Main content

Alert message

Blind students with white canes waiting to cross Congress Avenue, a busy six lane road.

English version of this article (Versión Inglesa)

Por Gigi Newton, entrenadora de maestros, extensión para sordociegos de la TSBVI


En mis viajes por el estado, de visita a niños con sordoceguera en sus hogares y escuelas, siempre controlo los audífonos. Tener los audífonos bien colocados y funcionando correctamente es muy importante para estos niños porque necesitan utilizar toda la información sensorial disponible. Sin embargo y desafortunadamente, muchas veces encuentro audífonos que no funcionan bien. Una vez, al llegar a la escuela al mediodía, controlé el audífono de un niño y descubrí que durante dos horas había estado escuchando un "silbido" porque el interruptor estaba colocado en "T" para cuando se usa el audífono con el teléfono. Efectivamente, los audífonos habían bloqueado toda posibilidad de escuchar otro sonido que no fuera ese silbido. Esto sucedió porque tanto la maestra como su asistente no sabían cómo hacer el control de audífonos. ¡Algo así no debería nunca acontecerle a un niño con una discapacidad auditiva y especialmente jamas a un niño sordociego!

Cuando una clase tiene un niño con discapacidad auditiva, debe tener un estetoscopio para controlar audífonos y un probador de baterías para verificar el funcionamiento de los mismos todos los días. Debería haber también baterías de repuesto. Además, las estrategias y modificaciones al IEP deben incluir la asignación de un miembro del personal que será responsable de controlar los audífonos diariamente. El personal de las escuelas regionales para sordos (Regional Day School Programs for the Deaf) puede hacer una demostración de cómo controlar audífonos.

Existe una cinta de vídeo que puede ser de ayuda llamada Hearing Aid Management Skills for Famili es of Young Children Who Are Deaf or Hard of Hearing (Item #206), y se puede adquirir por medio de Hope, Inc. por $42.00. La explicación y demostración de conceptos básicos y técnicas relacionadas al manejo de los audífonos está hecha por padres consejeros. Esto incluye entender la anatomía del oído, las pruebas de audición, los audiogramas, partes y funciones de los audífonos, colocación en el niño, cómo hacer un control de audición diario en el audífono, cómo establecer el uso continuo del audífono y cómo encontrar la fuente de ruidos y silbidos. Además el curriculum INSITE, Volumen I (pgs. 300-397) también habla del manejo de audífonos. Incluye los mismos temas que la cinta de vídeo, en impresión. Se pueden obtener los dos volúmenes por medio de Hope, Inc. por $90.00. Para ordenar la cinta o la impresión:

HOPE Inc. (Home and Family Oriented Program Essentials)
1856 North 1200 East
North Logan, UT 84341
Teléfono: (435) 245-2888
Sitio: www.hopepubl.com
correo electrónico:

Además se puede obtener de HARC Mercantile, Ltd. un equipo para mantenimiento de audífonos; el que cuesta $40.00 incluye un deshumidificador, un estuche, un estetoscopio, una bomba a aire comprimido para secar audífonos, un pincel pequeño para limpiar la parte de afuera del audífono, una herramienta para remover la cera y un probador de baterías. Otras compañías venden instrumentos semejantes; puede verificar con su audiólogo o distribuidor de audífonos. Información:

HARC Mercantile, Ltd.
http://www.harc.com
Phone - Voz/TTY: (800) 445-9968
Phone - Voz/TTY: (269) 324-1615
Sitio: http://www.harc.com

Primer paso: Verificar daños

Los audífonos reciben golpes, especialmente en manos de niños. Verifique si la estructura no está rajada o rota, si no hay señales de que el audífono haya recientemente visitado el inodoro y que no esté tapado con cera. Si encuentra problemas mayores, notifique a los padres del niño inmediatamente. Los asistentes de clases pueden a veces resolver problemas como quitar cera del audífono, pero otras veces el audífono tendrá que ser devuelto a la tienda. Problemas simples como la ruptura de un cable o la humedad depositada en el audífono, pueden ser resueltos por un buen audiólogo, un ortofonista, o un maestro para sordos y discapacitados auditivos. El personal de la escuela debe recibir instrucción sobre el mantenimiento regular de audífonos y tener en claro quién puede resolver qué tipo de problemas.

