base a las historias personales de interés y dedicación para trabajar con estudiantes con sordoceguera. A partir de este mutuo deseo de explorar y definir este rol o función en específico, nació el piloto “Maestro de Sordociego”.

Los maestros en los distritos identificados como TDB para el piloto, tenían aprobación en discapacidad auditiva o en discapacidades visuales (o ambas). Además de los TDB, se formaron equipos alrededor de ellos que incluían a un TVI o TDHH (dependiendo de la experiencia del TDB, TDHH o TVI), y especialistas de orientación y movilidad (O y M). Otros miembros del equipo se incluyeron en las sesiones de entrenamiento conforme era apropiado.

Además de los dos distritos en el área de Houston, también participó en el piloto la Escuela de Texas para Ciegos y Discapacitados Visuales (TSBVI). La población de estudiantes sordos y ciegos en TSBVI normalmente oscila entre los 15 y 20 estudiantes. La función del TDB es distinta a la de la mayoría de los distritos locales, con salones de clases específicos para los estudiantes sordos y ciegos, autocontenidos, pocos alumnos por maestro y programa residencial. Se percibió que el modelo “centralizado” de TSBVI complementaría el modelo local de distritos y podría funcionar como un recurso de práctica para otros participantes en los programas piloto.

Desde junio de 2011 hasta mayo de 2013, siete TDB y sus administradores se reunieron con el personal de nuestro proyecto para definir las habilidades y prácticas únicas para atender a los estudiantes que son sordos y ciegos. Nuestro modelo para entrenamiento estuvo compuesto de una serie de siete talleres de entrenamiento. Los talleres fueron inmediatamente seguidos por consultas individuales entre los TDB, consultores del Centro de Servicio Regional 4 y personal de comunicación. Las consultas de seguimiento tenían la intención de aplicar de forma más directa las ideas y conceptos de nuestras sesiones de entrenamiento a los casos de estudiantes sordos y ciegos de los TDB. Durante nuestras reuniones de taller, a menudo dividimos a los administradores en un grupo separado para que se enfocaran en temas de cambios de sistemas más grandes.

Conclusión

Mantente al tanto para la segunda parte de este artículo en la publicación de primavera y verano de Texas SenseAbilities, en el que describiremos cómo se extendió un programa piloto para maestros de sordos y ciegos para incluir a un grupo de maestros para ayudar a probar este modelo. Se incluirá información sobre la asistencia técnica, estudiantes, TDB y resultados de sistemas, así como más opiniones sobre cómo el Proyecto de Sordociegos de TSBVI continuó con el desarrollo del Programa Piloto de Maestros para Sordociegos.

Referencias

Blaha, R., Cooper, H, Irby, P., Montgomery, C., y Parker, A. (2009). Teachers of students with deafblindness: Professionalizing the field. (Maestros de estudiantes con sordoceguera: profesionalizando el campo.) Council for Exceptional Children: D.V.I. Quarterly, (54) 3, 49-51.

Collins, M. (1993). Educational services: Presentation. Proceedings of the National Symposium on Children and Youth Who Are Deaf-Blind. (Servicios educativos: Presentación. Procedimientos del Simposio Nacional de Niños y Jóvenes que Son Sordos y Ciegos) (203-219). Teaching

Research Publications. National Consortium on Deaf-Blindness [NCDB]. (2012). Recommendations for improving intervener services. (Recomendaciones para mejorar los servicios de intervención) Obtenido de http://interveners.nationaldb.org

Schalock, M.D. y Bull, R. (2013). The 2012 National Child Count of Children and Youth who        are Deaf-Blind. Monmouth, OR: National Consortium on Deaf-Blindness, Teaching            Research Institute, Western Oregon University.