Main content

Alert message

TSBVI at sunset

Verano 2009 Tabula de Contenido
English version of this article (Versión Inglesa)

Por Barbara J. Madrigal, Comisionado Asistente, División de Servicios a los Ciegos

Resumen: En este artículo se examina la conferencia “¡Juntos Podemos!”, un proyecto conjunto de DARS DBS, DARS ECI, la TSBVI, Región 13 ESC, con puntos de vista de educadores y grupos interesadas de todo el estado.

Palabras claves: ciego, impedido visual, División de Servicios a los Ciegos (DBS), Early Childhood Intervention (ECI), Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas (TSBVI), Departamento de Servicios de Apoyo y Rehabilitación (DARS), Tanni Anthony, Susan LaVenture, Asociación Nacional para Padres de Niños con Impedimentos Visuales (NAPVI), ¡Juntos Podemos!


Al momento de escribir este artículo, acabo de volver de la conferencia “¡Juntos Podemos!”, una conferencia para profesionales que entregan servicios a las familias con niños desde el nacimiento hasta los tres años con pérdida de visión. Esta conferencia fue un esfuerzo grupal: los integrantes del equipo planificador vinieron de diversas organizaciones, incluyendo la División de Servicios de Intervención para la Primera Infancia de DARS, la División de Servicios a los Ciegos de DARS, la Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas, centros de servicios para la educación, distritos escolares independientes y universidades. Además, los presentadores eran expertos en muchos campos, incluyendo educación de impedidos visuales, orientación y movilidad, optometría y terapia ocupacional.

¡Qué par de días más espléndidos de aprendizaje y nuevas relaciones! A la conferencia asistieron más de 300 participantes, entre padres, personal y especialistas en intervención temprana, maestros de impedidos visuales, especialistas diplomados en orientación y movilidad, personal y especialistas de Blind Children de la DBS y muchos otros.

El punto culminante de la conferencia fue… bien, hubo demasiados para elegir sólo uno. La conferencia comenzó con una sesión plenaria conducida por la Dra. Tanni Anthony. Los conocimientos de la Dr. Anthony son reconocidos tanto nacional como internacionalmente, de modo que no usaré este espacio para enumerar sus logros y honores –créanme, ¡son numerosos! La Dra. Anthony nos recordó la importancia del aprendizaje sensorial. El aprendizaje basado en los sentidos comienza en el útero y continúa durante el resto de nuestras vidas. Ella transmitió esto con humor, contando historias de su variada experiencia pasada trabajando y viviendo en Colorado, Minnesota y Alaska. De la Dra. Anthony aprendí que al trabajar con niños con carencias sensoriales, es mi labor transformarme en ingeniero ambiental para analizar y construir un ambiente que apoye el aprendizaje sensorial. Este se da cuando el niño está en un estado de autocontrol; cuando hay estimulación externa e interna, el niño puede mantener el desempeño fisiológico y conductual.

La sesión plenaria del viernes tuvo como protagonista a Susan LaVenture, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Padres de Niños con Impedimentos Visuales (NAPVI). La Sra. LaVenture conduce y dirige los programas de la asociación que sirven a las familias de todo Estados Unidos mediante entrega de información, apoyo y recursos para establecer redes de comunicación, a la vez que se centran firmemente en la importante función de los padres en el desarrollo, educación y atención médica de sus hijos. La Sra. LaVenture habló con el alma acerca del proceso de un padre para comprender el diagnóstico médico, el efecto de la discapacidad sobre el desarrollo de un niño y la necesidad de que los padres se conecten entre sí para apoyarse emocionalmente. Ella destacó la importancia de la colaboración y habló sobre sus aportes a la comunidad médica, a otros padres y a las organizaciones de servicio.

Los temas de la tarde incluyeron la alfabetización, movimiento durante las primeras etapas del desarrollo, discapacidad visual cortical, evaluación del desarrollo y alimentación. La Dra. Anthony analizó conceptos y destrezas relacionadas con el desarrollo temprano de la alfabetización y recomendó estrategias clave para reforzar este desarrollo en los primeros años de vida. La Dra. Rona Pogrund analizó la importancia del movimiento temprano para los niños de corta edad con impedimentos visuales, centrándose en el efecto del impedimento sobre el desarrollo de las destrezas motrices. La Dra. Laura Millar y Nan Bulla, especialistas en visión deficiente, presentaron un panorama general de las afecciones y enfermedades oculares que son más comunes en los primeros años de la niñez, donde analizaron sus consecuencias, adaptaciones e ideas prácticas para cada afección. Rebecca Killian-Smith, Maestra Diplomada de Impedidos Visuales y Especialista Diplomada en Orientación y Movilidad, habló sobre la discapacidad visual cortical, una de las principales causas de la ceguera infantil. La Dra. Virginia Bishop, maestra de impedidos visuales, profesora universitaria y escritora, entregó instrucción sobre cómo realizar una evaluación adecuada del desarrollo visual. La terapeuta ocupacional Carol Ramberg analizó la importancia de lograr una relación de cooperación entre el adulto y el niño durante la alimentación.

Aparte de estos temas, hubo exposiciones en mesa redonda. La mesa redonda del consumidor llamada “From Play to Pay” estuvo compuesta por el padre de un niño pequeño con el síndrome CHARGE, un estudiante de secundaria, un estudiante universitario y dos adultos trabajadores. Estos panelistas destacaron cuán importante es para los padres y profesionales estimular la exploración y la independencia e inculcar la confianza en uno mismo que ayude a superar los obstáculos. En la sesión “Quién es Quien en el Equipo de los Impedimentos Visuales” definió las funciones de cada disciplina que pudiera estar representada en el grupo de profesionales que atiende al niño, se examinó el proceso de remisión a la intervención temprana en la niñez, el Programa para Niños Ciegos de la DBS y los servicios para impedidos visuales a través de la Dependencia Local de Educación, así como los servicios que se pueden obtener de los Centros  de Servicios Educativos y la Escuela para Ciegos e Impedidos Visuales de Texas.

Para mí uno de los momentos culminantes fueron los fragmentos de conversaciones que oí al deambular entre la multitud y hablar a los participantes: la funcionaria de ECI que afirmó que ésta era la primera capacitación sobre impedimentos visuales a la que había asistido y que ahora que se había conectado con su especialista en Niños Ciegos de DARS, estaba planificando una capacitación complementaria al volver a la oficina de su localidad; el padre que buscaba al panelista de secundaria para pedirle consejos sobre cómo manejar a su hijo de nueve años que no quería ser “diferente”; el panelista y el participante aconsejando a un padre preocupado que confiase en “sí mismo”; más todos los participantes que preguntaban si la conferencia del próximo año ¡sería en la misma fecha y lugar!

Durante los dos días, se repitió el mensaje: “¡Juntos Podemos!” Así como simplemente fue necesario un grupo diverso de personas para hacer de esta conferencia una realidad, se necesitarán profesionales con diversa formación académica que ofrezcan la menor intervención a las familias de niños pequeños con impedimentos visuales. Todos llegan a este campo con su propia educación, experiencia y conocimientos, pero ninguno de nosotros puede satisfacer la gama de necesidades de estos niños y familias por sí solo. Debemos trabajar juntos para promover los resultados óptimos para los menores a quienes servimos. Para parafrasear a Carol Ramberg en su presentación sobre la alimentación, el enfoque que adoptamos es de una “coreografía creativa”, una “baile colectivo” de padres, brindadores de cuidados, parientes, terapeutas, maestros y especialistas de organismos trabajando juntos con elegante soltura para apoyar a los niños y familias de Texas.