Segundo paso: Verificar las baterías

Los probadores de baterías se pueden comprar en ferreterías o comercios del tipo Walmart, Home Depot, o Radio Shack. Algunos probadores sirven para todos los tamaños de baterías y otros están diseñados para las baterías pequeñas y chatas usadas en los relojes y audífonos. No son caros, por ejemplo, un probador para batería de audífono puede costar entre $7 y $10. Los diferentes audífonos usarán diferentes baterías, por lo tanto es importante verificar que el probador esté en la posición correcta para controlar la batería del audífono del niño. El tamaño de la batería está indicado en la misma. En general, todo lo que se necesita es hacer contacto entre el extremo + (positivo) de la batería y el + cable o punta (positivo) del probador y después entre el extremo - (negativo) de la batería y el cable o punta - (negativo) del probador. Habrá algún tipo de indicador que le mostrará si la batería está buena aún o necesita ser cambiada. Debe revisarlas todos los días, aunque haya puesto una nueva el día anterior.

Tercer paso: Usar un estetoscopio para escuchar los audífonos

Luego de haber examinado el audífono y verificado la batería, precisa escuchar la calidad de sonido. No es suficiente escuchar un silbido proveniente del audífono para deducir que funciona bien. Necesita hacer la verificación con un estetoscopio para audífonos que se parece al que usan los médicos, excepto que tiene un acoplador que entra en el audífono. Cuando enciende el audífono puede escuchar la calidad de sonido.

Sería ideal escuchar el audífono todos los días para detectar problemas de sonido que pueden ocurrir como resultado de cortos circuitos, depósitos de humedad o de suciedad u otros problemas. También puede detectar sonidos que indican que el audífono está en posición para uso con teléfono. La compañía HARC Mercantile también vende individualmente un estetoscopio a precio moderado para este propósito. El número de la pieza es HAC-3000A y el precio es de $16.00 más $5.00 de envío.

Verifique que el audífono esté en posición "M" de micrófono, que el volumen esté en la posición más baja y que esté prendido. Ajuste el volumen lentamente, escuche los sonidos del ambiente y luego escuche su propia voz diciendo los sonidos de las vocales, a, e, i, o y de consonantes como b, t, s, sh. Los sonidos deben ser claros. Es un buen momento para enseñarle al niño a controlar él mismo su audífono. Puede hacerlo vocalizar mientras usted escucha; luego de colocado el audífono, usted vocaliza y lo hace escuchar. Esta es una buena manera de trabajar con la vocalización y un ejemplo de actividad en la que el niño aprende a esperar su turno.

Cuarto paso: Controlar si hay silbido

Coloque el audífono en el niño, luego de haber regulado el volumen al nivel recomendado por el audiólogo. El audífono debe encajar firmemente en la oreja y no debe haber silbido. Si lo hay, sáquelo de la oreja y cubra la abertura del canal con su pulgar, luego aumente el volumen y verifique si hay silbido. Si tal es el caso, el audífono tiene un problema; si el silbido ha desaparecido, el problema es que el tamaño del audífono ya no sirve para el niño. En el caso de niños pequeños que crecen rápidamente, es necesario cambiar llos audífonos cada 4 a 6 meses.

Conclusión

Igual que los anteojos, los audífonos no ayudan si no se usan y si no funcionan correctamente. Los niños con discapacidades auditivas no deberían tener que pasar por una situación que agrave su discapacidad, simplemente porque los profesionales no verifican que sus audífonos estén prendidos, funcionando y en la posición correcta. Si usted no está seguro de cómo hacer estos controles en los audífonos del niño, póngase en contacto con los maestros para sordos y discapacitados auditivos o con el comerciante o el audiólogo que recetó el audífono. Así como usted no dejaría a un niño andar en una silla de ruedas que está rota, tampoco debe dejar que utilice audífonos que no funcionan.