Main content

Alert message

Invierno 2010 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

De William “Bill” Daugherty, Superintendente, Escuela de Texas para Estudiantes con Ceguera e Incapacidades Visuales

Resumen: En este artículo, el Superintendente Daugherty discute sobre la “educación de carreras”, “educación vocacional”, y la necesidad de que los jóvenes desarrollen destrezas y conductas laborales a una temprana edad.

Palabras clave: ceguera, incapacidad visual, incapacidad, educación de carreras, educación vocacional, TSBVI, División de Servicios para Ciegos DARS, destrezas laborales, intereses laborales


El concepto de Educación de Carreras es el fruto de aquello que durante años se llamó Educación Vocacional. A través de la “Educación Vocacional” se buscaba obtener las destrezas necesarias para realizar un trabajo específico, y la Educación de Carreras tomó una visión más amplia que incluyó intereses estudiantiles y destrezas generales para obtener y mantener un trabajo. Con un índice de empleo de adultos con incapacidades visuales alarmantemente bajo, todos debemos continuar reevaluando lo que estamos haciendo para asegurar que los jóvenes estén en la mejor posición posible para intentar acceder a una carrera remunerada, un trabajo que pague las cuentas, o cualquier cosa que les permita hacer por lo menos estas tres cosas importantes: 1) hacer una contribución al esfuerzo colectivo de la sociedad; 2) contar con una red de amigos y compañeros de trabajo que agregue valor a nuestras horas laborales y de ocio; y 3) tener dinero propio. Digo estas tres cosas porque es lo que me motiva a hacer lo que hago, y parecen adaptarse bien cuando pienso en las motivaciones de aquellas personas a quienes conozco y con quienes trabajo.

Actualmente en mi círculo hay muchas discusiones sobre los valores relativos de destrezas generales para conseguir y mantener un trabajo en áreas de interés (Educación de Carreras), y capacitación más específica sobre destrezas laborales en torno a intereses y aptitudes (Educación Vocacional). Sospecho que el resultado de estas discusiones nos conducirá nuevamente en la dirección de la capacitación sobre destrezas específicas en torno a trabajos que están disponibles en el mercado, y que el estudiante en cuestión puede y está dispuesto a hacer. Creo que uno de los mejores caminos para la carrera más noble


(no sólo un trabajo) es realmente hacer algo por lo cual alguien esté dispuesto a pagar más dinero. En mi joven adultez, tuve un trabajo donde logré ser extremadamente competente en la limpieza de inodoros. De esto desarrollé velocidad y eficiencia y el sentido del orgullo por un trabajo bien hecho. También desarrollé una sólida creencia de que no quería que ese fuera el trabajo de mi vida; aunque al día de hoy tengo una consideración muy alta y siento respeto por quienes hacen el trabajo.

Pero cualquier acción para revisar cómo encaramos la preparación de los estudiantes a fin de que sean trabajadores en un rol específico debería también incluir lo que aprendimos sobre el concepto de una carrera de que recibir un pago por algo que amamos hacer es mejor que sólo recibir un pago. Y si queremos que nos continúen pagando por algo que disfrutamos, debemos prestar atención a qué se valora en el lugar de trabajo. Ser puntual, organizar las tareas, y adaptarse al lugar de trabajo con relación al aspecto y forma de actuar son los principios básicos en torno a los cuales organizamos nuestras actividades de educación de carreras. La importancia de estas cosas nunca cambiará. No se enseñan en la clase de compras. Y por cierto, como punto aparte de la cuestión, la mejor mecánica diesel que conocí fue un hombre ciego cuya hija asistió a TSBVI. Supongo que es bastante claro que estoy diciendo que la capacitación vocacional específica y la educación de carreras son ambas necesarias, y más aún en todos los frentes.

Los programas combinados de TSBVI/DARS-DBS tales como la Experiencia Laboral de Verano en Austin Texas (Summer Work Experience In Austin Texas, SWEAT) son formas excelentes de ayudar a un joven a prepararse para el trabajo. Sin embargo, si la participación como joven en programas como estos es la primera exposición significativa a destrezas y conductas laborales, entonces se está llegando muy tarde a la cuestión. Es mejor comenzar desde temprano con las tareas del hogar. Hacer las mismas en forma regular es más importante que aquello que el niño esté haciendo. Observe con detenimiento los intereses y aptitudes y construya en función de los mismos. Imagino que algunos de los exitosos empresarios  de destrucción de documentos con incapacidad visual que conocimos a través de los años y que actualmente poseen sus propios negocios comenzaron realizando acciones en el hogar (¡rompiendo!), las cuales pudieron no ser vistas como productivas inicialmente. Al igual que mi experiencia en la limpieza de inodoros a la cual hice alusión anteriormente, estoy convencido de que es mejor comenzar con un trabajo que no sea glamoroso, sino que en su lugar lo haga a uno sudar y ensuciarse y quizá hasta aburrirse. Si se aprende a hacer bien, uno podrá descubrir que le gusta. También se podrá descubrir que el éxito se puede aplicar a otra cosa que se esté haciendo.